miércoles, 4 de septiembre de 2019

Disney +: El debate de los maratones




Sí, seguimos a vueltas con Disney y la convulsa última edición de la D23. Por supuesto, no todo fueron las idas y venidas con Spiderman, sino que la mayor parte estuvo centrado en Disney +, la plataforma de VoD que aspira a destronar a HBO y Netflix. Se presentaron varias series de Star Wars y Marvel, con anuncios tan sensacionales como el regreso de Ewan McGregor o de Anthony Mackie y Sebastian Stan respectivamente. 

Pero, al contrario de lo que muchos parecían esperar, el modelo que seguirán no será el de la compañía de Reed Hastings sino el de la otra plataforma, que al fin y al cabo sigue siendo en EEUU una cadena lineal: no se subirán temporadas completas sino capítulos semanales.

Durante mucho tiempo, mis series preferidas fueron Lost y Heroes. Aún recuerdo los nervios que sentía para que llegara el capítulo semanal (si es que no había parón) y como elucubraba teorías loquísimas en foros o en conversaciones en el MSN Messenger. ¿Qué fan de la primera serie no recuerda aquello de que el habitante de la misteriosa escotilla se llamaba Emeka y pedía que le sacaran de ahí (vale, a lo mejor no tantos como yo creo, pero me apetecía comentarlo) o lo intrigante que resultaban el "salva a la animadora, salva al mundo" y el símbolo de la hélice?




Dato random: lo del Doctor Extraño mirando diferentes posibilidades del futuro ya salió antes aquí


Una vez que en 2010 acabaron ambas series con poco tiempo de diferencia, me fui enganchando a otras a las que hasta entonces apenas había prestado atención, como Prison Break, Sin tetas no hay paraíso o, como ya he mencionado en artículos anteriores, 24 y Smallville. Aunque eran largas (8 y 10 temporadas respectivamente) me lo fui tomando con calma, viéndolas poco a poco. Ya habría tiempo de pegarme atracones cuando las revisionara en DVD.

El 10 de abril de 2015 llegó a un Netflix que aún no tenía presencia en España la T1 de Daredevil.  Me parecía una locura que subieran de golpe 13 episodios, pero pronto supe que aquella era la política oficial de dicha empresa (esto a su vez me causó extrañez cuando veía que otras sí eran semanales, hasta que comprendí con Once upon a time que eran producciones de cadenas en abierto como ABC de las que habían adquirido los derechos internacionales, aunque ese es otro tema) . Posteriormente, Movistar, después de la emisión semanal de la T1 de la fallida Velvet Colección, adquirió el mismo modelo con sus proyectos posteriores de ficción nacional.



Serie "parecía que sí" 2012


Ahora parece que el fast food televisivo es norma. Hay que ser el primero en hacer el meme de tal personaje, el primero en opinar, incluso algún que otro gracioso que spoilea a desconocidos en Twitter solo por "trollear". A los que queríamos saborear cada capítulo, comentar lo que creemos que pueda llegar a ocurrir...solo nos queda o silenciar términos clave (entre esto y los bloqueos, mi TL a menudo parece una conversación entre espías) o sencillamente nadar siguiendo la corriente de los tiempos que corren, y ver en menos de 24 horas 8 capítulos de La casa de papel cuando lo que querría es disfrutarlos poco a poco.

Y al final, aunque no se parase de protestar de decisiones de guión que yo desconozco porque no la he visto, lo que más éxito ha vuelto a tener este año ha sido Juego de tronos, que es una serie de...HBO, así como Chernobyl, de la misma cadena. Una experiencia seriéfila de las de antes, aunque nos hayamos olvidado de ello.

Otros tendrán posturas diferentes y preferirán los maratones, por supuesto. Pero ante todo, la clave es el respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vegeta como síntoma: el declive de Dragon Ball Z

Año 1989. Aunque aquí apenas se empezaba a conocer para los espectadores vascos , andaluces y catalanes,  en Japón uno de los mang...