viernes, 24 de mayo de 2019

Revisitando Los Simpson. ¿Quien disparó al señor Burns? (2)

La intro que jamás vimos en A3



Durante el verano de 1995, todo fan de Los Simpson en EEUU se hacía la gran pregunta: "¿Quien disparó al señor Burns?" (en España Antena 3 estrenó directamente los 2 capítulos seguidos y sin publicidad previa, pero ese es otro tema) . 

Nunca un inicio de temporada (la séptima) de esta serie había creado tanta expectación. ¿Sería Waylon Smithers? ¿Homer Simpson? ¿Barney Gumble? (que de hecho en un principio iba a ser el elegido por los guionistas) . La situación llegó hasta tal punto que se animaron todo tipo de disparatados finales con tal de evitar filtraciones, como si fuese una serie de imagen real. Algunos acabarían siendo mostrados en el peculiar recopilatorio "Espectacular episodio Nº138" de la misma temporada.



Y aún así, sigue siendo mejor que el final de Monteperdido



Pero para explicar el inicio de esta segunda parte, hay que volver a remontarse al origen del todo, a Dallas. Patrick Duffy (que interpretaba al protagonista Bobby Ewing, hermano del malvado JR) abandonó la serie tras 8 temporadas, por lo que al principio de la novena su personaje moría en un accidente de tráfico. Las audiencias se resintieron, y hubo que volver a contratarle, pero ¿como? En el primer episodio de la T10 Pamela "Pam" Ewing (Victoria Principal) despertaba y veía ducharse a su marido Bobby como si nada. Toda la T9 había sido un sueño, como todo Los Serrano.

Esta célebre escena es parodiada al principio de "Quien disparó al señor Burns? segunda parte", en este caso, como no podía ser de otra manera, con Smithers y Monty. Pero de pronto pasamos a una carrera a lo Meteoro, y entonces volvemos a la realidad: ahora Waylon es un borracho sin empleo que es el principal sospechoso del disparo a su antiguo jefe. Además, descubre que ha disparado la pistola que llevó al ayuntamiento, acudiendo a confesarse a una iglesia católica, donde Clancy Wiggum le tiende una enboscada. Aquí la serie retoma parte del humor absurdo que le caracterizaba en aquellos años al tener como compañero de celda a un supervillano llamado "Doctor Colossus".







Mientras es llevado a la comisaria, Smithers cuenta delante de las cámaras un chiste sobre Madonna para enfado de Krusty el payaso (una vez más, preocupado solo por su carrera ajeno a que alguien tan importante para Springfield haya sido herido en un tiroteo) ya que asegura que el antiguo asistente se lo ha copiado. Su compañero Melvin "Actor secundario Mel" Van Horne le recuerda que él ya lo había sacado a su vez de un programa de Comedy central, y ahí comprende que Smithers no pudo hacerlo: él había dicho en el ayuntamiento que se pasaba las tardes viendo dicho programa, que, como vimos en la tele del bar de Moe, se emitía a las 3, es decir, cuando ocurrió todo.

Mel va a explicar todo a Wiggum, descubriéndose que a quien Waylon disparó accidentalmente fue a Jasper Beardly, quien no lo había denunciado porque ni siquiera era consciente de lo ocurrido (le dio a su pierna de madera) quedando así libre y dejando a la policía de Springfield sin pistas.







Es aquí cuando por fin la familia Simpson retoma el protagonismo. Homer ayuda a Moe Syslack y otros habitantes del pueblo a derribar el bloqueador solar de Burns (que se estrella contra el vecino Shelbyville para cruel alegría de todos) y Lisa decide utilizar su gran intelecto para colaborar en la investigación, desarrollando una lista de 4 posibles sospechosos: el director Seymour Skinner (por perder el petróleo encontrado en la escuela primaria) , Willie Mcdougal (que se quedó sin trabajo por culpa de ello) , Moe (que perdió su bar) y Barney Gumble (que perdió el bar de Moe) . 

Pero cuando explica todo esto a Wiggum, se le escapa decir que su amigo Tito Puente había jurado venganza por perder sus clases de música, y van a detenerle al restaurante cubano donde iba a dar un concierto. En uno de los más geniales musicales de la historia de la serie, Tito explica que su "venganza" era simplemente componer una canción insultando al millonario dueño de la central nuclear.


Y justo la única que falta en el recopilatorio de la T9


Tras esto son interrogados Skinner (quien pensaba hacerlo, pero confundió la pintura de camuflaje con los maquillajes de su madre Agnes, y es posteriormente descubierto de esa guisa por el superintendente Gary Chalmers) Willie (tras parodiar "cierta" escena de Instinto básico, cuenta que es incapaz de disparar un arma por sufrir de artritis en los 2 dedos índice) y Moe, que es sometido a un polígrafo en otra memorable escena.






De nuevo sin pistas (salvo la bala extraída a Burns) , Wiggum tiene un extraño sueño donde Lisa le sugiere que mire la ropa que llevaba Monty. Ahí encuentran una pestaña que coincide con el ADN de la familia de Evergreen Terrace. Además, sus primeras palabras al despertar del coma son "Homer Simpson", quien tiene en su coche la pistola con que fue disparado, por lo que es detenido, consiguiendo escapar gracias a que el inepto jefe de policía vuelca el camión blindado donde se lo llevan al intentar comprar comida en el Krusty Burger desde ahí. Smithers ofrece una gran recompensa por él, y todo Springfield va en su búsqueda.

Pero Lisa no cree que su padre sea capaz de algo así, y decide mirar el reloj de arena donde Burns cayó desplomado, y algo le hace comprender la verdad de lo sucedido yendo de inmediato al hospital, donde Homer, disfrazado de médico (sin saber como, ni siquiera existen, al menos en el DVD, escenas eliminadas al respecto) amenaza a Burns para que diga la verdad. Descubrimos aquí que durante un buen rato estuvo en un extraño trance en que solo era capaz de repetir "Homer Simpson" y, cuando se recupera del todo, vuelve a olvidar dicho nombre para desesperación del inspector del sector 7G.

Por fin Burns reconoce que Homer no lo hizo y revela la verdadera culpable...¡Maggie! a la que había intentado sin éxito robar un caramelo. La pista que dejó en el reloj fueron las letras "W" y "S", viendo la primera, al revés, como una "M". Aunque Marge dice que es un accidente y todo acaba sin más, la sospechosa mirada de su hija pequeña deja dudas al respecto.







Hay debate sobre cual de los 2 episodios es mejor. A buena parte del fandom le gusta más la tensión de la primera parte al más clásico humor de la segunda. Yo personalmente prefiero valorarlo en su conjunto como uno de mis episodios preferidos de la serie. 

Sí, el final resulta un tanto absurdo, pero ¿acaso no estamos acostumbrados a que no nos gusten los finales porque nos hemos construido uno en nuestra cabeza con el que no solemos acertar? Quizá la idea de Matt Groening cuando sugirió que fuese un Simpson en vez de Barney (lo que a su vez explicaría que no le veamos en el episodio "Equipo Homer" y en su lugar metan de forma extraña a Otto Mann en el torneo de bolos) fue precisamente eso, trollearnos un poco a todos, ironizar con esos finales que tanto nos molestan sin molestarnos en ver más allá, olvidando cuanto hemos disfrutado por el camino. 

Próximamente, más episodios de Los Simpson en Joróbate Flanders.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los periféricos más insólitos (2)

Seguimos repasando en Joróbate Flanders algunos de los accesorios más curiosos o extraños que hemos visto en la historia de los videojuegos:...