viernes, 30 de noviembre de 2018

Toy Story 2: el clásico Pixar que casi no fue

Woody: dando rabia hasta en posters desde 1995


1990. Se acaba el monopolio televisivo en España, nuestra selección ni siquiera consigue alcanzar los célebres cuartos de final en el Mundial de Italia y Disney sufre un considerable revés en taquilla.





La ambiciosa secuela de Los rescatadores (primera película realizada completamente con medios digitales) pese a su calidad y sus buenas críticas, no recaudó lo esperado (en un año particularmente complicado con films como Rocky 5 o Solo en casa) quedando como la gran olvidada de lo que se conocería como la "segunda edad de oro" de la factoría a principios de década, estrenada entre la película que la inició (La sirenita) y la que la consolidó, La bella y la bestia. Por contra, hubo otra que, sin ser tampoco un taquillazo, sí resultó relativamente rentable.





Patoaventuras: la película (que no era sino un episodio largo que cerraba esta clásica serie tras 4 temporadas) marcaría el camino a seguir en secuelas. La filial encargada de ella, DisneyToon Studios, empezaría a lanzar desde 1994 como churros películas directas a vídeo con una animación mucho más modesta que sus antecesoras. En ocasiones, ni siquiera se molestaban en ocultar su objetivo de testear pilotos de series que podían o no salir a la luz, adoptando estructuras episódicas donde las historias no tenían relación alguna entre sí, como El mundo mágico de Bella o La Cenicienta 2. 





En este contexto, no es de extrañar que, tras el éxito arrollador en 1995 de Toy Story, Pixar empezara a trabajar de inmediato en una secuela, para la que se reciclarían algunas ideas descartadas de la primera parte, como el excéntrico coleccionista Al McWhiggin (si os fijáis, su tienda ya aparece mencionada en el anuncio de Buzz Lightyear) así como una escena eliminada en que Andy tiraba a Woody en una pesadilla de este.





Con el estudio ya inmerso en la "guerra de los insectos" esta producción simultánea empezó a ser problemática. Y todo se puso peor cuando de pronto Michael Eisner decidió que se estrenara en cines. Aunque John Lasseter no estaba contento con el resultado y decidió rehacerla por completo, la fecha de estreno prevista para noviembre de 1999 era inamovible. Tenían 9 meses para acabarla, lo que llegó a causar síndrome del túnel carpiano a algunos animadores.




Toy Story 2 es sobre todo el inicio de lo que marcaría la historia de la 3: Woody empieza a cuestionarse el inevitable futuro de los juguetes después de que por vez primera Andy no le lleve al "campamento de vaqueros" tras romperle accidentalmente un brazo. Tras ser robado por el mencionado Al, conoce a Jessie, Perdigón y "Oloroso Pete" o Capataz, las raras figuras de la serie que coprotagonizaban en los 50. Ahí surge el dilema para el cowboy de trapo: ¿acabar en el mejor de los casos olvidado en un desván, o ser para siempre apreciado por los niños, aunque sea detrás de la vitrina de un museo en Japón?

Normalmente la 3 es considerada mejor. Quizá así lo sea. Pero en su día esta fue mi película de animación favorita, y conocer su complicada historia (que marcó el inicio de las tensiones que casi hacen romper a Disney y Pixar) me hace valorarla aún más. Además, me encantan sus geniales referencias a películas como Jurassic Park o Star Wars. Esta última a su vez daría pie al spin off Buzz Lightyear: Guardianes del espacio, con 2 temporadas y una película, ambas en animación 2D.





Proximamente, reseña de Cars 2.

martes, 27 de noviembre de 2018

La cinematográfica historia de Mortadelo y Filemón




Hace algo más de un mes hablé en nuestro espacio de noticias de la mala recepción que había tenido el trailer de Superlópez. El pesimismo era total en torno a una película que (en palabras del propio Jan) podía marcar el fin del personaje si no funcionaba suficientemente bien. Pero una intensa campaña publicitaria por parte de Mediaset, y el tirón mediático que siempre tiene su protagonista Dani Rovira, han obrado el milagro. El superhéroe español ha obtenido el mejor estreno que nuestro cine ha tenido en este 2018 (llegando a superar a la secuela de Animales fantásticos y donde encontrarlos y a Bohemian Rhapsody), convirtiéndose en la sorpresa del final de año.

Y además han mantenido el icónico gesto de los cuernos al volar


Ante este éxito que por supuesto celebramos en Joróbate Flanders, no puedo por otra parte evitar echar la vista atrás a la irregular trayectoria de otros no menos importantes personajes: 





La historia de Mortadelo y Filemón en el cine es casi tan antigua como los mismos personajes. En 1966 (cuando apenas llevaban 8 años de publicación en la mítica revista Pulgarcito) Bruguera se asoció con Estudios Vara (especializada en publicidad) para hacer cortos de los 2 detectives de Ibáñez. Este fue el primero, que hacía un curioso uso de la cuarta pared, a la vez que se daba a entender la posibilidad que nunca se llevaría a cabo de que en un futuro salieran otros personajes.






Pese a su tosca animación (Ibáñez diría años después que "parecían sacos de patatas") "Agencia de información" gustó mucho, al igual que el siguiente corto "Caroco y su invención" (crossover con el personaje de Carlos Conti) . Estos cortos, junto a los 14 que vendrían después, se estrenarían en cines como si de largometrajes se trataran en 2 bloques de 8: "Festival de Mortadelo y Filemón" (1969) y "Segundo festival de Mortadelo y Filemón" (1970) .





Ya asentada en 1971 la nueva etapa de aventuras largas convertidos en agentes de la TIA, se estrenó un nuevo proyecto más ambicioso, "El armario del tiempo". Aunque se mantenía la estructura episódica, esta vez había un hilo común entre los 7 cortos: el invento para viajar en el tiempo, no del profesor Bacterio sino de un nuevo personaje: el carismático Chiflágoras, primo de Filemón. Vagamente inspirada en "La máquina del cambiazo" (del que se llega a reutilizar algún chiste) y con una animación superior a la de los "festivales" esta película se convirtió en otro éxito, aunque tal vez no al nivel que esperaban, ya que desde entonces los Mortadelo y Filemón animados solo volverían a ver la luz en anuncios. 




No fue hasta 1994 cuando se hizo la siguiente adaptación, ya en el medio al que originariamente iban a estar destinados los cortos, la televisión. Siguiendo el modelo de Las aventuras de Tintín, esta vez se harían capítulos de 20 minutos de los álbumes de 44 páginas, en una coproducción de BRB (Willy Fog, Dartacán) la cadena alemana RTL y Antena 3 Televisión. Para los que fuimos niños en los 90, esta fue nuestra forma de descubrir a los personajes gozando de buena audiencia en sus 2 temporadas, pero no gustó tanto al tan o más importante fandom adulto, debido a un humor mucho más suavizado y una animación, que pese a los mayores medios, resultaba más pobre que la de un cuarto de siglo antes. 



"¿El terror de los malvados?" "¿Buenos colegas?" ¿Hola?



Pasarían 9 años más para el siguiente proyecto, aún más arriesgado que los anteriores. Esta vez, Javier Fesser (hermano de Guillermo, miembro del dúo Gomaespuma) gran seguidor de Ibáñez desde su infancia, se lanzó a una película live action, algo a lo que ya estábamos acostumbrados con los superhéroes de Marvel o DC, pero la anterior adaptación de la escuela Bruguera (Zipi y Zape) había sido, ejem, fallida.




En principio la cosa no pintaba mal. Benito Pocino (que hasta entonces solo había hecho pequeñas apariciones en películas como Makinavaja o su secuela "Semos peligrosos") era idéntico a Mortadelo (reconocido por el propio Ibáñez, que por vez primera daba el visto bueno) y Pepe Viyuela también daba el perfil como Filemón. Y los efectos especiales estaban a la altura, por lo que "La gran aventura..." arrasó ese año en las categorías técnicas de los Goya. No obstante...se quedó a medio camino de lo que pudo ser.

El principal problema es que no queda muy claro lo que quería hacer Fesser. Aunque por momentos sabe captar el humor de Ibáñez (sobre todo en el magistral cuarto de hora inicial) luego vira hacia un estilo más personal que en ocasiones resulta demasiado dramático, sobre todo en el desarrollo del personaje de Filemón, por el que el director nunca ha ocultado su predilección.

Otras cosas criticadas de la película (libre adaptación de "El sulfato atómico", el primer album publicado en 1969) fueron el exceso de violencia (que pasaba la barrera del mero "slapstick" llegando a ofrecer escenas muy desagradables) , el uso de palabrotas (si bien aquí Fesser argumentó con cierta razón que "cuando ves en un bocadillo un rayo atravesando a un cerdo, ¿qué crees que está diciendo el personaje?") y la ideología franquista de Rompetechos (Emilio Gavira) . Pese a todo, fue de las películas españolas más vistas de 2003.





5 años después llegó la secuela, "Misión salvar la Tierra", esta vez dirigida por Miguel Bardem y con Edu Soto (en ese momento muy popular por sus apariciones en los programas de Andreu Buenafuente) sustituyendo a un Pocino que exigió cobrar más, adaptando en esta ocasión "El caso del bacalao", si bien también aparecía El señor Todoquisque (Alex O´Dogherty) del comic homónimo. Aunque esta vez se adaptaba más fielmente el comic (desapareciendo las connotaciones políticas del personaje de Rompetechos) las críticas fueron peores que las de su antecesora, y la taquilla sensiblemente inferior.





Aún así, los rumores de una tercera parte que de nuevo dirigiría Fesser eran contínuos. La sorpresa surgió cuando se confirmó no esto sino una película de animación 3D a cargo de Ilion Animation, el estudio que había producido la exitosa Planet 51

Esta vez, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo lo tenía todo para triunfar. Sin estar basado en ningún comic concreto (si bien había elementos de "Billy el Horrendo" o "La tergiversicina", e Ibáñez dibujó su propia versión) , se veía por fin captado al 100% el espíritu del comic, con un bombardeo de gags tan intenso como brillante. La animación estaba a la altura. ¿Qué pudo fallar?

Quizá la publicidad no fue la adecuada. Quizá había poca fe por parte de los espectadores. En cualquier caso, ni siquiera pudo recuperar en taquilla lo invertido, acabando con los planes ya anunciados de un spin off de Rompetechos.

A día de hoy, aún no he visto Superlópez, así que no se si es o no buena película. Pero como ya he dicho, si es esta la que abre por fin la puerta a un "universo Bruguera", bienvenida sea. 

viernes, 23 de noviembre de 2018

10 curiosidades que puedes o no saber sobre Ibáñez




Volvemos con las curiosidades en Joróbate Flanders. Si en el artículo anterior repasamos las de Mortadelo y Filemón , en esta ocasión veremos el resto de la gran obra de Ibáñez:

1: Durante el primer año de publicación, 13 Rúe del Percebe tuvo ciertos detalles de continuidad. De esta forma, veíamos como un perro iba regando un árbol que se iba haciendo cada vez más gigantesco, o una pareja joven intentando buscar piso sin éxito que iba envejeciendo progresivamente hasta morir de viejos.





2: De la misma forma, cuando la censura obligó a retirar al creador de monstruos porque "solo Dios podía dar vida", durante unos 20 números de Tío Vivo vimos a la portera de la comunidad tratando de alquilar su piso vacío (que tenía todo tipo de deficiencias) hasta que se asentó como nuevo personaje un sastre de lo más chapucero.





3: En el Super Humor 37 aparece una extraña página donde vemos a un Rompetechos de diseño diferente muy cascarrabias que además tiene asistenta. Aunque aquí entramos en el terreno de la conjetura, no sería de extrañar que, como en el caso del Filemón-Sherlock Holmes, sea la verdadera primera página del personaje, en una originaria concepción que supondría otra vuelta de tuerca más a la eterna estructura de jefe y empleado de Bruguera.  

4: Como si de Stan Lee se tratara, Ibáñez hizo, según informó en su día la prensa, un cameo en la fallida serie live action de El botones Sacarino (Jorge Roelas) haciendo de sí mismo. Dado lo poco que duró en antena por sus escasas audiencias, desconozco si dicho episodio llegó a emitirse.




5: Aunque existe la creencia de que Rompetechos es un spin off de 13 Rúe del Percebe, no es cierto. Las apariciones anteriores a su creación en 1964 fueron añadidas a posteriori en sucesivas reediciones. 



6: Durante algún tiempo Ibáñez alternó su obra con personajes de carácter publicitario, como Pepsiman.





7: En 1983, Bruguera publicó sendos tomos que recopilaban la historia de Mortadelo y Filemón (que cumplían 25 años) y la trayectoria de Escobar, el creador de Zipi y Zape. Para el segundo, ambos autores dibujaron un curioso crossover donde los temibles gemelos visitaban la TIA.





8: Javier Fesser, director de La gran aventura de Mortadelo y Filemón y M&F contra Jimmy el Cachondo (esta última, de animación 3D) rodó un anuncio inspirado en 13 Rúe para La Casera, bebida a la que los extraterrestres protagonistas de su ópera prima El milagro de P.Tinto eran muy aficionados.





9: El diseño del Botones Sacarino es muy parecido al del personaje de Franquin Gaston Lagaffe, del que Ibáñez llegó a copiar algún que otro chiste.




10: El primer "dire" de Sacarino estaba basado en el director de Bruguera, Rafael González, ya que de hecho durante un tiempo las historias pasaron de "El aullido vespertino" a ambientarse en la redacción de la revista DDT. Este no estuvo muy contento con su personaje y así nació el que todos conocemos.





Como siempre, podéis sugerir más curiosidades en la caja de comentarios.

martes, 20 de noviembre de 2018

Cars: ni tanto ni tan calvo




2006 era un tiempo complejo en Pixar. Las tensiones con Disney acumuladas desde la problemática producción de Toy Story 2 habían terminado por estallar 2 años antes, en medio del estreno de uno de sus mayores éxitos de su entonces breve pero fulgurante trayectoria, Buscando a Nemo. A punto de expirar su acuerdo de 5 películas, la compañía de los John Lasseter, Edwin Catmull, Steve Jobs...pretendían un mayor porcentaje de los beneficios, siendo que Disney solo se encargaba del marketing y distribución. 

Michael Eisner no solo rechazó esto, sino que además anunció la creación de Circle 7 Animation, una división que se dedicaría exclusivamente a sacar secuelas de Toy Story, Monstruos SA...ya que la letra pequeña del contrato incluía la propiedad de los personajes creados por Pixar, como le pasara a Ibáñez con Bruguera, por poner un ejemplo.




En este contexto, había mucha curiosidad por la que parecía que iba a ser la última película conjunta de estas 2 compañías (si bien acabó estrenándose ya tras la absorción, pero ese es otro asunto) . Después de que Los Increíbles se convirtiera en uno de sus mayores éxitos de público y crítica con un estilo que gustaba tanto o más a adultos que al público infantil, parecía que ese que había marcado Brad Bird sería el estilo a seguir de la nueva Pixar. ¿O no?


"Bésame mi carcasa de atrás"




Pues no. Aunque  la mencionada aventura superheróica demostraba que ya habían quedado atrás aquellos primeros tiempos de Toy Story donde los personajes humanos resultaban, cuanto menos, incómodos de ver, Lasseter dio marcha atrás apostando por un extraño argumento protagonizado por vehículos que, no solo tenían vida propia (repitiendo viejos clichés) sino que además, eran los únicos habitantes del planeta sin que tengamos una explicación para ello más allá de las teorías de que sea el futuro apocalíptico inmediatamente anterior a Wall-E.

De esta forma, Cars volvió a arrasar entre el público infantil (teniendo hasta el día de hoy 2 secuelas, varios cortos y el spin off  "Aviones", producido por la extinta DisneyToon Studios, la tan desnotada a la par que rentable filial de las pelis directas a vídeo) pero fue su primer gran fiasco de crítica.

¿Me ha gustado? No sabría decirlo. El metraje resulta excesivamente alargado (algo a lo que estoy acostumbrado con las películas de Marvel pero no tanto en cine de animación) y el prota Rayo McQueen resulta demasiado irritante. Pero me gusta el homenaje que hacen a la famosa Ruta 66 , y el final resulta entrañable. Entiendo que tenga su público, aunque posiblemente no sea para mi.

Próximamente, más películas de Pixar en Joróbate Flanders. Dedicado a la memoria de Steve Jobs.

domingo, 18 de noviembre de 2018

El comprador de Springfield: una patrulla galáctica, una consola descartada y un Pikachu malhablado

Premio parecía que sí 2018


Nueva edición de nuestro espacio de noticias de Joróbate Flanders:

Dragon Ball Super: arranca la nueva saga (SPOILERS)


¿Os acordáis del Kaioh Shin al que absorbió Boo? ¡Ha vuelto! ¡En forma de chapas!


8 meses después de aquel increíble último episodio del anime, terminó en el manga de la forma un tanto abrupta a la que Toyotaro nos tiene acostumbrados el torneo del poder de Dragon Ball Super, con la victoria inesperada como recordaréis del androide C17. Tras esto, han resuelto la trama de Broly en elipsis (como ya pasara en su día con la resurrección de Freezer) para saltar a una nueva saga, de la que solo sabemos la misteriosa imagen que encabeza este comentario, con el título "el prisionero de la patrulla galáctica", la organización a la que pertenecen el entrañable Jaco o (solo en videojuegos) Trunks del futuro.

Parece ser que el objetivo de estos patrulleros es el de separar al Gran Kaioh Shin de Majin Boo, algo a lo que se oponen los Guerreros Z por las imprevisibles consecuencias que ello puede acarrear. ¿Con qué objetivo? ¿Serán ahora los nuevos villanos al estilo del gobierno mundial de One Piece? ¿Habrá nuevo anime? Muchas preguntas sin respuesta. Pero no me cabe duda de que puede ser interesante.

Adiós (¿de momento?) a N64 Mini


Con el éxito que tuvo en EEUU, aún habrían sido capaces de meter esto


Parecía que el anuncio de una Nintendo 64 Classic Mini era inminente. Determinados movimientos de la "gran N" en los últimos tiempos, unido a que Sony moviese ficha con la denostada Playstation Classic, llevaban a pensar en ello.

Pero, ya sea por la mayor dificultad para emular estos juegos, la sensible pérdida de los títulos de Rare, o que no crean que pueda ser rentable más allá de EEUU (el principal mercado de esta mítica e incomprendida consola, aunque muchos no lo recuerden) Reggie Fils-Aimé, el CEO de Nintendo América, ha descartado "a medio plazo" esta posibilidad.

Desde luego, no sería la primera vez que "donde digo digo, digo Diego" (como cuando aseguraban que no estaba previsto reponer más unidades de NES Mini, lo que disparó la especulación) pero habría que esperar para ello en todo caso mucho más tiempo de lo que creíamos. Lástima.

Detective ¿Deadpool?


Pika pi *¿Y mis putas chimichangas?*

El pasado martes apareció el esperado primer trailer de Toy Story 4, la que aparentemente será la despedida de la mítica franquicia que dio inicio a la era Pixar. No hablaré de lo frío que me dejó (con ese nuevo personaje que parece el descarte de una película de Dreamworks) sino del llamativo fenómeno que se dio en redes sociales. 

Y es que por primera vez en mucho tiempo Disney se vio eclipsada por otro anuncio: el de Detectve Pikachu, la primera película live action de Pokémon, que rompe con su tradicional tono infantil (al menos en el anime, porque lo que es el manga...) para ofrecer un peculiar sentido del humor que evoca mucho el de títulos como Deadpool. Y es que en la versión original el hamster eléctrico (al que solo el prota, interpretado por Justice Smith, puede entender) es doblado por Ryan Reynolds, algo que el doblaje español ha respetado con la voz (y entonación) de José Posada.



No se muy bien qué esperar de esto. Pero ya tiene por mi parte el beneficio de la duda, que ya es más de lo que puedo decir de la mayoría de películas basadas en videojuegos. Y aunque por un lado me preocupa esa tendencia de que en España empiece a pasar con Reynolds como en su día con Leslie Nielsen (cuando todas sus películas llevaban "...como puedas" en su título) , tengo claro que, en cuestión de doblaje, pudo ser mucho peor.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Bichos: pequeña gran joya




Corría 1990 cuando Hollywood vivió uno de los momentos más esperpénticos de su historia. Poco tiempo atrás, se había producido la ruptura profesional y personal de Menahem Golan y Yoram Globus, los 2 primos israelíes que en los 80 habían sido los reyes de los videoclubs con la saga Yo soy la justicia, El guerrero americano, Delta force y demás títulos de serie B que producía Cannon Films. Ambos se empeñaron de inmediato a sacar adelante antes que el otro su última idea: una película sobre el popular baile de la lambada. Finalmente ambas películas (Lambada, por parte de Cannon, y Lambada: El baile prohibido, de 21st Century Films, la nueva productora de Menahem) se estrenaron exactamente el mismo día (16 de marzo), resultando sendos fracasos de taquilla.


Tu también echas de menos esta intro y lo sabes




¿Qué tiene que ver esta historia con Disney? Pues veréis: en 1994, Jeffrey Katzenberg (que había sido uno de los máximos impulsores del acuerdo con Pixar) abandonó la compañía debido a sus graves diferencias con el entonces CEO Michael Eisner (al que quizá recordéis de Padre de familia) . De esta forma, se asoció con Steven Spielberg y el productor musical David Geffen fundando Dreamworks.



Y, en cuestión de pocos meses (entre 1998 y 1999), se estrenaron 2 películas muy parecidas entre sí y a la vez enormemente diferentes: Antz (hormigaz) y la que nos ocupa: Bichos, una aventura en miniatura.

Pixar ha tenido 2 etapas en su trayectoria: una primera de contínuos éxitos de crítica y público, y otra (desde su absorción definitiva por Disney en 2006, ya con Bob Iger sustituyendo al polémico Eisner) más irregular pero no menos rentable. Y en medio de todo esto, ya sea porque la cinta de Dreamworks ha acabado teniendo tras una tibia recepción inicial un cierto seguimiento de culto, o por la enorme sombra de ser la película siguiente a Toy Story (el origen de todo) Bichos ha caído casi en el olvido. Pero, ¿es justa esa situación?

El saltamontes loco se saca para usarlo, el que lo saca para enseñarlo es un parguela

Yo desde siempre he sentido más interés en las películas por los antagonistas. Y en el caso de Bichos, teníamos a un villano de altura: Hopper, un saltamontes que obliga a la colonia de hormigas de "Isla hormiga" (sí, no pensaron demasiado el nombre) a recolectar comida para él y los suyos durante el verano, sin importar que ellas no tengan suficiente. ¿En qué se diferencia de otros malos de Disney? En sus motivaciones. 



Algo típico en todo film de estas características es que el malo de turno infravalora al prota, y esto acaba siendo su perdición. Pero Hopper no. Él es plenamente consciente que las hormigas les superan ampliamente en número, y eso es lo que precisamente le lleva a un hostigamiento cada vez más constante, el que no lleguen a ser conscientes de ello, sobre todo después de ser por primera vez desafiado por el protagonista, Flik. Esto le vuelve especialmente maquiavélico.

Si hemos tenido 3 partes de Cars, quiero al menos un corto de este tipo como previa de Toy Story 4

También los secundarios son especialmente carismáticos, destacando especialmente el grupo de "héroes" que recluta Flik, que resultan ser un grupo de artistas de circo fracasados dirigidos por una pulga obsesionada por ser rica.



También esta segunda película de Pixar marcaría el inicio de algo habitual en la marca del flexo: los guiños a sus otras historias (como en este caso un vaso de Pizza Planet en el basurero que representa "la gran ciudad"), lo que ha creado todo tipo de teorías sobre una supuesta conexión entre ellas, por lo que transcurrirían, como Marvel, en un mismo universo, algo que a día de hoy no ha sido desmentido ni confirmado. Por último, el final (que no spoilearé por si alguien aún no lo ha visto) me daba algo de miedo en su día, y resulta una gran escena a la altura de aquellos grandes villanos de la edad de oro de Disney.

Quizá nunca tendremos un Bichos 2. Pero era de mis películas preferidas de la infancia, y volver a verla en la actualidad me ha hecho valorarla aún más. Dedicado a la memoria de Menahem Golan.

martes, 13 de noviembre de 2018

Stan Lee (1922-2018)




Corría el año 1954 cuando en EEUU se publicó el polémico libro "La seducción de los inocentes" donde se avisaba de los supuestos peligros que tenían los comics. Aunque hoy en día esas protestas resultan de lo más ridículas, la alarma social fue imparable.

Esto llevó a la creación del Comics Code, un estricto órgano censor. Aquello supuso la casi desaparición de EC Comics (que se limitaría a publicar la revista MAD) , mientras que DC se vio obligada a suavizar sensiblemente los contenidos de sus series más emblemáticas como Superman, Wonder Woman y sobre todo Batman, que durante años tendría grabado a fuego la imagen naif y hortera de la popular serie de televisión de los 60 protagonizada por Adam West.

Y no es de las peores...


Por su parte, Marvel (conocida anteriormente como Timely y Atlas) vivía tiempos de declive tras el gran auge que habían vivido franquicias como Capitán América, Namor o La antorcha humana (no confundir con Johnny Storm) durante la II Guerra Mundial. No fue hasta 1961 cuando empezó su era dorada con Los 4 fantásticos.



Con dibujo de Jack Kirby, esta serie marcó lo que sería la nueva línea a seguir por la editorial promovida por el guionista Stan Lee: Las historias perfectas de personajes como Superman debían quedar atrás. Ahora los personajes debían tener fuera de su "trabajo" problemas con los que el lector pudiera identificarse. De esta forma, Peter Parker llegaría muy a duras penas a fin de mes mientras su Spiderman era temido y odiado por las injustas campañas en su contra de JJ Jameson, mientras que X-Men era una crítica del racismo, donde Charles Xavier era una analogía de Martin Luther King, representando su antiguo amigo y después rival Magneto a Malcolm X. 



Pero lo que más popularizó a Stan Lee fueron los cameos. Desde que en 1989 formó parte del jurado de un juicio en la serie de Hulk, ha hecho apariciones en la mayoría de producciones de Marvel, así como en comedias como Los Simpson o The big bang theory. Inclusive una de sus últimas apariciones de voz fue en una película animada de DC , a la que apodaba cariñosamente "la Distinguida Competencia" ante la prohibición de Marvel de nombrarles directamente.

Aunque por edad era una noticia esperable, no me imaginaba tener que escribir este artículo de despedida. Será raro ver las películas de la futura fase 4 del UMC y no esperar ver qué loco papel le han dado esta vez. DEP Stan Lee. 

lunes, 12 de noviembre de 2018

"True fans": La cultura solo existe para ellos

"Si no tuviste bigotón ochentero, no tuviste infancia" no fue quizá el título más acertado para Yo fui a la EGB 137


En lo que va de este siglo XXI, uno de los géneros cinematográficos que más auge han adquirido es el de los biopics, biografías de personajes famosos: Ali , Jobs, La red social, Rush (de mis preferidas y no solo dentro de la temática), etc. Este mes hemos tenido otro destacado estreno: Bohemian Rhapsody, sobre Freddie Mercury, el fallecido cantante de Queen, interpretado por Rami Malek (Mr.Robot) . Como era de esperar, se ha convertido en poco tiempo en uno de los grandes taquillazos de este 2018. No obstante, esto a su vez se ha traducido tristemente en otro fenómeno de nuestro tiempo: los "true fans".




Todo el mundo ha conocido a alguna vez al típico que dice "el grupo tal molaba más cuando yo les veía en garitos, se han vendido". Luego cambiaba de tema y no pasaba nada. Pero con internet (y sobre todo con Twitter, FB...) han encontrado, como otra tanta gente (la mayoría de BIEN, que conste) un altavoz para esas ideas con demasiada frecuencia un tanto excluyentes. Yo personalmente no estoy muy familiarizado con Queen (si bien me gustan algunas de sus canciones) así que pondré un ejemplo que me resulta más cercano.

A la vez le acusan de ser un refrito y de cambiar demasiado. La película de Schrodinger (?)


Una de las primeras películas que vi en el cine a mis 9 años fue La amenaza fantasma, el regreso 16 años después a las carteleras (sin contar el polémico montaje de 1997 de la trilogía original) de la saga Star Wars. Aquella película me emocionó, y aunque hoy soy consciente de sus numerosos problemas, me sigue resultando de lo más entretenida. El problema es que en aquellos años, aunque ya eran por supuesto películas exitosas, no había el nivel de fandom que existe hoy, así que me resultaba pero que muy difícil encontrar merchandising.

Le pones corbata y aún podría pasar por el agente Cooper de Twin Peaks

Hoy vivimos una auténtica edad de oro en ese sentido. Los "funko pop" cada vez ocupan más espacio en grandes centros comerciales como FNAC, y las ediciones para coleccionista en DVD y blu ray ya no son cosas que envidiar a los que podían permitirse pagar precios desorbitados en la importación. Pero algunos parecen no ser capaces de disfrutar de ello.

Cabeza de viejo, cuerpo de joven... 🎼


Parece ser que a los "millenials" (de la confusión de esta palabra con la Generación Z a la que atacan ya habrá tiempo para hablar largo y tendido) no les puede gustar tal grupo musical o cual película porque la han "descubierto ahora", como si ellos hubieran nacido ya con un cerebro privilegiado que conociese toda la cultura popular. Y por supuesto, no aceptan que existan remakes.

Ojo, a mi la Desafío total de 2012 me pareció tremendamente aburrida (lo peor que se puede decir de una película de acción) pero soy plenamente consciente que porque se rodara no se va a volatilizar la cinta original de Paul Verhoeven o algo como parecen pensar algunos. Y que el hecho de que algunas cosas de Los últimos jedi no sean del todo acertadas (como lo desaprovechados que están Snoke o Phasma) no van a arruinar mi infancia porque ya acabó hace tiempo.

martes, 6 de noviembre de 2018

Grandes cameos de Los Simpson (2)

Llega por fin la segunda parte de uno de los artículos más exitosos de Joróbate Flanders, los grandes cameos de Los Simpson:

Allison Taylor (Winona Ryder)





En el segundo capítulo de la sexta temporada ("La rival de Lisa"), llega a la clase de Elizabeth Hoover en el colegio de Springfield una nueva alumna, Allison, que resulta ser todavía más inteligente que la hija mediana de Homer y Lisa, teniendo de hecho un año menos (muchas temporadas después, sería ella quien subiese de curso, pero ese es otro tema), lo que le deprime y agobia hasta el punto de tomar la peor decisión posible: seguir los consejos de su hermano Bart, que le propone boicotearle en el concurso de dioramas.

Aunque finalmente se arrepiente y le devuelve su verdadero trabajo sobre Edgar Allan Poe, finalmente el sorprendente ganador no es ninguna de las 2 sino el eternamente despistado Ralph Wiggum, que ni siquiera sabe lo que es un diorama y se presenta con una colección aún precintada de figuras de Star Wars, saga de la que el director Seymour Skinner se desvela como gran seguidor, lo que enseña a las 2 niñas a ser menos competitivas.

Allison ha ido teniendo esporádicas apariciones desde la décima temporada, aunque ya sin hacer mención a sus aptitudes intelectuales, pasando a ser interpretada por Pamela Hayden, voz habitual de Milhouse Van Houten, Jimbo Jones o Rod Flanders.




Jessica Lovejoy (Meryl Streep)




También en la T6 ("La novia de Bart") haría su colaboración la triple ganadora del Oscar como Jessica Lovejoy, la hija aparentemente perfecta del Reverendo Timothy. Tras el intento previsiblemente fallido de Bart de parecer un hijo modelo, Jessica resulta ser otra gamberra como él, empezando a salir juntos.

Pero hasta "el barto" tiene sus límites, y finalmente ella le deja, no sin antes robar el cepillo de la colecta de la iglesia inculpándole a él, hasta que Lisa desvela la verdad delante de todos los feligreses, recibiendo ella su merecido castigo...o no. Ha aparecido de nuevo en varios episodios desde la T15, aunque siempre de fondo, sin frases.




Maggie Simpson (Elizabeth Taylor/Jodie Foster)




Al contrario de lo que se piensa, la pequeña de Los Simpson sí ha hablado, pero en muy contadas ocasiones. La primera fue en el entonces tradicional capítulo retrospectivo "La primera palabra de Lisa" (cuarta temporada), donde se narra la llegada de la familia al 742 de Evergreen Terrace, y la gran envidia que Bart le tenía a su recién nacida hermana, hasta que lo primero que dice es "Bart". Tras todo esto, llegaría uno de los finales más emotivos de la historia de la serie, donde Maggie fue interpretada por Liz Taylor, que posteriormente también saldría en el último episodio de la temporada ("Krusty es kancelado") haciendo de sí misma.




Muchos años después, ya en la que podríamos llamar la "era HD" de la serie (concretamente en el penúltimo episodio de la T20, "Cuatro grandes mujeres y una manicura") Lisa y Marge mantienen un interesante debate sobre mujeres históricas (siendo, por cierto, el único capítulo en más de 600 donde no aparece Bart) . En la última de las 4 historias (en lugar de las 3 habituales), vemos una parodia de "El manantial" de Ayn Rand, donde Maggie, en un peculiar juicio, pronuncia un contundente discurso, siendo interpretada por Jodie Foster, que mantiene además en castellano su voz habitual, Nuria Mediavilla.



Como siempre, podéis sugerir más en los comentarios. 

sábado, 3 de noviembre de 2018

Smash Bros: la gran batalla de Nintendo

El crossover más ambicioso desde Infinity War

Año 1996. El Atlético de Madrid se encamina contra todo pronóstico al primer doblete de su historia, la canción de moda es "un limón y medio limón" (sin molestarse en profundizar más allá del estribillo, claro está) y en Japón, 6 años después de SNES, y con casi 2 de retraso, sale por fin la tercera consola de Nintendo: N64.


Su arriesgada apuesta por el cartucho, además de las tensiones acumuladas en el pasado, le hicieron perder muchas compañías "third party". Y entre ellas, una de las más emblemáticas fue Capcom, que en los 5 años de vida útil de la consola apenas aportó Megaman 64 o la meritoria adaptación de Resident Evil 2.

Esto provocó que la máquina "tecnológicamente superior" quedase muy coja en un género capital como son los juegos de lucha, que se veía limitado a Killer Instinct 64 (versión recortada de la recreativa de Rare KI 2Mortal Kombat Trilogy (que en un principio iba a ser exclusivo de la "gran N" y finalmente acabó siendo adaptado a Playstation, en todo un antecedente del polémico caso de Resident Evil 4) o el mediocre GASP de Konami.

Como debía estar la cosa para que hubiese una consola en los 90 donde no vimos este juego

1999. Sony es la nueva reina de los videojuegos con juegos tan legendarios como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid mientras ya empieza a ganar la siguiente generación que SEGA había adelantado al lanzar Dreamcast un año antes con el anuncio de que PS2 tendrá DVD. N64, pese a que había adquirido un cierto impulso con una sensible bajada de precio y el lanzamiento del no menos mítico The Legend of Zelda: Ocarina of time, seguía sin responder a las expectativas. Entonces, en las primeras Navidades donde los jugones españoles oímos hablar de algo llamado "Pokémon", Nintendo nos bombardeaba con un peculiar anuncio.




Masahiro Sakurai (creador de Kirby) había conseguido que Nintendo sorprendiera una vez más si eso era posible. Dejando a un lado el ya chocante hecho de ver a sus clásicos personajes pelear entre sí, aquello no se parecía a nada visto en otros juegos de lucha. Las tradicionales barras de energía eran sustituidas por un porcentaje de daño, que, según fuese más alto, más fácil era ser lanzado fuera de la plataforma o salir volando hacia el infinito, únicas formas de perder. Además, como si de un Mario Kart se tratara, habían todo tipo de objetos para ayudar en unas batallas que podían acumular hasta 4 personajes, ya fuese todos contra todos o formando equipos. Posiblemente el máximo exponente del principal potencial de N64 frente a sus competidores: el multijugador sin necesidad de multitap.

- Link, no me encuentro bien...

Con todo esto, era inevitable que la secuela fuese uno de los primeros juegos de la última "superconsola" de Nintendo, Game Cube. Smash Bros Melee es aún hoy quizá el más apreciado por el fandom. La lista de personajes se veía ampliada hasta los 15 (más 11 desbloqueables) algunos tan variopintos como el Pokemon artificial Mewtwo, Link niño (sí, yo tampoco lo recordaba) o "Mr Game and Watch", un entrañable homenaje a los orígenes de la marca. También fue la primera entrega que introdujo el modo historia, los eventos y los trofeos. Todo esto alargaba durante muchos meses la experiencia jugable. 

Digan lo que digan, esta es la prueba de que Meowth Party llegó a existir como idea de juego


Con los "hardcore gamers" divididos entre PS3 y XBox 360, Nintendo se lanzó en 2006 a reconquistar el trono videojueguil desde los "casuales" con Wii. Pero de nuevo el gran melocotonazo lo dio Sakurai.

Algún día... Un hombre puede soñar

El de Super Smash Bros Brawl fue de los hypes más fuertes que recuerdo haber sentido nunca. Poco a poco iban sacando vídeos y cortinillas de personajes nuevos, a cual más sensacional. ¡Sonic! ¡Solid Snake! ¿Rob el robot? Eh...¿no es un poco redundante Wolf estando ya Fox? ¿No está demasiado "chetado" Meta Knight?

Sí, bueno, quizá no todos los personajes fuesen del gusto de todo el mundo, pero tener una lista de 35 hacía palidecer aquel primer juego que ya tanto nos había emocionado 9 años antes. Pero lo más interesante es que por primera vez se podía jugar online, y el modo historia, que casi era un juego aparte: El emisario subespacial. La opinión algo más dividida con respecto a los anteriores títulos de la saga no le impidió ser de nuevo uno de los mayores éxitos de ventas de Wii.




2014. La lucha entre PS4 y XBox One trasciende más allá del mundo "gamer" llegando a ser satirizada en series como The big bang theory  o South Park mientras que muy pocos entienden qué es esa especie de tablet llamada Wii U. Una vez más, el mercado de las portátiles tenía que salir al rescate, y así lo entendieron en HAL. Había nacido Smash Bros 3DS.



Una vez más, sorprendía la aportación de third parties. Aunque ya no estaba Snake, sí estaban Pac-man o Megaman, precisamente un personaje de aquella Capcom que tanto se había desentendido en su día de Nintendo. Pero la lógica menor capacidad de esta consola se traducía en la desaparición de los hermanos Ice Climbers o el Entrenador Pokémon (ahora solo se podía manejar a Charizard), y el modo historia se veía reducido al más sencillo "Smashventura".

Poco después llegó la versión para Wii U. Pero no era una secuela al uso sino que eran juegos complementarios entre sí que aprovechaban la compatibilidad entre consolas, por lo que tampoco había modo historia como tal sino un curioso sistema de tablero llamado "mundo smash". Tampoco gustó la llegada a la saga de ese mal endémico en el mundo del videojuego actual: los DLCs. Hubo que pasar por caja para poder tener a Bayonetta, Ryu, Cloud o el regreso de Mewtwo, así como nuevos decorados, que en su mayoría eran refritos de títulos anteriores.



Este diciembre llegará el sexto (o quinto según se mire) título de esta saga, Smash Bros Ultimate. Con más personajes que nunca (incluido el regreso de todos los que habían quedado descartados en los anteriores), y el retorno de un modo historia que puede llegar incluso a hacer sombra al añorado "emisario...", no veo el momento de probarlo por fin.

Revisitando Los Simpson. El hermano de otra serie

Como ya he dicho otras veces, me resultan algo repetitivos los debates sobre la calidad de Los Simpson. Al fin y al cabo, cada u...