viernes, 7 de diciembre de 2018

Cars 2: el primer derrape de Pixar (SPOILERS)

No veía un cartel tan engañoso desde que sacaron uniformado a Ángel en X Men 3


Año 2006. España gana su primer Oro Mundial en baloncesto pese a la ausencia en la final de Pau Gasol, La casa azul y el Koala se convierten en los primeros fenómenos virales (al menos a nivel patrio) del incipiente Youtube, y en Hollywood salta una impactante noticia: que con la sustitución del polémico Michael Eisner por Robert Iger como CEO de Disney se retomarían las negociaciones rotas tiempo atrás con Pixar no era ningún secreto, pero finalmente su apuesta fue mayor: la absorción del estudio de Steve Jobs por 7400 millones de dólares y el nombramiento de Edwin Catmull y John Lasseter respectivamente como presidente y director creativo de Walt Disney Animation Studios.


No es el Jar Jar Binks de Disney porque ya son dueños de Jar Jar Binks



En esa segunda mitad de la década de los 2000 ya estaban en preproducción varias películas muy diferentes entre sí que parecían marcar lo que sería su nuevo estilo en solitario, y que acumulan buena parte de las mejores críticas que la marca del flexo ha recibido: Ratatouille, Up, Wall-E... pero, en esta nueva era (giro dramático) iban a ser inevitables las secuelas.


Como en Joróbate Flanders no podíamos pagar a John Williams para que nos hiciera música de tensión, he buscado "giro dramático" en Google


La primera (2010) no podía ser otra que Toy Story 3, la que como recordarán ya había empezado a hacer Disney por sus propios medios y que se reescribió por completo convirtiéndose en otro exitazo, y la favorita por buena parte del fandom. La siguiente un año después, digamos que no creó tanto entusiasmo.





Según se planteara, hacer una secuela de Cars no era tan mala idea. Tras el final de la primera, cabía esperar una historia a lo Rocky 2 en que finalmente Rayo McQueen derrotase a su malvado rival Chick Hicks. Pero ni siquiera volvemos a oir hablar de este personaje. Tras una breve mención de que ya ha ganado 4 Copas Pistón (nunca sabremos como ni a quien) la película se convierte en una suerte de spin off.  Y no precisamente del personaje que hubiésemos querido.


No, no es el cameo de Fernando Alonso. Pero hasta él sale más que Chick





Si, amigos. McQueen no es el prota de Cars 2. Ese honor recae en Mate (Larry The Cable Guy) , la grúa oxidada que servía de secundario cómico en la primera parte. Esto quizá incluso podría haber sido interesante si se hubiese planteado como que él quisiera probar suerte también en las carreras a pesar de sus limitaciones. En su lugar, nos ponen una confusa historia de agentes secretos a los que se une por un malentendido, algo que bien podría funcionar como episodio de una serie de Disney Channel pero que llega a ser algo aburrido en las casi 2 horas de metraje. Como cosas salvables, la banda sonora de Michael Giacchino, y el nuevo rival Francesco Bernoulli (un F1 italiano inspirado en Ferrari) , que sin tener el carisma de Chick o "El Rey", resulta simpático.


En fin, pudo ser peor


Próximamente, Buscando a Nemo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Revisitando Los Simpson. El hermano de otra serie

Como ya he dicho otras veces, me resultan algo repetitivos los debates sobre la calidad de Los Simpson. Al fin y al cabo, cada u...