miércoles, 20 de marzo de 2019

Fox-Disney: las grandes incógnitas (SPOILERS)





Por fin se acabó el eterno culebrón. Tras más de un año de idas y venidas (la contraoferta por parte de Comcast, ciertas trabas en Brasil o México...) Disney finalmente ha absorbido por más de 70.000 millones de dólares 21st Century Fox, la división de entretenimiento del imperio mediático de Rupert Murdoch, lo que genera todo tipo de rumores sobre su futuro. 

Por supuesto, en Joróbate Flanders no tenemos la respuesta para ello, así que este artículo debe verse simplemente como meras especulaciones de lo que podría y me gustaría ver. Aclarado esto, comencemos:










Por supuesto, el tema estrella (y que posiblemente haya desencadenado esta absorción ante el inminente final de la fase 3) son las franquicias Marvel que aún retenía Fox, X-Men y Los 4 fantásticos. La primera, que fue el gran éxito que marcó el inicio de la burbuja de los superhéroes, ha ido estancándose entre cambios de director, pseudoreinicios para aclarar la confusa cronología que solo complicaban aún más las cosas y eternos retrasos, mientras que de los vaivenes en torno a la familia pionera de la Marvel moderna ya hablamos en el artículo anterior. La pregunta quizá no sea tanto como integrarán estos personajes en el UMC como ¿y sí ya lo han estado haciendo sutilmente?








Pensemos en Guardianes de la galaxia. En la Estación Sapiencial, El Coleccionista (Benicio del Toro) explica a los protagonistas la inquietante historia de las gemas del infinito. Durante su proyección, vemos como la gema del poder que Peter Quill (Chris Pratt) había robado era capaz de arrasar un planeta, y en este vemos por unos instantes lo que parece un rostro de forma humana. ¿Estábamos asistiendo al nacimiento de Galactus? La amenaza de un ser que literalmente se alimenta de planetas bien podría ser el nexo común de la saga que sustituya a Thanos (Josh Brolin) tras Endgame. También pudiera ser que el misterioso comprador de la Torre Stark en Spiderman Homecoming sea Reed Richards para convertirla en el emblemático Edificio Baxter.







En cuanto a la franquicia mutante, hoy en día su gran referencia en las salas de cine es Deadpool (Ryan Reynolds) . Como ya pasara en su día con Lucasfilm o la propia Marvel, había muchas especulaciones de que un personaje +18 no tenía cabida en Disney. Esta vez la repentina cancelación antes de empezar de una serie animada en FXX parecía dar la razón a los eternos agoreros, pero Disney confirmó que seguirán usando en determinadas ocasiones el sello Fox. Dicho esto, no sería para nada descartable que, al contrario que pasará con toda seguridad con X-Men, no haya un reinicio del personaje, y pueda seguir siendo interpretado por Ryan Reynolds.

Los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick se han alejado deliberadamente del canon de la saga principal hasta el punto de meter más de un chiste sobre los errores de continuidad (como la extraña primera encarnación del personaje ya interpretada por Reynolds en X-Men Origins) y por el contrario han introducido pequeños guiños al UMC, como la batalla final en la primera película en un helitransporte de SHIELD abandonado, o una escena eliminada que podemos ver en la edición en blu ray donde Wade Wilson aparentemente ha acabado de cumplir condena en "La balsa".







Pero Fox es mucho más que Disney. Y aquí surge la otra gran pregunta, ¿cual es el futuro de Los Simpson? Más allá de debates repetitivos sobre la calidad de los episodios, es innegable que esta es una marca que se ha hecho mucho más grande que su compañía (hasta el punto que inicialmente se rumoreó que no formarían parte de la compra) , y no parece probable que la factoría del ratón Mickey vaya a renunciar a la gallina de los huevos de oro. Por lo pronto, ya hay firmada una renovación por otras 2 temporadas más llegando a la cifra record de 32. 

No sabemos si la serie seguirá o no tras esto, pero no me cabe duda que seguiríamos viendo durante mucho tiempo a la familia de Springfield, ya sea en forma de nuevas películas, episodios más esporádicos en la futura plataforma Disney+ o especiales crossover como los que Phineas y Ferb han protagonizado con Marvel o Star Wars. Quien sabe si incluso cameos en futuras ediciones del videojuego Kingdom Hearts.







Y sí, ahora toca hablar de SW. "¡Pero si ya era suyo!" diréis...sí y no. En su día, George Lucas tuvo problemas de todo tipo para poder rodar su primera película (que aún no era "la cuarta" y simplemente se llamaba Star Wars, sin el "una nueva esperanza", que se añadió en preestrenos posteriores) . Tras el rechazo inicial de Universal a producirla, finalmente lo hizo Fox, renunciando el cineasta a su sueldo de director a cambio del 40% de la taquilla y los derechos de merchandising, algo hasta entonces infravalorado. 

Lo que parecía un negocio ventajoso para la compañía fue un gran error, ya que el enorme éxito de la película permitió ganar a Lucas una gran fortuna, por lo que las siguientes 5 películas serían producidas por él mismo y distribuidas por Fox. De esta forma, suyos han sido hasta la fecha los derechos de esas 5 películas (lo que expiraría en 2020) y de Una nueva esperanza a perpetuidad. En el contexto del estreno a finales de este año del esperado Episodio IX, quizá por fin veamos cumplido un viejo sueño. El de tener una edición remasterizada del montaje original de la primera trilogía sin los absurdos cambios  que Lucas fue introduciendo desde 1997.



Bueno, vale, la música nueva del EpVI sí estaba bien




Muchas preguntas sin respuesta. El tiempo dirá. Pero aquí estaremos en Joróbate Flanders para analizarlo.

domingo, 17 de marzo de 2019

Tu cara me suena...el pasado de los superhéroes (SPOILERS)

¿Cuantas veces habremos visto una película y hemos dicho "he visto antes a este tío"? Hoy en Joróbate Flanders analizamos esto de una manera muy particular: actores que ya salieron en otras películas de superhéroes antes de interpretar a los personajes que le hicieron populares.

Johnny Storm (Chris Evans/Michael B. Jordan)


Endeve como me ha puesto, la mierda la Sole...que te meto con el mechero


Si hay una franquicia maldita en el mundo del comic, esta es la de los 4 fantásticos. En los 90 se rodó deprisa y corriendo una película tan desastrosa que ni pudo estrenarse oficialmente, supuestamente con el único objetivo de retener los derechos, hecho que llegó a ser satirizado en la incomprendida cuarta temporada de Arrested development.

 Una década después, Fox, tras el éxito de la saga X-Men, intentó ya antes de Disney y Marvel Studios crear su propio universo, con títulos como Daredevil, su spin off Elektra.... y una pieza clave en esto era la serie que marcó el inicio de la Marvel que todos conocemos, bajo la dirección de Tim Story, guión de Michael France y Mark Frost (sí, el de Twin Peaks) y producida entre otros por el desaparecido Bernd Eichinger (que curiosamente ya había estado detrás de la fallida película de 1994) que, aunque funcionó relativamente bien en taquilla, no gustó a crítica ni público, por lo que la secuela (que presentaba a Silver Surfer) bajó considerablemente, terminando de sepultar este "universo Fox". Si por algo se recuerda hoy estas 2 películas es por dar a conocer a un joven Chris Evans, mucho antes de ser Steve Rogers, en el papel de Johnny Storm, la "antorcha humana".



"¡Di otra vez ´Wakanda por siempre´! ¡Dilo!"




Pasaron otros 8 años, y ahora Fox se veía en la misma tesitura que Constantin Film en 1994, con un UMC cada vez más consolidado. En esta ocasión, Simon Kinberg y Josh Trank (quien irónicamente había hecho un cameo como un abogado de Marvel en el mencionado episodio de Arrested development) desarrollaron un arriesgado reboot en que los poderes adquiridos tras el accidente espacial se tratan no como un don sino como una enfermedad, así como controvertidos cambios en el planteamiento de esta familia: Susan Storm "la mujer increíble" (Kate Mara) y Johnny pasaban a ser hermanastros, por lo que este sería interpretado por un actor afroamericano, Michael B. Jordan.

Un rodaje problemático con tensiones creativas entre Trank y Fox y varios "reshoots" que mueven la película a medio camino entre unos 2 primeros actos de drama de ciencia ficción y un tercero donde pasa a ser un film de superhéroes más convencional marcó el que fue uno de los grandes fiascos de taquilla del 2015. 3 años después, Jordan se convertiría en uno de los más aclamados villanos que ha tenido Marvel, el wakandiano Erik Killmonger de Black Panther.


Linterna verde (Ryan Reynolds)





Si (salvo quizá Hulk) las películas de Marvel se cuentan por éxitos, la carrera de la Distinguida Competencia ha venido siendo más irregular, dando una de cal y otra de arena. Uno de sus más grandes fracasos fue Linterna verde, proyecto que venía rondando desde finales de los 90. Con un guión algo extraño y un uso excesivo del CGI (el mismo traje del protagonista interpretado por Ryan Reynolds lo era) solo recaudó 200 millones de dólares, con un presupuesto de 210. Esto supuso la inmediata cancelación de las secuelas, pese al final abierto, que incluía una escena postcréditos que desarrollaba el origen de su nemesis Sinestro.

El propio Reynolds renegaría tiempo después de esta película, y hoy en día en la saga Deadpool no son pocas las bromas en torno a todo esto, desde un cromo de Hal Jordan en los créditos iniciales a una peculiar escena postcréditos en la secuela donde Wade Wilson dispara a Ryan antes de que pueda aceptar trabajar en esa película, pasando por la petición del antihéroe al someterse al experimento que le hace inmortal de que "el traje no sea verde, ni animado". Chistes que Warner no siempre ha aceptado de buen grado.



Jodi Melville (Amy Adams)





Algo muy criticado en las temporadas iniciales de Smallville que fue desapareciendo (aunque no del todo) era lo lenta que resultaba a veces la trama principal, centrándose mucho en personajes episódicos, los conocidos como "monstruos de la semana", que en este caso eran generalmente humanos en apariencia normales a los que la kryptonita les provocaba mutaciones con unos poderes que no siempre eran capaces de controlar.

Uno de estos personajes fue Jodi Melville, una adolescente acomplejada por su peso que empieza a tomar unos batidos dietéticos sin saber que tienen kryptonita (o, como los llamaban aquí los no familiarizados con la historia del desaparecido planeta Krypton, "los restos del meteorito") . Aunque adelgaza en tiempo record, esto le causa la necesidad de comer compulsivamente absorbiendo la grasa de los elementos, convirtiéndose casi en una especie de vampiro.

Este fue uno de los primeros trabajos de Amy Adams, quien hoy interpreta precisamente a un emblemático personaje de la franquicia Superman en el Universo Cinematográfico de DC, el de la periodista del Daily Planet Lois Lane.


Shannon Bell (Cobie Smulders)





Como ya dijimos en un artículo anterior, el actor preferido de buena parte del fandom de Smallville era Michael Rosenbaum, que interpretaba a un Lex Luthor que intentaba huir del oscuro pasado de su apellido pasando de ser amigo de Clark Kent (Tom Welling) a su mayor enemigo. 

Uno de los factores que influyeron en su progresiva caída en el lado oscuro desde finales de la cuarta temporada fue su problemática vida amorosa, que incluyó 3 efímeros matrimonios (2 de ellos en una misma temporada) . Una de estas chicas era la abogada Shannon Bell, ligue de una noche al que regaló unos lujosos pendientes como despedida como ya había hecho otras veces. Despechada, y habiendo perdido a su prometido, asesina a otra de las amantes de Lex para intentar inculparle, y luego le secuestra a él mismo en su mansión, siendo salvado por Clark Kent.

Tras este breve papel (y hacerse popular como Robin en la sitcom Como conocí a vuestra madre) Cobie Smulders pasaría a Marvel, convirtiéndose en la agente Maria Hill en la trilogía Vengadores, Agentes de SHIELD y El soldado de invierno.

Como siempre, podéis sugerir otros personajes en los comentarios.

viernes, 15 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Doctor Strange (SPOILERS)





Durante mucho tiempo, el cine de superhéroes, ya fuese más espectacular o...menos, siempre se había movido estrictamente dentro de un género: el de la ciencia ficción. Incluso lo de Thor (Chris Hemsworth) al final no dejaba de ser tecnología avanzada con un envoltorio medieval.

Pero Marvel, acostumbrada ya a triunfar en escenarios tan improbables como convertir en héroes de acción a un actor de Parks and recreation y una ardilla CGI, y con los contratos de las grandes estrellas a punto de expirar, quería seguir innovando: tras años de cambios polémicos tanto dentro como fuera del estudio como el de Juggernaut en X-Men 3 o el Mandarín en Iron Man 3 (y,  ¿soy el único que recuerda lo que le hicieron a Mr.Mxyzptlk en Smallville?) por primera vez una película de superhéroes se introducía en el territorio de la magia.






La historia arranca en Katmandú, Nepal, en el misterioso templo de Kamar-Taj. Kaecilius (interpretado por Mads Mikkelsen) un malvado hechicero que una vez perteneció al mismo, roba junto a sus seguidores unas páginas del "libro de Cagliostro". Aunque "La Anciana" (Tilda Swinton) intenta detenerle, es demasiado tarde.

Tras eso pasamos a Nueva York (como no...) donde el arrogante neurocirujano Stephen Strange (Benedict Cumberbatch, el popular Sherlock Holmes contemporáneo de BBC) logra salvar milagrosamente a un paciente al que sus compañeros (entre los que se encuentra su ex-novia Christine Palmer, interpretada por Rachel McAdams) daban por muerto. 

Tras esto parte a dar una conferencia, sufriendo un grave accidente de coche por una distracción, lo que daña irremediablemente sus manos, sometiéndose a todo tipo de operaciones inútiles que le hacen dilapidar su gran fortuna. Durante la rehabilitación oye la historia de Jonathan Pangborn (Benjamin Bratt) un parapléjico que encontró repentinamente la forma de volver a andar, lo que le lleva a Katmandú.








Aunque en principio la "hechicera suprema" se niega a adiestrarle (ya que su actitud le recuerda demasiado a Kaecilius) finalmente es convencida por su mejor discípulo, Mordo (Chiwetel Ejiofor) que ve grandes aptitudes en él. Tras unos difíciles comienzos, la dura prueba de abrir un portal dimensional en medio del Everest por fin le permite aprender poco a poco la misión que llevan a cabo los hechiceros, que es la de proteger los 3 templos conectados con Kamar-Taj que separan el universo de la "dimensión oscura" gobernada por Dormmamu (también interpretado mediante captura de movimientos por Cumberbatch) . Aunque Pangborn había sido un buen alumno, finalmente había rehusado la misión, usando la magia para poder caminar y hacer una vida normal.

Su rápido aprendizaje y curiosidad llevan a Strange a coger sin permiso una de las reliquias de Kamar-Taj, el ojo de Agamotto, que contiene en su anterior la quinta Gema del infinito, la del tiempo. De esta forma recompone las páginas robadas por Kaecillius, lo que le hace comprender que su plan es el de atraer a Dormammu para conseguir la vida eterna. 

Para entonces, ya ha destruido uno de los templos (Londres) y se dirige al de NY. Empieza una desigual lucha entre Stephen y el grupo de Kaecillius, sin más ayuda que una extraña capa. Aunque consigue matar a uno de los secuaces y enviar a otro a un portal que conecta con un desierto, Strange es apuñalado por Kaecillius, siendo salvado por la dra.Palmer, a la que guía a través de su forma astral.




Por otra parte, Kaecillius logra sembrar la discordia al haber desvelado el turbio secreto de la Anciana en torno a su inusitada longevidad: ella misma extraía energía de la dimensión oscura, magia que prohibía al resto, lo que decepciona profundamente a Mordo, el más respetuoso a las normas, motivo por el que había reprendido duramente a Strange por experimentar con el ojo de Agamotto, lo que podía poner en peligro el contínuo espacio tiempo. Esto resulta interesante, ya que mueve al personaje en una zona gris similar a la que por ejemplo tenía en los comics el profesor Charles Xavier.

Sin tiempo para discutir, el templo de NY vuelve a ser atacado. Esta vez no consiguen evitar su destrucción, y además la Anciana muere durante la pelea en la "dimensión espejo", plano paralelo donde desarrollar la magia al margen del resto de la humanidad.

Ahora solo queda un templo en Hong Kong, protegido por el biblotecario Wong (Benedict Wong) . Cuando llegan Strange y Mordo para unirse a la batalla, es demasiado tarde, y Dormammu se acerca a la Tierra. El Doctor Strange intenta de nuevo revertir los daños con la gema del tiempo, y aunque consigue así salvar a Wong, el poder creciente de Kaecilius es imposible de contener. Es entonces cuando traza una astuta argucia: viajar a la dimensión oscura y usar consigo mismo la gema del tiempo. Allí una y otra vez es asesinado por Dormammu en un infinito bucle temporal, otra de las consecuencias de las que antes le había advertido Mordo.







Al final a Dormammu no le queda más remedio que abandonar la Tierra y llevarse a Kaecillius y sus hombres con él. Pero esto solo crea aún más desencanto en Mordo, que abandona Kamar-Taj para siempre, mientras que Strange decide renunciar provisionalmente al Ojo de Agamotto hasta tener un mayor aprendizaje de su poder, y convertirse en el nuevo protector del reconstruido templo de Bleecker Street en Nueva York. Allí recibe (ya en una escena poscréditos) la visita de Thor, quien le pide ayuda para buscar al desaparecido Odín (Anthony Hopkins), cuyo trono fue suplantado por su hermanastro Loki (Tom Hiddleston) . La mayor amenaza para Asgard estaba cerca...

Por su parte, en la segunda escena, Mordo se reencuentra con su antiguo discípulo Pangborn, al que roba su magia porque "hay demasiados hechiceros", convirtiéndose así en el clásico villano de los comics.





Aunque, inevitablemente, tiene sus bajones de ritmo al ser una película de orígenes (y, en el fondo, no deja de ser otra revisión de Iron Man, como ya pasaba con Ant-Man), y el villano resulta poco carismático, Doctor Strange resulta otra buena película por su gran atractivo visual (que le valió una nominación al Oscar a los efectos especiales) y el complejo debate moral interno que Strange y Mordo afrontan de maneras tan diferentes, lejos del sambenito de "es solo chistes" que ya hemos comentado alguna vez. Y tras 2 películas sin noticias sobre el tema, por fin sabíamos más acerca de las gemas del infinito, de las cuales ya solo quedaba una por conocer. La guerra final estaba un poco más cerca.

Próximamente, Guardianes de la galaxia 2.

domingo, 10 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Capitán América: Civil War (SPOILERS)





En el anterior capítulo, vimos como La era de Ultron había sido un punto y aparte en la trayectoria del Universo Cinematográfico Marvel. Parecía que aquella escena final en la nueva base del norte de NY era la despedida del personaje de Tony Stark, Iron Man. No en vano, Robert Downey Jr ya había terminado contrato. Pero ya meses antes (octubre de 2014) habíamos conocido una sorprendente noticia: sería el co-protagonista junto a Chris Evans de la tercera parte del Capitán América. Y eso solo podía significar una cosa.





Desde su publicación durante 2006-07, el polémico crossover de Mark Millar y Steve McNiven se había convertido en un clásico de las peticiones de futuros films por parte de un sector del fandom. Yo en cambio estaba entre los excépticos. No entendía como podía encajar una historia donde Stark y Steve Rogers se dividían por revelar o no las identidades secretas de los superhéroes en un universo, el 19.999, donde, primero la batalla de Nueva York, y luego las filtraciones de Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) habían dejado expuestos a estos personajes, y a SHIELD en su totalidad, de la que Tony acababa siendo elegido director en el último número. Pero sobre todo, faltaba un personaje clave.

Spiderman empezaba siendo, para sorpresa general, parte del bando de Iron Man en el comic, revelando públicamente su identidad, para después desencantarse de su forma de actuar (luego hablaremos de esto) y unirse al Capi. En 2014 (y lo sigue siendo en la actualidad) sus derechos cinematográficos eran propiedad de Sony.




Tras la mala recepción de la última entrega de la trilogía dirigida por Sam Raimi, fue producido en su lugar un reboot cuya secuela se estrenó ese año, con un buen resultado en taquilla aunque lejos de sus ambiciosas expectativas. Su idea era la de crear su propio universo en torno al trepamuros, empezando por un spin off protagonizado por Los seis siniestros.

Los acontecimientos se precipitaron cuando en noviembre de 2014 un hackeo reveló unas negociaciones fallidas entre Disney y Sony para que Peter Parker estuviera en Civil War.  ¿Esto aceleró las cosas? Nunca lo sabremos, pero lo cierto es que en febrero se anunció no solo que sí estaría, sino que sería una tercera concepción del personaje, puesto que TAS quedaba cancelada en favor de un nuevo reinicio co-producido por Disney y Columbia para 2017.







La película arranca en 1991 en Siberia. Bucky Barnes (Sebastian Stan) , el Soldado de invierno, es enviado por HYDRA a robar varias muestras del suero de supersoldado que le crearon tanto a él como a su viejo amigo el Capitán América, siendo asesinados los miembros de SHIELD que viajaban en el coche. Aquí ya descubrimos un dato que será clave: sus actos son controlados por un misterioso código formado por 8 palabras.

Tras esto, pasamos a la actualidad, a Lagos (Nigeria) donde se esconde una peligrosa arma biológica que pretende robar Brock Runlow (Frank Grillo) que, tras sobrevivir milagrosamente a la batalla de Washington, lleva su propia armadura y quiere vengarse a toda costa del Capi, que viaja allí junto a su nuevo equipo de Vengadores formado por la Viuda Negra, Sam Wilson "Falcon" (Anthony Mackie) y Wanda Maximoff "Bruja Escarlata" (Elizabeth Olsen) . 

Aunque logran detener a Runlow, este decide inmolarse, y aunque Wanda intenta apartarle con sus poderes telekinéticos, no logra controlarlo y finalmente se estrella contra un edificio, lo que causa la muerte de varios cooperantes del ficticio Wakanda, cuyo rey (John Kani) exige medidas legales. 

Los vengadores se ven más cuestionados que nunca en sus acciones, y Tony Stark, tras una conferencia de su fundación, es increpado por la madre de un joven que murió en Sokovia un año antes. Este personaje es interpretado por Alfre Woodard, que curiosamente sería más conocida por otro papel dentro de Marvel, el de la corrupta política Mariah Dillard en la serie de Netflix Luke Cage. Anécdotas aparte, decir que esta parte se parece mucho al inicio del comic, donde Stark se enfrenta a una situación similar después de que la explosión del supervillano Nitro arrasara un colegio.






Tony y los demás Vengadores se reunen junto al secretario de estado de EEUU, que resulta ser nada menos que el General Thunderbolt Ross (William Hurt) quien reaparece en el UMC 8 años después de El increíble Hulk. Este les insta a firmar los "Acuerdos de Sokovia", que les pondrá a las órdenes de la ONU. Y esto supone la explosión definitiva en el enfrentamiento interno que tanto Stark como Rogers han ido teniendo desde la primera Vengadores.

Tony aún se siente culpable por sus decisiones en el pasado (como la creación de Ultron) y decide firmar, uniéndose a él su amigo James Rhodes "Máquina de guerra" (Don Cheadle) el androide Visión (Paul Bettany) y Natasha Romanoff, que aparca así sus viejas tensiones con Stark. En cambio, sucesos como la infiltración de HYDRA en SHIELD han minado la confianza en el sistema de Rogers. Wilson y él se niegan a firmar y abandonan el equipo, mientras que Wanda, aún afectada por lo ocurrido, queda confinada en el complejo de NY.


- Hola, vengo a que Hulk siga siendo canon pese al cambio de actor
- Y para los acuerdos de Sokovia, ¿no?
- Eh...sí, también, por qué no




Durante la reunión de la ONU en Viena donde se aprobará este acuerdo, ocurre otra gran explosión que mata al rey de Wakanda. El principal sospechoso es Bucky Barnes, que está escondido en Rumanía ajeno a todo lo sucedido. Con la ayuda de Sharon Carter (Emily VanCamp) la sobrina de la fallecida Peggy Carter (Hayley Atwell) , Rogers y Wilson le encuentran antes que las autoridades, formándose una persecución por las calles de Bucarest donde también interviene el príncipe wakandiano T´Challa (Chadwick Boseman), quien resulta ser también un superhéroe  que quiere tomarse la justicia por su mano. Finalmente todos son arrestados por el Coronel Rhodes, siéndoles confiscadas sus armas y llevados a unas instalaciones en Berlín.

En realidad el verdadero autor del atentado es Helmut Zemo (Daniel Brühl) un militar sokoviano que odia por igual a SHIELD e HYDRA tras la muerte de su familia durante la batalla contra Ultron. Después de que un miembro de esta última se niegue a revelarle los detalles de los hechos ocurridos en 1991, roba la agenda donde figura el código, y se hace pasar por el psiquiatra que debe evaluar el estado mental de Bucky.

Tras una nueva discusión entre Tony y Steve, este parece dudar por primera vez de firmar los acuerdos, pero finalmente se echa atrás al descubrir la situación en que se encuentra Wanda. Tras eso, Zemo provoca un apagón y a continuación "activa" al soldado de invierno. Esta vez consigue escapar junto a Rogers y Sam, pasando ellos también a la clandestinidad. 

Ya escondidos, Barnes (que ya recuerda al Capitán, o quizá siempre lo hizo) explica que el objetivo de Zemo es encontrar a otros 5 soldados que fueron creados con el suero robado, lo que podría tener consecuencias catastróficas para el mundo. Como no confían en Stark, deciden crear su propio equipo para partir a Siberia, reclutando al retirado "Ojo de halcón" Clint Barton (Jeremy Renner), quien ayuda a huir a Wanda, y Scott Lang "Ant-Man" (Paul Rudd) quien había conseguido derrotar a Falcon en una misión intentando robar tecnología de la base.







Esto supone un importante cambio con respecto al comic, donde Hank Pym (Michael Douglas), el mentor de Lang y el Ant-Man original, era uno de los principales defensores junto a Iron Man y Reed Richards "Mr.Fantástico" del bando gubernamental. Aunque en un principio la película iba a ser igual, finalmente los Hermanos Russo lo modificaron, posiblemente debido al profundo rencor que aquí siente Pym por la familia Stark después de que Howard (John Slattery) pretendiera apropiarse de su tecnología para encoger la materia.

Stark pide y obtiene autorización de Ross para intentar detener a Rogers junto a Visión, la Viuda Negra, Máquina de Guerra y Black Panther. Pero a su vez añade a un nuevo refuerzo. Y es aquí donde entra en acción el nuevo Peter Parker, aquí interpretado por el joven Tom Holland en lo que supone una vuelta a los orígenes adolescentes del personaje, con un nuevo traje que, aunque tuvo no pocas comparaciones con Deadpool, sobre todo evoca el diseño primigenio de Steve Ditko en los 60. Por otra parte, aquí no tenemos por enésima vez la historia de Tío Ben, pero está implícita en la conversación entre Tony y Peter, lo cual resulta otra interesante novedad.


"Se va a ver...se va a ver en un follón que no sabe ni donde se ha metido"


Lo que más temían Visión y Natasha finalmente ocurre: una gran batalla campal entre estos 2 grupos de Vengadores en un aeropuerto de Alemania. Y una vez más he recalcar lo antes dicho sobre las motivaciones de cada uno, que es lo que, al menos a mi, hace que esta película me guste más que el comic: mientras que el Stark del comic es una persona sin ningún tipo de escrúpulos capaz de aliarse con crueles villanos como el Escorpión para lograr sus objetivos, aquí tanto él como Steve siguen siendo los mismos, y esto es lo que hace chocar dramáticamente a los que una vez fueron grandes amigos. 

Tras conseguir Lang por primera vez hacerse gigante, Rogers y Barnes consiguen huir (finalmente con la ayuda de Romanoff) , mientras que sus compañeros son detenidos y encerrados en "La Balsa" un submarino-prisión, y Rhodes es accidentalmente atacado por Visión mientras perseguía a Falcon, quedando gravemente herido. Esto, de nuevo, es una conexión con el comic, donde en una batalla similar, moría el doctor Bill Foster, Goliat.

Tony viaja a visitar a sus antiguos compañeros, y es entonces cuando FRIDAY (la inteligencia artificial que sustituye a JARVIS, doblada por Kerry Condon) descubre la verdad sobre Zemo. Wilson le revela el plan de Rogers, y decide ayudarle a escondidas de Ross. Pero una vez que todos están en Siberia, descubren que los 5 "soldados de invierno" han sido asesinados por el militar, que les revela la verdadera naturaleza de su plan: 





Consciente de que enfrentarse directamente con Los Vengadores era imposible, debía destruirles desde dentro. Para esto, revela que a quien mató Bucky un cuarto de siglo antes fue a Howard Stark. Algo que Rogers sabía pero que no quiso decirle a Tony. De esta forma, un personaje sin más "poder" que una privilegiada inteligencia, se convierte en el peor de los enemigos que hayan podido encontrar. Quizá el personaje más interesante de todo el UMC. 

Tras una nueva y aún más dura batalla, el Capitán renuncia a su escudo y huye, mientras que Zemo es detenido por Black Panther, que había seguido a Stark. Pero el daño ya está hecho, y un tiempo después, a través de un mensajero, Rogers le manda una carta de disculpa explicándole sus motivaciones, junto con un teléfono móvil con el que contactar con él si le necesita. Aunque Tony sigue sin perdonarle, decide hacer la vista gorda ante la fuga de Wanda, Wilson y Barton, escondiéndose a continuación Steve en Wakanda, donde Bucky vuelve a ser congelado a la espera de una cura para el control mental.

Civil War es mi película preferida hasta ahora del UMC. Frente a la historia de "buenos y malos" del comic, tenemos una compleja historia donde ambos tienen su parte de razón y se equivocan por igual, lo que supone una historia más compleja de lo normal que además establecería a varios personajes de cara al futuro. Su enorme éxito de crítica y público permitió a los Hermanos Russo dirigir la esperada tercera parte de Los Vengadores en sustitución de Joss Whedon.

Próximamente en Joróbate Flanders, Doctor Strange. Dedicado a la memoria de Stan Lee y Steve Ditko.

jueves, 7 de marzo de 2019

El comprador de Springfield: ¿El fin del formato físico?




Durante muchos años, la gente posiblemente ni se planteaba el coleccionismo de cine. Las películas se veían, luego llegaban otras, las reponían y re-reponían en la tele...muy pocos podían permitirse tener un proyector.

Todo cambió a finales de los 70 cuando llegaron a las tiendas de electrodomésticos el VHS, el 2000, y el Betamax. Debates aparte sobre la calidad de cada uno (yo, como millenial, solo llegué a conocer el primero), aquello fue todo un acontecimiento. La gente ya podía grabar su programa favorito, esa película que quería ver (en un tiempo donde era bastante frecuente ver clásicos en prime time) el partido de fútbol que le pillaba a la misma hora que algún compromiso familiar...¿el problema? Las cintas eran caras.





Toda España se llenó de videoclubs, donde poder alquilar los mejores estrenos, otras no tan buenas, o ejem, cine para adultos. Como suele pasar, estos pequeños locales de barrio acabaron cayendo ante la multinacional Blockbuster, que contaba con numerosas copias de cada película (¿quien de cierta edad no recuerda la eterna frustración al ver que esa peli de Schwarzenegger que querías ver siempre estaba alquilada?) , así como la ventaja de unas máquinas con forma de cajero automático para que los rezagados pudieran devolverla aunque estuviese cerrado y ahorrarte la abultada multa, aunque hubo quien ni por esas, y así nació Netflix. Pero no adelantemos acontecimientos.




El VHS tenía inevitables defectos, como su deterioro progresivo en cada visionado. Ya desde los 70 existió el Laserdisc, pero nunca terminó de hacerse un hueco en el mercado, siendo en España, como recordaba Viruete, una excusa para venderte enciclopedias. En 1995 se fundó Forum DVD, y 2 años después salía (al menos en EEUU) la primera película en este formato: Twister.






El DVD fue una revolución. Además de una calidad de imagen y sonido muy superiores al del VHS, podías cambiar idiomas, poner subtítulos, elegir escenas...y sobre todo, se acababa el tener que esperar a que los echaran en televisión o los regalaran con alguna revista, por fin tenías en la misma edición el making of, entre otros extras. En 1999, Sony dió un impulso decisivo al cambio al anunciar que su esperadísima Playstation 2 funcionaría con dicho formato y además serviría para reproducir películas.

Pero esto, paradójicamente, fue el principio del fin de los videoclubs, ya que la piratería que ya había asolado el mercado de los videojuegos durante los años de la PS se extendería al cine. Por un precio menor al del alquiler, la gente podía ver películas que ni habían salido, sin importarles que tuviesen una calidad infame por estar grabadas desde el mismo cine, además de las incipientes descargas de un internet cada vez más extendido.

2005. Microsoft, tras vivir Xbox su mejor año gracias a títulos como Halo 2, hace bueno aquello de "una retirada a tiempo es una victoria" y anuncia por sorpresa para finales de año el salto de generación con Xbox 360, la primera consola en alta definición. En ese momento, algunas compañías se habían escindido de DVD Forum (que trabajaba en el HD DVD) para trabajar en su propio formato óptico, el Blu ray, volviendo a la situación de los 80. Y entre ellos estaba Sony.







Si el DVD más o menos estaba extendido en el momento que PS2 llegó a las tiendas, esta vez Sony lo que hizo es querer ganar la guerra antes de que empezara anunciando que su nueva máquina funcionaría con BD, mientras que 360 seguía con el DVD y estaba a punto de salir un lector externo de HD DVD. Su jugada funcionó y en 2008 se retiraba su último fabricante, Toshiba.  El precio que tuvo que pagar por esto fue que, durante varios años, por primera vez se viese superada por la competencia, debido al desorbitado precio de lanzamiento de PS3 (que no obstante era menor al de otros reproductores) , lo que posiblemente contribuyó a la despedida de Sony del histórico Ken Kutaragi.

Ahora PS4 vuelve a ser la reina, con Xbox One a remolque. Ambas con BD. Pero el formato, 11 años después de su "victoria", sigue sin terminar de arrancar y (sobre todo en España) siguen habiendo muchas películas o series que solo salen en DVD. Y recientemente, Samsung anunció que dejaría de fabricar tanto estos reproductores como los del formato que ya intenta reemplazarle, el 4K. Esto se une a su vez a fuertes rumores de una nueva revisión de la consola de Microsoft solo para descargas, al igual que en su día hiciera Sony con PSP debido al fracaso del UMD.

Posiblemente buena culpa de esto tiene la expansión de Netflix, HBO y demás plataformas de streaming. No niego que son buenas herramientas. Pero no olvidemos que, primero, dependen de que funcione la conexión a internet, y que su catálogo dista mucho de ser completo, siendo que algunos contenidos apenas duran unos pocos meses por cuestiones de derechos de autor, por no hablar de la posibilidad de que algún día cierren, como ha pasado recientemente con los servidores de Wii y NDS, lo que supuso que muchos usuarios perdiesen sus juegos.

Por supuesto, no digo que haya que dejar de usar streaming. Yo mismo estoy abonado a plataformas. Pero no olvidemos que lo que estamos pagando, a efectos prácticos, es otro alquiler. No renunciemos a lo que de verdad es nuestro.

domingo, 3 de marzo de 2019

Mario Kart, el gran premio de Nintendo (y 3)

Lo único que puede destrozar más amistades que el Monopoly: un Monopoly donde lanzar caparazones azules


No, no hablaré de juegos de mesa basados en videojuegos, al menos de momento. Toca la tercera parte de nuestro monográfico sobre la saga Mario Kart:



Mario Kart DS (Nintendo DS)





Año 2004. Una vez más se celebra una nueva edición de la feria E3 en Los Ángeles. Tras un 2003 de perfil bajo, Nintendo tiene esta fecha marcada en rojo ante 2 presentaciones clave para el resurgir de Game Cube: The legend of Zelda Twilight Princess (que volvía a tener gráficos realistas como el de aquella lejana demo del SpaceWorld 2000) y el revolucionario Resident Evil 4, que sería a la postre lo que terminaría de sepultar a la consola al confirmar Capcom poco después que también saldría en Playstation 2. Pero si hoy se recuerda este evento es por otro importante anuncio.

La conferencia de 2003 de Sony había sido más impactante que nunca al presentar el llamado UMD, un pequeño disco óptico que sería el formato de su primera consola portátil. Un año después, Playstation Portable o PSP se mostraba por fin al público con unas prestaciones que poco tenían que envidiar a la misma PS2, así como la posibilidad de ver películas y juego online. Se tambaleaba el eterno reinado de "la gran N", el único que le quedaba.

Aunque al principio aseguraban que a Game Boy Advance le quedaba mucho tiempo por delante, finalmente decidieron adelantar el salto de generación con Nintendo DS, que, sin llegar a la altura de PSP en lo técnico, tenía sus propias grandes cualidades, como una doble pantalla (siendo la inferior táctil) que permitía controlar diferentes aspectos de la partida al mismo tiempo, o mostrar un enemigo de gran tamaño ocupando las 2. Y uno de los pocos juegos que se mostraron en esta primera presentación fue, como no podía ser de otra manera, un nuevo Mario Kart.







Retomando el formato clásico tras la incomprendida experiencia de GC, esta nueva edición contaba con 13 personajes (algunos de ellos desbloqueables), con peculiares novedades como ROB (la representación física del fallido periférico de NES) o la tortuga esqueleto "Huesitos", así como Shy Guy, que era el piloto que manejaban los que jugasen en multijugador sin cartucho gracias al modo descarga, y 8 campeonatos diferentes (50, 100, 150 y espejo) , con 16 circuitos nuevos, aportando los 4 juegos anteriores 4 circuitos cada uno, además de 2 nuevos objetos, el misil "Bill Bala", que permite remontar puestos a gran velocidad, y el calamar, que mancha toda la pantalla impidiendo la visibilidad. Sin olvidar claro está los típicos modos multijugador, y el nuevo modo misiones, donde debes superar diferentes pruebas (inclusive jefes finales, como en Diddy Kong Racing) lo que amplía aún más la experiencia jugable.

En cuanto a la doble pantalla, aquí servía tanto para ver como va la carrera detrás de ti, como para mirar un mapa completo del circuito donde comprobar qué items tiene cada rival, ayudando a que sea más fácil protegerse de alguno de ellos. 

Pero lo más aclamado fue que este era el primer juego online de Nintendo tras la limitada experencia de Phantasy Star Online de SEGA en GC, que además era gratuito. Aunque hoy se vea algo limitado (las partidas tenían un máximo de 4 jugadores) era una sensación increíble cuando por primera vez te enfrentabas a gente de todo el mundo pudiendo además personalizar tu kart. 

Ni la inclusión una vez más de nuevos aspectos polémicos en la jugabilidad como el "snaking" (una especie de derrape contínuo que prácticamente garantizaba la victoria de quien lo dominase al 100%) impidieron que MK DS arrasara con más de 23 millones de copias vendidas, siendo el tercero de NDS solo por debajo de New Super Mario Bros y Nintendogs.


Mario Kart Wii (Wii)







Aunque de nuevo Nintendo ganó la más dura de las batallas de la guerra de las portátiles (segunda consola más vendida de la historia con 154 millones de copias de NDS por los más que respetables 82 de PSP) , en los sistemas de sobremesa vivía un momento delicado. Si con N64 se había visto superada por Sony, ahora también Microsoft y su Xbox le había arrebatado el segundo lugar, gracias entre otras cosas (pese a que luego quedase en nada, al menos en esa primera generación) a quitarle la exclusividad de Rare, haciéndole perder así su territorio más fiel, EEUU. En la Gran N comprendieron que ya no tenía sentido intentar competir en la batalla tecnológica, y ahora tocaba buscar un nuevo público.

Originalmente conocida como "Revolution", Wii rápidamente arrasó en ventas con juegos tan peculiares como Wii Sports (includo en la consola) Wii Play o Wii Fit. Su principal atractivo ante la poderosa competencia de PS3 y Xbox360 era el Wii Remote o Wiimote, un peculiar control con forma de mando a distancia con detección de movimientos que permitía imitar las acciones de cada juego. El mercado del videojuego se llenó rápidamente de periféricos que en su mayoría eran meros adornos de plástico: arcos, espadas, pistolas...y un volante.






Sí, el sexto título de la saga Mario Kart no podía ser menos en esta nueva moda. Dejando a un lado este detalle, este nuevo juego incluía todo tipo de innovaciones en la forma de jugar, como piruetas o caballitos, y es que, a partir de esta edición se podía elegir manejar motos en vez de coches, en carreras que pasaban de 8 a 12 participantes, repartiéndose de nuevo en 8 campeonatos, 4 nuevos y 4 "retro", y la friolera de 12 personajes desbloqueables diferentes, entre los que destacan Estela (de Super Mario Galaxy) Funky Kong, o el propio perfil del jugador, el llamado "mii", y nuevos objetos como una seta que te vuelve gigante por unos segundos, o un bloque "pow" que hace temblar el circuito.

Por su parte, el modo online subía a 12 participantes, además de la inclusión del modo batalla, y la posibilidad de descargar y competir contra records de todo el mundo en el modo contrarreloj gracias al "Canal Mario Kart". Aunque no me terminó de gustar en su día (jugar con el wiimote no terminaba de resultarme tan cómodo como pudiera parecer) sería injusto no reconocer el enorme legado que dejó.







Mario Kart 7 (3DS)





Aunque hoy esté en declive, el 3D vivió un gran auge a finales de los 2000 gracias al estreno de la película de James Cameron Avatar. La pregunta ya no era como se aplicaría esta tecnología a los videojuegos sino cuando, y una vez más Nintendo sorprendió con el lanzamiento de Nintendo 3DS, que mostraba gráficos de esa calidad sin necesidad de gafas. Aunque no ha terminado de alcanzar las estratosféricos números de su antecesora, se puede hablar de otro éxito con sus 77 millones de copias vendidas. Y a estas alturas no hace falta decir qué juego contribuyó decisivamente a ello.

Este título (que, por vez primera, llevaba un número en el nombre) siguió innovando en la jugabilidad, con tramos de los circuitos en los que había que planear (pudiendo elegir entre diferentes tipos de ala delta que influyen en el peso del coche, además del propio monoplaza o sus ruedas) o sumergirse en el agua, y algunos de ellos (como el clásico Rainbow Road) dejaban de tener 3 vueltas como tal, pasando a ser un único trazado enorme. 

Además, regresaban las monedas por primera vez desde GBA, y nuevos personajes como Metal Mario, Floruga o Lakitu, el eterno ayudante en caso de accidente, y más objetos, como la cola de mapache de Super Mario Bros 3, la flor de fuego, o el "7 de la suerte", donde podías lanzar a la vez caparazones rojos y azules, bombas, estrella, etc. Y por primera vez existía también la posibilidad, gracias al giroscopio, de pasar a modo primera persona.

Por su parte, el modo multijugador pasaba de los 4 de NDS a 8 jugadores, y con la conexión inalámbrica streetpass podías descargar records de otras consolas 3DS con las que te cruzaras paseando por la calle. Un nuevo exitazo que aún hoy goza de una gran salud casi 8 años después, cuando el 3D ha sido ya sustituido por el 4K y Nintendo ha ido dando más importancia a la revisión 2DS.







Mario Kart 8 (Wii U/Nintendo Switch)





Aunque, con 101 millones de unidades, Wii se había convertido en la inesperada ganadora de su generación, Nintendo empezaba a ganar fama de ser una compañía de juegos "casuales", por lo que necesitaban algo con que recuperar a los "hardcore gamers". Wii U se adelantó un año a sus competidores, y en principio parecía que podía llevarse el gato al agua. Pero su extraña presentación en 2011 le hundió antes de empezar. 

No fueron pocos los que pensaron que el Wii U GamePad (un enorme mando con forma de tablet que permitía en determinados juegos mostrar imágenes diferentes a las de la televisión) era un periférico de la consola anterior, y las diferentes campañas publicitarias para explicar el concepto no atrayeron a ninguno de los 2 públicos, ya fuera por desconocimiento, o por unos gráficos, que, aún siendo HD, no impresionaban tanto como los de PS3 o 360, no digamos ya los de su sucesora.

Pero, incluso en este difícil contexto, volvió a triunfar el que podríamos llamar sin temor a exagerar el Mario Kart definitivo, que contaba con todas las mejoras de 3DS más todo tipo de nuevos personajes y circuitos, algunos desbloqueables, y otros que se adquirían mediante DLC, incluyendo personajes de otras franquicias como Link o el Aldeano de Animal Crossing. Incluso se permitían hacer guiños al pasado de la saga, con 2 circuitos inspirados nada menos que en el distópico futuro de F-Zero, y un cuarto modo de dificultad, 200cc. 







Aunque el número de unidades vendidas (8 millones) no llame demasiado la atención, la cosa cambia si consideramos que el total de Wii U vendidas era de poco más de 14. Pero esto fue un arma de doble filo, ya que en Switch se fue a lo fácil con MK8 Deluxe, un remake sin más novedades que contar con todos los DLCs de serie, unos pocos personajes nuevos como los InkLink, algunos nuevos escenarios, y la vuelta de la opción de 2 objetos a la vez. Por lo que, a no ser que cambie la tradición de solo uno por consola, esta será la primera generación sin contar con un nuevo Mario Kart.

Pase lo que pase, muchas gracias a Nintendo por tantos años de diversión sobre ruedas.

viernes, 1 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. La era de Ultron (SPOILERS)

"¡Agita el puño, Hulk!"




2015. Podemos y Ciudadanos irrumpen con fuerza en la hasta entonces bipartidista vida política española, Novak Djokovic firma una temporada tenística espectacular solo comparable a los mejores tiempos de Roger Federer, y llega a los cines la película más esperada, la secuela Ocho apellidos catalanes  Vengadores: La era de Ultron. 

De nuevo repetía en la dirección Joss Whedon, en un rodaje que no fue todo lo cómodo que debiera por las diferencias creativas con Marvel, que le imponían determinadas escenas, de las que luego hablaremos, que sirviesen como una especie de trailer de la "fase 3", mientras que él quería desarrollar más a algunos personajes que no habían lucido demasiado en la anterior, en especial Clint Burton (Jeremy Renner) . Esto, unido a las duras críticas del fandom, le hicieron renunciar a la tercera parte y regresar a la Distinguida Competencia más de una década después de su frustrado proyecto de Wonder Woman. Pero, ¿realmente era tan mala, o por lo menos decepcionante como se cree?







La acción empieza ya literalmente desde la primera escena. Los Vengadores han conseguido descubrir que el cetro de Loki (Tom Hiddleston) que robó el Barón Strucker (Thomas Kretchmann) se encuentra en un castillo del ficticio país europeo de Sokovia. El equipo está más conjuntado que nunca y hasta Hulk (Mark Ruffalo) tiene un limitado control sobre sí mismo gracias a las "nanas" de Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) que parece estar enamorándose del doctor Banner, derrotando así con cierta facilidad al gran ejército de HYDRA. 

Los problemas empiezan cuando deciden contraatacar por su cuenta el gran arma secreta creada con el cetro: los gemelos Pietro (Aaron Taylor-Johnson) y Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) . Este era el primer punto polémico, que de nuevo, como en el caso de la armadura Iron Patriot, partía de conflictos de derechos de autor.

Los Maximoff, en el comic, eran mutantes de nacimiento e hijos de Eric Lensherr "Magneto", convirtiéndose en 2 destacados miembros de su "Hermandad de mutantes diabólicos", aunque en el fondo nunca estuvieron de acuerdo con sus ideas de supremacismo del "homo superior" sobre los humanos y pasaron a ser Vengadores. De esta forma, solo un año antes Bryan Singer había sacado su propia versión de "Mercurio" (aquí interpretado por Evan Peters) en Días del futuro pasado, la segunda parte de la trilogía de precuelas de X-Men, por lo que Marvel a su vez cambió su origen en el comic, descubriéndose que en realidad no tenían ningún parentesco con Magneto y que eran Inhumanos.



Siendo justos, aquí Fox ganó a Disney



Volviendo a la película que nos ocupa, Pietro y Wanda odian a Stark ya que uno de sus misiles mató a su familia, por lo que esta, con sus extraños poderes mentales, crea visiones de un supuesto futuro en que no es capaz de proteger al resto de una nueva invasión chitauri, mientras que su hermano, que tiene poderes de hipervelocidad, hiere de gravedad a "Ojo de Halcón" Burton, recuperándose solo gracias al tratamiento experimental de una nueva amiga de Tony, la doctora Helen Cho (Claudia Kim) . 

Pese a todo, Strucker es capturado y el cetro es recuperado, pero las visiones de la "Bruja Escarlata" no han hecho sino alimentar las antiguas ansiedades de Iron Man desde el agujero de gusano. Durante esta batalla en Sokovia ya había utilizado una variante de su fallido experimento de la armadura Mark 42 en forma de unos drones llamados "Legión de hierro", y decide usar el cetro antes de que Thor (Chris Hemsworth) lo devuelva a Asgard para reforzarla: por fin podrá completar su viejo proyecto de la inteligencia artificial Ultron, según sus propias palabras, "una armadura para el mundo".

Como no podía ser de otra forma (a veces parece que Stark sea el que desencadena todo, como Bulma decía de Goku) Ultron (doblado por James Spader) rápidamente toma conciencia de sí mismo, anula a JARVIS (Paul Bettany) y ataca a los Vengadores mientras celebran su victoria, escapando con el cetro. Tras esto los gemelos se unen a él (he aquí el principal problema de esta película, el mal montaje, que hace que cosas como esta queden sin explicación) partiendo a su siguiente objetivo: las reservas de vibranium (el metal del que está construido el escudo del Capitán América) en Johannesburgo del traficante de armas Ulysses Klaue, interpretado por Andy Serkis, el mítico Gollum de ESDLA.



"Mi...tesoro..."



Aunque, ya divididos por la forma de actuar de Stark que sigue defendiendo pese a todo, los Vengadores descubren el plan de Ultron, pero allí se encuentran de nuevo con Wanda, que se mete en la cabeza de los demás miembros del grupo (salvo Burton, que consigue escapar), de esta forma Thor ve un Asgard arrasado  o la Viuda Negra tiene recuerdos de su duro entrenamiento para convertirse en una asesina cuando solo era una niña.


Pero lo peor (que una vez más, no vemos como ocurre) es que Hulk pierde el control y está arrasando con toda una ciudad, por lo que, con Natasha aún fuera de combate, Tony debe usar a "Verónica", la armadura gigante que desarrolló junto al propio Bruce para situaciones de emergencia. Sin forma de derrotar a Ultron (que se multiplica por todo el mundo gracias a internet) y con la opinión pública y las autoridades ahora en contra por este incidente, al equipo no le queda más remedio que huir a una pequeña granja donde descubrimos el sorprendente secreto de Burton: tiene mujer e hijos, algo que solo sabían Romanoff... y Nick Furia (Samuel L Jackson) .



"Dices tu de mili..."



Tras una nueva discusión con Steve Rogers (Chris Evans) , Stark se reencuentra con su antiguo jefe, que intenta ayudarles en la medida de lo posible, mientras que Thor visita a su viejo amigo Eric Selvig (Stellan Skarsgard) , con quien trata de descifrar sus visiones en una misteriosa cueva, donde llega a la conclusión de que el cetro es la cuarta gema del infinito: la de la mente. Una gema que, con la ayuda de la dra.Cho (a la que Ultron mantiene bajo su control al igual que Loki hiciera con Clint y Selvig) , será la base de la forma definitiva de esta inteligencia artificial: un cuerpo casi humano al que llama "Visión". 

Este segundo acto resulta de poca acción, y eso tampoco terminó de gustar. Pero pensemos en una cosa: en su día El imperio contraataca no gustó, y ahora es la favorita para la mayoría de fans de Star Wars, entre ellos el que escribe esto. Y son films de desarrollo muy parecido, siendo que además aquí no hay que desarrollar una sola película final, sino ampliar aún más un ya enorme universo cinematográfico. De esta forma, se podría decir que la granja es el teaser de Civil War.

Mientras carga su mente en esta nueva máquina, Wanda aprovecha para "espiarle" a él también, y descubre que su forma de llevar a cabo su supuesta misión de proteger la Tierra es la de destruir a la humanidad, por lo que Pietro y ella se revelan y pasan a unirse a los Vengadores. Y es que esto es lo interesante del personaje: aunque pueda parecer un villano menos sólido que Loki, al final Ultron no deja de ser un siniestro alter ego del mismo Tony Stark. En lo que podría haber llegado a convertirse de no haber encontrado a alguien por quienes luchar. 

Esta vez consiguen recuperar la gema tras una dura pelea en Seúl, pero la Viuda Negra es secuestrada por Ultron. Stark tiene un nuevo plan, que no es sino...el mismo de antes. Y es que JARVIS se ha reconstruido a sí mismo en la sombra manteniendo a raya a Ultron a través de la red, y ahora Tony pretende convertirle en Visión. Pese a la oposición del Capitán y de los gemelos, esta vez todo sale bien. Una vez más sus poderes resultan algo confusos para el que no ha leído el comic, pero la escena en que demuestra ser digno de levantar el martillo de Thor (algo que ni el propio Rogers podía en una amistosa competición en la fiesta antes mencionada) dice más que 1000 palabras.






Mientras tanto, Ultron se establece en Sokovia, donde usa el vibranium para, primero, construir otra versión mejorada de sí mismo, y después un arma que eleve toda una ciudad de este país hasta el cielo, con el objetivo de estrellarlo contra la Tierra como un asteroide, siendo localizado gracias al mensaje en clave de la cautiva Natasha, que es rescatada por Banner, quien a continuación se transforma nuevamente a Hulk para unirse a la batalla, en la que consiguen destruir a un gran número de los robots de Ultron. El problema es que su máquina es indestructible, por lo que la única solución es destruir la ciudad.

Dispuestos a sacrificarse, los Vengadores reciben una inesperada ayuda: la reconstruida SHIELD liderada de nuevo por Furia, que llega con varios helitransportes, así como el gran amigo de Stark, James Rhodes (Don Cheadle) que ha recuperado su vieja armadura de "Máquina de guerra". Pero aún quedan civiles en Sokovia por ser evacuados, y Pietro Maximoff se interpone en un tiroteo de los drones supervivientes con tal de salvar a Ojo de Halcón, que estaba ayudando a un niño, lo que enfurece a Wanda, que despliega todo su poder destruyendo el cuerpo principal de Ultron mientras que Hulk decide huir robando uno de los helitransportes.

Cuando dicen que Marvel es "solo chistes" pienso en la escena final de esta batalla que nada tiene que envidiar a la de la primera Vengadores. 2 máquinas, Vision y lo que queda de Ultron, reflexionando sobre el inevitable incierto futuro de la humanidad antes de que el primero acabe con él. Un diálogo breve pero de una profundidad enorme. Algo que no esperaba ver en una película de estas características.






La escena final nos lleva al norte de NY, a la nueva base de los Vengadores. Sin noticias aún de Banner, Thor regresando a Asgard para investigar quien está detrás de toda la cadena de acontecimientos en torno a las gemas del infinito, y unos Stark y Burton que deciden retirarse para vivir una nueva vida tranquila y familiar, vemos a Rogers y Romanoff liderando un nuevo equipo formado por Wanda, Máquina de Guerra, Visión y Sam Wilson "Falcon" (Anthony Mackie) . Según parece, la intención de Whedon era incluir también a Spiderman, pero el trepamuros aún tendría que esperar.

Eso sí, la peor amenaza aún estaba por llegar. En una escena a mitad de créditos, volvemos a ver al titán loco Thanos (Josh Brolin) quien, ya en posesión del "guantelete del infinito" decide intervenir en persona para obtener las gemas del infinito tras los fracasos de Loki, los chitauri y Ronan (Lee Pace) .

¿Es esta mejor o peor película que su antecesora? No sabría decirlo. Es inevitable que se pierda el factor sorpresa, yo mismo me sentí algo desilusionado la primera vez que la vi en el cine. Pero, con el paso del tiempo, y ver todo lo surgido después y como se empieza a conectar aquí, he ido valorándola cada vez mejor. Es un buen punto intermedio para cerrar una etapa, e iniciar una nueva aún más prometedora.

Próximamente, Civil War. 

Fox-Disney: las grandes incógnitas (SPOILERS)

Por fin se acabó el eterno culebrón. Tras más de un año de idas y venidas (la contraoferta por parte de Comcast , ciertas trabas ...