viernes, 31 de enero de 2020

Los cartuchos piratas de Game Boy y sus extraños y desconocidos juegos (II)

Ya empezamos un repaso a los cartuchos chinos previos a la epoca de Aliexpress, internet y los flashcard. Estos cartuchos, aparte de traernos juegos indescifrables debido a la barrera del idioma, también nos permitió jugar a juegos como los que veremos en esta selección, que han contado incluso con remakes para la actual generación, y que en su día no llegaron a nuestro país, o pasaron muy desapercibidos. Hoy, en Joróbate Flanders, volvemos a coger cuatro pilas AA y nuestra primera GameBoy para repasar estos juegos.

Final Fantasy Legend / SaGa





Volvemos a otra saga de juegos, valga la redundancia, que contaba con distinto nombre en Japón y en occidente. Aún desconocemos que les llevaría a usar el nombre de Final Fantasy Legend en occidente, cuando por aquel entonces por aquí no era tan conocida. Final Fantasy Legend, conocido en Japón por SaGa, son unos clásicos RPGs por turnos, de la más que conocida Square Soft, que contaba con varias peculiaridades, como por ejemplo poder elegir entre clases tan extrañas en estos juegos como monstruos. robots, mutantes... ¡Hasta zombis!



Hasta la llegada de Pokemon, no tuvimos un grupo tan variopinto


Aunque por aquí pasó sin pena ni gloria, en Japón es toda una institución, y aunque comenzara en GameBoy, ha tenido juegos para muchísimas plataformas, continuando en Super Nintendo con los Romancing SaGa, siguiendo en PlayStation con SaGa Frontier, e incluso remakes de los originales en Nintendo DS, o de los de Super Nintendo en las consolas actuales. Eso si, como mucho podéis disfrutar de ellos en inglés, sin contar las traducciones de los fans.


Puzzle Boy / Kwirk / Amazing Tater


El protagonista de un juego de puzzle más noventero.

Si antes teníamos dos nombres distintos, ahora tenemos tres, para liar un poco más la cosa. Puzzle Boy, como se conoce en Japón, son unos juegos de la famosísima Taito, que como su nombre indica, manejaremos al personaje por distintos puzzles. La premisa no puede ser más sencilla: Empujar los bloques para poder llegar a la meta, pero según íbamos avanzando por las pantallas, llega a un punto que son prácticamente imposibles. Es más, la segunda parte, conocida en occidente como Amazing Tater, tenía modo para principiantes.



No. Aunque parezca fácil viéndolo, no lo es.


Puzzle Boy contó con una versión para PC Engine, que añadía poco más que color. La gran peculiaridad es que Taito reaprovechó este juego para un minijuego de su saga de RPGs Shin Megami Tensei (conocida por estos lares sobre todo por su spinoff, Persona), en concreto para tercera parte para PlayStation 2, recuperando traumas entre los jugadores que creían olvidados. Solo hay que ver la cantidad de gameplays que hay en la red para comprobar las penurias que han pasado los fans del juego.


Aquí teneís la solución. No sufraís más. 


Castelian / Nebulus



Para no romper la tradición, seguimos con un juego con múltiples nombres. Desarrollado originalmente por la pequeña Hewson Consultants para casi todos los ordenadores de 8 bits, Castelian es un videojuego de plataformas en el que tendremos que ir escalando una torre.

No sabemos lo que es el protagonista, pero estábamos enganchados.


El juego resultaba más que entretenido, y la curva de dificultad estaba bien ajustada. Incluso el efecto pseudo 3D estaba muy bien logrado para GameBoy. Los únicos pero que podemos encontrarle es el extraño control viniendo de juegos como Super Mario Land, y lo repetitivo que se hacía a la larga.

Y esto es todo por hoy ¿Que juegos extraños os tenían enganchados en GameBoy? ¿Llegasteis a conocer estos cartuchos piratas? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

viernes, 24 de enero de 2020

La historia que pudo haber sido

El proceso de escribir un guión nunca es fácil. Por falta de espacio, problemas presupuestarios y otros factores hay cosas que deben descartarse o reconvertirse. Y de eso trata el artículo de hoy de Joróbate Flanders, las tramas que nunca vimos:


Regreso al futuro 2




Por sorprendente que pueda parecer hoy en día, no estaba prevista una segunda parte del clásico de los 80 Regreso al futuro, y es que bastante había costado ya terminarla como para pensar tan a largo plazo. De esta forma, la célebre escena final en que Marty McFly (Michael J Fox) Doc Brown (Christopher Lloyd) y Jennifer Parker (Claudia Wells/Elisabeth Shue) viajan al futuro (del que ya casi hace 5 años... ay) para salvar a su familia no era sino un simple chiste final. Una vez que empezó el rodaje, no supieron qué hacer con la novia del protagonista, de ahí que pase dormida la mayor parte del metraje en las siguientes 2 películas.

Pero este no sería el único cambio. Si en la primera película conocíamos el año 1955, esta vez el Delorean iría a un punto tan complejo de la historia del siglo XX (y particularmente la americana) como la segunda mitad de los 60, pero finalmente Robert Zemeckis y Bob Gale optaron por reflejar de nuevo desde otra perspectiva los acontecimientos anteriores. Quizá la negativa de Crispin Glover a repetir su papel de George McFly (de ahí su muerte en el 1985 alternativo) influyó en ello. Habría que esperar un poco más para ver la película que aquella década merecía.







24 (SPOILERS)




Si la quinta temporada de 24 fue quizá el mayor éxito de público y crítica de la historia de la serie, la recepción de la 6 resultó mucho más fría, en una trama excesivamente enrevesada donde el padre y hermano de Jack Bauer (Kiefer Sutherland) resultaban formar parte de la conspiración que había acabado con varios de sus amigos. Además, arreciaba el debate sobre las torturas y el efecto que pudieran tener en la vida real.  

La temporada acaba de forma algo abrupta, con un Bauer aparentemente desencantado con el sistema después de que su novia Audrey Raines (Kim Raver) se vea afectada mentalmente tras ser secuestrado por espías chinos que persiguen a Jack, lo que le enfrenta al padre de esta, el importante político James Heller (William Devane) . Con la serie paralizada indefinidamente por la huelga de guionistas, el fin parecía más próximo que nunca.





No obstante, finalmente se anunció la séptima temporada para 2009. Hacía falta un golpe de efecto para recuperar al fandom después de tanto tiempo, y para esto se pensó en ¡Bauer como villano! Durante varios capítulos, sería perseguido por el FBI por participar en un ataque terrorista para después desvelarse como agente doble en una operación orquestada por 2 miembros de la ahora extinta CTU: su antiguo director Bill Buchanan (James Morrison) y la informática Chloe O´Brian (Mary Lynn Rajskub) , mejor amiga de Jack.

Como rápidamente los guionistas comprendieron que nadie creería un cambio de bando (aunque fuese temporal) de Bauer, finalmente se optó por una decisión tan arriesgada como acertada: el regreso del no menos carismático Tony Almeida (Carlos Bernard) , que aparentemente había sido asesinado hacía 2 temporadas y busca venganza por todo lo que le ha pasado. Quizá mi temporada preferida.






Los Simpson




Uno de los primeros capítulos digamos "clásicos" de Los Simpson fue sin duda "Papá, loco de atar" premiere de la T3 donde el desaparecido Michael Jackson interpretó  a Leon Kompowsky, un paciente voluntario de un hospital psiquiátrico que finge ser dicho artista haciéndose amigo de Homer, que está encerrado ahí debido a una serie de malentendidos provocados por su hijo Bart.

Si no mucha gente conoce este cameo (el hecho de no usar su verdadero nombre por motivos legales en los créditos no ayudaba) aún sorprende más saber que Kompowsky estuvo a punto de volver a la serie, aunque no de la forma que cabría esperar.

Cuando en 2016 falleció Prince, el sempiterno productor ejecutivo Al Jean publicó en su cuenta de Twitter varias líneas de guión de un episodio de la quinta temporada donde esta vez sería dicho artista quien doblara a Leon creyendo ser él. Pero parece ser que no le gustó el argumento (quizá porque Selma Bouvier dice encantarle la película Under the Cherry Moon, de la que siempre renegó) e impuso varias condiciones, como que un amigo suyo lo reescribiera, por lo que la cosa quedó descartada. Años después, Prince sí aparecería interpretándose a sí mismo ya en la T20.

Como siempre, podéis sugerir otros ejemplos en los comentarios.

viernes, 17 de enero de 2020

Política y ficción (SPOILERS)





Hace una semana acabó el gran culebrón: tras más de 200 días desde las inútiles elecciones de abril de 2019, el socialista Pedro Sánchez conseguía finalmente ganar por primera vez una sesión de investidura por tan solo 2 escaños en lo que supone el primer gobierno de coalición de la actual democracia española.

Por supuesto, Joróbate Flanders no es un blog político, así que afrontamos este acontecimiento a nuestra manera: citando a algunos de los personajes más interesantes que la ficción ha dado en torno a tan controvertida profesión. Eso sí, habrá spoilers, así que no pasa nada si no queréis leerlo, y mientras podéis por ejemplo felicitar a Nintendo por su originalísima elección del quinto personaje del fighter pass de Smash Bros.


David Palmer (24)




Empiezo con una serie de la que reconozco que no he hablado tanto como me gustaría. En la primera de las 9 temporadas (más una olvidable TV Movie) que tuvo 24, unos terroristas serbios pretenden asesinar al candidato presidencial demócrata afroamericano (sí, adelantándose 7 años a Obama) David Palmer (Dennis Haysbert) utilizando para ello al agente federal Jack Bauer (Kiefer Sutherland) cuya familia ha sido secuestrada. 

Una vez es salvado y gana las elecciones, entre Bauer y Palmer va surgiendo una estrecha amistad, que le hace moverse en una cierta zona gris ante los métodos, ejem... no siempre legales del agente de la CTU, así como las numerosas intrigas en las que se mueve su manipuladora ex-esposa Sherry (Penny Johnson Gerald) . Incluso llega a interrogar por su cuenta al director de la NSA por sospechas (que Bauer demostró que eran fundadas) de su participación en un intento de ataque nuclear. 

El asesinato de Sherry a manos de la mujer de un mafioso le hace renunciar a la reelección, y finalmente un nuevo ataque acaba también con su vida en la quinta temporada en un complot en que está metido su propio sucesor republicano Charles Logan (Gregory Itzin) ¡Y luego dicen de la ideología de 24!






Salvador Martí (El ministerio del tiempo)




Y de nuevo toca hablar de una de mis series españolas preferidas. Tras una infancia difícil, Salvador Martí (Jaime Blanch) conoce en los 70 a Adolfo Suárez entrando en su círculo más cercano, gracias a lo cual consiguió entrar y con el tiempo dirigir la secreta institución del Ministerio del tiempo, ocupado de que la historia de España, con todas sus luces y sombras, se mantenga como está. 

Con un carácter afable no exento de cierta ironía brugueriana (aunque a menudo la arrogancia del Diego Velázquez interpretado por Julián Villagrán le haga perder la paciencia) de nuevo Martí es un personaje que, al contrario que su estricto segundo al mando Ernesto Jiménez (Juan Gea) suele dar cierta manga ancha en el incumplimiento de las normas siempre y cuando sus agentes sean fieles al ministerio y no lo pongan en peligro, como el sacar objetos de otras épocas o las visitas de Julián Martínez (Rodolfo Sancho) a su mujer muerta. 

Llegué incluso a pensar que podía llegar a ser el verdadero villano de la serie cuando al final de la T1 le confiesa a Ernesto que fue él quien dejó escapar al traidor Armando Leiva (José Antonio Lobato) siendo paradójicamente él uno de los que más cerca ha estado de provocar su destrucción sin que sus agentes lo sepan. Todos son contingentes en El ministerio del tiempo, pero Jaime Blanch es necesario.






Joe Diamond Quimby (Los Simpson)


"¡Ya no soy analfabeto!"


Y por supuesto no podía faltar un personaje de Los Simpson, en este caso el alcalde de Springfield, que es una doble crítica tanto a la corrupción política como a la pasividad que con cierta frecuencia la vive el electorado. 

Un caso particularmente extremo de ello se da en la cuarta temporada ("Krusty es kancelado") cuando reconoce haber usado fondos públicos para eliminar a rivales y a continuación lo justifica diciendo "¡soy un chico muy perverso!" la frase del popular títere Gabbo, lo que le hace conseguir la reelección por amplio margen. También se le conocen sobornos al jefe de policía Clancy Wiggum y tratos con la organización mafiosa de Tony el Gordo.

Pero lo verdaderamente interesante no es esto sino que, en numerosos detalles como sus orígenes de Boston, su aspecto físico e incluso la peculiar dicción en la VO de Dan Castellaneta le convierten en toda una parodia del clan Kennedy, algo que alguno de ellos aceptó con humor. Que una serie de los 90 se permitiera hacer algo así es solo una muestra más de como Los Simpson en su momento de apogeo fueron incluso más geniales de lo que podamos imaginar.







Como siempre, podéis sugerir otros personajes en los comentarios.

miércoles, 8 de enero de 2020

Revisitando Los Simpson. Los expedientes Springfield

He aquí el que fue mi primer fondo de escritorio



Hacia el final de la octava temporada de Los Simpson (más concretamente, el episodio "Las series secuela...") los guionistas, a través de la siempre genial interpretación del añorado Phil Hartman de la vieja gloria del cine Troy McClure, poco menos que reconocían abiertamente lo que comentábamos en artículos anteriores sobre la misma: su incertidumbre ante el futuro, el no estar seguros de poder mantener la línea de contínua brillantez que duraba desde la T3. 

Se habían convertido no solo en la serie de animación más longeva dentro del horario de prime time, sino en el salvavidas de una Fox que no vivía su mejor momento. Quizá por eso, el hoy productor ejecutivo Al Jean pensó que sería una buena idea mezclar su serie con el otro gran éxito de la cadena, poniéndose a ello junto a Mike Reiss. Curiosamente, Matt Groening esta vez aparentemente sí dio el visto bueno después de que por primera y única vez su nombre no apareciera en los títulos de crédito 2 años antes en otro crossover, pero ya hablaremos de ese tema en otro momento.



No, no nos referimos a Melrose Place. Para algo parecido ya habría tiempo años después



El capítulo empieza (lo que hace suponer que no se debe considerar parte del canon de la serie) con un prólogo del primero de los divertidos cameos con que cuenta Los expedientes Springfield: nada menos que Leonard Nimoy, el mítico Spock de Star Trek, haciendo de sí mismo como el narrador de la historia del mismo.






Es viernes en Springfield, y como siempre, Homer decide escaquearse de su trabajo de inspector del 7-G de la central nuclear para irse al bar de Moe. Como si de "22 cortometrajes..." se tratara, vemos como se cruzan entre sí pequeños gags de como diversos personajes afrontan el fin de semana, como Waylon Smithers y Monty Burns, Jasper Beardly, Milhouse Van Houten (en toda una predicción de los DLCs) el siempre sufridor Hans Topo y hasta una nota de humor absurdo en forma de cameo de un Donkey Kong en declive.







Tras una borrachera particularmente severa (tumbando al mismísimo Barney Gumble) Homer decide volver a pie a su casa, perdiéndose en un tenebroso bosque en medio de la noche. Tras uno de los gags que más memes protagoniza hoy en día, ve para su terror lo que parece ser un pacífico extraterrestre. Por supuesto, ni su familia ni sus amigos le creen, mientras que no queda muy claro si el jefe de policía Clancy Wiggum se ríe de él o simplemente no tiene ganas de trabajar.







La historia de Homer llega a oídos del FBI, y es aquí cuando aparecen David Duchovny y Gillian Anderson poniendo voz a sus personajes de Fox Mulder y Dana Scully en la serie Expediente X, quienes le someten a diferentes pruebas e interrogatorios para descubrir si dice la verdad (y que pierda algo de peso), pero lo único que queda en evidencia una vez más son los turbios negocios que Moe Syslack oculta bajo su ruinosa taberna, por lo que finalmente abandonan el pueblo después de que en el bosque solo vean a un perdido y desorientado Abe Simpson al que su propio hijo había ignorado la noche anterior.







Pero por fin, un Homer hundido encuentra en Bart a alguien que le cree, y van juntos de acampada al bosque (atentos al divertido detalle de que literalmente todas las herramientas pertenecen a Ned Flanders, incluida una cámara de vídeo con una etiqueta de "feliz cumpleaños" que da a entender que ni siquiera pudo llegar a estrenarla) . Pequeño tirón de orejas eso sí por una vez a los traductores españoles, que cambiaron la parodia a un famoso anuncio de Budweiser de los 90 al estilo de Sabrina o El príncipe de Bel Air, pese a que también se emitió aquí.







Finalmente, el supuesto alien aparece de nuevo. Aunque Homer le asusta con sus gritos al quemarse la pierna con su propia fogata, Bart consigue una primera prueba en forma de grabación, poniendo fin a la historia. O eso creía Nimoy, que decide abandonar la narración pese a que aún queda todo el tercer acto, dejando en su lugar a Jeremy Freedman, el "adolescente de los granos", que esta vez ejerce de regidor.






El vídeo de Homer y Bart es emitido en el informativo de Kent Brockman, lo que provoca en Springfield una gran fiebre por la vida extraterrestre pese a que en el fondo nadie aún le cree, como claramente se da a entender en las camisetas que venden en una improvisada feria instalada en el bosque donde volvemos a ver a "Spock", Mulder y Scully, y hasta el wookie Chewbacca.





Finalmente el "extraterrestre" aparece por tercera vez, pero Lenny Leonard y Willie McDougal entre otros deciden lincharle pese a su mensaje pacifista, y finalmente Lisa desvela la verdad: en realidad se trataba de Burns, que todos los viernes se sometía a un doloroso tratamiento de longevidad desarollado por Nick Riviera. Una vez recuperado, resurge su clásica maldad y amenaza a todo Springfield con grandes penalidades hasta que el entrañable doctor Nick le pone una inyección que vuelve a confundirle haciéndole cantar "good morning starshine" a lo que se unen todos los personajes del episodio cogidos de la mano poniéndole fin, esta vez sí.






Visto con perspectiva, Los expedientes Springfield puede parecer una mera estrategia publicitaria, y quizá lo sea. Pero esto demuestra como Los Simpson estaba en un punto álgido donde incluso eran capaces de sacar petróleo de una premisa así, y posiblemente sea aún hoy en día mi preferido de la serie por sus referencias a la ciencia ficción y su sucesión de brillantes diálogos y gags.

Próximamente, más revisitando Los Simpson en Joróbate Flanders. Dedicado a la memoria de Leonard Nimoy.

viernes, 3 de enero de 2020

El comprador de Springfield. Lo que nos espera en 2020

¡Bienvenidos a los felices años 20! Tras un 2019 que nos ha traído entre otras cosas el final de la "saga Skywalker" de Star Wars y la esperadísima cuarta temporada de Rick y Morty, toca analizar en Joróbate Flanders lo que puede dar de sí el nuevo año en lo que a cultura popular se refiere.









Aunque ya esté funcionando en EEUU (y con doblajes castellanos, reabriendo el debate de la piratería) y los memes sobre el "bebé Yoda" sean ya tan omnipresentes en Twitter como los plagios de las cabeceras de BBC en las TDTs de medio pelo, este será el año en que la plataforma de streaming Disney+ llegue por fin a los hogares españoles. 

A la espera de que se subsanen los problemas con Los Simpson, y una vez ya asumido que los capítulos serán semanales, hay una gran expectación con las futuras producciones de Star Wars y Marvel, siendo que además inauguramos el 2020 con una inesperada buena noticia: se adelanta un año la quizá más esperada de todas, la intrigante WandaVision, donde Paul Bettany y Elizabeth Olsen retomarán sus personajes en lo que sería una precuela que narre lo ocurrido en los 2 años entre Civil War e Infinity War... ¿o quizá estamos ante el inicio de algo parecido a Dinastía de M? Las pocas imágenes promocionales que tenemos (que recuerdan a Pleasantville) parecen ir en esta dirección.






Si el futuro televisivo de Marvel Studios parece por fin encarrilado tras el pequeño fiasco que fueron las series de Netflix, en cine, una vez concluida la saga del infinito, estamos ante un año de transición con solo 2 estrenos, Viuda negra (Scarlett Johansson) que aparentemente promete más de lo que esperábamos, y Eternals, que resulta toda una incógnita. Con Guardianes de la galaxia 3 camino de ser el The Batman del UMC y sin noticias aún de qué pasará con Spiderman (Tom Holland) tras la tercera ¿y última? película solo queda esperar a ver si el que fuera el último proyecto de Fox, New Mutants (que por fin parece que saldrá este año) será la puerta de entrada de X-Men.






En cuanto a la Distinguida Competencia, este será el año de las superheroínas... y supervillanas. En febrero tendremos Birds of Prey, el spin off de Harley Quinn (Margot Robbie, que además ejerce de productora) que será la primera película del DCEU con calificación R (sin contar como tal el montaje extendido de Batman V Superman, puesto que la estrenada en cines era PG13) y a principios de junio, la que yo personalmente más espero: Wonder Woman 1984 (Gal Gadot) , con una estética colorida que se aleja de la oscura primera parte evocando a Thor Ragnarok o la mencionada Guardianes. Y quizá, de la mano de HBO Max, este sea el año que finalmente veamos el por muchos ansiado "Snyder Cut" de la controvertida Liga de la justicia.






Pero no todo iba a ser cine de superhéroes, no vayamos a cabrear a Martin Scorsese en el improbable caso de que nos estuviese leyendo. Tras 7 años en los que Sony ha recuperado el puesto más alto del podio con Playstation 4 y la híbrida Switch de Nintendo se ha asentado como "comodín" (con rumores de una posible revisión más potente), toca pensar en la nueva generación de consolas. 

Y esta vez (como ya hiciera en 2005) ha sido Microsoft (cuya Xbox One nunca pudo levantar cabeza tras la mala presentación inicial) la que ha movido ficha primero presentando el diseño de lo que será Xbox Series X, mientras que a lo largo de este año se espera que conozcamos PS5. Aún no se sabe gran cosa de las especificaciones de estas nuevas máquinas, que posiblemente serán mareantes. Pero recordad, nunca conviene precipitarse con los lanzamientos de las consolas. 






Y por supuesto, la ficción nacional también iba a tener un hueco aquí. 2020 será el año en que conozcamos los finales de Las chicas del cable y La casa de papel en Netflix, mientras que Antena 3 apostará con La valla por un género (la distopía futurista) con el que ni TVE ni Telecinco (que estrenará en abierto El pueblo tras su lanzamiento inicial en Amazon Prime Video) lograron encontrar su hueco. Pero sobre todo este será el año en que el ente público por fin recupere El ministerio del tiempo tras una tercera temporada de luces y sombras.  

¿Como podrán volver Amelia Folch (Aura Garrido) y sobre todo Julián Martínez (Rodolfo Sancho)? ¿Seguirá en el equipo Pacino? (Hugo Silva) ¿Fue de verdad derrotado el llamado "Ángel Exterminador"? Muchas preguntas sin respuesta. Pero una cosa está clara: Nos volverá a enganchar como antes.

Próximamente, más noticias en Joróbate Flanders.

El comprador de Springfield: Caída y resurección de Xbox. ¿La era del Game pass?

  Bienvenidos una vez más al espacio de noticias y opinión de Joróbate Flanders. Como pasa el tiempo. Estamos cada vez más cerca del fin del...