lunes, 24 de septiembre de 2018

Breve historia de la contraprogramación

El sueño más largo junto al de Mario en el segundo juego

Por si este fin de semana habéis estado fuera, hoy a las 22:45 Antena 3 estrena, dividida en 2 partes (aún no hay noticias dicho sea de paso de la segunda) Palmeras en la nieve, uno de los mayores éxitos del cine español en 2015-16 (ya que se estrenó el día de Navidad de ese año) .

Esto ha venido precedido de cierta polémica ya que, cuando se anunció por primera vez el pasado febrero (el mes más igualado en audiencias de los últimos tiempos, que finalmente se llevó Mediaset), tanto ellos como T5 (que debía estrenar después de 2 años la miniserie La verdad) usaron argucias al límite de la legalidad para en su lugar programar otra película patria (3 bodas de más) y el concurso Got talent respectivamente. ¿Como hemos llegado a esta situación?
Parecía que sí, la serie

Durante 34 años (de 1956 a 1990) TVE tuvo el total monopolio audiovisual español, con las escasas excepciones en los 80 de las incipientes televisiones autonómicas y el fallido experimento de Canal 10, el olvidado primer canal de pago . De esta forma, uno podía saber por lo general con cierta antelación lo que iban a emitir.

Tras un complicado primer año donde ni siquiera tenían señal en toda España, en 1991 llegó la primera gran guerra entre las privadas y un ente público que todavía tenía anuncios. T5 anunció para la Nochevieja una macrogala, y según informaba La Vanguardia, lo hacía con un peculiar spot donde decía que "Martes y 13 puedes verlo otro día". TVE reaccionó a esto suprimiendo la típica reposición del día 1 de enero del especial (era por cierto "el 92, cava con todo", aquel de la polémica parodia de Isabel Pantoja y Encarna Sánchez) . Por su parte, A3 quiso jugar al despiste con "Ni te cases ni te embarques", película de 1982 de los comienzos como trío del popular dúo humorístico.


Si rápidamente nos habíamos acostumbrado a hablar del "zapping" pronto tuvimos que aprender un palabro nuevo, "contraprogramación". Uno nunca podía saber cuando iban a echar su serie o programa favorito (si es que lo emitían) y la coletilla "espacio por determinar" se volvió tristemente habitual en revistas especializadas como TP o Supertele. No fue hasta 1999 cuando el Gobierno entonces presidido por José María Aznar aprobó una ley que obligaba a informar de las parrillas con 11 días de antelación. Parecía que por fin había acabado todo. O no.

Saltemos ahora al nuevo siglo. Al año 2004. T5 no se atrevió a repetir la peculiar experiencia de "Hotel Glam", que tanto revuelo había levantado hasta a niveles políticos. En su lugar, aprobó el primer Gran Hermano VIP. Tras el exitoso estreno el 22 de enero, A3 contraatacó adelantando Casi perfectos, sitcom que suponía el retorno de Emilio Aragón a la cadena de San Sebastián de los Reyes 10 años después de su salida de El gran juego de la oca. La estrategia funcionó y, con casi 5 millones de espectadores y 27,6% de share, fue lo más visto del día.

En Mediaset no tardarían en reaccionar, reparando en un pequeño detalle: el episodio 2x11 de su serie estrella Los Serrano, que debían emitir el martes 10 de febrero, era en el que regresaba Belén Rueda tras el rodaje de Mar adentro. De esta forma cambiaron GH VIP por un supuesto "capítulo especial".

2 días y 7 millones de espectadores después, confirmaban lo ya obvio: el jueves sería el nuevo espacio de la serie de Antonio Resines. Esta lucha casi "fraticida" (ambas pertenecían a Globomedia) acabó con un gran perdedor: TVE y su gran apuesta de la temporada, Paco y Veva, que fue languideciendo tras un gran comienzo acabando en una segunda temporada que ya sería simple relleno veraniego.

Ojalá El ministerio del tiempo hubiera durado lo suficiente para ver un capítulo homenaje a esto

3 meses después, T5 repitió "serranazo" esta vez contra la gran revelación del otoño anterior, Aquí no hay quien viva, aunque esta vez ya no les funcionó tan bien y finalmente en la temporada 2005 serían los vecinos los que se impondrían. Posteriormente en 2006 ambas fueron movidas al jueves para competir contra Mujeres desesperadas en TVE1, y ese mismo año finalmente el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acabó reduciendo de 11 a 3 días el plazo límite.

Ahora se apura al último momento para publicar las parrillas, y a veces ni así se cumple, como pasó cuando en febrero de 2014 (10 años después de la "guerra" que lo empezó todo, qué cosas) A3 convirtió lo que debía ser un avance del drama de época Velvet en el estreno de la serie. Luego se quejan de internet cuando son las cadenas las que han echado al espectador con su continuo maltrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Grandes juegos basados en películas

Tocamos hoy en Joróbate Flanders un tema delicado: el de mezclar cine y videojuegos. Desde que en 1982 a Howard Scott Warshaw se le dieran s...