martes, 12 de febrero de 2019

Las grandes transformaciones de los videojuegos

El de los videojuegos es un mundo muy complejo. Los desarrollos se van alargando, y, por uno u otro motivo, hay títulos que terminan por no aparecer, o hacerlo de una forma diferente a la prevista. Hoy en Joróbate Flanders hablaremos de lo segundo:

Final Fight




Uno no ha sido niño en los 90 sin haberse dejado la paga semanal en cualquiera de las numerosas revisiones que tuvo la mítica recreativa de Capcom Street Fighter 2, con el deseo de que en Navidad le cayese la versión doméstica para su flamante Super Nintendo o SEGA Mega Drive. Pero no tantos recuerdan (o siquiera llegaron a conocer) la primera entrega, donde solo podías manejar a Ryu o Ken (según fueses primer o segundo jugador) .







Aunque hoy se vea un tanto simple, este primer juego tuvo un considerable éxito en EEUU, con adaptaciones para ordenadores como Amiga, Spectrum, Amstrad o sistemas MS-DOS, así como TurboGrafx 16 CD (donde, misteriosamente, pasó a llamarse Fighting Street) por lo que Capcom no tardaría en trabajar en una secuela.

Lo sorprendente es que, en un principio no iba a ser el SF2 que conocemos, sino que se fijaron en el género de moda de aquel momento, los beat´em´up de desarrollo urbano, con el título "Street Fighter´89", aunque posteriormente optaron por cambiarle el título, pasando a ser otra de sus franquicias legendarias, Final Fight. Aún tendrían tiempo de otra reconversión con aún menos conexión con el original (el extraño plataformas Street Fighter 2010 para NES) pero esa es otra historia.





Super Noah´s Ark 3D




¿Recordáis los videojuegos cristianos a los que jugaban Rod y Todd Flanders? Pues sí, aquello existía de verdad. Durante años, la compañía Wisdom Tree lanzó como churros para NES (sin preocuparse de pequeños detallitos sin importancia como tener licencia de Nintendo) todo tipo de juegos de diversos personajes de la Biblia que no eran sino copias de ínfima calidad de juegos más populares como Super Mario Bros 2 o Zelda.

Un buen día decidieron dar un salto de calidad (?) comprando los derechos de la película Hellraiser, de la que el fundador de la compañía Dan Lawton era un gran seguidor. Para esto, adquirieron a su vez a ID Software los derechos del motor gráfico de uno de los grandes éxitos del momento,  Wolfenstein 3D, el título pionero de los shooter en primera persona de John Romero.






Tras mucho tiempo de estancamiento en el desarrollo, Wisdom desistió de intentar adaptar un juego de esa envergadura en una 8 bits como NES, y dar el salto a la siguiente generación. Pero este no sería el único ni el más importante cambio, ya que empezaron a pensar que una película de terror gore no se correspondía con el modelo de mercado que habían seguido hasta entonces.

Dejaron pues pasar el tiempo a que expiraran los derechos de Hellraiser, y así nació uno de los videojuegos más peculiares de la historia: Super Noah´s Ark 3D, un clon de Wolfenstein donde, en lugar de matar a nazis en un castillo, debías dormir a ovejas en el arca de Noé. Por supuesto, tampoco esta vez tuvieron licencia de Nintendo, lo que supuso desarrollar un cartucho especial que necesitaba tener cualquier otro juego encima para poder funcionar. Una cotizada pieza de coleccionista.




Alex Kidd




Como posiblemente recuerden los fans con una cierta edad de este manganime, Dragon Ball no se prodigó tanto en consolas de SEGA como en Nintendo, posiblemente porque esta compañía no era tan fuerte en su Japón natal como en EEUU (donde no fue hasta el cambio de siglo cuando la serie de Akira Toriyama triunfó en Cartoon Network) o Europa. De esta forma, no fue hasta 1994 que, al ver el gran boom en Francia y España (países en los que MD era tan o más popular que SNES) Bandai lanzó Dragon Ball Bu Yu Retsuden (conocido aquí como "L´appel du destin") , juego de lucha que, sin llegar a alcanzar la calidad de la saga Super Butouden del "cerebro de la bestia", contaba con personajes menos usuales como Krilin o Reecom del ejercito de Ginew.





Pero no fue hasta el pasado 2018 que tuvimos una sorprendente revelación: SEGA en los 80 había adquirido los derechos para un plataformas de la serie original (aún quedaba para Z) en Master System. Pero, de pronto, perdieron dicha licencia, y optaron por reconvertirlo en la que sería su primera mascota, Alex Kidd. Esto todavía se puede ver en pequeños detalles como la ropa roja similar a la de Goku pequeño, su gran glotonería comparable a la de los saiyans, el pelear usando el juego de piedra-papel-tijera como él, o su puñetazo, que no era sino la forma de sustituir el "bastón mágico". Tras varias secuelas, sería otro personaje, el erizo Sonic, el que se convirtiese en el más duro rival de Mario.







Mary-Kate and Ashley: Get a clue!


Back in the 90s, i was in a very famous TV show... 🎼



Esto casi daría para artículo propio. Desde que, apenas recién nacidas, se turnasen para interpretar a Michelle Turner en la sitcom Padres forzosos, las gemelas Mary-Kate y Ashley Olsen se convirtieron prácticamente en su propia marca en EEUU, protagonizando varias películas, otra comedia que apenas pasó de una temporada (Two of a Kind, conocida en España como "Cosas de gemelas"... ah, A3 en los 90 y sus traducciones creativas) y sobre todo patrocinando todo tipo de merchandising, incluyendo videojuegos. La mayoría eran recopilaciones de minijuegos sin demasiada historia, pero entre medias apareció un plataformas en Game Boy Color (programado por la extinta Crawfish Interactive para Acclaim) que, sorprendentemente, resultó ser, no desde luego una referencia del género, pero sí un aceptable juego.






De nuevo, como ya pasara en su día con Krusty´s fun house, estábamos ante otra de las extrañas maniobras de Acclaim. Originalmente Get a clue iba a ser nada más y nada menos que un juego de South Park, tras aquellos mediocres shooters en N64 y Playstation. En otro caso similar al del antes mencionado Super Noah´s Ark 3D, los productores Trey Parker y Matt Stone dieron orden de cancelarlo al considerar que GBC era una consola demasiado infantil para albergar su serie de animación para adultos. Recientemente (al igual que otros desarrollos cancelados de la portátil como el remake del primer Resident Evil) fue publicada una rom de este juego perdido.





Como siempre, si se os ocurren otros juegos de este tipo, podéis sugerirlos en los comentarios.

jueves, 7 de febrero de 2019

Revisitando Marvel: Iron Man 3 (SPOILERS)




Con Los vengadores quedó cerrada a lo grande la llamada "primera fase" del universo cinematográfico de Marvel. Ahora empezaba una nueva etapa, la de las gemas del infinito, donde la conexión entre los diferentes personajes sería aún más estrecha. Y quien mejor para esta primera película que el personaje que lo inició todo, Tony Stark (Robert Downey Jr) .

Para esta película (inspirada en la saga Extremis) habría un cambio en la dirección. Shane Black (coguionista junto a Drew Pearce) sustituía a Jon Favreau, cuyo personaje de Happy Hogan tuvo un papel mucho más corto aquí. Por su parte, Don Cheadle volvía como el Coronel James Rhodes, pero ya no con su característica armadura Máquina de guerra, sino con el "Iron Patriot", que en el comic perteneció al villano Norman Osborn, en una posible estrategia publicitaria destinada a hacerle la competencia a The amazing Spiderman, estrenada con relativo éxito el año anterior (2012) y cuya secuela se esperaba para el siguiente. Aunque ya habrá tiempo de hablar del conflicto con los derechos del "trepamuros".


Ni siquiera mola tanto



¿Quien sería el villano? Por supuesto, estaba, dada la saga ya mencionada, la doctora Maya Hansen, interpretada por Rebecca Hall. Pero IM3 sería sobre todo lo que los fans del comic esperaban: por fin hacía su aparición el Mandarín (Ben Kingsley) líder de la organización "Los diez anillos" que secuestró a Stark y le provocó la metralla en el corazón. Sin embargo, como ya venía pasando en películas anteriores (donde Jarvis se convirtió en J.A.R.V.I.S, por ejemplo) el personaje no era exactamente lo que se creía.






Tras un pequeño prólogo ambientado en Suiza en 1999, Iron Man 3 arranca exactamente donde terminó Los vengadores. El hasta entonces arrogante Tony vivió en sus carnes hasta qué punto llegaban las dimensiones de aquellas antiguas palabras de Nick Furia (Samuel L Jackson) de que "formaba parte de algo más grande" al meterse en un agujero de gusano hacía un planeta lejano con el objetivo de acabar con la invasión Chitauri. Desde entonces, trata de huir de la ansiedad que los recuerdos de esto le provocan (así como la obsesión por la seguridad) construyendo más y más armaduras.

Su último invento es la Mark 42, que puede ser manejada a control remoto, lo que le permitiría "luchar" a distancia desde un lugar seguro. Pero, por alguna razón, resulta demasiado frágil e inestable, lo que le causa más problemas que ventajas. Algo que no hace sino empeorar cuando, tras una fuerte explosión, Hogan resulta gravemente herido y Stark amenaza en televisión al misterioso "Mandarín", que bombardea su mansión inutilizando a J.A.R.V.I.S, y por tanto, sus armaduras.



¿Qué pudo fallar en el plan de dar la dirección de su casa a unos terroristas?



Aquí surge la primera de las polémicas que dividió al fandom en esta película, lo poco que sale Iron Man. Pero es que precisamente el mensaje que transmite la película es que Tony sigue evolucionando como persona, y empieza a darse cuenta de que no necesita las armaduras para ser un héroe. Algo que trataría de transmitirle a su más aventajado discípulo años después. Pero de nuevo, ya habrá tiempo de hablar de eso.

Tras una dura lucha con varios de los hombres del Mandarín, y la ayuda del inteligente niño Harley Keener (Ty Simpkins), Stark consigue llegar a la guarida de su enemigo, que resulta no ser una cueva en Afganistán sino una lujosa mansión en Miami. Y es que resulta que "los diez anillos" no es lo que parecía. 

Aldrich Killian (Guy Pearce) es un brillante científico con una grave minusvalía, que tuvo la ocasión de encontrarse con Tony en una fiesta de fin de año en 1999 en Suiza. Aunque este aceptó quedar con él para ayudarle en su trabajo, jamás se presentó a la cita, lo que le causa deseos de venganza. En colaboración con la doctora Hansen (que pasa esa noche con Stark) desarrolla el virus Extremis, que permite regenerar partes del cuerpo perdidas, con un peligroso efecto secundario: que el cuerpo se caliente hasta 3000 grados explotando. Killian monta entonces la farsa del Mandarín para cubrirse las espaldas, en una conspiración que llega hasta altas esferas del gobierno de EEUU.

Y he aquí la otra gran controversia del film: el amenazante "Mandarín" resulta no ser sino Trevor Slattery, un actor fracasado. Entiendo que este giro pueda no ser del gusto de todo el mundo, pero pensemos una cosa: en una trilogía orientada a la ciencia ficción, ¿hubiese quedado realmente bien un personaje que lucha con anillos mágicos? Si acaso lo veo más propio de por ejemplo el Doctor Extraño.


Guste o no la peli, esto sigue siendo espectacular


Tras la intensa batalla final en una plataforma petrolífera de Stark y Rhodes contra Killian (también sometido a Extremis), que tiene secuestrados al Presidente de EEUU (William Sadler) y a la novia de Tony, Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) este finalmente decide dejar atrás con su pasado. Se somete a una delicada operación de corazón que le quita la metralla pudiendo renunciar a su vez al reactor ARK, y posteriormente destruye las armaduras. Pero este no es el fin de Iron Man, sino un nuevo comienzo.

Eso lo veremos en próximos capítulos.

domingo, 3 de febrero de 2019

The disaster artist: oh hi, Mark!




Cuantas veces habremos oído el manido tópico de "cuanto peor, mejor". Uno de los más célebres lapsus de nuestro anterior Presidente vino a costa de eso.

Pero en el cine, por alguna razón, esto no puede ser más acertado. El espectador medio seguramente no recuerde qué película ganó el Oscar hace 5 años, pero siempre recordará esa película que le pareció muy mala. A menudo porque simplemente le pareció aburrida, se durmió, etc. Pero a veces se da ese sorprendente fenómeno: de tan desastrosa que es, acaba dando la vuelta y acaba siendo una experiencia desconcertantemente divertida. 

En 1994, Tim Burton hizo una primera profundización sobre esto en la figura de Ed Wood, director de la que por muchos años ha sido considerada la peor película de la historia, Plan 9 del espacio exterior. Este biopic protagonizado (como no) por Johnny Depp fue originalmente un fracaso de taquilla, pero le valió a Martin Landau el Oscar y el Globo de Oro por su interpretación de un decadente Bela Lugosi, y se ha ido convirtiendo en film de culto.






Como suele ocurrir, ha sido Internet la que desde el cambio de siglo ha alimentado la fascinación sobre lo que podríamos llamar la "cultura del bodrio". En 2010, el crítico estadounidense Doug Walker estrenó una de las más celebradas reseñas de su serie "Nostalgia Critic": The Room, una película (2003) relativamente reciente para lo que solía comentar (al menos en esa etapa, que ahora ni espera a que estén en DVD, pero ese es otro tema) que rápidamente fue bloqueada de su web por una denuncia de su productora, algo que el propio Doug satirizó en un peculiar sketch y que todavía generó más curiosidad en una nueva demostración de otro fenómeno de nuestro tiempo, el efecto Streisand.  ¿Por qué en un programa especializado entonces en cine infantil de los 80 se reseñaba una película independiente y por qué había tanto interés en que no se hiciera?

Sin que literalmente nadie supiera su país de origen, ni de donde sacaba el dinero, un absoluto desconocido actor llamado Tommy Wiseau escribió, dirigió, produjo y protagonizó The Room, en la que implicó a su amigo Greg Sestero, joven actor y modelo que había hecho pequeñas apariciones en Gattaca o Patch Adams. Aquel fue, por decirlo suavemente, un caótico rodaje. Sencillamente no quedaba claro siquiera el argumento de la película (que bien podría ser el típico telefilm de tarde) , siendo un puñado de escenas que en la mayoría nada aportaban a la trama.

Una vez que la película se popularizó tardíamente tras su sonoro fracaso en taquilla, Sestero escribió un libro autobiográfico donde narraba todo esto (llegando a hacer un cameo en el mencionado Nostalgia Critic para promocionarlo) llamado The disaster artist, que se publicó en 2013. James Franco se interesó en esta historia, y decidió producir la película del mismo título, donde interpretaría a Wiseau, con su hermano Dave como Greg.






Esta no es una película biográfica al uso. Pero es que la historia dista mucho de ser normal. Así, The disaster artist resulta una comedia dramática donde, a ratos Tommy resulta un personaje muy desagradable, y a la vez llegamos a empatizar con él. Casi una versión en imagen real de Bojack Horseman. A eso contribuye la posiblemente mejor interpretación en la carrera de James (recomiendo encarecidamente verla en VOS), que se transforma por completo, cosa que se demuestra en los créditos, donde vemos escenas de The Room y su recreación de forma simultánea. Créditos que no hay que dejar de ver hasta el final, porque tienen una curiosa sorpresa.

Próximamente en Joróbate Flanders, retomamos el ciclo de Marvel con Iron Man 3.

jueves, 31 de enero de 2019

Videojuegos de Los Simpson (y 3)

Que no, que no hablaré de esto. Y de Triangle Wars tampoco.



Acabamos hoy el repaso a los juegos de Los Simpson en Joróbate Flanders con la era 3D:

The Simpsons Wrestling




Aún con lo denostada que estuvo en su día, raro era el éxito de N64 que sus competidoras no trataban de emular. SEGA probó suerte con los juegos de mesa a lo Mario Party con el incomprendido Sonic Shuffle, Mario Kart tuvo en Crash a un dignísimo competidor, y hasta el Rumble Pack que incorporó la "Gran N" con cada cartucho de Star Fox 64 (o Lylat Wars como se le conocía en estos lares) se convertiría en el estándar de los mandos que habrían de venir, empezando por el Dual Shock de Playstation, que sustituyó progresivamente al original de la consola de Sony. Con esto, era inevitable que le salieran imitadores a Smash Bros. De esto se encargaría Big Ape Productions






¿Por donde empiezo? De entrada, esto no es el universo Mario, donde un día secuestras a la princesa por enésima vez y otro colaboras con tu archienemigo en una amistosa competición de carreras, sino una serie animada cuyas 3 primeras temporadas (y quizá parte de la 7) tienen guiones homologables con cualquier sitcom familiar de imagen real, y la imagen de una pelea entre, pongamos, Homer Simpson y Lisa resultaba incómoda de ver. Los controles (aún peores si cabe que en los tiempos de las 8 bits) y los gráficos tampoco ayudaban. Un monstruo de Frankenstein en definitiva que hoy día es un asíduo de las listas de peores juegos de la historia. Ah, por cierto, antes de desaparecer apenas 2 años después, aún Big Ape volvió a intentarlo con Celebrity Deathmatch de MTV. Pero eso ya resulta demasiado traumático de recordar.



Pero eso sí, reconozco que esto tiene gracia



The Simpsons Road Rage





Tras este triste único representante de la generación 32 bits, pasábamos a las 128. ¿Era posible volver a hacer un buen juego de Los Simpson? En el mismo año (2001) que salió el...anterior, tuvimos por fin la respuesta: Radical Entertainment nos sorprendió con este curioso juego que salió para PS2, Game Cube, XBox y Game Boy Advance.







El argumento bien podría ser el de cualquier episodio de la serie: Montgomery Burns se hace con el control de los autobuses de la ciudad, y los hace funcionar con energía nuclear, por lo que la familia de Evergreen Terrace decide montar su proto uber particular. Además, con las ganancias acumuladas resolviendo las diferentes misiones, puedes ir desbloqueando a otros personajes como Willie Mcdougal, Snake Jailbird, Barney Gumble...cada uno con sus vehículos característicos.

Sí, vale, todavía no es que fuese un clásico de los videojuegos, y la premisa no es que fuese muy original que digamos, lo que le supuso a EA problemas con SEGA. Pero por lo menos ya teníamos algo jugable, que ya era más de lo que podíamos decir de muchos de los antes reseñados.


The Simpsons Skateboarding




Solo un año más tarde, de la mano de la extinta The Code Monkeys nos llegaba este juego exclusivo de PS2. En esta ocasión, el argumento giraba en torno a un concurso de skate en Springfield, de nuevo intentando rentabilizar de forma oportunista una de las modas del momento, en este caso la franquicia Tony Hawk. Pese al buen número de personajes (cada uno con su correspondiente voz) , el resultado volvió a errores del pasado: mala jugabilidad, gráficos decepcionantes, poca variedad de movimientos...hasta hubo críticas a la calidad del sonido. 






The Simpsons Hit and run




Tras aquel gran paso atrás, Radical decidió en 2003 dar una vuelta de tuerca a su juego anterior. Esta vez, Kang y Kodos invaden la Tierra para filmar un reality sobre los seres humanos (esto y cierto episodio de South Park son tan cercanos en el tiempo que no me atrevo a decir si es o no plagio) lo que provoca que los habitantes de Springfield se comporten de manera extraña. 

Por tercera vez tenemos un "homenaje" a otro juego. Esta vez se trataba de un sandbox a lo Grand Theft Auto que recrea fielmente todo Springfield, con todo tipo de deliciosos guiños a los fans de la serie como el bólido de carreras de Martin Prince, el quitanieves de Barney...y la posibilidad de cambiar de ropa a los personajes, incluyendo un skin del episodio "Homer tamaño king-size". Además, las versiones para Xbox y PS2 contaban con una grata sorpresa: un doblaje en castellano realizado por el extraordinario reparto de la serie.





Los Simpson: el videojuego




Demos ahora un salto hasta 2007. Al año de la esperadísima película. Lo fácil hubiera sido sacar una adaptación deprisa y corriendo como tantas veces ha ocurrido a lo largo de la historia, pero Visceral optó por una historia original de aventuras escrita por los guionistas Tim Long, Matt Selman y Matt Warburton, con todo tipo de parodias, referencias y un sorprendente jefe final, donde cada personaje tenía una habilidad especial: Homer puede convertirse en una bola gigante, Bart transformarse en su alter ego del comic Bartman, etc. Todo esto le convirtió en uno de los éxitos de la temporada, aunque curiosamente más en la algo inferior versión de PS2 que la digamos principal de PS3 y Xbox 360.

Por desgracia, este es a día de hoy el último videojuego de Los Simpson que hemos tenido en consola, así que nunca podremos ver a donde pudo haber llegado esta progresiva evolución. Quien sabe...





The Simpsons: Tapped out







Y cerramos este repaso con una mención especial a un clásico ya de los juegos "freemium" para smartphone y tablet: Homer, tras el enésimo accidente en la central nuclear, arrasa todo Springfield, por lo que debe reconstruirla desde cero, contando a lo largo de los años con todo tipo de actualizaciones y eventos, como Halloween, Navidad o Acción de gracias, además de la posibilidad de edificar, además de las localizaciones ya conocidas por todas, alguna de las excentricidades que caracterizan a Springfield. Un exitoso juego que, como no podía ser de otra manera, fue satirizado en South Park.






Soy consciente de que me he dejado algunos juegos, pero es imposible abarcar tanto en 30 años de historia de Los Simpson. Así que, si me he olvidado vuestro favorito, podéis hablar de él en los comentarios.

martes, 29 de enero de 2019

Videojuegos de Los Simpson (2)

Tampoco hablaré de este. Y, ¿quien se acuerda ya de Happy Feet? Ya costaba entender la referencia en 2007


Continuamos en Joróbate Flanders el repaso a algunos de los videojuegos más destacados de la familia de Springfield:

Krusty´s fun house





Peculiar mezcla de puzzle y plataformas desarrollado por Audiogenic y de nuevo distribuido para Acclaim, siendo su versión más conocida la de SNES aunque también estuvo en Master System, Mega Drive o Game Boy entre otras. De entrada, como ya indica su título, el protagonista no es ningún miembro de la familia, sino el amargado payaso Herschel Krustofsky "Krusty", que debe deshacerse de las ratas que han invadido el parque temático que lleva su nombre. Para ello, en un sistema de juego similar a Lemmings, hay que usar diferentes objetos con tal de atraerles a trampas donde puedan ser destruidas por una máquina (accionada según el nivel por personajes como Bart Simpson, Homer, Actor secundario Mel, etc) mientras otras criaturas te atacan.





Puede que a los que estéis más familiarizados que yo con el mundo de la informática os resulte familiar esta premisa. Y es que en realidad Krusty´s fun house no es sino un juego de Amiga llamado Rat Trap, al que se limitaron a cambiar los protagonistas tras comprar Acclaim los derechos a Audiogenic, como ya pasara, salvando las distancias, con Doki doki panic, alias Super Mario Bros 2. Aún poco antes de desaparecer, Acclaim volvería a hacer una maniobra similar cuando, tras cancelarse un juego de South Park para Game Boy, se convirtió en, ejem, otra licencia. Pero esa es otra historia.


Virtual Bart





Aunque Homer le fuese dejando progresivamente en un segundo plano, Bart fue hasta la T3 el personaje más popular de Los Simpson y el protagonista de un gran número de episodios, así que de nuevo tenemos un juego con su nombre, esta vez desarrollado por Sculptured software, desarrolladores de numerosas licencias deportivas y de una de las joyas infravaloradas de su generación, Super Empire strikes back. El argumento una vez más resulta algo extraño: Bart visita una feria científica (un tema que por supuesto le va mucho) y decide probar un casco de realidad virtual, donde aparecen al azar diferentes minijuegos de considerable dificultad. Sin ser una maravilla, resultan simpáticos los guiños a la serie, como el nivel ambientado en el tobogán acuático "H2WHOA". También con versión en Mega Drive.








Bart´s Nightmare





Cuando por primera vez vi esto, me ilusioné pensando que sería un juego de los especiales de Halloween. Pero, aunque la premisa es similar al segundo de ellos en la T3, nada más lejos de la realidad. Bart se duerme estudiando (y dale, Sculptured, que la empollona es Lisa) y aparece en un extraño mundo donde debe buscar sus deberes en diferentes minijuegos, mezclando fases puramente plataformeras con otras de disparo, como una en que se convierte en Godzilla u otra de Bartman, que de nuevo resultaba difícil e incómodo de manejar. Como anécdota, destacar que las presiones de la compañía durante el desarrollo, hizo que su creador Bill Williams acabara dejando la industria. Por último, una comparativa de las versiones para SNES y MD.






Virtual Springfield




Y llegamos al mundo del PC con esta rareza de Digital Evolution y Fox interactive, una aventura gráfica donde debes recorrer todo Springfield buscando diferentes cartas de personajes, a la vez que te encuentras con minijuegos, incluyendo el juego de boxeo al que jugaban Bart y Homer en la primera temporada, así como encontrar localizaciones ocultas. Aunque visto ahora puede parecer aburrido, en su día resultaba atractivo poder "visitar" los lugares que tanto conocemos de la serie, además de que los personajes tuviesen sus voces originales. Su fidelidad era tal que se usó de modelo para construir una réplica real del 742 de Evergreen Terrace en Nevada.






Próximamente, la tercera y última parte, con los juegos de 32 y 128 bits.

sábado, 26 de enero de 2019

El comprador de Springfield: un juego que se retrasa, una nominación inesperada y un estreno que nunca llega

Ya estamos aquí como cada semana con nuestro espacio de noticias de Joróbate Flanders:

Metroid Prime 4


Parecía que sí

2017 era un año clave para Nintendo. Después de que Wii U se estrellara en ventas mientras que Nintendo 3DS, sin funcionar mal, se ha quedado a medio camino del gigantesco legado que dejó  NDS (Algo más de 73 millones de copias a septiembre de 2018 por las 154 de su antecesora, solo superada por Playstation 2) tocaba apostarlo todo a una carta: Switch, verdadero híbrido de máquina de sobremesa y portátil (el mando de Wii U solo funcionaba cerca de la consola) que funcionaría con cartuchos.

Para entonces ya se sabía que el último gran título de la anterior consola (The legend of Zelda: breath of the wild) se había retrasado para formar parte también del lanzamiento de esta, y había un Mario en camino a finales de año. Pero hacía falta algo más para terminar de animar el "hype". Entonces, en el E3, se enseñó un escueto teaser con la imagen que encabeza esta noticia. Por fin llegaría Metroid Prime 4, el juego que revitalizó en Game Cube (2 primeras partes) y Wii una franquicia que parecía haber caído en el olvido en la era del 3D.

Nada se sabía sobre esto, ni siquiera quien lo desarrollaba, aunque los rumores apuntaban a Bandai Namco. Llegó el E3 de 2018, y ni una sola noticia nueva en aquel Nintendo Direct que hoy se recuerda por la casi monopolización de Super Smash Bros Ultimate. Y ya han quedado confirmados los peores presagios: el juego ha sido cancelado para ser reiniciado por Retro Studios, el estudio norteamericano que en su día cambió el estilo plataformero original para convertirlo en un shooter en primera persona, y del que en el último lustro no se había vuelto a tener noticias salvo un port para Switch de Donkey Kong Country: Tropical Freeze y el supuesto desarrollo de un spin off de carreras basado en el universo Starfox, llegando a especularse con su inminente cierre.

De entrada, queda claro que, como viene siendo cada vez más tristemente habitual en el mundillo, Nintendo vendió humo hace casi 2 años, y aún en julio de 2018 aseguraban que todo iba bien. ¿Qué ha cambiado en estos 6 meses? ¿Por qué no se contó desde el principio con Retro como hubiera deseado el fandom? Lo único que queda claro es que habrá que esperar un largo tiempo para poder volver a disfrutar de una saga que lleva más de una década parada. Quizá incluso sea el punto de partida de una hipotética "Switch 2". Ya lo veremos. O no.


Black Panther, ¿la sorpresa de los Oscar?


Al pobre Chadwick le queda meme para rato...


Se acerca un año más la gala de los Oscar. No es que sea yo un gran seguidor de este tipo de ceremonias (igual que tampoco acostumbraba a seguir el Balón de Oro cuando llevaba un blog de deportes, pero ese es otro tema) pero este año bien podría acabar, y a lo grande, con la sequía de Disney y su Universo Cinematográfico Marvel: nada menos que 7 nominaciones (incluyendo mejor película) a Black Panther, la película dirigida por Ryan Coogler y protagonizada por Chadwick Boseman que en febrero de 2018 se convirtió con 1347 millones recaudados en el mejor estreno de "origen" que ha tenido nunca un personaje de la "casa de las ideas". 

No os voy a engañar, la película que más me gustó del género superheróico en 2018 fue Infinity war.  Es cierto que el CGI se cantea demasiado. Pero pensemos en una cosa: Black Panther, como Spiderman Homecoming, es una película que se puede ver se esté o no familiarizado con este universo, cosa que con la tercera entrega de Vengadores es imposible. Y, como El soldado de invierno (próxima reseña de este nuestro blog) tiene un cierto toque de thriller político que le hace especial. Hay que entender simplemente esta nominación como un reconocimiento simbólico a 10 años de éxito sin precedentes, otra cosa es que vaya a ganar, que resulta improbable. Aunque, quien sabe...

¿Y LQSA pa cuando?




En un tiempo en que la ficción española parece vivir su edad de oro gracias a Netflix o Atresmedia, Mediaset sigue anclada en una mentalidad cortoplacista pensando en el audímetro. De esta forma, uno de sus mayores éxitos, La que se avecina, llega mucho tiempo en el cajón, habiendo pasado todo el 2018 sin un nuevo episodio. Hace poco empezaron a anunciarla como "próximamente" y esto ilusionó al fandom con la posibilidad de que empezara en breve en su habitual horario de los lunes para hacer frente a A3 y su "nuevo" La voz, gran revelación de este inicio del año. 

Pero en lugar de eso, han optado por colocar otro talent, Got talent (valga la redundancia...) lo que deja una vez más a la comunidad de Montepinar en el limbo, dándose la absurda situación de que ya se esté rodando la duodécima temporada (que por cierto, ya no contará con uno de los actores más queridos, Antonio Pagudo, el ex-presidente Javier Maroto) sin que sepamos cuando se emitirá la T11.

Telecinco parece no aprender de errores del pasado. Ya en su día jugaron al mismo juego del gato y el ratón con Tierra de lobos e inclusive Hospital central, la serie más longeva de nuestra historia junto con Cuéntame como pasó. Eso causó que la gente se hartara de esperar y se resintieran las audiencias teniendo que despedirse por la puerta de atrás. Y los fieles seguidores desde la época de Aquí no hay quien viva en A3 no se merecen esto. 

Por último, como es habitual, los lanzamientos más destacados en BD y 4K de febrero:

  • 6 de febrero: Christopher Robin (Disney) First Man (edición normal, steelbook y 4K, Universal) y La casa del reloj en la pared (normal, edición libro y 4K, EOne) .
  • 7 de febrero: Primera temporada completa de Arde Madrid en formato libro (Divisa) y Ha nacido una estrella (edición normal, steel con copia digital, y 4K, Warner) .
  • 13 de febrero: La noche de Halloween (normal, steel y 4K, Universal) Slender man (Sony) y Pesadillas 2 (normal, 4K y pack con las 2 películas, Sony)
  • 25 de febrero: Bohemian Rhapsody en edición normal, edición libro, steelbook y 4K (Fox)
  • 27 de febrero: Edición limitada y numerada en digipack de Death Note con 4 discos, disco de extras, libro y 3 CDs con la banda sonora (Selecta Vision)
Próximamente, más noticias en Joróbate Flanders.

miércoles, 23 de enero de 2019

Videojuegos de Los Simpson (1)

No, no es esto. Pero no pierdo la esperanza


Con 30 años de emisión y éxito ininterrumpidos, era inevitable que Los Simpson se convirtiesen también en una franquicia de mucha presencia en el mundo de los videojuegos. Algunos son buenos, otros...no tanto. En cualquier caso, hoy en Joróbate Flanders analizaremos alguno de ellos:


The Simpsons (1991)







También conocido como "Simpsons arcade", ya que era una recreativa de 4 mandos. El argumento, ya fuese porque el juego se empezó a programar durante la T1 (la intro le delata) y los personajes no estaban muy definidos, o porque quizá ni conocían la serie en Japón, resulta algo extraño: Montgomery Burns organiza un atraco a una joyería (algo que evidentemente necesita el hombre más rico de Springfield) y un diamante cae en la boca de Maggie Simpson que lo usa como chupete, por lo que es secuestrada por Waylon Smithers. 

Una vez explicado esto, el juego resulta un típico y divertido beat´em up de Konami (como, por ejemplo, TMMT, o posteriormente sus secuelas y X-Men) donde cada jugador maneja a los otros 4 miembros de la familia de Evergreen Terrace, cada uno con características únicas que se pueden combinar entre sí, y simpáticos guiños tanto a esta infravalorada primera etapa de la serie como a la otra gran obra de Matt Groening, Life in hell. Por último, destacar que no tuvo adaptación a consola (más allá de un remake ya en la era moderna para PS3 y Xbox 360) pero sí en ordenadores de la época como Commodore 64.


The Simpsons: Bart VS The Space Mutants (1991)






Plataformas programado por las extintas Imagineering y Arc Developments, y distribuido por Acclaim, originalmente exclusivo de NES y posteriormente adaptado a Master System y Mega Drive donde unos extraterrestres pretenden dominar la Tierra fabricando un arma que necesita elementos de lo más variopinto y raro: objetos morados, sombreros...por lo que manejas a Bart intentando evitarlo usando sprays de pintura, cerezas explosivas...así como unas gafas 3D que permiten distinguir a los mutantes que ya están infiltrados con forma humana, que son los únicos que puedes matar, mientras que los otros debes esquivarlos.

Una premisa a priori divertida que adolece de unos controles demasiado toscos y confusos, donde el botón A (en el caso de NES) es el mismo para saltar y correr, y debes pulsarlo a la vez con el B para hacer un salto más fuerte. Además, no hay continuaciones. y de nuevo, como en Top Gun, suplieron la falta de creatividad con solo 5 niveles de gran dificultad. Aún con todo, no puedo evitar tenerle cariño ya que fue de mis primeros videojuegos en la versión MS cuando ni siquiera conocía aquellos dibujos para adultos que se emitían a horas intempestivas en TVE2


The Simpsons: Bart VS the world (1991)






Aunque es de las mismas desarrolladoras y también para NES (las versiones de MS y Game Gear tardarían 2 años en ver la luz) no se si llamar a esto "secuela" puesto que salieron prácticamente a la vez. Esta vez el villano vuelve a ser Monty Burns, que decide aprovechar las vacaciones de la familia que Bart ganó en un concurso de dibujo de Krusty el payaso para matar a Homer por todos los problemas que le ha causado con la ayuda de parientes que tiene en todo el mundo. 

Aunque sigue sin ser un buen juego (los controles son todavía más complicados que en el anterior juego) resulta algo más creativo que el primero, siendo un plataformas más tradicional donde, además de las una vez más escasas 4 fases de que consta (China, el Polo Norte, Egipto y Hollywood), se incluye la búsqueda de souvenirs de Krusty para desbloquear el verdadero final, y minijuegos intermedios como puzzles, juegos de cartas similares a los de Super Mario Bros 3, o un trivial de las 2 primeras temporadas. 

Hasta aquí, la irregular era 8 bits. ¿Estaría la generación 16 a la altura de esta gran serie? Lo veremos en el próximo capítulo.

Las grandes transformaciones de los videojuegos

El de los videojuegos es un mundo muy complejo. Los desarrollos se van alargando, y, por uno u otro motivo, hay títulos que terminan por no ...