lunes, 25 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Guardianes de la galaxia Vol. 2 (SPOILERS)





Aunque nadie daba un duro cuando se anunció, Guardianes de la galaxia se convirtió en uno de los mayores taquillazos de 2014. De esta forma, su inevitable secuela era de las películas más esperadas en la fase 3 de Marvel, en tanto se esperaba un mayor desarrollo de Thanos (Josh Brolin) y su búsqueda de las gemas del infinito. Aunque ya adelanto que, como veremos, no fue así, esta película dirigida de nuevo por James Gunn, no estaría ni mucho menos exenta de alicientes.









Arrancamos de nuevo con un flashback en la Tierra, esta vez en Missouri en 1980, donde la joven Meredith Quill (Laura Haddock) se enamora profundamente de un misterioso hombre que dice venir del espacio (Kurt Rusell) . Tras ver como una flor de aspecto extraño está creciendo, volvemos a un indeterminado espacio de tiempo posterior a la primera parte (aunque se ha dicho que es anterior a Civil War, esto se contradice, como veremos más adelante) donde los ya conocidos como Guardianes de la galaxia tienen la misión de destruir a un gigantesco monstruo interdimensional que está poniendo en peligro unas baterías de la elitista raza de "los soberanos". A cambio, Ayesha, su gran sacerdotisa (Elizabeth Debicki) les entregaría a Nebula (Karen Gillan) , la hermana de Gamora (Zoe Saldaña) e hija adoptiva de Thanos, aún en busca y captura por el Cuerpo Nova.

Una vez desarrollados ya los personajes, aquí Gunn ya se permite empezar a lo grande con una espectacular batalla desde el punto de vista del renacido Groot (Vin Diesel) quien ahora es un niño. Esta escena recibiría todo tipo de parodias en Youtube tanto dentro como fuera del universo Marvel.








Pero la victoria no acaba con los problemas sino, al contrario, es lo que desencadena toda la historia, puesto que Rocket (Bradley Cooper) roba las baterías que debían proteger sin motivo alguno, mientras que Gamora se distancia de Peter Quill (Chris Pratt) por las proposiciones, ejem, "románticas" de Ayesha, quien, enfurecida por lo ocurrido, lanza a todo su ejército, que maneja desde su propio palacio con unos drones con forma de máquinas recreativas. Con Peter y Rocket sin parar de discutir por quien maneja la nave, solo sobreviven gracias a la ayuda del mencionado visitante de la Tierra, que con desconcertante facilidad acaba con 50 de estas naves.







Ayesha decide entonces contratar como cazarrecompensas a los hombres de Yondu Udonta (Michael Rooker) . Allí descubrimos que, aunque siga haciéndose llamar a sí mismo "Saqueador", fue repudiado por su antiguo compañero Stakar (Sylvester Stallone) al haber aceptado la misión de secuestrar a Quill durante su infancia, lo que va contra el código de honor de esta organización, mientras que su equipo empieza a cuestionarle como líder al negarse a tomar represalias contra "Star-Lord" por su traición.

Mientras tanto, en el planeta donde los Guardianes debieron hacer un aterrizaje forzoso, el misterioso hombre se da a conocer como Ego, quien resulta ser nada menos que el padre de Peter. Esto, de nuevo, resulta un cambio con respecto al comic, donde era J´Son, emperador de Spartax, lo que obligó a negociar con Fox, ya que Gunn desconocía que Disney no tenía los derechos del "planeta viviente". Fox aceptó cederlo a cambio de modificar los poderes de la mutante Negasonic Teenage Warhead en Deadpool.









A regañadientes, Quill acepta conocer el planeta de Ego junto a Gamora y Drax (Dave Bautista) mientras que Rocket (aún enfrentado a Peter por el tema de las baterías) se queda junto a Groot a reparar su nave. Allí son abordados por los saqueadores, y aunque Rocket consigue detener a muchos de ellos gracias a las trampas que colocó en todo el bosque, no es rival para Yondu y su lanza voladora. Pero aún así se niega a entregarlos alegando que habría consecuencias del Cuerpo Nova, y deja escapar a Rocket a cambio de las baterías robadas. Esto aumenta aún más las tensiones internas de su banda, lo que empeora aún más cuando Nebula (que manipula a Groot para que le suelte) le dispara por la espalda destruyendo la aleta de la cabeza de Yondu que le permite manejar la lanza, pidiendo a cambio una parte de la recompensa y un nuevo brazo mecánico que permita sustituir el que perdió en la batalla de Xandar.




Ah, el humor atemporal...





De esta forma, el autoproclamado nuevo líder Taserface (Chris Sullivan) decide entregar a Rocket y Yondu a extremistas Kree, quedándose a Groot como su mascota personal. Aquí, en un interesante diálogo, Yondu se muestra como la persona que mejor entiende el carácter egoísta del mapache para camuflar sus miedos, ya que él mismo actúa igual. Por su parte, su antigua mano derecha Kraglin (Sean Gunn, hermano de James) , inicialmente a favor de los sublevados, se arrepiente al ver como muchos de sus amigos son ejecutados, y ayuda a Groot a buscar otra aleta con la que poder escapar, en una escena de un gran atractivo visual, partiendo así a buscar a Ego, puesto que Yondu da a entender que no es alguien de fiar.








Ego resulta ser una especie de dios que lleva existiendo desde hace miles de años. Había sido capaz de encontrar a Peter al enterarse que fue capaz de sujetar la gema del poder, algo que solo podría hacer alguien como él. Aunque Gamora tampoco se fía de sus intenciones e intenta avisarle, este no le hace caso, mientras que el solitario Drax parece haber encontrado de nuevo el amor en Mantis (Pom Klementieff) una mujer con poderes empáticos que es la ayudante de Ego. 

Esta supuesta tranquilidad es interrumpida por Nebula, quien intenta matar a Gamora, siendo salvada por esta al estrellarse contra una cueva, donde descubren el siniestro secreto de Ego: una fosa común con sus otros hijos, asesinados por él mismo al no tener sus dones. Algo que Yondu sabía, por lo que decidió adoptar a Quill, aunque le dijese que solo le quería para ayudarle a robar. El plan de Ego es expandirse por todo el universo a través de las flores quedando él como único habitante del universo, algo para lo que necesita a Peter. Aunque consigue controlarle al principio, se rebela al enterarse que fue él quien provocó la enfermedad que mató a su madre. Y es que, aunque algunos juzgasen esta película solo por sus chistes, esta es posiblemente la saga más oscura de Marvel.







Finalmente Mantis decide avisar a Drax del plan de Ego y va a rescatar a Quill junto a Gamora y Nebula mientras que, en la búsqueda de Yondu y Rocket, vemos un nuevo cameo del desaparecido Stan Lee, que esta vez resulta más jugoso que los anteriores, ya que aparece junto a varios miembros de la extraña raza extraterrestre de los "Vigilantes", a quienes explica que una vez trabajó de mensajero  confirmando que siempre fue el mismo personaje todo este tiempo. 

Una vez que llegan, se forma una batalla a 3 bandas entre los Guardianes, Ego y Los soberanos, a quien Taserface reveló su localización antes de morir. Yondu consigue derrotarlos usando a Nebula (cuyo cuerpo es casi completamente robótico por culpa de Thanos) como amplificador, pero el poder de Ego resulta imposible de contener, y está a punto de destruir todo cuando, aún en trance, Peter escucha a Yondu, que le aconseja que no luche con la cabeza sino con el corazón. Esto le permite reaccionar y pelear el tiempo suficiente para que Groot ponga una bomba con la que destruir el nucleo de Ego, y así todo el planeta. Pero con ello, Peter también pierde sus poderes, y sus compañeros ya han emprendido la huida.






Es entonces cuando, en una emotiva escena, Yondu decide sacrificarse por Quill entregándole la última escafandra que le quedaba. Así este comprende demasiado tarde que siempre tuvo en el saqueador la figura paterna que había buscado toda su vida. Todos sus antiguos compañeros llegan a homenajearle pese a lo ocurrido en el pasado, lo que a su vez hace reflexionar a Rocket sobre su actitud. Así, Peter, Groot, Gamora, Mantis y él parten hacia otra aventura, mientras que Nebula decide intentar por su cuenta vengarse de Thanos.

Para acabar, tenemos nada menos que 5 escenas postcréditos, en las que vemos entre otras cosas a la gran sacerdotisa preparar su venganza o a Stakar reunirse con su antigua banda, formada por Martinex T´Naga (Michael Rosenbaum) Charlie-27 (Ving Rhames), Aleta Ogord (Michelle Yeoh) Krugarr (personaje CGI) y el robot Mainframe (doblado por Miley Cyrus) , todos ellos personajes que, junto a Yondu, habían formado parte del comic original en 1969. Además, en los créditos propiamente dichos hay un easter egg en forma de cameo de Jeff Goldblum.








Hoy en día es toda una incógnita el futuro de esta franquicia. Originalmente James Gunn fue despedido de la dirección de la tercera parte por unos chistes de mal gusto en 2009 en Twitter, causando gran descontento en los actores, por lo que se llegó a temer por su cancelación . Aunque recientemente fue readmitido (lo que le convertirá en el primer director en dirigir toda una trilogía del UMC) , ya había firmado con Warner y DC para reiniciar Escuadrón Suicida, por lo que no parece probable que la veamos antes de por lo menos 2023. 

En cualquier caso, las 2 son estupendas películas que saben combinar acción, humor y drama, aunque si tuviera que decantarme por alguna, elegiría Guardianes de la galaxia Vol.2 por su villano, mucho más interesante que el que interpretara en la original Lee Pace, Ronan el acusador.

Próximamente en Joróbate Flanders, Spiderman Homecoming.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los periféricos más insólitos (2)

Seguimos repasando en Joróbate Flanders algunos de los accesorios más curiosos o extraños que hemos visto en la historia de los videojuegos:...