viernes, 26 de octubre de 2018

Los videojuegos más infravalorados

La consola más incomprendida... No se qué pudo salir mal en la estrategia de solo hablar del mando y no de los juegos

Si en otro artículo hablábamos de juegos fallidos (próximamente segunda parte) hoy en Joróbate Flanders haremos algo diferente: hablar de títulos que tuvieron gran calidad y que, ya sea por salir al final de la vida útil de su consola o cualquier otro motivo, no tuvieron el reconocimiento merecido:

Kirby´s adventure



Volando, volandoooooo....siempre arriba, siempre arriba

Diseñado por HAL Laboratory (los de Smash Bros, de ahí que sea la franquicia más rentabilizada dentro de esta saga con permiso de Fire Emblem) , Kirby´s Dream Land, pese a su extrema sencillez (o quizá precisamente por eso), se había convertido en uno de los primeros grandes éxitos de lo que sería la longeva historia de Game Boy. Que no tardaría en dar el salto a las consolas de sobremesa no era ninguna sorpresa. Pero sí donde lo hizo.

Y es que, en un tiempo en que Super Nintendo y Mega Drive (o SEGA Genesis en América) estaban en el máximo apogeo de la guerra de los 16 bits, HAL se empeñó en crear en 1993 (10 años después de su lanzamiento en Japón) uno de los mejores juegos de la historia de NES. A los originales enemigos, el absorberlos, volar, etc...se unía la capacidad de absorción de algunas habilidades, algo que posteriormente se recuperaría en la secuela del juego original en GB. Además, los gráficos resultaban vistosos para la 8 bits.

En su día pasó desapercibido por el público y sobre todo por una prensa especializada empeñada en poner notas bajísimas a cualquier juego que representara el pasado fuese cual fuese su calidad, pero hoy Nintendo le ha dado el reconocimiento merecido al incluirlo en el catálogo de 30 juegos de NES Mini.


The legend of Zelda: Majora´s Mask


"¡Vuelve a decir ´excuse me, princess´ una vez más! ¡Dilo!"


Desde el polémico Zelda II, ningún título de esta genial saga había tenido una secuela directa. Y ahora Nintendo lo hacía nada menos que con el considerado mejor videojuego de la historia (Ocarina of time), con un título que nació como una suerte de proto DLC descartado para 64DD conocido entonces como "Ura Zelda" o "Zelda Gaiden". 

Finalmente esto acabó siendo un remake ampliado conocido como "OOT: Master Quest" (que en España conocimos gracias a la edición limitada de Wind Waker para Game Cube) mientras que Majora´s Mask acabó saliendo en N64 necesitando de un Expansion Pak para poder funcionar.

Una importante novedad es que (al igual que Link´s Awakening para GB) no contaba con la princesa Zelda o Hyrule. En su lugar, Skull Kid (un secundario menor de la anterior parte) había robado una máscara sin saber que posee unos poderes oscuros que amenazaban con destruir en 72 horas el pueblo de Términa, lo que le daba un toque más oscuro de lo habitual.

A lo difícil que resultaban ya de por sí como siempre las mazmorras (para las que había que transformarse en Deku, Goron o Zora) se unían misiones secundarias en las que debias ayudar a los habitantes del pueblo de Términa con sus diferentes problemas, que a menudo tenían sorprendentes conexiones entre sí. Y todo esto antes de que acabara la cuenta atrás, que se reiniciaba si no grababas la partida en puntos determinados. 


Este enrevesado sistema no fue del gusto de todo el mundo hasta que en 2010 llegó Nintendo 3DS, y con ella un remake de OOT un año después. Aunque al principio la "gran N" se mostraba reacia a adaptar también esta secuela, el fandom de la serie se movilizó durante años, hasta que finalmente llegó en febrero de 2015 Majora´s Mask 3D, que por fin tuvo las merecidas críticas positivas, y un más que aceptable número de ventas.



Dragon Ball Z: The legend




Después de la saga Super Butouden o Hyper Dimension en SNES, y Buyu Retsuden en MD, Dragon Ball era una de las franquicias más esperadas en el salto a las 32 bits. Sin embargo, fue una carrera...irregular.

Ultimate Battle 22 y Final Bout en Playstation (sobre todo este último) tuvieron críticas muy negativas por sus toscos e incómodos controles que para colmo resultaban más limitados que en las consolas de 16 bits (desapareciendo por ejemplo la mítica pantalla partida) mientras que Shin Butouden en SEGA Saturn, pese a tener mayor calidad (además de un peculiar minijuego protagonizado por el entrañable Mister Satan, que amañaba combates para pagar los 20 millones de zenis que le debe a C18), fue exclusivo del mercado japonés. Por su parte, los nintenderos debimos esperar a Game Boy Advance para volver a disfrutar de Goku, Vegeta y compañía.

Pero entre medias, hubo un juego para ambas plataformas (la de PS también se quedó en el país del sol naciente) que no mucha gente conoció por su limitada distribución: Idaimaru Dragon Ball Densetsu, o The Legend en Francia, Portugal y España, los únicos 3 países europeos a los que llegó.

Este juego tenía un estilo de lucha único (para hacer daño a tu enemigo, debías llenar una barra en la parte inferior de la pantalla que cargaba alguno de los ataques característicos de cada personaje) con varios personajes (que podían luchar simultáneamente o simplemente irlos cambiando durante la batalla) representando lo más fielmente posible las sagas más importantes del manganime, incluyendo detalles como que, si Krilin perdía ante Freezer, veríamos a Goku transformado en super saiyan como pasaba en la saga de Namek. Una muy interesante rareza para incondicionales.



Hasta aquí mi análisis de juegos infravalorados. Si se os ocurren más, podéis sugerirlos en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Grandes juegos basados en películas

Tocamos hoy en Joróbate Flanders un tema delicado: el de mezclar cine y videojuegos. Desde que en 1982 a Howard Scott Warshaw se le dieran s...