sábado, 3 de noviembre de 2018

Smash Bros: la gran batalla de Nintendo

El crossover más ambicioso desde Infinity War

Año 1996. El Atlético de Madrid se encamina contra todo pronóstico al primer doblete de su historia, la canción de moda es "un limón y medio limón" (sin molestarse en profundizar más allá del estribillo, claro está) y en Japón, 6 años después de SNES, y con casi 2 de retraso, sale por fin la tercera consola de Nintendo: N64.


Su arriesgada apuesta por el cartucho, además de las tensiones acumuladas en el pasado, le hicieron perder muchas compañías "third party". Y entre ellas, una de las más emblemáticas fue Capcom, que en los 5 años de vida útil de la consola apenas aportó Megaman 64 o la meritoria adaptación de Resident Evil 2.

Esto provocó que la máquina "tecnológicamente superior" quedase muy coja en un género capital como son los juegos de lucha, que se veía limitado a Killer Instinct 64 (versión recortada de la recreativa de Rare KI 2Mortal Kombat Trilogy (que en un principio iba a ser exclusivo de la "gran N" y finalmente acabó siendo adaptado a Playstation, en todo un antecedente del polémico caso de Resident Evil 4) o el mediocre GASP de Konami.

Como debía estar la cosa para que hubiese una consola en los 90 donde no vimos este juego

1999. Sony es la nueva reina de los videojuegos con juegos tan legendarios como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid mientras ya empieza a ganar la siguiente generación que SEGA había adelantado al lanzar Dreamcast un año antes con el anuncio de que PS2 tendrá DVD. N64, pese a que había adquirido un cierto impulso con una sensible bajada de precio y el lanzamiento del no menos mítico The Legend of Zelda: Ocarina of time, seguía sin responder a las expectativas. Entonces, en las primeras Navidades donde los jugones españoles oímos hablar de algo llamado "Pokémon", Nintendo nos bombardeaba con un peculiar anuncio.




Masahiro Sakurai (creador de Kirby) había conseguido que Nintendo sorprendiera una vez más si eso era posible. Dejando a un lado el ya chocante hecho de ver a sus clásicos personajes pelear entre sí, aquello no se parecía a nada visto en otros juegos de lucha. Las tradicionales barras de energía eran sustituidas por un porcentaje de daño, que, según fuese más alto, más fácil era ser lanzado fuera de la plataforma o salir volando hacia el infinito, únicas formas de perder. Además, como si de un Mario Kart se tratara, habían todo tipo de objetos para ayudar en unas batallas que podían acumular hasta 4 personajes, ya fuese todos contra todos o formando equipos. Posiblemente el máximo exponente del principal potencial de N64 frente a sus competidores: el multijugador sin necesidad de multitap.

- Link, no me encuentro bien...

Con todo esto, era inevitable que la secuela fuese uno de los primeros juegos de la última "superconsola" de Nintendo, Game Cube. Smash Bros Melee es aún hoy quizá el más apreciado por el fandom. La lista de personajes se veía ampliada hasta los 15 (más 11 desbloqueables) algunos tan variopintos como el Pokemon artificial Mewtwo, Link niño (sí, yo tampoco lo recordaba) o "Mr Game and Watch", un entrañable homenaje a los orígenes de la marca. También fue la primera entrega que introdujo el modo historia, los eventos y los trofeos. Todo esto alargaba durante muchos meses la experiencia jugable. 

Digan lo que digan, esta es la prueba de que Meowth Party llegó a existir como idea de juego


Con los "hardcore gamers" divididos entre PS3 y XBox 360, Nintendo se lanzó en 2006 a reconquistar el trono videojueguil desde los "casuales" con Wii. Pero de nuevo el gran melocotonazo lo dio Sakurai.

Algún día... Un hombre puede soñar

El de Super Smash Bros Brawl fue de los hypes más fuertes que recuerdo haber sentido nunca. Poco a poco iban sacando vídeos y cortinillas de personajes nuevos, a cual más sensacional. ¡Sonic! ¡Solid Snake! ¿Rob el robot? Eh...¿no es un poco redundante Wolf estando ya Fox? ¿No está demasiado "chetado" Meta Knight?

Sí, bueno, quizá no todos los personajes fuesen del gusto de todo el mundo, pero tener una lista de 35 hacía palidecer aquel primer juego que ya tanto nos había emocionado 9 años antes. Pero lo más interesante es que por primera vez se podía jugar online, y el modo historia, que casi era un juego aparte: El emisario subespacial. La opinión algo más dividida con respecto a los anteriores títulos de la saga no le impidió ser de nuevo uno de los mayores éxitos de ventas de Wii.




2014. La lucha entre PS4 y XBox One trasciende más allá del mundo "gamer" llegando a ser satirizada en series como The big bang theory  o South Park mientras que muy pocos entienden qué es esa especie de tablet llamada Wii U. Una vez más, el mercado de las portátiles tenía que salir al rescate, y así lo entendieron en HAL. Había nacido Smash Bros 3DS.



Una vez más, sorprendía la aportación de third parties. Aunque ya no estaba Snake, sí estaban Pac-man o Megaman, precisamente un personaje de aquella Capcom que tanto se había desentendido en su día de Nintendo. Pero la lógica menor capacidad de esta consola se traducía en la desaparición de los hermanos Ice Climbers o el Entrenador Pokémon (ahora solo se podía manejar a Charizard), y el modo historia se veía reducido al más sencillo "Smashventura".

Poco después llegó la versión para Wii U. Pero no era una secuela al uso sino que eran juegos complementarios entre sí que aprovechaban la compatibilidad entre consolas, por lo que tampoco había modo historia como tal sino un curioso sistema de tablero llamado "mundo smash". Tampoco gustó la llegada a la saga de ese mal endémico en el mundo del videojuego actual: los DLCs. Hubo que pasar por caja para poder tener a Bayonetta, Ryu, Cloud o el regreso de Mewtwo, así como nuevos decorados, que en su mayoría eran refritos de títulos anteriores.



Este diciembre llegará el sexto (o quinto según se mire) título de esta saga, Smash Bros Ultimate. Con más personajes que nunca (incluido el regreso de todos los que habían quedado descartados en los anteriores), y el retorno de un modo historia que puede llegar incluso a hacer sombra al añorado "emisario...", no veo el momento de probarlo por fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los periféricos más insólitos (2)

Seguimos repasando en Joróbate Flanders algunos de los accesorios más curiosos o extraños que hemos visto en la historia de los videojuegos:...