viernes, 17 de mayo de 2019

Grandes juegos basados en películas

Tocamos hoy en Joróbate Flanders un tema delicado: el de mezclar cine y videojuegos. Desde que en 1982 a Howard Scott Warshaw se le dieran solo 5 semanas para acabar su ambiciosa adaptación de E.T el extraterrestre para Atari 2600 (agravando una crisis que por otro lado era inevitable, recomiendo ver el documental al respecto)  han sido tristemente habituales los desarrollos ventajistas primando no la calidad sino el llegar a tiempo al estreno del film de turno. De vez en cuando, no obstante, surgen de aquí algunas inesperadas joyas, de las cuales hablaremos en este artículo:


Goldeneye 007





Tras 6 años sin una nueva película (algunos dicen que por fatiga en la taquilla, pero más bien influyeron los conflictos legales por los derechos del personaje creado por Ian Fleming) por fin en 1995 regresaba a los cines el agente 007 James Bond, esta vez interpretado por Pierce Brosnan. Para esto se encargó a Rare (en ese momento second party de Nintendo) lo que en principio debía ser un sencillo plataformas 2D para SNES, pero Martin Hollis prefirió subir la apuesta: un shooter 3D para la siguiente consola aún en desarrollo: Nintendo 64, algo que daría más tiempo del previsto para trabajar en ello por sus constantes retrasos.

En un tiempo en que los juegos en primera persona eran meros clones de Doom o juegos "sobre raíles"  el de Goldeneye fue un concepto completamente innovador para la época donde, lejos de matar a todo el que se cruzara, primaba el sigilo para cumplir las misiones. Si ya de por sí se contaba con 17 fases (más 2 desbloqueables) en 3 niveles de dificultad, la vida del juego se alargaba aún más con un adictivo modo multijugador para 4 jugadores donde, además de los protagonistas y antagonistas de la película (Bond, Natalya, Trevelyan, etc) se contaba con otros villanos clásicos de la franquicia como Tiburón, recuperándose algunos niveles posteriormente para la "secuela espiritual" Perfect Dark.






Tras su gran éxito (juego de 1998 en la feria ECTS) la licencia pasaría a Black Ops (bajo distribución de Electronic Arts), que desarrolló para Playstation el mediocre El mañana nunca muere (que esta vez era en tercera persona) mientras que la tercera parte (El mundo nunca es suficiente) que retomó el estilo anterior y fue multiplataforma (con la versión de N64 desarrollada por Eurocom) , fue sensiblemente superior, pero no llegó a los niveles de Goldeneye y pasó sin pena ni gloria en un mercado que ya había dado paso a la siguiente generación. También Eurocom sería la que desarrollaría un remake ya en 2010, que tampoco terminó de alcanzar el éxito esperado.


X Men Orígenes: Lobezno





¿Qué se puede decir de la primera película en solitario del personaje interpretado por Hugh Jackman que no se haya dicho ya? El guión daba demasiados bandazos, los efectos especiales no eran mucho mejores que la versión inacabada que se filtró, Deadpool (Ryan Reynolds) era una especie de Sylar de Heroes que encima era mudo...total, que el anunciado spin off de Magneto se vio sustituido por una precuela más convencional. Por esto sorprende encontrar un juego que de hecho resulta incluso ser mejor que su película.

Con multitud de versiones para prácticamente toda consola de la época, las más destacables eran por supuesto las de PS3 y Xbox 360, que fue desarrollada por Raven Software. X Men Origins (que solo se basaba parcialmente en la película, recogiendo también elementos del comic, como los centinelas de Bolivar Trask o Wakanda) era un Hack and slash donde podías perder partes del cuerpo y regenerarlas gracias al poder curativo de Logan. Los combates iban aumentando la barra de furia, lo que permitía usar técnicas más poderosas.  Aunque hoy en día haya caído en el olvido por títulos más importantes como la saga Batman Arkham (que, al igual que este, usa el motor Unreal Engine), merece la pena echarle un vistazo.








Quest for Camelot



Cuando pides una figura de la Bella y la Bestia por Aliexpress



Antes de que Dreamworks diera con la tecla de forma casi accidental con Shrek (cuenta la leyenda que trabajar en esa película era un "castigo" por no hacer bien tu trabajo en El príncipe de Egipto) muchas fueron las compañías que intentaron competir sin éxito con Disney haciendo su mismo tipo de películas. Uno de los patinazos más sonoros se lo dio Warner con Quest for Camelot (o "La espada mágica", como se le conoció en España) pese a su extraordinario reparto de voces en la VO, con Cary Elwes, Gary Oldman o Jane Seymour entre otros.

En este caso el juego apareció para Game Boy Color (aunque también era compatible con la Game Boy clásica y estaba adaptado para Super Game Boy). También se estaba preparando una versión para Nintendo 64 que finalmente fue descartada por la baja taquilla de la pelicula.

El juego, desarrollado por la extinta y polemica Titus (recordemos que es la culpable de semejante joya), fue para muchos que nos quedamos con ganas de más tras el remake de Zelda Link's Awakening y hasta la llegada de las dos partes de Zelda Oracle por parte de Capcom una buena forma de quitarnos el gusanillo.

 A pesar de no llegar a la altura de calidad de estos juegos mencionados, el juego resulto ser de lo más entretenido, con gran variedad de escenarios, un sistema de objetos muy similar al visto en Zelda y una longitud más que aceptable para ser un cartucho de Game Boy Color, sin contar que este SI que llego traducido. Lo unico malo del juego son algunos momentos de recolección de objetos en que resultaban un poco repetitivos.

 Por aquel entonces aun era raro que llegaran los juegos traducidos






Super Star Wars







Pero si hay una franquicia que se ha prodigado especialmente en el mundo de los videojuegos, esta es Star Wars. Ya en 1983 hubo un más que aceptable juego para Atari 2600, a la que seguirían el resto de consolas que vendrían después. No en vano, George Lucas también impulsó esta industria con la hoy extinta LucasArts.

Si tuviese que destacar uno en concreto, me quedaría con el primero al que recuerdo haber jugado, Super Star Wars, desarrollado junto a Sculptured Software para SNES, que adaptaba de una forma un tanto libre (poniendo a los jawas como villanos, por ejemplo) la primera película, Una nueva esperanza, viendo la evolución de Luke Skywalker desde un granjero que apenas sabe disparar un blaster a todo un maestro jedi, en una acertada mezcla de géneros, combinando fases de plataformas en scroll lateral con otras de vuelo (algunas incluso en primera persona) o avanzar con un vehículo volador por el desierto de Tatooine.

Además, según superes los niveles (todos ellos bastante difíciles, y encima no se puede guardar la partida, solo avanzar con passwords) puedes ir eligiendo a otros personajes como Han Solo o Leia Organa, y tanto la intro como la BSO son los de la película. Posteriormente fueron lanzadas 2 secuelas (basadas, como es natural, en El imperio contraataca y El retorno del jedi) más desafiantes todavía y otro juego basado en una saga de Lucas, Indiana Jones Greatest Adventures, que resumía en un solo cartucho las 3 películas rodadas hasta entonces.






Como siempre, podéis sugerir más juegos en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Grandes rarezas de la historia de los videojuegos (3)

No, de momento no hablaré de Stadia Tras la gran acogida que tuvo el artículo anterior , aquí tenéis la tercera parte del repaso ...