viernes, 24 de abril de 2020

Los pioneros poco conocidos/recordados de los videojuegos

Al igual que en el cine, las secuelas han ido siendo cada vez más frecuentes en el mundo de los videojuegos. Ser pionero nunca es fácil, y no siempre las primeras entregas de franquicias hoy imprescindibles son las más recordadas. De esos juegos hablaremos hoy en Joróbate Flanders.


The need for speed (Multiplataforma)




De nuevo toca hablar para empezar de 3DO, la ambiciosa consola que pudo haber cambiado el mundillo tal como lo conocemos. Una de las compañías third party que más apostó por el proyecto fue Electronic Arts (de hecho, el lanzamiento por parte de su distribuidora en España Dro-Soft de determinados títulos precipitó la llegada a nuestro mercado del modelo Interactive Multiplayer de Goldstar) y fue en esta 32 bits donde salió el primer Need for speed.

Con 8 lujosos coches reales disponibles (más otro desbloqueable) este era uno de los simuladores de conducción más realistas que se podían disfrutar en una máquina de sobremesa, con una vista en primera persona de lo más detallada y 3 tipos diferentes de pista (ciudad, costa, montaña) así como tratar de esquivar a la policía al no ser carreras muy, ejem, legales. 3 paradas suponía el fin de la partida. Por supuesto, no podían tampoco faltar escenas live action como buen sistema de CD de los 90.

La exclusividad del lanzamiento en octubre de 1994 fue inevitablemente tan efímera como la propia 3DO y The need for speed acabaría siendo portado, primero a PC, y posteriormente a SEGA Saturn y Playstation, siendo en la consola de Sony donde tanto esta franquicia como su "rival" (ahora también propiedad de EA) alcanzarían poco a poco gran popularidad.






FIFA International Soccer (Multiplataforma)




En los tiempos actuales donde Pro Evolution Soccer de Konami ha quedado un poco en segundo plano tras su gran auge en la década de los 2000, cuesta creer que hubiera una época donde el rey del fútbol virtual no fuese la ya mencionada EA y la saga FIFA. 

En la generación 16 bits los simuladores del deporte rey resultaban de lo más variados. En la Mega Drive de SEGA uno de los más populares fue World Championship Soccer, rebautizado en Europa como World Cup Italia´90, mientras que los que tuvimos una Super Nintendo solo conocimos en Occidente la primera de las hasta 5 entregas de Super Formation Soccer de Human. En otra liga estaban los que ya entonces contaban con un ordenador al que poder jugar a Sensible World of Soccer o PC Fútbol.

En EEUU EA ya venía dominando con la saga Madden, pero en Europa, por lo que sea, el fútbol americano no llamaba demasiado la atención, y así surgió en 1994 FIFA, que primero salió en Mega Drive para posteriormente ser portado a prácticamente todo sistema existente en aquel momento. 

Contando únicamente con selecciones nacionales no oficiales (ya que US Gold tenía la licencia del Mundial EEUU´94) este era un juego que por primera vez mostraba una perspectiva isométrica del terreno de juego (frente a la vista vertical u horizontal clásica del género) dando una experiencia jugable mucho más realista y compleja de lo que conocíamos hasta entonces. Además, ya entonces se podía cambiar la táctica y alineación, sonidos digitalizados simulando una enfervorecida afición y algunos detalles hoy perdidos, como sortear el lado del campo.  

Aunque ya entonces tuvo un considerable éxito de ventas y crítica, fue el siguiente mundial (el de Francia´98) el que dio a Electronic Arts el impulso definitivo para trascender más allá del mundo de los videojuegos convirtiéndose hoy en un sector casi tan competitivo y rentable como el fútbol real.







Mario Bros (Atari 2600/NES)


Luigi acumulando toda su ira antes de empezar la temporada de Mario Kart

Antes de que os volváis locos creyendo que estoy hablando del que un día fue el juego más vendido de la historia, dejadme que os explique un poco los orígenes del fontanero italiano. 

Como todos sabréis, el primer "proto-Mario" se llamo Jumpman y era el héroe que tenía que salvar a Pauline (a la que los lectores más jóvenes conoceréis por la machacona canción de Oddysey) de Donkey Kong en el juego homónimo, pasando posteriormente el ya conocido como Mario a ser el villano de Donkey Kong Jr.

La peculiar tercera parte (protagonizada por un tal Stanley, el único personaje de Nintendo que debe faltar por aparecer de alguna manera en Smash Bros) pasó sin pena ni gloria y el entrañable gorila descansó a la espera de tiempos mejores.

Shigeru Miyamoto decidió entonces dar a su otro personaje su propio spin off, un sencillo plataformas arcade para uno ó 2 jugadores en que Mario y su hermano Mario Verde  Luigi debían golpear el suelo desde abajo para poder tumbar y atacar cuando están inconscientes a sus enemigos para así obtener las 5 monedas que permiten pasar de fase, que aunque visualmente eran muy parecidas entre sí, se iban haciendo cada vez más difíciles.

Posiblemente como muchos conocimos este juego fue a través del quizá mejor título 2D de la franquicia, ya que Super Mario Bros 3 lo incluía como un minijuego multijugador. Ya en los 2000 fue una inclusión recurrente en la saga de remakes "Super Mario Advance" de Game Boy Advance, y hoy día podemos disfrutar de él en NES Mini. Una simpática rareza.



Solo Monopoly ha roto más amistades




Como siempre, podéis sugerir otros juegos en los comentarios.

viernes, 17 de abril de 2020

Videojuegos publicitarios

Como en tantas cosas, es inevitable que en el mundo de los videojuegos haya entrado la publicidad, ya sean los rótulos en los estadios de FIFA y PES, el incitarte a usar la opción de pago de los juegos de móvil harto de ver ese banner sospechosamente parecido a algo de lo que habías estado hablando en Whatsapp, o que solo los que jugaran a Fortnite entendieran el comienzo de El ascenso de Skywalker.

Pero hoy en Joróbate Flanders no hablaremos de eso, sino de otros títulos que literalmente fueron anuncios. Veamos algunos de ellos.


Cool Spot (multiplataforma)


Los 90, esa época en que hasta un punto rojo podía ser Poochie




Cuando uno piensa en el refresco 7up, piensa vaya, no hay Sprite   en Fido Dido, la simpática mascota en blanco y negro creada por Sue Rose, autora de la serie Pepper Ann.

Aunque tuvo varios años de popularidad (y un efímero relanzamiento en los 2000) estábamos en los 90, los tiempos en que hasta Juanito, Jorgito y Jaimito tenían que ser dinámicos y agresivos, así que, en un alarde de originalidad, crearon una nueva mascota poniéndole al punto del logo brazos de Mickey Mouse, gafas y zapatillas deportivas, a la que llamaron (por si no quedaba clara la época en que había sido ideado) Cool Spot.

Tras un primer juego protagonizado por Fido Dido que fue cancelado pese a estar ya completado, se encargó este nuevo plataformas a Virgin para Super Nintendo y Mega Drive (posteriormente fue adaptado a las consolas 8 bits y ordenadores MS-DOS) donde debes ir avanzando por los diferentes niveles recogiendo puntos rojos para ir sumando puntos y liberar a otros personajes idénticos mientras lanzas burbujas a tus enemigos, premisa que pese a su aparente simpleza resulta más divertida y desafiante de lo que podría parecer.

Curiosamente, en Europa seguía la anterior mascota, por lo que en la intro la botella de 7up sobre la que navega nuestro protagonista al son de la versión midi de Wipe Out era sustituida por un refresco genérico. Posteriormente fue lanzada la secuela Spot goes to Hollywood (que pasaba a perspectiva 3D isométrica) para MD, SEGA Saturn y Playstation, con críticas más negativas, y desde entonces Cool Spot descansa en el limbo de las mascotas noventeras olvidadas junto a Izzy de Atlanta´96 y Cinecito, que como todo el mundo sabe, solo ha hecho cosas buenas para el cine español.








Danone World Football (PC)




Por edad, el primer Mundial que seguí con intensidad fue el de Francia´98, uno de los más sonoros fracasos de la historia de la selección española.

Con motivo de dicha cita, Danone ofreció en la típica promoción de juntar varias tapas de yogur un juego de fútbol para PC que, sin ser una referencia del género, resultaba bastante digno para la época, con opción de jugar en campo de césped o fútbol sala, amistosos, torneos y modo online, a cambio eso sí de ver en los descansos 2 anuncios de dicha marca. Como es habitual en este tipo de juegos, no había licencias de ningún tipo, así que el Real Madrid podía ser el "Nº1 de Madrid" o el Manchester City el "Nº2".

Con un clásico formato de juego arcade 2D, se vio inevitablemente eclipsado por FIFA 98 (la verdadera explosión de esta serie) que junto a ISS 98 de Konami marcaría en adelante el nuevo estilo para los juegos basados en el deporte rey.

Puede que os resulte familiar el juego aunque nunca lo hayáis probado. Y es que resulta que en realidad se trata de Kiko World Football, juego con licencia del mítico delantero del Atlético de Madrid (que así y todo, figuraba como "F.Narváez", así que no esperéis que pase algo especial si marcáis con él como si esto fuera Emilio Butragueño fútbol) desarrollado por una compañía tan poco propicia al género deportivo como es Ubisoft.

También aparecería en Reino Unido con otros tìtulos como Puma World Football o Sean Dundee´s World Club Football, jugador sudafricano que entonces militaba en el Liverpool.







Pepsiman (Playstation)


¿Nos está saludando o amenazando?



El de la publicidad en Japón es todo un universo aparte que daría para varios monográficos. Si SEGA tenía a Segata Sanshiro obligando literalmente a hostias a probar la Saturn, Pepsi creó a Pepsiman, un superhéroe con un curioso parecido al prota de Rise of the robots que viajaba por todo EEUU (sí, no me pregunten por qué se rodó ahí un anuncio asiático) haciendo aparecer latas mágicamente. 

Pepsiman (o "Drink!" según la carátula) se trata de un raro pero divertido juego de plataformas desarrollado por la extinta KID donde debes ir recogiendo latas de Pepsi mientras te persiguen diversos obstáculos, como coches o una lata gigante de Pepsi (¿por qué la marca odiaría a su propia mascota?) a través de 4 fases de varios niveles cada uno.

Debido a su escaso presupuesto, entre medias de las fases se incluían, en vez de animáticas, escenas live action, haciendo el actor protagonista de las mismas años después un cameo en la correspondiente reseña de James Rolfe, el Angry Video game nerd. Aunque se trató de licenciar en EEUU, finalmente se quedó en el país nipón.






Pero si todo esto resulta ya de por sí sorprendente, aún queda el girito final: este NO fue el primer videojuego en que apareció Pepsiman. Y es que resulta que fue incluido como personaje desbloqueable del juego de lucha Fighting Vipers para Saturn. ¿Combinación determinada de botones? ¿Acabarlo de X manera? No, eso sería demasiado normal para todo lo que rodea a este personaje: había que PERDER en el primer nivel para poder pelear con él. Por supuesto, solo estaba disponible en la versión japonesa.






Como siempre, si conocéis otros juegos de este tipo, podéis sugerirlos en los comentarios.

viernes, 10 de abril de 2020

Revisitando Los Simpson. El espectacular episodio Nº138






Hace una semana fue el April Fool, e inevitablemente se coló alguna que otra "fake new" de broma en este equivalente anglosajón del día de los inocentes. En otro primero de año de hace 27 años, hubo un punto de inflexión en la historia de Los Simpson, otro más en aquella cuarta temporada donde el humor se hizo más absurdo y menos realista y Bart le cedió el protagonismo y popularidad a su padre Homer: el inspector de seguridad del 7G caía en coma por culpa de una broma pesada, por lo que su familia recuerda pasados incidentes de los que salió airoso. Estabamos ante el primer episodio recopilatorio de la historia de la serie, "Este es el resultado: retrospectiva de Los Simpson".






La imposición por parte de Fox de este tipo de episodios obedecía a una cuestión económica. Su coste de producción era menor que la de un capítulo normal, pero luego podían vender los derechos como uno más. De esta forma, hubo que producir otro en la sexta y séptima temporadas (ambos guionizados por Jon Vitti bajo el pseudónimo "Penny Wise") y se llegaron a exigir nada menos que 4 anuales, idea que afortunadamente fue descartada. 

El primero, de una dejadez absoluta (las pocas escenas nuevas eran planos repetidos, canteándose especialmente algunos de ellos por ser de las 2 primeras temporadas) se llamó "Otro refrito de Los Simpson. Tema: romanticismo" y quizá ni lo conozcáis por la manía de Antena 3 de saltárselo sistemáticamente (no lo estrenó hasta 2000, lo que se evidencia en el doblaje, que debió hacerse a la vez que la T10 u 11) . 

En el segundo, en cambio, se trató de hacer algo que al menos pudiera ser a la vez divertido e instructivo para ese sector "friki" de la audiencia de la serie que ya comentaba de forma insaciable cada detalle en los BBS de la incipiente internet. Así que sí, hoy en Joróbate Flanders comentaremos un capítulo recopilatorio. El espectacular episodio Nº138 de Los Simpson (o 137 para los que descubran la serie a través de Disney+) .





Con una intro recopilando diversos gags del sofá (así como una nueva pizarra de Bart que evidencia este tira y afloja entre equipo y cadena, "solo haré esto una vez al año") da comienzo el tercero de los que serían finalmente 6 recopilatorios en toda la serie (el último de ellos en la T13) . En lugar de un habitual desarrollo de 3 actos, estamos ante un capítulo planteado como una especie de programa televisivo presentado por Troy McClure (Phil Hartman) , con el mítico salón del 742 de Evergreen Terrace mostrado como un decorado en lo que será un resumen de la historia de Los Simpson.

Tras un adelanto de lo que será el mejor chiste del episodio (la peculiar caricatura del autor Matt Groening, presentado como un anciano borracho de ideología ultraderechista que creó la serie para saldar deudas de juego) muchos conoceríamos por primera vez los orígenes de la serie.

En 1987, Fox buscaba unos cortos animados que sirvieran de transición en los cortes publicitarios de su nuevo programa de humor, The Tracey Ullman Show. Para ello, el productor ejecutivo James L. Brooks encargó a Groening adaptar Life in hell, la tira cómica que llevaba publicando en diarios de todo EEUU desde 1972. Este no quería arriesgarse a perder los derechos de la serie, pero tenía que presentar "algo", y mientras esperaba a ser recibido, improvisó en un papel amarillo una familia basada en la suya propia. Habían nacido Los Simpson.



Si hay alguna forma de definir a estos 48 cortos animados (que apenas llegan a un minuto cada uno) la palabra sería "experimentales". Lisa no parece tener una personalidad definida, por lo que Bart y ella son personajes perfectamente intercambiables entre sí, uniéndose a menudo Maggie a sus travesuras, mientras vemos a un Homer de carácter serio al que Dan Castellaneta daba a su vez un registro muy diferente y menos cómico (parecido a Walter Matthau) siendo quizá Marge la que menos ha cambiado. 

Aunque es interesante ver la evolución gráfica desde el tosco y algo feo primer corto, quizá se echa de menos ver el "capítulo" 35, donde por primera vez conocemos a un Krusty que más que nunca parece un alter ego del mismo Homer. Y es que en un inicio se llegó a pensar que el payaso fuese su identidad secreta, de ahí el evidente parecido en sus diseños.


Aunque reconozco que esto tiene gracia



El segundo bloque es el más típicamente retrospectivo (con escenas sobre la creciente estupidez de Homer o el amor imposible que siente Smithers por su jefe Montgomery Burns) aunque cabe destacar algunas cosas: por un lado, estas escenas se nos presentan mediante supuestas cartas escritas por un prestigioso doctor, un embajador de Costa de Marfil... preparando quizá el terreno para uno de los mejores episodios de la serie) .

Por otro, la evolución en el ya de por sí extraordinario doblaje entonces dirigido por el desaparecido Carlos Revilla, siendo esta versión de la parodia de Los Picapiedra en la T4 posiblemente mejor que la anterior, donde se perdía el chiste final. Y, por supuesto, el "cameo" de Matt antes mencionado.






Tras esto, viene lo quizá más destacado del episodio. Escenas eliminadas. En una época anterior al DVD, esto era toda una delicia para el fandom de Los Simpson. Aunque resulta entendible que pudieran cortar el ritmo, algunas son de lo más divertido: desde una mayor presencia de Lionel Hutz (el otro legendario personaje del añorado Hartman) en el Halloween IV a Homer haciendo perder una peligrosa partida de poker a James Bond, pasando por una parodia al cine de Bollywood. Si véis el episodio "El heredero de Burns" de la quinta temporada, notaréis si os fijáis en cierto detalle la evidencia de como la siguiente (al igual que todas las demás) es completamente real.






El cuarto y último bloque es un monográfico sobre la resolución del doble capítulo "Quien disparó al señor Burns". Como ya expliqué en su día, se animaron todo tipo de disparatados finales con tal de que no se filtrara que en realidad se trataba de Maggie Simpson. 

De esta forma, vemos al malvado multimillonario siendo disparado entre otros por Apu Nahasapeemapetilon, El pequeño ayudante de Santa Claus o quien de hecho pudo haber sido el elegido antes de que Matt sugiriera que fuese alguien de la familia, Barney Gumble. Por último, se nos presenta la escena alternativa del hospital, con el final más cercano al elegido según la pista del reloj de arena que descubre Lisa: Waylon Smithers, WS. Con unos curiosos títulos de crédito (que evidencian la ¿autocensura? que hubo en una escena de "El abuelo contra la impotencia sexual") se cierra el episodio.





El espectacular episodio Nº138 ha tenido opiniones muy divididas a lo largo de los años. Soy el primero al que no le gustan este tipo de capítulos (y tampoco ayudó que la primera vez lo pillara ya empezado, en pleno segmento de los cortos) pero con el paso del tiempo he sabido valorarlo cada vez mejor. La muestra de como los guionistas de Los Simpson podían en la estupenda T7 sacar petróleo hasta de lo que nadie quería hacer.

Próximamente en Joróbate Flanders, El show de Rasca, Pica y Poochie.

viernes, 3 de abril de 2020

La casa de papel 4: punto y seguido (SPOILERS de la tercera temporada)





Ya está por fin en Netflix la cuarta temporada de La casa de papel. Quien nos iba a decir cuando veíamos la tercera mientras disfrutábamos del verano que las cosas estarían como están ahora en España y en el mundo, y desde Joróbate Flanders deseamos una vez más mucho ánimo a todos los afectados por la enfermedad del coronavirus. 

Al contrario de lo que ocurrió hace casi un mes dadas las circunstancias con otro estreno esperado, esta vez no ha habido ninguna caída inoportuna, y ya he podido ver los 8 capítulos que de nuevo han dejado un final abierto a una T5 que ya estaba confirmada desde hace mucho tiempo. Inevitablemente he de hacer spoilers de la 3, así que sí aún no estáis al día, os dejo mientras tanto con un divertido vídeo de un señor hindú que imita a Michael Jackson.








En el 3x08, vimos como Raquel Murillo "Lisboa" (Itziar Ituño) era detenida tras haber sido simulado su asesinato por orden de Alicia Sierra (Najwa Nimri) la siniestra agente de policía que había torturado a Río (Miguel Herrán) , lo que obliga por primera vez al "Profesor" Sergio Marquina  (Álvaro Morte) a improvisar sobre la marcha en el cada vez más complicado nuevo atraco en el Banco de España. 

Mientras tanto, los "Dalís" tienen que salvar a Nairobi (Alba Flores) del disparo que recibió a traición a la vez que tratan de controlar al inestable Palermo, interpretado por un Rodrigo de la Serna que una vez más se roba cada escena, ya sea dentro de las claustrofóbicas oficinas o en los flashbacks que siguen desarrollando su compleja amistad con el fallecido hermano de Sergio, Andrés de Fonollosa "Berlín" (Pedro Alonso) . 

Y si Alicia se convirtió en la T3 en la mayor archienemiga del profesor como si del personaje de Alex Mahone (William Fichtner) en Prison Break se tratara, nunca Tokio (Úrsula Corberó) tuvo que hacer frente antes a alguien aún más peligroso que ella: Gandía (José Manuel Poga) jefe de seguridad que, tras aparecer brevemente en los primeros episodios de la pasada temporada, aquí se convierte posiblemente en el antagonista principal, con unas escenas que poco menos que llevan a LCDP a un nuevo género, el terror. Sin olvidar claro está a Arturito Román (Enrique Arce) que tras colarse en el banco seguirá con sus intentos de heroicidades a la vez que mostrará más que nunca su lado oscuro. Todo esto, ante la atenta mirada de una misteriosa rehén interpretada por Belén Cuesta.






¿Esta temporada es mejor o peor que la anterior? Es difícil de decir. Al principio empieza un poco más lenta (era difícil mantener un ritmo tan acelerado) pero a partir del 3x04 vuelve la pura acción a la que LCDP nos tiene acostumbrados para llegar de nuevo a unos 2 episodios finales llenos de tensión e incógnitas. 

Un punto y seguido ante una quinta temporada que promete ser más espectacular que nunca.

El comprador de Springfield: Caída y resurección de Xbox. ¿La era del Game pass?

  Bienvenidos una vez más al espacio de noticias y opinión de Joróbate Flanders. Como pasa el tiempo. Estamos cada vez más cerca del fin del...