viernes, 10 de julio de 2020

Revisitando sagas olvidadas (I): Paperboy


Empezamos nueva sección en Joróbate Flanders, en la que vamos a revisar sagas que han ido quedando en el olvido, o no tanto, como veremos ahora. Por petición de uno de nuestros lectores, vamos a empezar con un clásico entre los clásicos: Paperboy.

¡Extra, extra! ¡Lean Joróbate Flanders!


La compañía Atari ha sido una de las pioneras en el mundo del arcade. Muchas personas nos nombrarían a Pong como el primer videojuego, que, aunque no van mal encaminados, no es del todo cierto, y es que sí es cierto que el arcade Pong supuso todo un antes y después para el mundo de los recreativos. Desde aquella lejana década de los 70 Atari siguió trayendo clásico tras clásico: Breakout , Asteroids , Tempest... La lista es interminable.

Durante todo este periodo las maquinas arcade no seguían el patrón que siguieron más delante de palanca de movimiento y botones de acción, si no que el control era adaptado a las necesidades de la maquina, de aquí salió otro de los grandes éxitos de Atari, Star Wars Arcade.




Decidnos que no os gustaría tener una en casa


Esta máquina, lanzada en 1983, representaba 3 escenas de la película desde una vista en primera persona a bordo de un X-Wing. El juego supuso todo un avance en lo visto hasta la época, usando voces digitalizadas sacadas de la película y gráficos 3D vectorizados que aun hoy siguen dando una sensación de profundidad muy lograda. Además, contaba con un mando de control simulando el volante de la nave.



Para muchos, la mejor recreativa de Star Wars.

Y llegamos al año 1985 y Atari lanza una nueva recreativa, Paperboy. Esta vez dejamos atrás las licencias y el espacio por un simple repartidor de periódicos repartiendo el diario “The Daily Sun”, eso sí, como mandan los cánones de la época, lanzados a toda velocidad desde su bici. Para ello, la recreativa usaba de control un manillar de bici, que no dejaba de ser una versión modificada del volante de la anteriormente nombrada recreativa.



Está claro que querían al repartidor


La premisa del juego no puede ser mas sencilla: de entre las tres rutas disponibles, correspondientes al nivel de dificultad, deberemos recorrer las calles correspondientes a la ruta repartiendo periódicos a las casas que nos hayan indicado, dejándolos en el buzón o puerta. O eso, o destruir la casa a periodicazos, aunque con esa opción perderemos suscriptores, aunque siempre podemos volverlos a ganar si realizamos un buen servicio.

A pesar de que nuestro currante solo quiere trabajar, la ciudad está en contra de el: ruedas cuesta abajo, coches teledirigidos, obras, pumbies punkys en monociclo, viejas con carritos, y la calle con más vehículos de todos los Estados Unidos.

Al acabar, podíamos volver a jugarnos la vida, esta vez en una fase de bonus en la que tenemos que recorrer una fase de bonus con rampa, barros y más muerte. Al menos, al final nos animaban. Todo esto tendremos que repetirlo durante toda una semana de trabajo.

El juego gozó de gran éxito en arcades, lo que supuso que se versionara para prácticamente cualquier aparato que pudiéramos conectar a una pantalla o televisión, adoleciendo todas ellas de sus dos mayores problemas, una vista isométrica que complicaba mucho el poder apuntar y en casi todos los casos, un motor de detención de golpes en la bici más que injusto.

Desde la primera primitiva versión para BBC Micro, hasta las más recientes para 360 o móviles, ha habido decenas de conversiones que vamos a pasar a revisar, dejando un poco de lado estas primeras versiones para ordenadores personales, aunque si queréis comparar todas os recomendamos el siguiente video del canal Gaming History Source.

Repasando las versiones de 8 bits, con una versión de NES mucho más limitada, sobre todo en paleta de colores por cuestiones de hardware y una de Master System mucho más fiel, ambas respetaban mucho a la recreativa original, teniendo pocos añadidos que destacar.



la versión de Master System era más que fiel a la recreativa


Con la llegada de la nueva generación de consolas de 16 bits, llegó una nueva ronda de versiones de Paperboy. Mega Drive contó con una primera versión, igual que en el caso de su “hermana mayor” bastante fiel a la recreativa, y para ambas ¡La esperada, o no, secuela!.

Ambas secuelas tenían más bien pocas novedades, un cambio de perspectiva en algunas calles (¡podíamos ver las casas de la derecha!), poder elegir a Paper Girl, algo que vimos en algunas versiones de ordenador, y nuevos (y locos obstáculos), como brazos en alcantarillas, fantasmas, gente arreglando coches o payasos. Como viene siendo tonica general en esta saga, la versión de Mega Drive es muy superior a la de la consola de Nintendo, teniendo esta última una gama de colores de lo más apagada.


Este artículo no lo patrocina Sega


En el terreno de las portatiles, tanto Game Boy, como Game Gear, como otras más peculiares como Lynx o incluso una maquinita Tiger, tuvieron su versión de Paperboy.

Game Boy no se contentó con una sola versión, si no que tuvo dos, bastante parecidas entre ellas y muy limitadas en ambos casos. Pero es que Game Boy Color también tuvo su versión, bastante mediocre, ¡hasta Game Boy Advance también la tuvo! ¡Y es aun peor que las anteriores! A las pruebas nos remitimos:



Si, la misma consola que tuvo Golden Sun.


Los ultimos coletazos llegarían, sin contar la versión antes comentada de Game Boy Advance, en un intento de llevar la saga a las tres dimensiones, con una versión en Nintendo 64, que recibió malas notas por parte de toda la prensa, a excepción de IGN. Esto nos ha sorprendido tanto como a vosotros, por lo que solo nos ha quedado probarlo para expresar nuestra opinión.


Una de nuestras modestas zonas de vicio

Tras media hora de juego, podemos dar veredicto: El juego a pesar de su infame apartado gráfico, tenía ideas buenas para el paso de 2D a 3D, como un correcto apuntado del lanzamiento de periódicos con el gatillo y el stick analógico, o el añadido de un botón de salto. Pero todo no va a ser bueno, y hemos de darle la razón a la prensa, sin contar el anterior punto negativo, las músicas son igual de repetitivas que antaño, cosas como el botón de cámara que solo sirve para echar un vistazo alrededor ¡pausando el juego! o lo repetitivo del mismo lastran a un juego que no iba mal desencaminado en su paso a las 3D.


No le tenemos manía, el juego era feo como el solo


Por último, ha habido versiones totalmente fieles al de recreativa en consolas virtuales y juegos recopilatorios y tras el enésimo caso de desastroso juego para móviles, la saga ha quedado olvidada de nuestras consolas, no así de nuestra memoria y de la cultura pop, teniendo cameos en películas actuales como Rompe Ralph, o incluso un sucesor espiritual en realidad virtual, lo que hace que no nos olvidemos nunca del "The Daily Sun".




Como siempre, quedamos a la espera de vuestros comentarios ¿Cuál es vuestra versión favorita? ¿Qué sagas olvidadas queréis que recordemos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Revisitando Los Simpson: segunda temporada

Seguimos con el revisionado cronológico de Los Simpson en Joróbate Flanders analizando en esta ocasión la segunda temporada. ...