viernes, 11 de septiembre de 2020

Revisitando Los Simpson. Tercera temporada




Llegamos en Joróbate Flanders en nuestro revisionado cronólogico de Los Simpson a la tercera temporada.

Considerada por muchos fans la primera de las denominadas "clásicas", resulta ciertamente de lo más interesante de ver. Reaparecían personajes como el hermano de Homer, Herb "Tito Herbito" Powell (voz de Danny DeVito en la VO), o el Actor Secundario Bob (Kelsey Grammer, convertido ya en el villano por excelencia de la serie con permiso de Monty Burns) en "Viudo negro", donde se casa con la hermana de Marge, Selma, por su dinero.

La serie se encontraba en un gran momento de audiencias en EEUU, superando ya de forma habitual a la sitcom de Bill Cosby, del que hacen alguna que otra referencia a lo largo de estos 24 episodios, como cuando Homer dice que él en el entrañable "Sábados de trueno" (primer capítulo que recuerdo haber visto en su día) que "si es tan buen padre como gracioso, lo llevamos claro" cuando le recomiendan un libro suyo de consejos sobre paternidad, así como el personaje del doctor Julius Hibbert, con una familia y forma de vestir muy parecidas al del prota de dicha serie.






Pero, pese a este gran momento de creatividad y repercusión de la serie (algo que se parodia en cierto momento del primer corto de "La casa árbol del terror II" las cosas a nivel interno no iban tan bien como pudiera parecer. 

Según explica Mike Reiss en su libro "Springfield confidencial", el triunvirato fundacional de showrunners formado por Matt Groening, James L. Brooks y el fallecido Sam Simon se rompía en términos no muy agradables (siendo sustituidos en la T3 y 4 por el propio Mike y, ya entonces, Al Jean) al considerar este último (no sin cierta razón) que los guionistas entre los que él se encontraba, los que habían convertido que unos sketches para ir a publicidad se convirtieran en una de las grandes comedias de la historia, recibían muy poco crédito mediático en comparación a Matt, quien en esta temporada escribiría el que sería el único trabajo en solitario de sus 4 episodios en toda la historia de Los Simpson.

¿Os suena todo esto? Efectivamente, incluso de crisis internas, un equipo en estado de gracia conseguía sacar un episodio memorable, que todavía hoy se puede encontrar en cualquier top5 de la serie. En "El flameado de Moe", Homer le revela al tabernero Moe Szyslack, más arruinado que nunca, su receta secreta de un cóctel mezclando diversas bebidas alcohólicas con un jarabe infantil para la tos y por último prenderle fuego. 

El bar se convierte en el sitio de moda de Springfield hasta que la amante de Moe (una nueva camarera que parodia el personaje de Shelley Long en Cheers, serie referenciada aquí en todo momento) le exige vender la receta a una cadena de restaurantes y darle la mitad del dinero a un Homer al que hasta entonces no para de ningunear. 

Sin embargo, este, cada vez más furioso y enloquecido por la actitud de su amigo (memorable momento aquel en que "se pone sarcástico" con su mujer Marge) rompe el acuerdo al revelar la sencilla verdad sobre el "ingrediente secreto" durante un concierto de Aerosmith en la taberna.






Y es que, tras 2 primeras temporadas donde Bart tenía todo el protagonismo, es aquí cuando su padre alcanza el verdadero papel principal en la serie, teniendo otros memorables episodios como "Homer bateador" (donde Burns intenta amañar un partido de béisbol contratando para su central nuclear a diversos jugadores profesionales del momento como José Canseco o Ken Griffey Jr entre otros) o "Definición de Homer", donde acaba apareciendo literalmente en los diccionarios como ejemplo de "tener suerte" al reconocer que su "heróica" actuación resolviendo una crisis que hubiera destruido todo el pueblo fue dándole a un botón al azar.


También irían apareciendo a su vez nuevos personajes, como Tony el Gordo (Joe Mantegna) que protagonizaba en "Bart, el asesino" una aguda parodia de la película "Uno de los nuestros". Además, al final del episodio, un jovencísimo Neil Patrick Harris (sí, Barney) interpreta a un ficticio Bart en la típica TV Movie de fin de semana.







Y de nuevo esta temporada marca un punto de inflexión más en el complejo desarrollo de Montgomery Burns. Si en la temporada anterior su frustrada carrera política le convirtió en enemigo de Homer (al menos, hasta la próxima vez que le olvide) aquí el personaje da otro giro de tuerca cuando, tras sincerarse Waylon Smithers con el inspector de seguridad del 7-G, este malinterpreta sus palabras poniendo la central en el punto de mira de unos empresarios alemanes que le hacen una irrechazable oferta de 100 millones de $, lo que supone el despido de Homer.

Cuando Burns va a Moe´s para pavonearse de ser aún más multimillonario, lo único que se encuentra es que Homer le humilla para deleite de Bart y sus amigos, recomprando la central a mitad de precio a los alemanes, espantados por sus graves deficiencias. Y es que para él su posición económica es lo de menos. Necesita ser odiado y temido por ello. Así, readmite a Homer para algún día vengarse de él.







Por último, cabe destacar en cuanto a la situación de Los Simpson en España que esta sería en 1994 la última temporada que llegó a emitir TVE2, además del primer gran cambio en el reparto de doblaje: Amparo Soto abandonaba por el gran desgaste que le producía en la voz doblar a Marge y sus hermanas Patty y Selma, siendo sustituida por Begoña Hernando, que se mantendría hasta finales de la T6 por idénticos motivos.

Una gran temporada la 3. No mi favorita, pero sí la que me hizo empezar a disfrutar de verdad de esta serie, que no es poco. Próximamente, la T4. Dedicado a la memoria de Sam Simon y Michael Jackson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comprador de Springfield: Caída y resurección de Xbox. ¿La era del Game pass?

  Bienvenidos una vez más al espacio de noticias y opinión de Joróbate Flanders. Como pasa el tiempo. Estamos cada vez más cerca del fin del...