jueves, 27 de junio de 2019

Las grandes transformaciones de los videojuegos (2)

Llega por fin la segunda parte de uno de los más exitosos artículos de Joróbate Flanders:




Banjo Kazooie


Mirad... los estragos de la edad


Tras años de desarrollar juegos de calidad, ejem, dudosilla para la inefable LJN, Rare vivió en la segunda mitad de los 90 su edad de oro gracias a su fructífera colaboración de Nintendo, tocando casi todos los palos, desde los plataformas a los shooters. Lo que pocos recuerdan es que también intentaron entrar en un terreno entonces inexplorado fuera de Japón como eran los RPGs.






"Project Dream" originalmente se pensó para SNES (al igual que Goldeneye) y era una aventura donde el protagonista, un joven llamado Edison, quedaba atrapado en un mundo pirata, usando el mismo sistema gráfico de la saga Donkey Kong Country. Pronto "el cerebro de la bestia" se quedó pequeño para albergar un desarrollo así, y pasaron a N64, llegando incluso a ser posible título de lanzamiento del fallido 64DD

Pero tampoco la flamante consola de 64 bits era capaz de mover aquello, y al ver los avances que otro equipo de Rare estaba haciendo con Conker (que también cambió considerablemente, pero ese es otro tema) , aparcaron sus ambiciones pasando a ser otro plataformas. Pero no fue el único cambio, ya que decidieron que Edison resultaba demasiado "genérico" y en su lugar dieron el papel protagónico al hasta entonces secundario oso Banjo, al que, para agilizar sus movimientos, unieron un pájaro, Kazooie. 

Así nació un título que, sin llegar al éxito de crítica del mítico Super Mario 64, fue un importante impulso para la consola, contando con una secuela (de la que ya adelantaban primeras imágenes si lo completabas al 100%, como si de las escenas postcréditos de Marvel se tratara) y una tercera mas un remake en Xbox 360, así como versiones en Game Boy Advance. Aunque ninguno llegase a tener la repercusión de la primera entrega, la popularidad de la que aún hoy gozan estos simpáticos personajes les ha permitido ser el próximo DLC de Smash Bros Ultimate en Switch.









Star Fox Adventures





Y continuamos con Rare, que como demuestran Conker bad fur day y el ya mencionado Banjo Tooie, trataron de exprimir Nintendo 64 hasta el último día, ya con las consolas de 128 bits abriéndose hueco en el mercado. Su último gran proyecto era Dinosaur Planet, un juego de aventuras bastante interesante visualmente hablando para la época que había sido una de las grandes sensaciones de la edición de 2000 del E3.

En una fase supuestamente muy avanzada del proyecto, de pronto se dejó de hablar del tema. Al igual que había pasado con otros títulos de la etapa final de la máquina como Resident Evil 0, se había cancelado para convertirlo en un juego de la siguiente consola de Nintendo, Game Cube. Aunque en un principio todavía se anunciaba bajo el título de Dinosaur Planet, finalmente se anunció un sorpresivo cambio: el protagonista (llamado Sabre) era sustituido por el mismísimo Fox McCloud.

De nuevo, como en su día con Donkey Kong, Nintendo encargaba a los hermanos Stamper una de sus franquicias más emblemáticas, Star Fox, rompiendo radicamente con los 2 juegos anteriores: aunque aún había fases de pilotaje, la mayor parte era a pie, en un sistema de juego similar al de Ocarina of time, lo que dividió al fandom de la saga.

La versión oficial del cambio ofrecida por Shigeru Miyamoto fue que los personajes de Fox y Sabre se parecían mucho entre sí. Pronto quedó claro que había algo más: Microsoft había dado todo un golpe de efecto al absorber la compañía británica, lo que suponía un gran impulso en EEUU, el mercado donde mejor había vendido N64, en buena parte gracias a sus juegos. Esta maniobra, aún con los riesgos que conllevaba, impidió que fuese una de las primeras grandes exclusivas de Xbox, cuyos usuarios tuvieron que conformarse con un remake de Conker y Grabbed by the ghoulies, que tuvo críticas muy negativas.










Super Smash Bros





De entre los muchos éxitos que tuvo Game Boy en su longeva existencia, uno de los primeros fue Kirby´s Dream Land, plataformas de HAL al que su gran facilidad no le impidió convertirse en uno de los personajes más populares de Nintendo, con un spin off para NES (que fue lo que estableció su color rosa después de que en la carátula de KDL e inclusive el anuncio estadounidense saliera en un fantasmal color blanco) y 2 secuelas directas, una de ellas exclusiva de Japón en Super Famicom (SNES) .

Como los juegos de sobremesa habían aparecido en los finales de la vida útil de sus respectivamente consolas, pasaron injustamente desapercibidos, y quizá por eso Masahiro Sakurai y Satoru Iwata empezaron desde el principio a trabajar en 2 proyectos para N64: el primer Kirby 3D y un juego de aventuras que estaría protagonizado por personajes Nintendo.







De nuevo (parece una triste constante en la historia de esta incomprendida consola) Kirby Air Ride fue sufriendo varios retrasos hasta finalmente salir en Game Cube (¡7! años después de verse por primera vez en el E3) así que, ante la necesidad de lanzar "algo" a la venta, decidieron reconvertir el otro título en un juego de lucha (el género donde más carencias sufría N64) que sería más fácil de terminar, mostrando una primera rudimentaria versión con personajes idénticos de diferente color a Miyamoto, que dio el visto bueno a que aparecieran Mario y compañía.

De esta forma tan accidentada había nacido una de las franquicias más lucrativas de la "Gran N", Super Smash Bros, que en 20 años ya cuenta con 6 entregas (todas exitosas) en N64, GC, Wii, Wii U, 3DS y Switch. Y en cierto modo se podría decir que Sakurai completó el círculo en Wii con Smash Bros Brawl, ya que el gigantesco modo historia "El emisario subespacial" era casi un segundo juego de aventuras en sí mismo.






Como siempre, podéis sugerir otros juegos en los comentarios. Dedicado a la memoria de Satoru Iwata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vegeta como síntoma: el declive de Dragon Ball Z

Año 1989. Aunque aquí apenas se empezaba a conocer para los espectadores vascos , andaluces y catalanes,  en Japón uno de los mang...