viernes, 2 de octubre de 2020

Televisión y videojuegos: las adaptaciones animadas

Una vez más empiezo el artículo de hoy de Joróbate Flanders echando la vista al pasado. 

Si la semana pasada hablábamos del final de la octava generación de videojuegos y el comienzo de la novena, ahora cabe destacar otro acontecimiento como es el 25 aniversario que se celebrará en 2021 de una saga que nació junto con el 3D, la pieza clave junto con Alone in the dark del género del survival horror: Biohazard, o como se le conoce en Occidente, Resident Evil.





Como parte del primer cuarto de siglo de la creación de Shinji Mikami, Netflix ha anunciado la producción de una serie de animación que se une a la ya existente en la plataforma digital de Castlevania. Por ello, hoy en Joróbate Flanders unimos nuestros 2 temas preferidos recordando algunas de las adaptaciones videojueguiles que ha tenido a lo largo de los años la cada vez menos pequeña pantalla.


Super Mario Super Show




Esta serie es... interesante. Para empezar, no era una serie animada al uso, sino una sitcom protagonizada por unos Mario y Luigi de carne y hueso interpretados respectivamente por Ron Jeremy "Captain" Lou Albano y Danny Wells, que pasan de ser italianos a neoyorquinos (de Brooklyn) quienes reciben en su casa las visitas de diversos personajes famosos de la época que requieren de su trabajo como fontaneros como Magic Johnson, así como un crossover con el Inspector Gadget a través de su voz original Maurice LaMarche que aquí no se entendía debido a que Antena 3 la trajo a España con doblaje latino y por tanto no fue doblado como en la serie original por Jordi Estadella.






Entre estos segmentos, se nos introducía la serie animada propiamente dicha. Mario y Luigi habían sido tragados por un desagüe cayendo en el reino de las setas que trata de dominar Bowser, que aquí aparece con el primigenio diseño verde del primer Super Mario Bros y es conocido por su título de Rey Koopa.

Un problema que tenía la serie es partir de un juego (el SMB2 occidental) que ni siquiera transcurría en el habitual universo de estos personajes. 

De esta forma, además de que los 4 personajes principales (Mario, Luigi, Toad y la princesa Peach) formaban equipo como ahí en vez de tener que ser rescatados, y alguna aparición del villano Birdo, cada episodio podía tener una ambientación completamente diferente, desde un Bowser pirata hasta parodias de Star Wars e Indiana Jones. 

Otra cosa que cambiaba es que aparecían las clásicas estrellas, pero en lugar de conceder invencibilidad temporal, daban el poder de fuego que en el juego original otorgaban las flores. Tras esto llegaría una serie secuela relativamente más fiel (basada en SMB3 y Super Mario World) pero esa es otra historia.






Por sorprendente que parezca, aún hay más que contar. Los viernes (la serie tenía emisión diaria en EEUU) los segmentos animados de Mario eran sustituidos por el otro personaje mítico de Miyamoto. 

The legend of Zelda narra la lucha por juntar los 2 fragmentos (¿no deberían ser 3?) de la trifuerza. Link posee la trifuerza de la sabiduría, mientras que el malvado Ganon controla la del poder. Una serie que tanto por el argumento como la propia personalidad de Ganon (que recuerda a la de Skeletor) debía no tanto al juego en sí como a uno de los éxitos televisivos del momento, He-Man.






De nuevo aquí Zelda no es la típica "damisela en apuros" a la que estamos acostumbrados en tantos videojuegos. Por el contrario, resulta de hecho la verdadera heroína frente a un Link inútil y quejica que repite tanto cierta frase que le hacen a uno entender por qué normalmente el personaje es mudo.






Tras 13 episodios, la serie se despedía el 1 de diciembre de 1989 sin cerrar las tramas. Por suerte para los fans (que digo yo que alguno habría) la batalla final entre Link y Ganon se nos mostró en un episodio crossover de Captain N: the game master, serie que ya de por sí daría para artículo propio. Desde hace unos años se rumorea una nueva serie para Netflix que, de ser cierto, esperemos que por fin esté a la altura que se merece esta épica saga.




Sonic the hedgehog







En diciembre de 1991, Mario hacía su hasta la fecha despedida definitiva de la televisión. Casi un año después (septiembre de 1992) era SEGA quien tomaba el relevo. En un contexto donde Tom Kalinske había impuesto un estilo cada vez más agresivo de publicidad, cabía esperar que The adventures of Sonic the hedgehog fuera una serie más de acción que su predecesora. Pues... sí y no.

Producida, como Super Mario Super Show, por Dic, y muy vagamente basada en el juego original, esta era una típica serie infantil de la época con un Robotnik que, como el "rey Koopa", era más cómico que amenazador, siempre con la ayuda (es un decir) de sus torpes ayudantes Scratch y Grounder, así como el mono Coconuts (al que quizá conozcáis de Doctor Robotnik´s mean machine, la versión occidental de Puyo puyo para Mega Drive) , que, pese a estar a las órdenes de Eggman, suele optar por desarrollar sus propios planes contra Sonic y Tails con tal de obtener la posición más elevada dentro de la organización que merecería de por sí al ser mucho más inteligente que los otros 2. 

Al final de cada episodio (como era habitual en muchas series estadounidenses de la época) Sonic aparecía dando consejos a sus jóvenes espectadores. "Sonic says" se ha convertido en todo un icono más de la franquicia, con multitud de homenajes y parodias que llegan hasta nuestros días. 

Cabe destacar también el hecho de que en nuestro país fue emitida por Telecinco, por lo que, en lugar del opening original (basada en la clásica BSO de la saga) tuvimos como con Oliver y Benji o Lupin (ejem...) una de las típicas canciones cursis pero pegadizas extraídas de la televisión italiana. Como SMB, resulta ante todo una serie disfrutable más como un placer culpable nostálgico que otra cosa.






Muy poco después (¡llegando a coincidir en emisión durante 3 meses en EEUU!) de nuevo Dic, en colaboración con Italia y España, produjo una nueva serie del erizo. Sonic the hedgehog (conocida popularmente en EEUU como "Sonic SatAM" por su horario de sábado de la mañana, el "prime time" de la programación infantil norteamericana por excelencia) con un visible cambio en la animación, era una serie mucho más oscura que su antecesora.

El planeta de Sonic es dominado por Robotnik (ahora doblado por Jim Cummings, voz habitual de películas de Disney) que crea un imperio dictatorial donde los animales y la naturaleza son reemplazados por máquinas, un ambiente que recordaba al fúturo distópico de Sonic CD. De esta forma, Sonic pasa a liderar junto con sus amigos (que se refugian en un bosque) un movimiento de resistencia contra el malvado científico usando sus anillos mágicos para ello.





Aunque aún hoy en día esta serie tiene un gran seguimiento de culto, la cadena ABC terminó descartando la posibilidad de una tercera temporada que ya estaba en desarrollo. 

De esta forma (al igual que Spiderman unlimited) la serie acabó con un final abierto donde, tras ser Robotnik derrotado, es su sobrino Snively (que, al estilo de Mr.Siniestro con respecto a Apocalipsis en X-Men, aspiraba abiertamente a sucederle) quien pasa a declararle la guerra a Sonic con un nuevo aliado. Según se confirmó, se trataría del brujo Naugus, pero, ¿hubiéramos podido llegar a ver a Metal Sonic en esa hipotética T3? Quizá nunca lo sabremos. 

En cualquier caso, la aparición en años posteriores de juegos más oscuros como Sonic Forces o la fuerte irrupción en el lore de la franquicia del antihéroe Shadow the hedgehog demuestra el enorme legado que de alguna forma también ha dejado esta estupenda serie.






Pokémon





 
Por supuesto, no podíamos dejar de hablar de una auténtica superviviente, quizá la gran salvación de Nintendo en los momentos de mayor dominio de Sony. 

Si bien cada juego tiene su protagonista determinado perfectamente intercambiables entre sí, el anime de Pokémon aún mantiene a su clásico personaje principal, el niño de 10 años de Pueblo Paleta Ash Ketchum, que no puede empezar con peor pie su primer día como entrenador ya que llega tarde al reparto del profesor Oak y solo queda uno a elegir: un poderoso e incontrolable Pikachu, que se niega a estar metido en su pokeball. Tras un ataque de una bandada de Spearow que casi les cuesta la vida, surge una profunda amistad entre ellos.

Aunque, al contrario que las anteriores series, sí sigue de forma fiel la estructura del RPG original (los gimnasios, las ligas, etc) aún así se permite tomar alguna que otra licencia para así alargar la trama.

De esta forma, por ejemplo, en la primera generación (que abarca las 2 primeras temporadas) se nos da a entender que, sí bien hacen falta 8 medallas para acceder a la Liga Pokemon (donde Ash cae en octavos contra Richie, un entrenador con un sorprendente parecido a él mismo) existen muchos más gimnasios, reuniendo el rival de Ash (Gary Oak, nieto del profesor) 12 medallas para luego perder en el gimnasio verde que dirige como tapadera el líder del Team Rocket Giovanni, quien cuenta con un misterioso pokémon psíquico que no aparece en la pokedex.








Tras 23 años, un spin off que explicaba la historia de diferentes personajes secundarios, numerosas películas, y juegos que han llegado a basarse en la propia serie, no resulta arriesgado decir que el fenómeno Pokémon no habría sido lo mismo sin la televisión. 

Eso sí, ojalá algún día tengamos por fin acceso a los episodios que a día de hoy síguen censurados, como el del safari pokémon en que Jessie y James usan armas de fuego (lo que supuso que, de un capítulo para otro, nos encontráramos con que Ash, sin ningún contexto, poseía 50 Tauros) o uno de una fiesta en la playa donde James se viste de mujer. Caso aparte resulta, por supuesto, el tristemente célebre "Soldado eléctico Porygon". En él, el impactrueno de Pikachu generaba unas luces que provocaron numerosos ataques epilépticos. 

El suceso (que una vez más, fue parodiado en Los Simpson) tuvo repercusión internacional, y supuso la cancelación temporal de la serie durante 4 meses. Aunque 4Kids (creadores del montaje norteamericano que llegó a Occidente) eliminó las luces, el episodio jamás se emitió fuera de Japón. Si no sois fotosensibles, aquí podéis ver la famosa escena, que a día de hoy sigue siendo el único origen canónico del extraño Pokémon eléctrico.







Como siempre, podéis sugerir más series en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Series que deberían estar online (2)

 Un año después de la publicación de este artículo , 24 ya puede verse en Netflix, cosa que celebramos en Joróbate Flanders. Pero hubo produ...