martes, 15 de septiembre de 2020

Grandes juegos basados en películas (2)

Hoy en Joróbate Flanders retomamos un tema de hace algo más de un año, el de películas que sí contaron con buenas adaptaciones videojueguiles:


Indiana Jones greatest adventures (SNES)




Al igual que ocurre con Star Wars, Indiana Jones, la otra gran creación de George Lucas, se ha prodigado con cierta asiduidad en el mundo gamer. Al fin y al cabo, su género de aventuras da mucho juego para ello. El más apreciado (y aún hoy son muchos los fans que lo consideran la verdadera cuarta parte) fue el extraordinario Fate of Atlantis de LucasArts, lanzado para ordenador en 1992. 

Pero no fue hasta la época de las 32 bits que el género de la aventura gráfica empezó a extenderse también a las consolas de sobremesa, y por tanto, para el salto a las consolas de 16 bits (originalmente también había una versión para Mega Drive que fue cancelada) se optó por algo que ya había funcionado muy bien con Star Wars: la acción plataformera.

Con un estilo de scroll lateral muy parecido al de Super SW (de hecho, siendo que ambos personajes fueron interpretados por Indiana Jones, el sprite era el mismo de Han Solo) Indiana Jones greatest adventures (que salió junto a Super Return of the jedi) adaptaba las 3 películas desde En busca del arca perdida, debiendo avanzar en esta para poder desbloquear El templo maldito y la última cruzada, cada una con 3 fases de entre 3 y 4 niveles cada una, con el característico látigo de Indy como principal arma, que además sirve para acceder a determinadas zonas.

Al igual que los títulos de la saga Skywalker, resultaba un juego particularmente desafiante, sobre todo en fases de conducción como la célebre escena de las carretillas de la segunda película. Y una vez más, no había forma de guardar la partida, por lo que había que aprenderse unos enrevesados password consistentes en caracteres griegos.






Dragon Ball Shin Budokai (PSP)





Sí, ya iba siendo hora de hablar de PSP en este blog. Aunque nunca pudo llegar a los espectáculares números de Nintendo DS (y así y todo, sus más de 80 millones de unidades vendidas quedan muy lejos de cualquier otra compañía que haya osado competir en el mercado de las portátiles) esta consola de gran arquitectura para la época nos permitió disfrutar durante años de franquicias de la talla de GTA, Final Fantasy o God of war con una calidad cercana a la de la mismísima Playstation 2. Con eso, era de esperar que antes o después llegara la gran referencia de la generación en el género de lucha: Dragon Ball Z, en pleno tardío éxito en EEUU.






Si DB Budokai y su sucesor Sparking (conocido como Budokai Tenkaichi en Occidente) adaptaban más o menos fielmente el canon del manganime (¡qué tiempos aquellos en que GT aún formaba parte del mismo!) la particularidad que tenía Shin Budokai y que le hace aparecer en este artículo es que el modo historia de este juego tenía como antagonista principal a Janemba, el villano surgido por la resurrección de las almas del infierno en la película Fusión, lo que suponía a su vez la inclusión por primera vez en un videojuego del amigo y rival de Goku en la saga de relleno del torneo del otro mundo, el misterioso guerrero Paikuhan. 

Además de esta opción principal (5 fases donde, además de Janemba, debes combatir contra Freezer, Cell, Boo y Broly) en las que ganabas objetos con los que fortalecer la fuerza y defensa de tu equipo de "Guerreros Z", contábamos con el modo "prueba Z" donde debías sobrevivir contra rivales cada vez más fuertes o superar a 10 en un determinado tiempo. Otro gran atractivo era el de transformarte durante las batallas con ciertos ataques para cada una de ellas, como el "puño del dragón" en el super saiyan 3. 

Su buena acogida dio pie a una secuela protagonizada por Trunks del futuro y numerosas versiones no oficiales creadas por fans, así como un spin off de DB Evolution que, ejem... es tan bueno como os estáis imaginando.








The Matrix: the path of Neo (multiplataforma)






Pocas franquicias han tenido un auge tan intenso y a la vez una caída tan rápida como fue Matrix. Aunque su secuela Matrix Reloaded tenía escenas tan o más espectaculares como su predecesora (como la persecución de los agentes a Morfeo y Trinity por una autopista o la batalla de Neo contra los infinitos dobles del virus conocido como "Smith") su desarrollo mucho más lento no gustó a buena parte del público y la crítica, por no hablar de lo incomprensible que resultaba la verborrea del "Arquitecto".





Con el fiasco en taquilla de Revolutions y la decepción añadida del primer videojuego de la franquicia (protagonizado por una personaje secundaria de la segunda y tercera entregas, Nyobe) poca atención se prestó en 2005 (ya a las puertas de la séptima generación) a Path of Neo. Al contrario que su antecesor, este shooter en tercera persona dirigido por las hermanas Wachowski y desarrollado por Dave Perry, como su propio nombre indica, permitía manejar al protagonista interpretado por Keanu Reeves en su evolución desde el hacker Thomas Anderson al elegido para salvar Zion de la tiranía de las máquinas. Según ibas avanzando en el juego, adquirías nuevas habilidades.

Este juego no es una adaptación como tal de la trilogía, sino una visión alternativa de la misma a través de diferentes momentos clave, como el aprendizaje virtual de kung-fu, el esquivar balas, la ya mencionada pelea campal de Reloaded... todo ello acompañado con escenas de vídeo tanto de las mismas como del recopilatorio Animatrix. 

De esta forma, el algo confuso final de Revolutions era sustituido por otro "más de videojuego" que en ambos casos no spoilearé por si alguno aún no lo sabe. Una curiosa pieza de coleccionista para incondicionales que quizá, con la futura cuarta entrega dentro de 2 años, tenga por fin la reivindicación que se merece.





Como siempre, podéis sugerir más juegos en los comentarios.

2 comentarios:

  1. A estos no los he jugado, pero la trilogia Star Wars de JVC es canelita fina :)

    ResponderEliminar

Series que deberían estar online (2)

 Un año después de la publicación de este artículo , 24 ya puede verse en Netflix, cosa que celebramos en Joróbate Flanders. Pero hubo produ...