miércoles, 31 de marzo de 2021

El comprador de Springfield. Una breve historia de la censura en Dragon Ball

 



No, no os frotéis los ojos, estáis leyendo bien. Dos semanas seguidas de espacio informativo en Joróbate Flanders. 

Qué de cosas han pasado estos días, desde la ya anunciada pero no por ello menos triste desaparición de Super Mario 35 junto con la retirada del mercado de Super Mario 3D All Stars, el exitoso (¡por fin!) estreno de Godzilla VS Kong o el enésimo aplazamiento de Black Widow para ser un estreno premium de Disney+, que hace preguntarse por qué no lo hicieron así en primer lugar en vez de marear tanto la perdiz.



Un minuto de silencio por Super Mario 35


Pero hoy no hablaremos de todo eso, sino de Dragon Ball. Y ni siquiera de la por el momento interesante e intrigante saga de Granola en Super, sino de como la serie original todavía hoy 25 años después de su final es fuente de debates intensos en la opinión pública hoy amplificados por las redes sociales.

De entre los diferentes doblajes autonómicos que tuvo la serie en España durante los 90, quizá el gran olvidado haya sido el valenciano emitido por la extinta Canal 9, y eso que su éxito allí poco tenía que envidiar al de la mismísima TV3 en Cataluña, y en algunos puntos (fundamentalmente en la saga de Cell) llegaron a ir por delante en cuanto a estrenos. Fue en ese idioma donde por primera vez se pudo ver a ese misterioso chico de pelo morado vencer con desconcertante facilidad al tirano Freezer.




No puede haber un anuncio más noventero


Por supuesto, la controversia de los contenidos de la serie que todas las comunidades habían sufrido antes o después tenía que llegar también allí. Y aquí viene el importante matiz que marcaría lo que ha sido esta semana. 

Mientras que ETB, TVG y TV3 (esta última, relegándola a su segundo canal) pudieron terminar de emitir la serie, y los que la veíamos por Telemadrid (al igual que los andaluces en el caso de Canal Sur) tuvimos que esperar casi un lustro a la emisión nacional que ofreció Antena 3, en Canal 9 Bola de Drac Z se vio bruscamente cancelada hacia 1995 en el episodio 213 (aquel en que Son Goku estrecha la mano al dios Kaioshin del U7 en el 25º gran torneo de las artes marciales) y ya no volvería a emitirse con la excepción de una efímera reposición de la primera etapa de la serie que solo duró una semana. Casualmente ¿o no? las mismas fechas en que empezó en A3.





De esta forma, los fans valencianos únicamente pudieron ver la saga de Boo gracias a la señal que allí se recibía de TV3 y C33, y en los sucesivos lanzamientos físicos de animes, películas... únicamente era el catalán o euskera (y más esporádicamente el gallego) lo que se incluía junto con el japonés y el castellano. 

Con la extensión de internet y el auge de los foros, muchos empezaron a compartir los episodios en valenciano que conservaban en antiguas grabaciones en VHS, y a principios de la década de 2010 surgió el movimiento "Volem que torne Bola de drac a Canal 9". 

Aunque esto no se pudo conseguir debido a que en 2013 se produjo el polémico cierre del canal autonómico, sí se dobló mediante crowdfunding la película La batalla de los dioses, y la actual edición en blu ray de la serie original de Selecta Vision cuenta con el valenciano junto al resto de idiomas autonómicos.




Y con esto saltamos al momento actual, a la nueva televisión valenciana À Punt que empezó sus emisiones regulares a mediados del 2018. 

El partido Compromis puso finalmente sobre la mesa hace unos días la posibilidad de una reposición, lo que su director descartó alegando tanto motivos económicos (lo cual es razonable en los tiempos que corren, sobre todo teniendo en cuenta los más de 60 episodios que quedan aún pendientes de doblar) como el sexismo de la serie. Casi 30 años después, volvía el antiguo debate.

¿Es Dragon Ball una serie machista? Posiblemente. Tan cierto es esto como que este es un producto de su tiempo, más aún en una sociedad como la japonesa que no se caracteriza precisamente por su progresismo. Y es que a veces es más cómodo cortar por lo sano que intentar explicar esto más allá de un letrero de 10 segundos en cierta plataforma de streaming.

Aunque DB Super sigue teniendo algún patinazo (en especial el desafortunado episodio 89) justo es decir que en esta ocasión Akira Toriyama y Toyotaro se han caracterizado por presentar personajes femeninos mucho más fuertes como las saiyans Kale y Caulifla, así como Ribrianne y su equipo de justicieras del segundo universo, y la androide C18 ya es una más de los "guerreros Z". Por no mencionar que la misma serie no existiría sin Bulma y su gran invento del radar del dragón.




Que À Punt haya decidido no emitir Dragon Ball por razones que podemos o no compartir por supuesto no es algo que podamos llamar "censura" por más que insista en ello ese típico usuario que tiene tantos números en su arroba de Twitter. 

Y no ha habido ninguna generación que haya visto la serie con más regularidad que la que llaman "de cristal", que es la que se crió con las largas maratones de fin de semana de Cuatro hasta que su absorción por Mediaset le hizo dar el salto a FDF y Boing.



De las cosas raras que hacía Cuatro ya hablaremos otro día. O no.




Aclarado este punto, hay que dejar claro que efectivamente la censura ha sido un triste constante en la historia de Dragon Ball en un país como este donde se sigue tendiendo a pensar que "dibujos animados = infantil". 

Ya de entrada nos llegaba "mutilada" de la distribuidora francesa, algo que en una primera etapa afectaba a los ya comentados chistes salidos de tono protagonizados por el maestro Mutenroshi y sus patéticos intentos de seducir a Lunch o Bulma, llegando en algunos casos a tener que ser dobladas para el DVD, o siendo directamente dejadas en VOS en su mayoría.

A partir de la saga de Piccolo Daimaoh, las batallas fueron volviéndose cada vez más dramáticas y sangrientas. Escenas como la regeneración namekiana o el asesinato de Krilin que hizo despertar en Goku el estado de super saiyan únicamente podían verse a través del manga que ya entonces publicaba Planeta en formato grapa con los dibujos invertidos por el formato occidental de lectura.




Antena 3 fue más allá y empezó a hacer sus propios cortes, que acababan volviendo algunos de los episodios completamente ininteligibles. Los episodios 216 y 17 (en los que se producía la brutal y desigual lucha entre Videl y el malvado Spopovitch) fueron suprimidos en la mayoría de las emisiones, y también desaparecieron cosas de lo más simples y hasta divertidas como la cariñosa palmadita de Goku a su esposa Chichi en la espalda que acaba con ella chocando contra un árbol al no controlar el saiyan su gran fuerza.




Hoy día Dragon Ball está inevitablemente marcada por EEUU, su mercado más fiel pese a lo tardío de su auge allí. Esto ha hecho que Super sea una serie mucho menos violenta, donde rara vez se ve algo de sangre pese al poder literalmente divino que han alcanzado Goku y Vegeta, e inclusive el renacido Freezer, antaño el personaje más cruel, se ha convertido en una especie de "amienemigo".

Y, pese a ello, la emisión de Boing (ya en horario de prime time, y por tanto no infantil) no se ha librado de tener todo tipo de cortes, en ocasiones de forma particularmente chapucera como fue el fundido a blanco cuando Trunks consiguió derrotar al "black Goku" Zamas que amenazaba con destruir su universo alternativo.




De nuevo, el formato físico tan reivindicado aquí nos ha permitido ver los episodios íntegramente. Sin embargo, había otro problema que ni siquiera esto podía tapar: 

Tras un parón, Boing retomó la saga de Zamas a partir del episodio 52. Esto trajo a primera vista el cambio de una de las voces más emblemáticas (la de Vegeta) puesto que Alberto Hidalgo había decidido abandonar la profesión. Una vez aceptado esto, se empezó a observar que (según la distribuidora, por órdenes de Toei) los diálogos empezaban a ser demasiado suavizados. 

Dejando a un lado la pregunta de por qué en Doraemon (que sí es una serie infantil) se permite usar a menudo la palabra "mierda", esto se pone especialmente de manifiesto en el episodio 72, donde Vegeta insulta al hakaishin o dios de la destrucción Lord Beerus de una forma, por decirlo de alguna manera, impropia de él.




Muchos diréis "pues ved la serie en versión original", y posiblemente tengáis razón. Pero hace poco hubo un inesperado giro de los acontecimientos, y es que, dentro de la opción "Toonami" de la televisión digital de Orange, según reveló Mr.Kaytos, ¡existe un doblaje alternativo sin censura que solo puede verse allí! Un doblaje que desaparecerá en pocos meses si la compañía francesa no renueva los derechos del anime.

¿Selecta mintió y Toei nunca presionó para cambiar el doblaje? Y si no es así, ¿por qué en una plataforma minoritaria sí y no en unos DVDs y BDs que deberían tener lo que no nos ofrece la televisión en abierto? 

Vistos los problemas que a su vez está teniendo la publicación del manga, parece que nunca habrá una manera completamente "ideal" de disfrutar Dragon Ball en España, y es una verdadera lástima que le ocurra esto a una serie que a los de nuestra generación nos hizo conocer y apreciar el inmenso mundo del manganime.

Como siempre, podéis opinar de todo esto en los comentarios.

viernes, 26 de marzo de 2021

El comprador de Springfield. El futuro del formato físico

Larga vida a los guardianes del disco


Vuelve una semana más a Joróbate Flanders una sección tan regular como la emisión de Rick y Morty, el espacio de noticias y opinión El comprador de Springfield.

En aquel lejano año 2019 donde solo se concebía llevar la cara tapada si eras un personaje interpretado por Tom Hardy aparecieron una serie de noticias que nos hicieron reflexionar sobre el futuro del formato físico, como el lanzamiento de una Xbox One all digital (opción que ya llevan de inicio las máquinas de la décima generación) . 

Una situación que (salvando las distancias) parece repetirse en este 2021 que está haciendo parecer al 2020 el teaser de lo que se nos venía encima.


En serio, ¿por qué esa fijación?


En los primeros tiempos del coleccionismo de DVD donde la venta online no estaba aún demasiado extendida, mis sitios de visita habitual en Madrid eran la tienda de electrodomésticos Media Markt y el hipermercado Carrefour, donde adquirí desde temporadas de Futurama hasta la trilogía de Star Wars, pasando por documentales de fútbol que hoy son difíciles de encontrar.



Si recuerdas Carrefour así, te falta poco para la vacuna


Hoy día MM (pioneros en su día en España del hoy imprescindible en las compras navideñas Black friday) ha ido reduciendo sus espacios de cine a la mínima expresión en favor de videojuegos (¡y hasta sección de librería!) lo que también ocurrió en la cadena francesa hasta el punto que muy rara vez se podía encontrar allí el nuevo formato 4K. Poco podíamos imaginar pues que hace 2 semanas Carrefour se convertiría de pronto en lugar de peregrinación de coleccionistas de toda España. 

Toda esta locura empezó cuando Judit Phoenix (si no la conocéis, seguidla, merece mucho la pena) empezó a publicar en sus redes sociales y Youtube imágenes de un considerable número de películas tanto en DVD como en BD. Lo que tenían en común es que todas ellas se movían en precios entre 99 céntimos y 3 euros.

Según se explicaba en el vídeo que linkeo, esto no era algo puntual de ese centro, sino que estaba ocurriendo en todos. Carrefour decidió prescindir de golpe y porrazo de su sección de cine en una gran liquidación. 

Desde el típico fondo de catálogo en caja horizontal (que aproveché para películas que nunca había visto) hasta algunos unboxings que se han llegado a ver con estrenos relativamente recientes como Star Wars IX y Puñales por la espalda, packs de sagas completas, e inclusive alguna que otra edición steelbook. Una vez pasada la euforia por esta rebaja en una fecha tan poco propicia, quedaba una vez más en el aire la incómoda sensación del fin de una era.




No, amigos, no todo está en internet. Saber en qué estado vas a encontrar lo que sí está ya se ha vuelto toda una lotería. Y, tercero y más importante: por más que hayamos pagado por ello, jamás será 100% nuestro. 

Este punto se ha puesto una vez más de manifiesto ante una noticia esta misma semana del otro tema que nos ocupa aquí, el de los videojuegos. Y es que Sony ha anunciado el inminente cierre de sus tiendas online en Playstation 3, PSP y PS Vita, juegos que se perderán para siempre si no son descargados, junto con sus respectivos DLCs. 

En adelante la segunda mano (con la burbuja que hay en torno a ella) será la única forma de adquirirlos si es que existen de hecho en edición física, y aquí es donde especialmente se ve afectada la incomprendida última portátil de la compañía japonesa, donde su efímera vida útil en Europa se tradujo en un importante número de lanzamientos exclusivamente digitales. Pero el hecho de que podamos adquirir los juegos en formato físico no significa que podamos jugarlos sin problemas: 

Todos los DLC quedarán en agua de borrajas, juegos orientados al online que perderán gran parte de sus funcionalidades o juegos directamente injugables, por la mala costumbre de la industria de dejar el arreglo de bugs para los parches de día cero. Assassins Creed Odyssey, The Evil Within, The Elder Scrolls V: Skyrim, Halo: The Master Chief Collection… 

Todos estos juegos tienen en común que son prácticamente injugables sin estos parches que arreglaban el juego, por lo que, sin un servidor de donde poder descargarlos, solo nos quedará la versión física, y bugueada, de los mismos.





¿Significa esto que vaya a desaparecer a corto-medio plazo el formato físico? No necesariamente. Pero probablemente quede ya centralizado en comercios online como Amazon, que son los que hoy día ocupan la mayor cuota de mercado, con la opción de importar ediciones de otros países a precios más reducidos que los españoles o que directamente no han sido editadas aquí.

Y aquí llegamos a un concepto cada vez más habitual, el de los steelbooks y demás tipos de ediciones limitadas. Lo que en los tiempos del DVD aparecía de forma muy esporádica (y eso si nos llegaban) ya se ha vuelto un imprescindible de todo blockbuster de Hollywood que se precie, con sus reservas agotándose en minutos para deleite de los especuladores. 

Este fenómeno también ha llegado al mundo del videojuego, desde steelbooks para FIFA con el escudo de tu equipo a figuras del protagonista de turno, y alguna que otra locura únicamente accesible para bolsillos acomodados como la mastodóntica "edición leyendas" del último videojuego multiplataforma de Oliver y Benji.





Cuando ya no solo las majors sino también distribuidoras locales ejem,"extrañas" han comenzado tambien a lanzar sus propias ediciones coleccionistas numeradas que ni siquiera existen en EEUU, el futuro parece claro. 

Un mercado como el de la música, que cada vez irá menos orientado al comprador digamos "generalista" sino al mundo del coleccionismo, con ediciones lujosas de tiradas cada vez más reducidas y de precio más elevado. Quizá no la mejor opción. Pero sí la única viable para los que queremos de verdad "tener" lo que nos gusta.

¿Seguís comprando en físico o únicamente en digital? Podéis opinar sobre este debate como siempre en los comentarios.

sábado, 20 de marzo de 2021

Los herederos del capitán América: Falcon y el soldado de invierno (SPOILERS)

 



Tras su flojo año de arranque, las novedades no dejan de llegar en este 2021 a Disney+, ya convertida del todo en una plataforma familiar (que para los estándares de la factoría, es casi como decir "adulto") . 

Hace apenas 2 semanas nos despedíamos de Wandavision tras 2 intensos meses de estúpidas teorías, y ya tenemos aquí el episodio piloto (esta vez no hubo doble estreno, lástima) de la nueva producción de Marvel encargada de ir estableciendo a los que han de ser algún día los nuevos Vengadores. En este caso, Falcon y el soldado de invierno. 

Una vez más aviso de que habrá SPOILERS, así que si aún no lo habéis visto, os dejo con esta interesantísima selección de anuncios de los 90.



Un vídeo de 3 horas en 4:3. Lo más parecido al Snyder Cut que nos podíamos permitir



Está a la orden del día que las muertes en los comics de superhéroes no sean definitivas, y Marvel no iba a ser menos en esto, siendo la pobre Jean Grey algo así como la Krilin de los mutantes. Y es que, ¿alguien creyó (aparte de que, vaya, ya había trailers de Spiderman Lejos de casa) que el chasquido de Thanos (Josh Brolin) iba a ser definitivo?

Durante más de 40 años, hubo un personaje que escapó a esta norma. Estamos hablando por supuesto de Tío Ben Bucky Barnes, el compañero y buen amigo del Capitán América que fue dado por muerto en el relanzamiento del personaje en 1964 en el cuarto número de Los Vengadores al quedar congelado en el Atlántico.

No fue hasta 2005 que el guionista Ed Brubaker le trajo de vuelta convertido en un asesino a sueldo con amnesia, El soldado de invierno, trama que se adaptó parcialmente para la secuela homónima de la película protagonizada por Chris Evans. Aunque una vez más, en los trailers y posters ya se veía a Sebastian Stan interpretando al personaje, este resultaba un reencuentro impactante.





El soldado de invierno introdujo a su vez a un nuevo personaje que se convertiría en una de las pocas personas de confianza de Steve Rogers al ser falsamente acusado del supuesto asesinato de Nick Furia: Sam Wilson, ex-militar con unas alas mecánicas que le permiten volar. Juntos descubren no solo que Bucky estaba siendo controlado por la oscura organización HYDRA, sino que siempre habían sido la cabeza en la sombra de SHIELD.

Tras los hechos de Civil War, los 3 quedaron en la clandestinidad al oponerse a los acuerdos de Sokovia, yendo Bucky a parar a Wakanda, donde aparementemente consiguieron curarle de la "contraseña" que activaba su control mental y parecía por fin vivir en paz hasta que llegó Thanos siendo junto a Falcon una de sus víctimas que luego resucitaron.

Tras la derrota definitiva del "titán loco", un envejecido Rogers que había viajado atrás en el tiempo para reencontrarse con su amada Peggy Carter (Hayley Atwell) le cedió su icónico escudo de vibranium a Wilson, y en ese exacto punto cronológico arranca la serie, con Falcon tratando de rescatar a un agente del gobierno de un misterioso grupo de terroristas que se hacen llamar "los sin-banderas". 

Esta escena, de una gran factura (salvo por los inevitables detalles de ciencia ficción, bien podría formar parte de un Misión Imposible) recuerda mucho al asalto del inicio de El soldado de invierno que inició toda la investigación de Furia, y de hecho comparten entre sí un antagonista principal que no habíamos vuelto a ver desde entonces: Georges Batroc, interpretado de nuevo por Georges St-Pierre.





Tras eso el episodio adopta un tono mucho más lento que va estableciendo a los personajes y al complejo nuevo mundo surgido tras regresar tantas millones de personas desaparecidas en los 5 años conocidos como "lapso".

En este contexto, los Sin-Banderas son una especie de anarquistas que creen que la vida era mejor así. Esto es una licencia con respecto al comic, donde hubo un único personaje bajo la identidad de Flag-Smasher: Karl Mortenghau, que defendía los mismos ideales de un planeta sin fronteras. 

Un nuevo ataque a gran escala en Suiza evidencia que, además, estos extremistas gozan de una fuerza sobrehumana. ¿Es posible que hubiese más soldados de invierno aparte de los ya vistos en Siberia? ¿Y sería ahí donde entre en la serie Helmut Zemo (Daniel Bruhl) a quien aún no hemos visto en este piloto?

Mientras tanto, Bucky, completamente solo, trata de buscar su lugar en el mundo, y a la vez que recibe tratamiento psicológico, empieza a buscar a gente de su pasado, como si de una especie de Me llamo Earl se tratara. A la espera de saber cuando se reencontrarán los 2 protagonistas, cabe preguntarse hasta qué punto estará realmente recuperado.

Sea como fuere, el episodio acaba con un cliffhanger que al menos yo reconozco que no esperaba: tras donar Falcon el escudo a un museo, el presidente de EEUU anuncia la creación de Poochie un nuevo Capitán América que devuelva la ilusión a la población. 

De esta forma queda así establecido dentro del UMC un concepto muy conocido por los lectores del comic: el US Agent o USAgente, mucho más violento y nacionalista que Rogers. Quizá, el primer paso hacia la creación de los Thunderbolts, la réplica de Marvel al Escuadrón suicida que está cerca de volver a los cines tras el fallido primer intento.




Si ya el de Wandavision fue un gran estreno, este de Falcon y el soldado de invierno tristemente se queda a medio camino, con demasiados altibajos. Pero el material sigue teniendo un gran potencial, y es de esperar que en futuros episodios irá encontrando por fin su camino. 

Como siempre, podéis opinar de este estreno en los comentarios.

viernes, 12 de marzo de 2021

El otro séptimo universo: nuestras películas preferidas de Dragon Ball

No, esta no

 

Hacia 1993, el auge por Dragon Ball Z estaba al máximo en España (o al menos, en las comunidades con televisión autonómica, que eran bastantes menos de las que podáis imaginar) con la emocionante saga de Cell y los androides. 

A las mareantes audiencias (que a veces llegaban a superar el 40%, datos más propios de una gran retransmisión deportiva) se unía la exitosa doble publicación en grapa del manga por parte de Planeta de la "serie blanca" (que empezaba desde el primer capítulo con Son Goku conociendo a Bulma) y la "roja", que calmaba el ansia de los más impacientes por ver las grandes batallas de super saiyans empezando directamente por la explosión del planeta Namek provocada por Freezer.





Un reportaje de Bruno Sol en uno de los números más recordados de Hobby Consolas (si no le seguís en Twitter, ya estáis tardando) creó aún más sensación. Resulta que el sueño de muchos ya existía, y solo estaba en Japón: ¡videojuegos de Dragon Ball!

La mayoría eran RPGs, un género que en ese entonces no tenía mucha acogida en nuestro país, pero había uno de lucha (en los tiempos en que Street Fighter arrasaba) para Super Nintendo, lo que disparó las ventas de cartuchos de importación y de los periféricos necesarios para usarlos en nuestras consolas PAL. Tras meses de campañas alarmistas de ERBE en contra de estas prácticas, finalmente llegó a nuestro mercado de la mano de Bandai Dragon Ball Super Butoden.





Sí, los controles eran muy toscos y los textos llegaban en francés, pero en ese momento poder jugar con Goku, Vegeta, Son Gohan o Cell era toda una delicia. Poco después llegaría Super Butoden 2, el más apreciado por el fandom de la época, con un modo historia muy elaborado. 

Sin embargo, una vez veías los personajes seleccionables en modo multijugador, dejando a un lado la sorprendente cuestión de que Goku no estuviera entre ellos, surgía una gran pregunta: ¿quienes eran esos tales Tara y Kujila que sí figuraban?




Lejos como estábamos de imaginar que lo que nos llegaba del país vecino no era demasiado fidedigno, aquel era nuestro primer contacto con todo un mundo aparte dentro del lore del manganime de Akira Toriyama: el de las películas que iban saliendo cada año en Japón. Producciones que a partir de aquel momento serían durante mucho tiempo el único producto audiovisual que muchos podíamos disfrutar.





Estas películas (con las excepciones de las más recientes, basadas en la actual serie DB Super) narraban historias alternativas completamente fuera del canon. De hecho, las 3 primeras (las de la serie original) no eran sino remakes de algunas de las primeras historias de Goku, desde la primera búsqueda de las bolas de dragón a la lucha contra la Red Ribbon pasando por el entrenamiento de Mutenroshi donde conoció a su mejor amigo Krilin.





Las más populares (puesto que la ya mencionada HC regaló buena parte de las mismas) fueron las de la etapa Z. Hoy día, es inevitable comprobar como tienen reiterativos argumentos que las hacen perfectamente intercambiables entre sí: 

Aparece un nuevo villano de un gran poder al que nadie puede vencer hasta que Goku lanza su ataque final (a menudo, una genkidama, esa táctica que únicamente ha funcionado una vez en toda la historia canónica) este es vencido, y a seguir con lo que debieron haber interrumpido en primer lugar para llegar a esto. 

Pese a todo, en Joróbate Flanders les tenemos un gran cariño por su alto componente nostálgico, y hoy hablaremos de algunas de las 3 que sí merecen una mención especial. Veámoslas:


Los guerreros de plata




Esta en su momento fue una película muy especial por 2 motivos. Era la primera en no estar protagonizada por Goku (tras sacrificarse en el combate contra Cell) y además podía haber encajado perfectamente en la cronología de la serie si así lo hubiera decidido Toriyama, puesto que su argumento era una suerte de secuela no oficial del "Cell Game", contexto en el que Gohan es el más fuerte de la Tierra y Vegeta está desencantado de la lucha tras haber sido superado por un niño.

El millonario Gyosan Money (o como se le conoció en el doblaje español como si de un personaje de Austin Powers se tratara, "Mesobra Eldinero") organiza como regalo de cumpleaños para su hijo Dollar un torneo de artes marciales que, como no, atrae a los Gohan, Trunks del futuro que andaba de visita, Krilin, Piccolo, Yamcha, Ten Shin Han... así como un cameo para los que estén atentos del peculiar "Lobo hombre".

Piccolo se retira asqueado por el poco valor de Krilin para enfrentarse al namekiano, y Trunks debe transformarse en super saiyan para vencer a Ten, por lo que estos se clasifican para la fase final junto a Gohan y Doskoi (un luchador de sumo que solo sabe decir su nombre, que gana a Yamcha como todo rival de primera ronda que se precie) donde deben luchar contra unos presuntos extraterrestres que en realidad son discípulos de Mr.Satan, para así retar el primero que consiga ganar su pelea al campeón del mundo y presunto héroe del Cell Game.

Sin embargo, estos luchadores han sido suplantados por Bojack y sus sicarios Zangya, Bido, Boojin y Gokua, unos malvados extraterrestres que fueron encerrados siglos atrás por los 4 dioses Kaio, escapando gracias a la explosión de Cell que Goku había llevado hacia ahí. Sí, nuestro saiyan preferido liándola hasta después de muerto como Tony Stark.




Aunque Trunks consigue vencer a su enemigo con mucha dificultad, el resto resulta prácticamente invencible, incluso con la intervención posterior de Vegeta y Piccolo. Incluso podría haber sido peor la cosa (anticipando de alguna manera su decisiva intervención en la saga de Boo) si la entrada "triunfal" de Mr.Satan no hubiera interrumpido un doble ataque de Bido y Boojin

Cuando Bojack en persona (transformado en el enorme monstruo verde conocido en SNES como "Kujila") está a punto de acabar con Gohan, Goku viaja unos segundos sin permiso con el shunkanido para salvarle, y es entonces cuando despliega todo su poder de super saiyan 2 salvando así el planeta. Aunque por supuesto, con las cámaras de televisión destruidas, el mérito recae en Satan.

Aunque, como ya he dicho, su historia no deja de ser un calco de tantas películas anteriores, es interesante ver como el peso de la historia recae en un personaje eternamente desaprovechado, y goza de una de las mejores animaciones y ambientaciones de la franquicia, que van desde un volcán hacia una antigua ciudad abandonada de aspecto europeo, así como el rincón del camino de la serpiente donde Goku y Kaito "viven" provisionalmente.




El ataque del dragón




Esta fue la última película de la etapa Z (sin contar como tales El ataque de los dioses y La resurrección de Freezer, estrenadas aún bajo esta marca al no haberse estrenado aún Super) y de nuevo partía de un punto cronológico claramente establecido, que era la muerte de la parte malvada de Majin Boo con Goku y Vegeta revividos.

Aunque el primero vuelve a ser el héroe de la misma (con el ataque deus ex machina que da título al film) esto es completamente lo de menos. 

El peso de la historia recae en otro personaje secundarísimo como es el Trunks niño del presente, y su deseo de tener la figura de un hermano mayor como su gran amigo Goten, algo que cree encontrar en el misterioso guerrero Tapion, liberado tras miles de años encerrado en una caja de música gracias a las bolas de dragón.

Pronto se descubre que han caído en la trampa de Hoi, un hechicero que ha liberado la parte inferior del monstruo Hildegarn (que prácticamente destruyó el planeta de Tapion) que se encontraba dentro del hermano de este, y pretende unificarla con su cabeza, que se encuentra dentro de Tapion. 

Ni siquiera la habitación especial diseñada por Bulma (que simula las condiciones de la caja de música) consigue contenerlo, debido a que Hildegarn tiene la capacidad de absorber a sus enemigos al estilo de Cell (algo que durante muchos años no supimos en España debido a la absurda censura heredada del master francés) lo que hace su poder cada vez más incalculable. El único que consigue plantarle algo de cara es Gotenks en su estado de super saiyan 3, pero esto solo desencadena su evolución a una forma aún más peligrosa.






Después de que Goku consigue ganar (¡la única victoria del SSJ3!) Tapion viaja con la máquina del tiempo de Bulma a reencontrarse con su hermano, no sin antes regalarle a su gran amigo Trunks su espada, un bonito guiño que aún hoy hace preguntarse a muchos fans (aunque esto no tendría ningún sentido cronológicamente hablando) si es la que acabó con Freezer y Cold. Un digno adiós para los primeros 10 años del anime.




Dragon Ball Super la película: Broly




Aunque La batalla de los dioses tuvo una opinión dividida, hubo un concepto desarrollado hacia el final que resultó de lo más impactante: la revelación por parte del dios de la destrucción Lord Beerus de que el de Goku no es sino el séptimo de l2 universos. 

No sería hasta la tercera saga de Super (y primera "inédita") donde conoceríamos el universo inmediatamente paralelo, el 6 (todos los que suman 13 se parecen entre sí) donde, al contrario que en la realidad que hasta entonces parecía la única, los saiyans consiguieron prosperar en Sadara, su planeta originario antes de trasladarse a Plant o Vegeta. Y esto levantó el hype: por fin había posibilidades de que el loco super saiyan legendario Broly entrara en el canon.

Tras la estrambótica teoría de que estaba escondido dentro del robot Auta Magetta, y que se jugara al despiste en el torneo del poder con la aparición de la tímida pero impetuosa guerrera Kale (junto con su amiga Caulifla, las 2 primeras mujeres de la franquicia en alcanzar el estado de SSJ) por fin se anunciaba para diciembre de 2018 (con el anime ya finalizado en Japón tras 131 episodios) la cuarta película del personaje con un rediseño para la ocasión.




Aunque el argumento es similar al de Estalla el duelo, hay sutiles diferencias. Si entonces el motivo de que Broly odiara a Goku era un tanto absurdo (su llanto le hacía enloquecer) esta es una historia de supervivencia en la que el rey Vegeta III le destierra a un planeta desértico únicamente habitado por gigantescos monstruos temeroso de su gran poder, saliendo su padre Paragus tras su búsqueda. 

Esto transcurre a la vez que otra readaptación canónica, la del origen de Goku como Kakarot según como la conocimos en el inesperado epílogo del manga Jaco: el patrullero galáctico, donde hizo su primera aparición la madre de Goku, Gine. 

Aquí Bardock sí es alguien que quiere a su hijo, por lo que (reforzando los paralelismos con Superman) es enviado por él mismo a la Tierra para salvarle de lo que intuye como inevitable, que Freezer destruirá el planeta Vegeta.

Décadas después, 2 de los escasos miembros del nuevo ejército del renacido Freezer, Lemo y Cheelai, encuentran a Broly desarrollando una profunda amistad con él, en lo que supone una clara analogía con como Oolong y Bulma ayudaron a Goku a integrarse en la civilización tras pasar su infancia en las montañas. 

En el fondo, Broly no es aquí sino una marioneta de Paragus y su plan de venganza contra el hijo del rey Vegeta, algo que a su vez Freezer manipula para conseguir vencer a Goku y obtener las bolas de dragón que le concedan su deseo de... ser 5 centímetros más alto. Sí, de guiños al pasado va la cosa.

Esta película (que tiene un estilo de animación más tradicional que sus predecesoras, que abusaban demasiado de escenas puntuales en CGI) es quizá la obra definitiva de Dragon Ball. 

Guste o no el giro dado con Bardock (yo personalmente espero que, si vuelve el anime y la adaptan, recuperen su icónica cinta roja) tiene un ritmo trepidante (sin hacerse pesada por ello) que por primera vez hace sentir de verdad que estás viendo lo que leías en manga, así como una aparición sorpresa y una escena final de Goku (que en ambos casos no spoilearé) que es toda una muestra de madurez del personaje en su arco de crecimiento hacia esa cierta sabiduría lejos de su estupidez del pasado que parece tener en el epílogo de Z.



Como siempre, podéis sugerir otras películas en los comentarios.

sábado, 6 de marzo de 2021

Wandavisión: arranca la fase 4 de Marvel (SPOILERS)

 



Tras casi 2 meses después de nuestras primeras impresiones en Joróbate Flanders, este viernes llegó el lanzamiento más esperado de Disney+: el final de Wandavision, el primer spin off televisivo del universo cinematográfico de Marvel. 

Antes de empezar con el comentario, debo avisar eso sí que habrá SPOILERS, así que si no lo habéis visto aún, amén de avisar que ni se os ocurra entrar en Twitter, os dejo disfrutar mientras con el gato y ratón favoritos de Europa del Este, Proletario y Parásito.






La pregunta inevitable que surgió desde el principio era, ¿por qué convertir el pequeño pueblo de Westview en un escenario de sitcoms? Esto me hizo pensar como ya dije en el Mojoverso, la dimensión donde un malvado extraterrestre mantiene esclavizado a todo un planeta mediante sus programas de televisión.

Pero de momento el concepto de los mutantes se mantiene en stand-by con la excepción del divertido cameo de Evan Peters como una misteriosa persona que se hace pasar por Pietro Maximoff para descubrir los secretos del enorme poder de Wanda (Elizabeth Olsen) .

De esta forma, en el episodio 1x08 se nos revelan más detalles de su dramático pasado, en el que comedias como Embrujada, I love Lucy, La tribu de los Brady, los problemas crecen o las más recientes Malcolm in the middle y Modern Family le ayudaban a evadirse de la soledad.




Si las 3 primeras fases del UMC estuvieron en su mayor parte centradas en la ciencia ficción, este nuevo ciclo, a juzgar por 2 de las películas por llegar, que son Doctor Strange in the multiverse of madness y la intrigante Shang-Chi and the legend of the ten rings, estará fundamentalmente marcado por un nuevo subgénero dentro del cine superheróico: el de la magia. 

Si en su día "bruja escarlata" fue el nombre en clave puesto por su padre Magneto a Wanda como parte de su Hermandad de mutantes, ahora es un ser legendario cuyo poder podría rivalizar con el del hechicero supremo

Todo esto le es mostrado a Wanda por Agnes (Kathryn Hahn) con una identidad secreta en forma de estereotipo de vecina cotilla que se desvela en este episodio final como Mefisto la bruja de Salem Agatha Harkness, personaje habitual en los comics de los 4 fantásticos que le instruyó en su poder.




Tras ser Agatha aparentemente derrotada, Wanda decidió desmantelar su microuniverso, despidiéndose así de las ilusiones de Vision (Paul Bettany) y sus hijos. O quizá no sea así del todo, puesto que la nueva creación de SWORD parece no haber dicho su última palabra. Pero, ¿y qué fue del cameo sorpresa que tanto se anunció? 

Aparentemente se debió tratar del mismo Pietro hace varios episodios, puesto que lo que vimos en una de las escenas postcréditos, si bien es interesante de cara al futuro, supo a poco con el hype creado: 

Se trata de Soren (Sharon Blynn) la esposa del skrull Talos (Ben Mendelsohn) que ha ido a buscar a Monica Rambeau (Teyonah Parris) tras mostrar también indicios de una poderosa habilidad de cara a ese "algo" de lo que apenas hemos visto hasta ahora indicios en Spiderman: lejos de casa. 

¿Está creando Nick Furia (Samuel L Jackson) su equivalente del UMC a los Saqueadores estelares de los que Carol Danvers (Brie Larson) llegó a formar parte? Y de ser así, ¿será el imperio Shi´Ar el próximo gran enemigo de los Vengadores y no Galactus como cabría esperar?




Volviendo a la serie propiamente dicha, quizá el episodio más flojo fue el 1x04, que mostró una sobre-explicación demasiado prematura de todo lo que estaba ocurriendo en torno a Wanda, si bien se agradeció tener un mayor desarrollo de personajes hasta ahora muy secundarios: la científica Darcy Lewis (Kat Dennings) , amiga de Thor (Chris Hemsworth) y Jimmy Woo (Randall Park) el agente del FBI encargado de vigilar el arresto domiciliario de Scott Lang (Paul Rudd) .

Los siguientes episodios supieron mantener un adecuado equilibrio entre comedia y acción hasta llegar al climax de la doble batalla final de este episodio 1x09, que si bien por supuesto no es un Endgame, tiene una factura de lo más brillante para tratarse de un producto televisivo. 

También cabe destacar la segunda escena postcréditos, que parece anticipar la caída de Wanda en su lado oscuro. Y los que conocemos bien al personaje más allá del cine y la televisión sabemos las imprevisibles consecuencias que ello puede tener.





Por último, felicitar al equipo del doblaje de la serie, que aunque tuvo cambios con respecto a las películas (en algún caso de forma demasiado abrupta) ha sabido hacer un extraordinario trabajo, desde la traducción de todas y cada una de las canciones de introducción de los episodios (más el tema de Agatha) a un detalle que muy pocos han observado.

Y es el hecho de como, de forma aparentemente despectiva (o al menos deshumanizadora) el otro antagonista de la serie, el director de SWORD Tyler Hayward (Josh Stamberg) siempre se refiere a "La Visión", que es el nombre que este personaje siempre tuvo en las traducciones al castellano del comic.





Estupenda primera serie Wandavision. ¿Podrá estar la siguiente a la altura de un listón tan alto como este? Aquí estaremos en Joróbate Flanders para hablar de ello.

Los cartuchos piratas de Game Boy y sus extraños y desconocidos juegos (III)

 Solo ha tenido que pasar más de un año para que volvamos a sumergirnos en el universo de los juegos piratas de la Game Boy.  Como ya coment...