viernes, 12 de abril de 2019

Recreativas que no puedes emular (o sí) (I)

En el pasado hubo un boom de las recreativas en España. No había ciudad, barrio o pueblo que no tuviera sus “recreativos”, incluso en la mayoría de los bares y tiendas de golosinas disponíamos de máquinas arcade.

A pesar del boom, muchas de ellas al tener un mueble más que peculiar, no las llegamos a ver en España, ya que de muchas de ellas solo llegaba la placa, montando las distintas empresas de la época sus propios muebles. Esto nos supuso perdernos muebles míticos, tener que jugar a Street Figther 2 con solo 4 botones o perdernos los míticos muebles japoneses para el 1vs1, allí aún en pleno funcionamiento, y que el anime High Score Girl de Netflix tan bien nos ha enseñado. Estos últimos también pudimos verlos el año pasado en funcionamiento en España gracias a Navarcade


 Si os gustan los videojuegos clasicos, VEDLA.


La sensación de las míticas máquinas se está recuperando con las tan de moda recreativas caseras: Cualquiera puede montar un mueble con una Raspberry Pi llena de Roms, comprar sticks arcade para jugar en los múltiples recopilatorios de las nuevas generaciones de consola, en cualquier ordenador… las posibilidades son infinitas.

Pero a pesar de los grandes esfuerzos de la comunidad por recuperar todos los juegos, hay algo que se ha quedado de camino: los muebles grandes o peculiares, los clásicos juegos de conducción o de disparos, muebles para 4 jugadores etc… Muchos de ellos difíciles de ver hoy en día (e incluso en la época, en salones más pequeños).

Hoy, en Jorobate Flanders, vamos a recordar muchos de esas peculiares recreativas, y vamos a ver si hoy en día podemos llegar a jugarlos sin que se vea afectada la jugabilidad:

Saga Silent Scope


Es imposible recordad los arcades de Konami sin que se nos caigan las lágrimas. Si es cierto que aun siguen en los salones japoneses, A SU MANERA. Atrás quedan sus míticos Beat’ em up, clásicos musicales o la saga que ahora nos ocupa.

Un poco posterior a clásicos de pistola como Time Crisis o Virtua Cop, este arcade tenia algo especial: No solo debíamos apuntar con el arma, en este caso un rifle, si no que el mismo contenía una pequeña pantalla simulando el zoom de la mira telescópica del mismo:


 Aun la echamos de menos


Esto hacia que el juego fuera mucho más pausado que los anteriores comentados, dando totalmente la sensación de ser un francotirador. En España llego a aparecer en algunos recreativos esta máquina, pero en Japón llegaron hasta una cuarta parte aparecida en 2014, con una estética más anime, que en ciertos puntos puede recordar a la saga Metal Gear Solid:



Y si, nos encataria catarla.


A pesar de su peculiar modo de juego, tuvo sus versiones para consola, siendo las más famosas las de DreamCast, en la que podías llegar a ver el zoom en la VMU (a pesar de la escasa resolución resultaba gracioso), y de PS2, incluso una más que digna conversión para GBA.

También hubo un recopilatorio para la primera Xbox con las 3 primeras partes. Incluso hubo una edición con rifle de luz, aunque la mira telescópica no contenía pantalla, por lo que seguíamos haciendo zoom con un botón como en las anteriores ediciones.


No, no es un Nerf. Era así


Veredicto: Sigue siendo muy buen juego, a pesar de perder la gracia de jugar con dos pantallas. ¿Hubiera sido posible una conversión a Wii U?

Lucky and Wild


Otra compañía más que conocida, esta vez Namco, firmaba esta joya. Namco lleva desde el 1978 en las salas recreativas, con clásicos inolvidables como Pacman, Galaga, los anteriormente nombrados Time Crisis, y la conocidísima saga Tekken, que hace pocos años ha recibido su séptima entrega en los salones japoneses. Aquí nos conformamos con su versión doméstica.

Lucky and Wild, es un rail shooter clásico. Si no contamos que vamos conduciendo a la vez. Todo un homenaje a Starsky y Hutch, y demás parejas de policías, en el espectacular mueble original deberíamos conducir a la vez que disparábamos un subfusil, mientras que un segundo jugador puede ayudarnos con un segundo subfusil:


Decidnos que no es un pasada.


Gráficos tremendos para la época y que aun mantienen muy bien el tipo, y acción trepidante marca de la casa en todos sus shooters. A pesar de todo, estos personajes quedaron en el olvido, sin ninguna aparición en consola y solo han aparecido en algún homenaje, como por ejemplo en la saga Ridge Race.

Eso si, gracias a MAME, y echándole paciencia, se puede reproducir la sensación del arcade:


Aun tan rudimentario, nos sigue pareciendo una pasada.


Veredicto: Como hemos comentado, gracias a la emulación se puede reproducir la sensación del arcade. Por tanto, ¡cargaros de paciencia y probarlo!

Saga Bishi Bashi


Volvemos con Namco, y es que con su trayectoria en los salones recreativos es imposible no volver a nombrarlos. Esta vez volvemos con una saga mítica allí en Japón, que llego a verse por España gracias a sus conversiones para PlayStation.

Esta vez la mecánica es más simple. Tres jugadores, cada uno con tres botones GIGANTES, de colores azul, verde y rojo competirán en minijuegos de lo más absurdos, desde invasiones alienígenas hasta novias lanzando tartas, pasando por juegos de puzle o sincronización.



El parecido con Point Blank es innegable.


En Japón es toda una institución, con más de ocho versiones, conversiones para móviles… Aunque la mejor versión domestica es la de PlayStation, que sumado al multitap era para echar tardes y tardes con él.

Veredicto: Aunque es divertidísimo los macro botones de la recreativa, sigue siendo igual de divertido en emulador o PlayStation. Es más, incluso nos encanta el sonido del martilleo de botonazos. A día de hoy se puede seguir jugando en uno de nuestros lugares de peregrinación favoritos: El Next Level de Madrid.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy, ¿Cuáles recreativas echáis en falta? ¿Conocéis rincones con recreativas a día de hoy? Como siempre, ¡déjanoslo en los comentarios!

6 comentarios:

Revisitando Star Wars. Hoy: Una nueva esperanza

1973. Tras el patinazo de su distopía de ciencia ficción THX 1138 y su primer gran éxito con American Graffiti (que marcó el inic...