viernes, 21 de septiembre de 2018

Playstation classic: ¡Ya estamos todos!

¿A partir de qué punto se podrá considerar que este tipo de fotos son Ranciofacts?

Si algo caracterizó el mundo de los videojuegos durante la segunda mitad de los 90 y ya la década de los 00s, fue la obsesión por los gráficos. El CD, tras los experimentos iniciales con las películas interactivas, ofrecía todo tipo de mundos tridimensionales muy alejados de las clásicas consolas de 16 bits.

En un principio, SEGA y Nintendo no querían precipitar el cambio, e intentaron burlar los límites de sus clásicas consolas: en el caso de la primera, con periféricos como Mega CD y 32X para Mega Drive, mientras que la "Gran N" desarrolló el chip Super FX, que dio mucho juego en la etapa final de SNES con juegos que iban desde clásicos como Super Mario World 2 o el título inicial de la saga Star Fox, a otros, ejem, algo más fallidos como el juego de carreras Stunt Race FX.

Poco después de anunciar Stunt Race de esta forma, Carlos Sainz sufrió de verdad un incidente con una oveja. Ni Los Simpson


Finalmente, en 1994 y 1996 respectivamente llegaron al mercado SEGA Saturn y Nintendo 64. Pese a su calidad, no pudieron imponerse al nuevo gigante, Sony, que tras una asociación fallida inicial con Nintendo para competir con Mega CD, había creado por su cuenta Playstation, que se transformaría en una de las consolas más vendidas de la historia. Aunque la consola de SEGA le iba a la par en especificaciones y la de Nintendo era "tecnológicamente superior", sus peculiares arquitecturas les dificultaba dar el máximo rendimiento a nivel visual, si bien Saturn tuvo un cierto estatus de consola de culto en Japón, al igual que su sucesora Dreamcast.

Hacia 2006 los tiempos fueron cambiando. Sí, PS3 y Xbox 360 eran estupendas consolas (quizá la guerra más emocionante de la historia del videojuego) pero el salto tecnológico ya no resultaba tan impactante como fue en su día el de 8/16 bits a 32/64. Cuando quisieron darse cuenta, Nintendo volvía a reinar con los sencillos juegos de Wii, que además contaba con un atractivo servicio de "consola virtual", en la que a módicos precios se podían descargar juegos de NES, SNES, N64 e incluso MD o PC Engine (conocida en Occidente como Turbografx-16) . Había nacido la era del "retro".

James, contigo empezó todo

Durante años, reproducciones de consolas con juegos preinstalados como Mega Drive o Atari fueron inundando el mercado, así como remakes y recopilaciones en las máquinas más modernas. Incluso los "gamers" se grababan haciendo retos imposibles. Faltaba que el gran público se sumara a la moda.

Y fue Nintendo, en un momento complicado por el fiasco comercial de Wii U, quien dio en la tecla con Nintendo Classic o NES Mini. 30 títulos (entre ellos algunos tan emblemáticos como los 2 primeros The legend of Zelda, Metroid o los 3 Super Mario Bros) , la posibilidad de guardar la partida en cualquier momento, varios tipos de resolución de pantalla (incluyendo un filtro que simula los antiguos televisores de tubo) y un mando que resultaba una réplica casi exacta del mando de la consola clásica la convirtieron en el fenómeno de las Navidades de 2016, en un contexto además en que Stranger Things (serie ambientada en los 80) arrasaba en Netflix, lo que quizá indirectamente ayudó a esta moda nostálgica.

Pocos meses después repetiría bombazo con SNES Mini, que además incluía un segundo mando, la posibilidad de "rebobinar" la partida si habías fallado y un juego inédito: Star Fox 2, que había sido cancelado de cara a trabajar en N64.

Con SEGA a la expectativa (finalmente parece ser que serán ellos quien desarrollarán su MD Mini y no la polémica AtGames) y Nintendo incluyendo juegos de NES en su Switch mientras registra patentes que podrían apuntar a una N64 Mini, no podía ser sino Sony la siguiente en mover ficha, que en apenas un minuto de trailer ya ha creado máxima expectación en torno a Playstation Classic, que saldrá en diciembre al precio de 100€.

¿Merece la pena comprar esta "nueva" consola? Mi modesta opinión es que lo aconsejable es tener un poco de paciencia. Sony parece haber tomado nota de la estrategia de Nintendo, y todo apunta a que de momento habrá pocas unidades. No sería de extrañar que esa segunda remesa fuese la que sí tuviese los mandos Dual Shock, tan importantes en títulos de su etapa final como Metal Gear Solid, que aunque de momento no está anunciado, no sería de sorprender que esté en la lista final de 20 juegos.

Sea como fuere, es de agradecer que por fin se empiece a valorar una época anterior a los DLCs, el online y el HD, donde los videojuegos, quizá no eran tan vistosos, pero nos divertían como nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vegeta como síntoma: el declive de Dragon Ball Z

Año 1989. Aunque aquí apenas se empezaba a conocer para los espectadores vascos , andaluces y catalanes,  en Japón uno de los mang...