sábado, 29 de diciembre de 2018

Buscando a Dory (SPOILERS)

Era esto o los peces que forman dibujos para reirse de Marlin




No soy de esos que creen en el "ranciofacts" de que segundas partes nunca fueron buenas. De hecho, valoro películas como Toy Story 2  o Regreso al futuro 2 por encima de sus antecesoras. Pero sería absurdo negar que, en el caso de películas con tintes cómicos, existe un mal endémico en muchos guionistas: alargar hasta el absurdo los chistes que mejor funcionaron en la anterior.

Un buen ejemplo de eso lo tuvimos en Men in black 2, que convirtió al personaje del perro parlante (que apenas salía unos minutos en la original) en casi el co-protagonista, o que El rey león no tuviese como tal adaptación a televisión como la mayoría de clásicos Disney de su tiempo (para eso habría que esperar nada menos que a 2015) sino un spin off de Timón y Pumba, que a su vez protagonizaron la pseudo precuela El rey león 3.  

De esta forma. cuando por fin en 2016 llegó la secuela de Buscando a Nemo que venía rondando desde los tiempos de la polémica Circle 7 animation, la protagonista no podía ser otra que Dory, la simpática pez cirujano doblada en la VO por Ellen DeGeneres y en castellano por Anabel Alonso.





La película empieza con un breve prólogo donde se nos cuenta como una pequeña Dory, debido a sus problemas de amnesia, se despista y pierde a sus padres con los que vivía en el instituto de vida marina de California, empezando así una larga búsqueda de años sin saber ya de qué hasta que tropieza con el pez payaso Marlin desencadenando así los eventos de la primera entrega.



Aunque lo parezca, no es el malo



Tras esta retrospectiva, la película salta un año más tarde, donde Marlin, Nemo y Dory conviven como si fuesen una familia. Debido a diferentes motivos, Dory empieza a recordar detalles de su pasado, lo que nos lleva a una aventura muy parecida a la de la primera parte, regresando algunos personajes como las tortugas, y apareciendo otros nuevos como la ballena Destiny (amiga de la infancia de Dory que explica su rudimentario conocimiento del idioma balleno) o el amargado pulpo Hank, que se niega a volver al mar por una mala experiencia en el pasado. Por último, tenemos un guiño a los peces del acuario de Sydney en forma de escena postcréditos.





Mentiría si dijese que Buscando a Dory es mi película preferida de Pixar. Pero tiene sus buenos momentos y en general resulta más entretenida que, ejem, otras secuelas

Próximamente, la segunda parte de Revisitando Marvel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comprador de Springfield. 20ª temporada de Cuéntame como pasó: ¿Esperando a Anna Allen?

2014 fue un año clave para el cine español. Con el aumento de la inversión de las cadenas privadas de televisión, el buen pas...