jueves, 28 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Spiderman Homecoming (SPOILERS)






La de Spiderman en el mundo audiovisual ha sido una historia compleja. Desde la fallida primera película de los 70 al universo que intentó crear Sony pasando por numerosas series animadas, la trilogía de Raimi e incluso una serie japonesa (con todo lo que eso conlleva) , el que Disney y Sony volviesen a llevar al trepamuros a las taquillas en 2017 (esta vez escrita y dirigida por el semidesconocido Jon Watts) a priori aportaba poco nuevo viniendo de Guardianes de la galaxia o Doctor Strange, por citar alguna. Pero, dejando a un lado que esta vez formaba parte de algo más grande como es el Universo Cinematográfico Marvel, este interpretado por Tom Holland era un nuevo Peter Parker.









La historia arranca donde terminó la primera parte de Los Vengadores (que aquí sitúan en 2009 pese a que Civil War estableció que fue en 2012, año de su estreno) . A la recurrente pregunta de "¿y quien arregla los desastres de las batallas?" aquí tenemos la respuesta: una organización conocida por los aficionados al comic, Control de daños, dirigida, como no podía ser de otra manera, por Tony Stark (Robert Downey Jr), para gran enfado de los contratistas hasta entonces encargados, dirigidos por Adrian Toomes (Michael Keaton, sí, el primer Batman "serio") que deciden quedarse con parte de la tecnología chitauri recuperada. 

8 años después, Toomes y sus hombres han creado un pequeño imperio criminal mediante continuos atracos a los camiones de DDC, lo que le ha permitido construirse una armadura voladora.  Esto ya resulta una interesante novedad: no tenemos como villano un extraterrestre que se cree un dios  o una complicada conspiración política, sino simplemente un padre de familia que ha perdido su empleo.





Tras esto, saltamos de nuevo a la batalla de Alemania, esta vez desde el punto de vista de Spiderman, en otro cambio a mi parecer acertado que no fue del gusto de todo el mundo: en un tiempo en que la prensa de papel está en evidente declive, no tendría sentido poner a Peter de nuevo a hacer fotos. Este es un adolescente de nuestro tiempo (que no millenial, generaciones que se suelen confundir...pero divago) que graba sus hazañas en Youtube pese a que Happy Hogan (Jon Favreau), a quien Tony ha encargado su supervisión, se opone a ello.

Una vez de vuelta con Tía May (Marisa Tomei) , se pasa meses esperando otra misión sin éxito, tiempo en que intenta evitar pequeños delitos mientras que en su vida normal sufre las burlas de Flash Thompson (Tony Revolori) quien aquí no es el típìco matón de los comics sino un arrogante niño pijo. Una noche, ve un banco atracado por unos tipos con máscaras de los vengadores (que curiosamente, son representaciones basadas no en las películas sino en los comics) . Sin ser rival para las armas de Toomes que llevan, la pelea acaba arrasando una tienda cercana, y para colmo, al entrar por la ventana, su identidad secreta es descubierta por su mejor amigo Ned Leeds (Jacob Batalon) .








Durante una fiesta ofrecida por Liz (Laura Harrier) de quien Peter está enamorado pero no se atreve a decirlo, y en la que planea entrar con el traje (aquí creado por Tony Stark) para impresionar a todos, ve a lo lejos otra fuerte explosión, y tras una algo caótica persecución (con homenaje incluido a Todo en un día) encuentra a 2 de los hombres de Toomes (uno de los cuales, Jackson Brice, interpretado por Logan Marshall-Green, usa una versión modificada de los guanteletes de Brock Runlow) vendiendo armas a Aaron Davis (Donald Glover, quien curiosamente hiciese también de Spiderman, en su encarnación de Miles Morales, en la serie Ultimate Spiderman) .

Esta vez la pelea es interrumpida por el propio Toomes, que le arroja a un lago, siendo salvado por Iron Man... o más bien por la armadura, puesto que Tony la maneja desde un país asiático, recomendándole que deje este tema para gente más experta, y siga ayudando como hasta ahora a la gente de a pie, que sea, retomando una frase clásica del comic, "un buen amigo y vecino".






Mientras tanto, de vuelta a su guarida, Toomes intenta castigar a Brice por haberles expuesto disparándole con lo que él cree que es una pistola antigravitacional, pero que lo que hace es desintegrarle por completo, entregándole los guanteletes a otro de sus hombres, Herman Schultz (Bokeem Woodbine) , y Phineas Mason (Michael Chernus) el creador de las alas del Buitre, le ofrece reforzarlas para lleva a cabo lo que llama "el gran golpe", algo que Toomes rechaza.

Aunque esta vez tampoco consigue detenerlos, Peter tuvo tiempo de colocar un rastreador. La pista le lleva a Washington, así que la única posibilidad de ir para allá es regresar al equipo de decatlón académico dirigido por Liz que había abandonado para centrarse en su carrera superheróica, alegando que tenía que trabajar en "la beca de Tony Stark". Una vez en el hotel, Ned, mientras intenta quitar el rastreador que lleva el traje para huir de la vigilancia de Hogan y Stark, descubre funciones ocultas reservadas para cuando Peter esté más preparado, el "protocolo ruedines", algo que consigue desactivar, por lo que ahora tiene todo tipo de formas de lanzar las telarañas, un dron, y hasta su propia inteligencia artificial, a la que apoda "Karen" (voz de Jennifer Conelly) .

Aunque esta vez Parker consigue evitar el robo de las armas, el Buitre vuelve a huir y además queda atrapado toda la noche en las instalaciones de Control de daños, lo que le impide llegar a tiempo a la final del decatlon (pese a todo ganan gracias a la sarcástica Michelle, interpretada por Zendaya) y sus problemas no acaban aquí, puesto que el nucleo chitauri que había estado investigando junto a Ned resulta ser un inestable explosivo que está a punto de arrasar el ascensor del monumento a George Washington con alumnos dentro, a los que consigue salvar.






Peter es castigado por su desaparición, lo que supone 2 curiosos cameos: uno de Chris Evans como el Capitán América haciendo vídeos educativos, y Kenneth Choi (quien interpretara a uno de los compañeros de Steve Rogers en El primer vengador, Jim Morita) como el que parece ser nieto de este, que es el director del instituto. Pero una vez más escapa a evitar un intercambio de Toomes en un ferry, esta vez con el peligroso delincuente Mac Gargan (Michael Mando) , al que consigue detener. Pero de nuevo el Buitre escapa, y el barco es destruido por una de sus armas.

 Aunque intenta sujetarlo con sus telarañas (escena que evoca películas anteriores) no tiene fuerza suficiente, y una vez más es ayudado, esta vez por Tony Stark en persona, que le obliga a devolver el traje. Y es aquí cuando se culmina la evolución del personaje tan criticada en su día en Iron Man 3: es plenamente consciente de todos sus errores como la creación de Ultron (y en parte también lo del Buitre es culpa suya) y no quiere que a su joven discípulo le pase nada malo.







Peter retoma así su vida normal, e invita al baile del instituto a Liz, quien acepta. Mientras tanto, Toomes, acorralado, decide finalmente llevar a cabo el gran golpe. Y es aquí donde ambas tramas se cruzan, puesto que resulta ser el padre de Liz, algo que sería una gran sorpresa de no ser por los trailers. Rápidamente comprende al oír de sus escapadas la identidad secreta de Parker, y decide no tomar represalias por haber salvado a su hija en Washington. A cambio, no debe volver a interponerse en sus planes. Pero en vez de eso, recupera su rudimentario traje original y empieza una breve pelea contra Shocker, al que solo consigue derrotar gracias a la inesperada ayuda de Ned. 

Usando su teléfono móvil como improvisado rastreador, los 2 estudiantes descubren el gran golpe: atracar el avión secreto donde lo que queda de la torre de los vengadores (que Stark ha decidido vender) será trasladado a la base del norte de NY, que entre otras muchas armas, tiene armaduras de Iron Man y sus correspondientes reactores ARC.







Una vez que Spiderman llega al ya desmantelado almacén del Buitre, este usa las alas para destruir unas vigas, lo que hace que todo el edificio se le caiga encima. Cuando parece estar en las últimas, recuerda los consejos de Stark, y esto le da fuerzas para escapar y seguir a Toomes en una espectacular batalla a bordo del avión, donde (y esta es otra novedad con respecto a otras pelis de Marvel, y del hombre araña en particular) finalmente Peter le salva la vida cuando sus alas acaban explotando. 

Todo ha acabado, pero esta victoria resulta agridulce, puesto que Liz debe abandonar Nueva York junto con su madre, siendo nombrada nueva capitana del equipo Michelle, o como prefiere ser llamada, MJ. Posteriormente es de nuevo llamado por Tony Stark: por fin será el nuevo miembro de Los vengadores, con armadura incluida.





Pero para su sorpresa (y desesperación de Pepper Potts, en un breve cameo de Gwyneth Paltrow, que había preparado una multitudinaria rueda de prensa) Parker lo rechaza y decide seguir siendo el héroe de la calle. Una vez en casa, ve que Tony le había devuelto el traje...siendo descubierto por Tía May, mientras que en una de las escenas postcréditos, Toomes se encuentra en prisión con un MacGargan al que le han quedado secuelas de la pelea en el ferry, y le pregunta por la identidad secreta de Spiderman, algo que niega conocer.

A falta de ver Un nuevo universo, Spiderman Homecoming es posiblemente a día de hoy mi película preferida del trepamuros. Aunque tiene de nuevo escenas algo extrañas (como que 2 chavales de instituto, por muy listos que sean, sean capaces de hackear algo que ha inventado Tony Stark) este Peter tiene, aún con sus inevitables toques modernos, el espíritu de la etapa original de Stan Lee y Steve Ditko, un villano de los más carismáticos que ha tenido el UMC, y las escenas de acción resultan muy vistosas.

Próximamente en Joróbate Flanders, Infinity war. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Revisitando Los Simpson: Bart el soplón

Como ya expliqué en artículos anteriores , aunque yo personalmente prefiera el alocado ritmo de gags de la 5, la T7 es considerada po...