martes, 16 de abril de 2019

Revisitando Los Simpson: Bart el soplón




Como ya expliqué en artículos anteriores, aunque yo personalmente prefiera el alocado ritmo de gags de la 5, la T7 es considerada por muchos la mejor temporada de Los Simpson. Así que empezamos esta nueva serie de Joróbate Flanders analizando uno de dicha temporada que, aunque no es de los más recordados, resulta de lo más interesante y divertido:

Una de las grandes ironías de la serie es como Bart Simpson admira profundamente a Herschel "Krusty el payaso" Krustowsky, que es (y no solo en su aspecto físico) la viva imagen de Homer, de un padre del que se avergüenza. Aunque en 30 temporadas han sido numerosos los episodios protagonizados por el amargado humorista (y hasta videojuegos) este episodio llamado Bart el soplón quizá es el que más desarrolla la relación entre estos personajes.

Como no podía ser de otra forma, el capítulo empieza con algo que nada tiene que ver con el argumento. En este caso, la típica trama cliché (que ya había sido parodiada antes) en que la familia Simpson debe pasar la noche en una casa abandonada para cobrar una herencia. Por supuesto, esto no se convierte en un segundo especial Halloween a destiempo (tiempo habría para eso...) sino, que en un simpático e inesperado giro, han pasado una agradable noche ya que resulta ser mucho más cómoda y apacible que su famosa vivienda del 742 de Evergreen Terrace.



"Un profesional con máscara de mono sigue siendo un profesional"



Cada uno recibe 100$, y aunque Bart y Lisa ya quieren gastarlo, Marge decide que lo mejor es ingresarlo en el banco. Aunque en sí la escena no daría juego, los guionistas John Swartzwelder y Bob Kushell juegan al contraste haciendo que aburridos banqueros que hablan de términos ininteligibles para el espectador medio lo hagan mientras usan disfraces de diferentes animales, algo que en cierto modo evoca aquella mítica escena del "día del sombrero gracioso" que Marge instauró en la central nuclear de Monty Burns.

De esta forma, Bart elige una cuenta que incluye un talonario con motivos del accidente del dirigible Hindenburg (algo que, como veremos, parece ser una pista de lo que habría de ocurrir en el episodio) y no para de dar cheques con pequeñas cantidades a sus amigos, algo que posteriormente usa como argucia para conseguir un autógrafo de Krusty.

Para su sorpresa e indignación, el cheque no tiene firma sino un sello, y va a protestar al banco. Y aquí tenemos una nueva conexión con el pasado, remontándonos nada menos que a la primera temporada: si en una ocasión Homer fue culpable directo del injusto encarcelamiento de Krusty, esta vez es el mismo Bart, su fan número 1, el que ha desvelado involuntariamente un oscuro secreto: una cuenta secreta en un paraíso fiscal. Aunque esta vez no es detenido, le es embargado la mayor parte del sueldo hasta saldar su deuda. De esta forma, su programa se vuelve más aburrido que nunca y el Krustyburger, en uno de esos gags que funcionan de puro absurdo, se convierte en "haciendaburger", teniendo que pasar por una larga burocracia para una simple comida familiar.







Bart intenta disculparse con Krusty después de que su mansión y sus bienes hayan sido subastados, pero este, borracho, le rechaza, tras lo cual empieza a volar demasiado bajo con su propio avión, que se estrella contra una montaña, dando por hecho el jefe de policia Clancy Wiggum su muerte ya que solo se encuentran sus zapatos, grandes zapatos, grandes zapatos, grandes zapatooooos (perdón, tenía que decirlo) .






Puede parecer hoy que la resolución del episodio sea obvia, y quizá lo sea. Pero pensemos que, tan solo una temporada atrás, ya vimos despedirse a Murphy Encías Sangrantes (Ron Taylor) , así que tenía sentido que, después de que Lisa tuviera que asumir la pérdida de su modelo a seguir, Bart pasara por este mismo duro periodo (aunque Krusty desde luego diste mucho de ser alguien "modelo") . Quien sabe si incluso se lo plantearon y luego cambiaron de idea. En cualquier caso, podéis decir en los comentarios si recordáis lo que pensastéis la primera vez que vistéis el capítulo.

Sea como fuere, incluso aquí la serie se permite mantener toques de surrealismo en forma de un funeral oficiado por Troy McClure (Phil Hartman) que no deja de ser el mismo de siempre y un improvisado discurso del humorista Bob Newhart (interpretado por sí mismo, al que conoceréis como el profesor Protón de la sitcom The big bang theory) que a lo que había ido era a despedir a otra persona y apenas sí sabe quien es Krusty.



Y, curiosamente, acabó protagonizando un episodio similar




De repente, Bart no para de ver a un hombre con un extraño parecido a Krusty. Aunque Lisa cree que son alucinaciones provocadas por el sentimiento de culpa, decide ayudar a buscarle. Siempre que lo ha visto, ha sido en situaciones relacionadas con el mar, así que van al puerto a preguntarle al Capitán McCallister, que al único payaso que conoce es a "Pete el guapo". Pero en una pared con varios cheques sin fondos, Bart reconoce en el del marinero Rory B. Bellows una firma parecida a la del autógrafo que sí consiguió Milhouse Van Houten.


"Oh, no, ahora se pasará horas bailando"



Bart y Lisa van a interrogar a "Rory" antes de que zarpe su barco. Aunque este niega ser Krusty, le delatan rasgos físicos que de nuevo ya habíamos visto antes en otros episodios, como su peculiar marca de nacimiento en forma de toro o la cicatriz de su operación de marcapasos. Pese a todo, es feliz con su nueva vida, y se niega a volver, aunque finalmente consiguen convencerle. 

¿Por sus jóvenes fans como los 2 hermanos? No, tampoco aquí iban a tirar por lo fácil. Bart parece haber comprendido por fin la baja catadura moral de su ídolo (o quizá siempre lo supo) y, junto a Lisa, apela a la fama fácil y la respetabilidad que eso atrae. De esta forma, Krusty regresa, no sin antes "matar" a Bellows haciendo explotar su barco para cobrar un sustancioso seguro de vida con el que poder pagar por fin lo que debe.





Quizá este no sea el mejor episodio de una, como ya he dicho, extraordinaria temporada. Pero sí es mi preferido de Krusty y uno de los más divertidos, y a veces solo pido eso.

Próximamente, más episodios de Los Simpson en Joróbate Flanders.

viernes, 12 de abril de 2019

Recreativas que no puedes emular (o sí) (I)

En el pasado hubo un boom de las recreativas en España. No había ciudad, barrio o pueblo que no tuviera sus “recreativos”, incluso en la mayoría de los bares y tiendas de golosinas disponíamos de máquinas arcade.

A pesar del boom, muchas de ellas al tener un mueble más que peculiar, no las llegamos a ver en España, ya que de muchas de ellas solo llegaba la placa, montando las distintas empresas de la época sus propios muebles. Esto nos supuso perdernos muebles míticos, tener que jugar a Street Figther 2 con solo 4 botones o perdernos los míticos muebles japoneses para el 1vs1, allí aún en pleno funcionamiento, y que el anime High Score Girl de Netflix tan bien nos ha enseñado. Estos últimos también pudimos verlos el año pasado en funcionamiento en España gracias a Navarcade


 Si os gustan los videojuegos clasicos, VEDLA.


La sensación de las míticas máquinas se está recuperando con las tan de moda recreativas caseras: Cualquiera puede montar un mueble con una Raspberry Pi llena de Roms, comprar sticks arcade para jugar en los múltiples recopilatorios de las nuevas generaciones de consola, en cualquier ordenador… las posibilidades son infinitas.

Pero a pesar de los grandes esfuerzos de la comunidad por recuperar todos los juegos, hay algo que se ha quedado de camino: los muebles grandes o peculiares, los clásicos juegos de conducción o de disparos, muebles para 4 jugadores etc… Muchos de ellos difíciles de ver hoy en día (e incluso en la época, en salones más pequeños).

Hoy, en Jorobate Flanders, vamos a recordar muchos de esas peculiares recreativas, y vamos a ver si hoy en día podemos llegar a jugarlos sin que se vea afectada la jugabilidad:

Saga Silent Scope


Es imposible recordad los arcades de Konami sin que se nos caigan las lágrimas. Si es cierto que aun siguen en los salones japoneses, A SU MANERA. Atrás quedan sus míticos Beat’ em up, clásicos musicales o la saga que ahora nos ocupa.

Un poco posterior a clásicos de pistola como Time Crisis o Virtua Cop, este arcade tenia algo especial: No solo debíamos apuntar con el arma, en este caso un rifle, si no que el mismo contenía una pequeña pantalla simulando el zoom de la mira telescópica del mismo:


 Aun la echamos de menos


Esto hacia que el juego fuera mucho más pausado que los anteriores comentados, dando totalmente la sensación de ser un francotirador. En España llego a aparecer en algunos recreativos esta máquina, pero en Japón llegaron hasta una cuarta parte aparecida en 2014, con una estética más anime, que en ciertos puntos puede recordar a la saga Metal Gear Solid:



Y si, nos encataria catarla.


A pesar de su peculiar modo de juego, tuvo sus versiones para consola, siendo las más famosas las de DreamCast, en la que podías llegar a ver el zoom en la VMU (a pesar de la escasa resolución resultaba gracioso), y de PS2, incluso una más que digna conversión para GBA.

También hubo un recopilatorio para la primera Xbox con las 3 primeras partes. Incluso hubo una edición con rifle de luz, aunque la mira telescópica no contenía pantalla, por lo que seguíamos haciendo zoom con un botón como en las anteriores ediciones.


No, no es un Nerf. Era así


Veredicto: Sigue siendo muy buen juego, a pesar de perder la gracia de jugar con dos pantallas. ¿Hubiera sido posible una conversión a Wii U?

Lucky and Wild


Otra compañía más que conocida, esta vez Namco, firmaba esta joya. Namco lleva desde el 1978 en las salas recreativas, con clásicos inolvidables como Pacman, Galaga, los anteriormente nombrados Time Crisis, y la conocidísima saga Tekken, que hace pocos años ha recibido su séptima entrega en los salones japoneses. Aquí nos conformamos con su versión doméstica.

Lucky and Wild, es un rail shooter clásico. Si no contamos que vamos conduciendo a la vez. Todo un homenaje a Starsky y Hutch, y demás parejas de policías, en el espectacular mueble original deberíamos conducir a la vez que disparábamos un subfusil, mientras que un segundo jugador puede ayudarnos con un segundo subfusil:


Decidnos que no es un pasada.


Gráficos tremendos para la época y que aun mantienen muy bien el tipo, y acción trepidante marca de la casa en todos sus shooters. A pesar de todo, estos personajes quedaron en el olvido, sin ninguna aparición en consola y solo han aparecido en algún homenaje, como por ejemplo en la saga Ridge Race.

Eso si, gracias a MAME, y echándole paciencia, se puede reproducir la sensación del arcade:


Aun tan rudimentario, nos sigue pareciendo una pasada.


Veredicto: Como hemos comentado, gracias a la emulación se puede reproducir la sensación del arcade. Por tanto, ¡cargaros de paciencia y probarlo!

Saga Bishi Bashi


Volvemos con Namco, y es que con su trayectoria en los salones recreativos es imposible no volver a nombrarlos. Esta vez volvemos con una saga mítica allí en Japón, que llego a verse por España gracias a sus conversiones para PlayStation.

Esta vez la mecánica es más simple. Tres jugadores, cada uno con tres botones GIGANTES, de colores azul, verde y rojo competirán en minijuegos de lo más absurdos, desde invasiones alienígenas hasta novias lanzando tartas, pasando por juegos de puzle o sincronización.



El parecido con Point Blank es innegable.


En Japón es toda una institución, con más de ocho versiones, conversiones para móviles… Aunque la mejor versión domestica es la de PlayStation, que sumado al multitap era para echar tardes y tardes con él.

Veredicto: Aunque es divertidísimo los macro botones de la recreativa, sigue siendo igual de divertido en emulador o PlayStation. Es más, incluso nos encanta el sonido del martilleo de botonazos. A día de hoy se puede seguir jugando en uno de nuestros lugares de peregrinación favoritos: El Next Level de Madrid.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy, ¿Cuáles recreativas echáis en falta? ¿Conocéis rincones con recreativas a día de hoy? Como siempre, ¡déjanoslo en los comentarios!

martes, 9 de abril de 2019

El día más oscuro de Springfield: El enemigo de Homer

Supongo que a estas alturas esto no se considera spoiler...



A estas alturas ya podréis imaginar que en Joróbate Flanders es verdadera devoción la que hay por Los Simpson. Hoy está de moda decir que "la serie dejó de tener gracia cuando cambiaron la voz a Homer" como si 1: estuviese producida en España y 2: no la "cambiaron", sino que falleció el actor que había hasta la T11, Carlos Revilla. Y por supuesto que es natural que la serie después de tantos años ya no esté a la altura de los clásicos del pasado, lo que no supone en absoluto que todo sea malo, todo lo contrario. 

Pero este no es el tema que nos ocupa, al menos hasta cierto punto. A donde quiero llegar con esto es que el debate de la calidad, lo creáis o no, es casi tan viejo como la misma serie. Ya en la T4, en los "protoforos", los BBS o tablones de noticias, se criticaba el que la serie hubiera pasado de ser una realista sitcom animada a empezar a usarse un humor cada vez más surrealista, inicialmente en forma de pequeños gags como un oso polar buscando comida en un día de mucho frío o una monja que sale despedida hasta una montaña lejana por una tormenta, recursos visuales que casi recordaban a los de Ibáñez en determinadas etapas de Mortadelo y Filemón. 








Después vinieron capítulos como Homer en el espacio exterior, Rascapiquilandia... que hoy son generalmente alabados pero que ciertamente resultaban chocantes comparado con lo visto hasta entonces. Tras todo esto, hubo cambio de showrunners, el tercero ya en la historia de la serie: Bill Oakley y Josh Weinstein. Con una vuelta al realismo pero un humor más evolucionado con respecto a aquellas experimentales 2 primeras temporadas (Marge no seas orgullosa, Lisa la vegetariana, Hogar, dulce hogar, tralarí tralará, etc) la T7 se convirtió en la favorita para buena parte del fandom. 

Entonces llegamos a un punto de inflexión en la historia de Los Simpson, la octava temporada, donde la serie batió uno de sus muchos records al superar el número de episodios en prime time de Los Picapiedra. Y, quizá por eso (algo que está muy presente en el metarreferencial "El show de Rasca, Pica y Poochie") Oakley y Weinstein, en lugar de mantener esta exitosa línea, hicieron todo lo contrario: forzar al límite el desarrollo de personajes secundarios. 

De esta forma veíamos los sueños frustrados de Moe como boxeador, la separación de los padres de Milhouse, el complejo pasado de Ned Flanders...sí, incluso el incomprendido El director y el pillo se ideó originalmente aquí y se postergó para la 9. Y por fin llegamos así al tema que da título a este artículo, el episodio más oscuro de la historia de Los Simpson, algo que de no haberse llegado a escribir y/o animar bien podría ser una buena leyenda urbana creepypasta: El enemigo de Homer.






Si Indiana Jones y el templo maldito nos planteó como sería ver a una persona de a pie involucrada en las peligrosas aventuras de este arqueólogo interpretado por Harrison Ford (una buena idea lastrada por la sobreactuada actuación de Kate Capshaw) este episodio hacía algo similar a menor escala, pero quizá no por ello menos peliagudo: una persona sensata y trabajadora en el enloquecido Springfield, donde lo más parecido a alguien normal es el superintendente Gary Chalmers. 

De esta forma, el capítulo arranca con un programa de Kent Brockman llamado "La gente de Kent" (¿un guiño a lo que vendría después?) donde se nos narra la triste historia de Frank Grimes, que tras ser abandonado en su infancia pasando todo tipo de penalidades, consiguió terminar la carrera de técnico nuclear, y Monty Burns, conmovido, le contrata como vicepresidente de la central nuclear. Pero solo un día después, decide darle el puesto a un perro que había llevado a cabo un acto heróico, y destina a Grimes al sector 7G con Lenny Leonard, Carl Carlsson...y Homer.

Desde ese momento, vemos como a este nuevo empleado nadie le hace caso en sus continuas quejas sobre la total ineptitud de Homer, al que quizá exageran incluso más estos rasgos para marcar el contraste entre ambos. De esta forma, le vemos tirar un cubo de agua sobre los mandos que controla al saltar una alarma, o confundir ácido sulfúrico con un refresco. Frank consigue salvarle la vida, pero lo único que consigue es una dura bronca del millonario dueño de la central por haber destruido una pared, convirtiéndose desde ese momento en un declarado enemigo de Homer.







Homer, afectado por lo ocurrido, intenta arreglarlo todo invitándole a cenar. Pero esto solo aumenta el rencor de Grimes: mientras que él tiene que estar pluriempleado para vivir en un pequeño apartamento encima de una bolera (y debajo de otra) , Homer tiene una casa bonita, 2 coches, una buena familia...y además Bart es el dueño de una fábrica, en la típica subtrama que aquí se ve convenientemente conectada.

En su desesperación, decide manipularle para participar en un concurso de maquetas de centrales nucleares sin que sepa que es solo para niños. Ninguna le gusta a Burns (ni siquiera la de Martin Prince, que es tan sofisticada que ilumina el propio salón de actos), y Homer es declarado ganador recibiendo la aclamación de todos sus compañeros, lo que acaba con la cordura de Grimes...y con su vida.







Si esto ya era oscuro, la escena final no se quedaba atrás: Homer interrumpe el funeral oficiado por el reverendo Timothy Lovejoy hablando en sueños con Marge, y todos (incluído Burns) se ríen con ello. En su día reconozco que es un episodio que no terminaba de convencerme, pero con el tiempo he ido sabiendo valorar lo que quisieron hacer, y aunque no sea mi episodio preferido (ese honor recae en otro de la misma temporada) sí está en mi top5 de Los Simpson.

Como siempre, podéis sugerir otros capítulos que os gustaría que reseñe en los comentarios. Dedicado a la memoria de Carlos Revilla.

viernes, 5 de abril de 2019

Grandes placeres culpables del cine (1)

Estrenamos nueva sección en Joróbate Flanders. Si en Juegos malos (o extraños) que deberías probar analizamos las virtudes y defectos de determinados videojuegos, aquí haremos lo propio con esas películas que quizá no son clásicos del cine pero siempre resultan divertidas de ver. Empecemos:


Armageddon


La película preferida de Borja Pérez


En 1998 fui al cine por primera vez. De forma un poco accidental elegimos ver Armageddon, el máximo exponente ese año de un género que vivió un curioso auge en la segunda mitad de los 90: el de las películas de catástrofes naturales, en este caso un gigantesco asteroide que puede suponer el fin de la humanidad, dirigida por Michael Bay y protagonizada por Bruce Willis, Ben Affleck y Liv Tyler.

Estrenada a la sombra de una película muy similar ese mismo año como es Deep Impact (con un extraordinario reparto formado entre otros por Robert Duvall, Morgan Freeman, Vanessa Redgrave y un joven Elijah Wood, y producida por Steven Spielberg) que posiblemente era más realista desde un punto de vista científico, esta fue no obstante la más exitosa de ese verano. 

 Hoy en día se le ven mucho más que antes las costuras, por ejemplo: ¿no sería más fácil enseñar a perforar a verdaderos astronautas? (algo con lo que ironizó el propio Affleck en los audiocomentarios del DVD) . Además, algunos personajes (como suele ser habitual en el cine de Bay) no resultan del todo correctos desde un punto de vista actual, como el estereotipado cosmonauta ruso al que interpreta el actor sueco Peter Stormare (al que algunos recordaréis como John Abruzzi en Prison Break) . El propio director reconoció años después que fue un rodaje problemático. 

Pero cuando la veo, no pienso en esto, sino en lo mucho que me divertí en su día, y como todavía hoy en día las más de 2 horas que dura se pasan volando, así como la gran banda sonora de Aerosmith, y su emotivo final que no spoilearé.







Pequeños guerreros


"El arma se saca para usarla, el que la saca para enseñarla es un parguela"




Con franquicias como Shrek, Dreamworks ha sabido crear, guste o no (reconozco estar entre los segundos) un reconocible estilo propio. Pero antes de eso, intentaron competir con Disney y Pixar con sus mismas armas con películas como Antz, La ruta hacia el dorado o El príncipe de Egipto, que fue la más exitosa llegando a tener una pseudoprecuela directa a vídeo, Joseph: rey de los sueños. Y por supuesto, también intentaron tener su propio Toy Story.

Bajo la dirección de Joe Dante (Gremlins) Pequeños guerreros (tras una escena inicial que recuerda vagamente a Robocop) nos muestra como unos contratistas militares que tienen división juguetera (sí, por qué no) deciden promover la creación de unas figuras llamadas "Comando Élite" que deben luchar contra unos extraterrestres llamados "los gorgonitas", que originalmente iban a ser un juguete educativo. 

Uno de los diseñadores, Larry Benson (Jay Mohr) decide usar para conseguir el máximo realismo unos chips experimentales diseñados para armas inteligentes, lo que hace que estos juguetes adquieran vida propia, viéndose involucrados en esta guerra Alan (Gregory Smith), su amiga Christy (Kirsten Dunst) y posteriormente sus respectivas familias, en una película de nuevo entretenida de ver, pero un tanto absurda por momentos.

Cabe destacar también que esta sería la última película de Phil Hartman (Troy McClure y Lionel Hutz en Los Simpson) antes de su trágica muerte.






Spiderman





Tras décadas de contínuos fiascos, por fin Marvel había encontrado en Blade su primer éxito en las salas de cine. Luego vino X-Men (de la que quizá hable en próximos artículos) y en 2002 por fin hacía su aparición Spiderman, que llevaba largos años pasando por las manos de diversos directores (incluso se llegó a hablar de James Cameron) para finalmente recaer en Sam Raimi, gran seguidor del personaje en su juventud. 

Como no podía ser de otra manera, esta es una película de orígenes, donde se nos muestra a un torpe y tímido Peter Parker (Tobey McGuire) enamorado de su vecina Mary Jane (Kirsten Dunst...sí, otra vez) a la que hace fotos durante una visita escolar a un laboratorio, sin darse cuenta que tiene debajo una araña mutada genéticamente (que no radiactiva como en el comic) que le pica dándole gran fuerza y agilidad, la posibilidad de escalar paredes y (este fue el cambio más controvertido, puesto que en el comic y la mayoría de adaptaciones son artificiales, con un efecto limitado) la habilidad de lanzar telarañas.

Inicialmente el ya conocido como Spiderman usa estas habilidades para conseguir dinero fácil ganando peleas de lucha libre. Pero el promotor se niega a pagarle (solo duró 2 minutos la pelea, y las condiciones eran resistir en 3) y, como represalia, se niega a detener a un atracador que le roba toda la recaudación, siendo después quien asesina a su tío Ben (Cliff Robertson) lo que le hace recordar sus últimas palabras, "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" convirtiéndose en un superhéroe, haciendo fotos de sus propias batallas que luego vende al periodista JJ Jameson (JK Simmons) que desconfía de los héroes enmascarados. Su peor enemigo es el Duende Verde, quien resulta ser  Norman Osborn (Willem Dafoe), el padre de su mejor amigo Harry (James Franco) sometido también a una mutación que le hace enloquecer.






¿Qué decir de esta película? Aunque Tobey hace un buen papel en el primer acto, luego no termina de dar la talla una vez se convierte en Spiderman (curiosamente lo contrario que sucedería con su "sucesor" Andrew Garfield, habiendo encontrado quizá Tom Holland el equilibrio acertado) y la interpretación de Dafoe como el villano Norman resulta un tanto sobreactuada, recordando por momentos al Batman de Adam West.

Por otra parte, los efectos especiales resultan un tanto toscos (aún para la época) y, en un tiempo en que se intentaba alejar en exceso en lo visual el cine de los comics que adaptaban (sí, Cíclope, yo sí quería un Lobezno con lycra amarilla) la armadura del Duende Verde que sustituye a su tradicional disfraz es demasiado ridícula. Con todo, sería injusto negar el gran legado que dejó. Sin esta trilogía, posiblemente no tendríamos el actual universo Marvel.



Go go Green Goblin... 🎼


Como siempre, podéis sugerir más películas en los comentarios. Dedicado a la memoria de Phil Hartman y Cliff Robertson.

domingo, 31 de marzo de 2019

Protogameplays: los VHS de videojuegos

El mundo nunca supo aceptar un Mario diseñado por Pedro Vera



El de los videojuegos en España fue un origen complejo. Pese a esos recuerdos más propios de ver Stranger Things que de la realidad, en los 80 lo que reinaban eran los ordenadores 8 bits como Spectrum, Commodore 64 o MSX. No fue hasta 1987 (2 y 4 años más tarde respectivamente) que llegaron a nuestro país Master System y Nintendo Entertainment System o NES. Si bien la consola de SEGA tuvo algo más de tirón gracias al prestigio de la marca en los salones recreativos, aún pasaría mucho tiempo antes de que las consolas empezaran de verdad a despuntar en España.









En 1990 haría su irrupción SEGA Mega Drive, y 2 años después (de nuevo ambas con considerable retraso con respecto a Japón) Super Nintendo. Esto, dejando a un lado el considerable salto tecnológico, supuso publicidades agresivas muy habituales en EEUU a las que no estábamos acostumbrados aquí. En 1992, una Hobby Consolas que apenas llevaba unos meses en el mercado ofrecía esto a sus lectores.









Sí, el acento italiano de Mario resulta algo ridículo visto ahora, y pocos chavales que viesen esto entenderían todos los datos técnicos que daban (aún así se repetian en los patios de los colegios como si fuesen accionistas de la "gran N") pero, en perspectiva, fue un enorme acierto por parte de ERBE, como demuestra el hecho de que aún hoy perdure el eslogan "el cerebro de la bestia". Durante aquel año olímpico aún habrían otros 2 vídeos más, "Pura dinamita" (con algunos fallos garrafales como decir que GB salió en 1983 o que Mario era el villano de los primeros juegos, algo que solo ocurrió en DK Jr)  y "Felices novedades" donde las imágenes de los juegos eran intercaladas con escenas extraidas de la serie animada de Super Mario World.






Por supuesto, SEGA no tardaría en dar la réplica con este vídeo donde curiosamente Sonic ya tenía la misma voz que tendría luego en su serie. Posteriormente hubo segunda parte  donde se presentó el incomprendido periférico Mega CD, que de nuevo se retrasó en España, por lo que directamente llegó el segundo modelo. Pero el punto de inflexión fue otro VHS llamado "La ley del más fuerte".






Con una peculiar voz que recordaba a la del tabernero de Los Simpson Moe Syslack (no en vano, era la de Juan Perucho) un esqueleto fingía interrumpir la programación para presentar las novedades de MD con todo tipo de comentarios despectivos que, sin mencionar nombres, a nadie se le escapaba que se referían a Nintendo, en un surrealista collage de anuncios británicos o estadounidenses y breves sketches que ni siquiera estaba claro a qué cuento venían, como ese en que un entonces semidesconocido Roberto Cairo (el entrañable Desi de Cuéntame) hacía de político, fórmula que repetirían para presentar el fallido 32X en el que fue el primero que vi en su día, Bienvenido al próximo nivel. Con todo, fueron años muy buenos para SEGA España, aunque quizá no sea tan atribuible a estos anuncios como a acertadas estrategias comerciales como los Mega pack.







A su vez, Nintendo copiaría esta nueva fórmula de dar un cierto "argumento" a estos VHS, siendo particularmente famoso este de 1995 donde José Luis Gil (sí, Juan Cuesta/Enrique Pastor) interpretaba a un vidente al que predecir el futuro de SNES y la entonces conocida como Ultra 64 le producía extraños efectos secundarios. Le seguiría un año más tarde (ya presentando el lanzamiento de N64 en Japón) Alto Riesgo, donde un espía de la competencia se cuela en las oficinas de Nintendo. Aquella campaña debió tener un particular éxito, puesto que en 1997 tuvo una aún más surrealista secuela donde el tipo en cuestión presentaba su informe.







Pero si hubo un vídeo que caló en el corazón de los que fuimos nintenderos en los 90, ese fue sin duda "Lo mejor de N64" en 1998. ¿Que tenía de especial? Pues ni más ni menos que un homenaje de despedida al equipo de Game 40, que simulaban hacer un especial de aquel legendario programa de radio, que había sido cancelado recientemente. No podía haber mejor manera de presentar el quizá mejor juego de la historia, The legend of Zelda: ocarina of time.








Por supuesto, aunque no se prodigara tanto (quizá por su acertada política publicitaria, que buscaba un público más adulto que ampliara el mercado de las consolas) también Sony lanzó sus VHS, entre los que cabe destacar "abre tu mente al poder de PS" donde veíamos algunos de sus primeros éxitos como Battle arena toshinden o Ridge racer, así como un trailer de la película de Mortal Kombat. Por su parte SEGA siguió con su particular humor en vídeos para Saturn como Peligrosamente real, "Novedades´97" y "Contraprográmate".







Pese a su gran calidad, Saturn no tuvo demasiada acogida fuera de su Japón natal. A SEGA no le quedó más remedio que adelantar el cambio de generación, y en "Lo único que necesitas para montártelo con todo el mundo" se nos ofrecía los primeros lanzamientos de Dreamcast como Sonic Adventure y Soul Calibur, pero sobre todo se hacía gran hincapié en la pionera opción de juego online, que incluía una plataforma exclusiva llamada Dreamarena. Pero, tras un inicio prometedor, el mero anuncio de la futura Playstation 2 decantó la guerra de los 128 bits para Sony, y SEGA pasó a ser compañía third party.







Esta de Xbox sería la última cinta promocional ya en 2002. Aunque todavía en años posteriores Microsoft y en especial Nintendo seguirían sacando DVDs promocionales, aquello entró en un inevitable declive. La inmediatez de internet (sobre todo tras el nacimiento en 2005 de Youtube) dejó rápidamente obsoleto este tipo de publicidad.

Ahora todo esto de comprar revistas para ver anuncios puede parecer muy ingenuo. Quizá lo sea. Pero eran otros tiempos en que no teníamos tanto acceso a juegos como ahora, y esta era la única forma de comprobar qué títulos eran los que merecía la pena poner en la carta de los Reyes Magos. Espero que os haya gustado este pequeño homenaje, y si me he dejado algún VHS que os gustara especialmente, podéis citarlo en los comentarios. Dedicado a la memoria de Roberto Cairo.

jueves, 28 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Spiderman Homecoming (SPOILERS)






La de Spiderman en el mundo audiovisual ha sido una historia compleja. Desde la fallida primera película de los 70 al universo que intentó crear Sony pasando por numerosas series animadas, la trilogía de Raimi e incluso una serie japonesa (con todo lo que eso conlleva) , el que Disney y Sony volviesen a llevar al trepamuros a las taquillas en 2017 (esta vez escrita y dirigida por el semidesconocido Jon Watts) a priori aportaba poco nuevo viniendo de Guardianes de la galaxia o Doctor Strange, por citar alguna. Pero, dejando a un lado que esta vez formaba parte de algo más grande como es el Universo Cinematográfico Marvel, este interpretado por Tom Holland era un nuevo Peter Parker.









La historia arranca donde terminó la primera parte de Los Vengadores (que aquí sitúan en 2009 pese a que Civil War estableció que fue en 2012, año de su estreno) . A la recurrente pregunta de "¿y quien arregla los desastres de las batallas?" aquí tenemos la respuesta: una organización conocida por los aficionados al comic, Control de daños, dirigida, como no podía ser de otra manera, por Tony Stark (Robert Downey Jr), para gran enfado de los contratistas hasta entonces encargados, dirigidos por Adrian Toomes (Michael Keaton, sí, el primer Batman "serio") que deciden quedarse con parte de la tecnología chitauri recuperada. 

8 años después, Toomes y sus hombres han creado un pequeño imperio criminal mediante continuos atracos a los camiones de DDC, lo que le ha permitido construirse una armadura voladora.  Esto ya resulta una interesante novedad: no tenemos como villano un extraterrestre que se cree un dios  o una complicada conspiración política, sino simplemente un padre de familia que ha perdido su empleo.





Tras esto, saltamos de nuevo a la batalla de Alemania, esta vez desde el punto de vista de Spiderman, en otro cambio a mi parecer acertado que no fue del gusto de todo el mundo: en un tiempo en que la prensa de papel está en evidente declive, no tendría sentido poner a Peter de nuevo a hacer fotos. Este es un adolescente de nuestro tiempo (que no millenial, generaciones que se suelen confundir...pero divago) que graba sus hazañas en Youtube pese a que Happy Hogan (Jon Favreau), a quien Tony ha encargado su supervisión, se opone a ello.

Una vez de vuelta con Tía May (Marisa Tomei) , se pasa meses esperando otra misión sin éxito, tiempo en que intenta evitar pequeños delitos mientras que en su vida normal sufre las burlas de Flash Thompson (Tony Revolori) quien aquí no es el típìco matón de los comics sino un arrogante niño pijo. Una noche, ve un banco atracado por unos tipos con máscaras de los vengadores (que curiosamente, son representaciones basadas no en las películas sino en los comics) . Sin ser rival para las armas de Toomes que llevan, la pelea acaba arrasando una tienda cercana, y para colmo, al entrar por la ventana, su identidad secreta es descubierta por su mejor amigo Ned Leeds (Jacob Batalon) .








Durante una fiesta ofrecida por Liz (Laura Harrier) de quien Peter está enamorado pero no se atreve a decirlo, y en la que planea entrar con el traje (aquí creado por Tony Stark) para impresionar a todos, ve a lo lejos otra fuerte explosión, y tras una algo caótica persecución (con homenaje incluido a Todo en un día) encuentra a 2 de los hombres de Toomes (uno de los cuales, Jackson Brice, interpretado por Logan Marshall-Green, usa una versión modificada de los guanteletes de Brock Runlow) vendiendo armas a Aaron Davis (Donald Glover, quien curiosamente hiciese también de Spiderman, en su encarnación de Miles Morales, en la serie Ultimate Spiderman) .

Esta vez la pelea es interrumpida por el propio Toomes, que le arroja a un lago, siendo salvado por Iron Man... o más bien por la armadura, puesto que Tony la maneja desde un país asiático, recomendándole que deje este tema para gente más experta, y siga ayudando como hasta ahora a la gente de a pie, que sea, retomando una frase clásica del comic, "un buen amigo y vecino".






Mientras tanto, de vuelta a su guarida, Toomes intenta castigar a Brice por haberles expuesto disparándole con lo que él cree que es una pistola antigravitacional, pero que lo que hace es desintegrarle por completo, entregándole los guanteletes a otro de sus hombres, Herman Schultz (Bokeem Woodbine) , y Phineas Mason (Michael Chernus) el creador de las alas del Buitre, le ofrece reforzarlas para lleva a cabo lo que llama "el gran golpe", algo que Toomes rechaza.

Aunque esta vez tampoco consigue detenerlos, Peter tuvo tiempo de colocar un rastreador. La pista le lleva a Washington, así que la única posibilidad de ir para allá es regresar al equipo de decatlón académico dirigido por Liz que había abandonado para centrarse en su carrera superheróica, alegando que tenía que trabajar en "la beca de Tony Stark". Una vez en el hotel, Ned, mientras intenta quitar el rastreador que lleva el traje para huir de la vigilancia de Hogan y Stark, descubre funciones ocultas reservadas para cuando Peter esté más preparado, el "protocolo ruedines", algo que consigue desactivar, por lo que ahora tiene todo tipo de formas de lanzar las telarañas, un dron, y hasta su propia inteligencia artificial, a la que apoda "Karen" (voz de Jennifer Conelly) .

Aunque esta vez Parker consigue evitar el robo de las armas, el Buitre vuelve a huir y además queda atrapado toda la noche en las instalaciones de Control de daños, lo que le impide llegar a tiempo a la final del decatlon (pese a todo ganan gracias a la sarcástica Michelle, interpretada por Zendaya) y sus problemas no acaban aquí, puesto que el nucleo chitauri que había estado investigando junto a Ned resulta ser un inestable explosivo que está a punto de arrasar el ascensor del monumento a George Washington con alumnos dentro, a los que consigue salvar.






Peter es castigado por su desaparición, lo que supone 2 curiosos cameos: uno de Chris Evans como el Capitán América haciendo vídeos educativos, y Kenneth Choi (quien interpretara a uno de los compañeros de Steve Rogers en El primer vengador, Jim Morita) como el que parece ser nieto de este, que es el director del instituto. Pero una vez más escapa a evitar un intercambio de Toomes en un ferry, esta vez con el peligroso delincuente Mac Gargan (Michael Mando) , al que consigue detener. Pero de nuevo el Buitre escapa, y el barco es destruido por una de sus armas.

 Aunque intenta sujetarlo con sus telarañas (escena que evoca películas anteriores) no tiene fuerza suficiente, y una vez más es ayudado, esta vez por Tony Stark en persona, que le obliga a devolver el traje. Y es aquí cuando se culmina la evolución del personaje tan criticada en su día en Iron Man 3: es plenamente consciente de todos sus errores como la creación de Ultron (y en parte también lo del Buitre es culpa suya) y no quiere que a su joven discípulo le pase nada malo.







Peter retoma así su vida normal, e invita al baile del instituto a Liz, quien acepta. Mientras tanto, Toomes, acorralado, decide finalmente llevar a cabo el gran golpe. Y es aquí donde ambas tramas se cruzan, puesto que resulta ser el padre de Liz, algo que sería una gran sorpresa de no ser por los trailers. Rápidamente comprende al oír de sus escapadas la identidad secreta de Parker, y decide no tomar represalias por haber salvado a su hija en Washington. A cambio, no debe volver a interponerse en sus planes. Pero en vez de eso, recupera su rudimentario traje original y empieza una breve pelea contra Shocker, al que solo consigue derrotar gracias a la inesperada ayuda de Ned. 

Usando su teléfono móvil como improvisado rastreador, los 2 estudiantes descubren el gran golpe: atracar el avión secreto donde lo que queda de la torre de los vengadores (que Stark ha decidido vender) será trasladado a la base del norte de NY, que entre otras muchas armas, tiene armaduras de Iron Man y sus correspondientes reactores ARC.







Una vez que Spiderman llega al ya desmantelado almacén del Buitre, este usa las alas para destruir unas vigas, lo que hace que todo el edificio se le caiga encima. Cuando parece estar en las últimas, recuerda los consejos de Stark, y esto le da fuerzas para escapar y seguir a Toomes en una espectacular batalla a bordo del avión, donde (y esta es otra novedad con respecto a otras pelis de Marvel, y del hombre araña en particular) finalmente Peter le salva la vida cuando sus alas acaban explotando. 

Todo ha acabado, pero esta victoria resulta agridulce, puesto que Liz debe abandonar Nueva York junto con su madre, siendo nombrada nueva capitana del equipo Michelle, o como prefiere ser llamada, MJ. Posteriormente es de nuevo llamado por Tony Stark: por fin será el nuevo miembro de Los vengadores, con armadura incluida.





Pero para su sorpresa (y desesperación de Pepper Potts, en un breve cameo de Gwyneth Paltrow, que había preparado una multitudinaria rueda de prensa) Parker lo rechaza y decide seguir siendo el héroe de la calle. Una vez en casa, ve que Tony le había devuelto el traje...siendo descubierto por Tía May, mientras que en una de las escenas postcréditos, Toomes se encuentra en prisión con un MacGargan al que le han quedado secuelas de la pelea en el ferry, y le pregunta por la identidad secreta de Spiderman, algo que niega conocer.

A falta de ver Un nuevo universo, Spiderman Homecoming es posiblemente a día de hoy mi película preferida del trepamuros. Aunque tiene de nuevo escenas algo extrañas (como que 2 chavales de instituto, por muy listos que sean, sean capaces de hackear algo que ha inventado Tony Stark) este Peter tiene, aún con sus inevitables toques modernos, el espíritu de la etapa original de Stan Lee y Steve Ditko, un villano de los más carismáticos que ha tenido el UMC, y las escenas de acción resultan muy vistosas.

Próximamente en Joróbate Flanders, Infinity war. 

lunes, 25 de marzo de 2019

Revisitando Marvel. Guardianes de la galaxia Vol. 2 (SPOILERS)





Aunque nadie daba un duro cuando se anunció, Guardianes de la galaxia se convirtió en uno de los mayores taquillazos de 2014. De esta forma, su inevitable secuela era de las películas más esperadas en la fase 3 de Marvel, en tanto se esperaba un mayor desarrollo de Thanos (Josh Brolin) y su búsqueda de las gemas del infinito. Aunque ya adelanto que, como veremos, no fue así, esta película dirigida de nuevo por James Gunn, no estaría ni mucho menos exenta de alicientes.









Arrancamos de nuevo con un flashback en la Tierra, esta vez en Missouri en 1980, donde la joven Meredith Quill (Laura Haddock) se enamora profundamente de un misterioso hombre que dice venir del espacio (Kurt Rusell) . Tras ver como una flor de aspecto extraño está creciendo, volvemos a un indeterminado espacio de tiempo posterior a la primera parte (aunque se ha dicho que es anterior a Civil War, esto se contradice, como veremos más adelante) donde los ya conocidos como Guardianes de la galaxia tienen la misión de destruir a un gigantesco monstruo interdimensional que está poniendo en peligro unas baterías de la elitista raza de "los soberanos". A cambio, Ayesha, su gran sacerdotisa (Elizabeth Debicki) les entregaría a Nebula (Karen Gillan) , la hermana de Gamora (Zoe Saldaña) e hija adoptiva de Thanos, aún en busca y captura por el Cuerpo Nova.

Una vez desarrollados ya los personajes, aquí Gunn ya se permite empezar a lo grande con una espectacular batalla desde el punto de vista del renacido Groot (Vin Diesel) quien ahora es un niño. Esta escena recibiría todo tipo de parodias en Youtube tanto dentro como fuera del universo Marvel.








Pero la victoria no acaba con los problemas sino, al contrario, es lo que desencadena toda la historia, puesto que Rocket (Bradley Cooper) roba las baterías que debían proteger sin motivo alguno, mientras que Gamora se distancia de Peter Quill (Chris Pratt) por las proposiciones, ejem, "románticas" de Ayesha, quien, enfurecida por lo ocurrido, lanza a todo su ejército, que maneja desde su propio palacio con unos drones con forma de máquinas recreativas. Con Peter y Rocket sin parar de discutir por quien maneja la nave, solo sobreviven gracias a la ayuda del mencionado visitante de la Tierra, que con desconcertante facilidad acaba con 50 de estas naves.







Ayesha decide entonces contratar como cazarrecompensas a los hombres de Yondu Udonta (Michael Rooker) . Allí descubrimos que, aunque siga haciéndose llamar a sí mismo "Saqueador", fue repudiado por su antiguo compañero Stakar (Sylvester Stallone) al haber aceptado la misión de secuestrar a Quill durante su infancia, lo que va contra el código de honor de esta organización, mientras que su equipo empieza a cuestionarle como líder al negarse a tomar represalias contra "Star-Lord" por su traición.

Mientras tanto, en el planeta donde los Guardianes debieron hacer un aterrizaje forzoso, el misterioso hombre se da a conocer como Ego, quien resulta ser nada menos que el padre de Peter. Esto, de nuevo, resulta un cambio con respecto al comic, donde era J´Son, emperador de Spartax, lo que obligó a negociar con Fox, ya que Gunn desconocía que Disney no tenía los derechos del "planeta viviente". Fox aceptó cederlo a cambio de modificar los poderes de la mutante Negasonic Teenage Warhead en Deadpool.









A regañadientes, Quill acepta conocer el planeta de Ego junto a Gamora y Drax (Dave Bautista) mientras que Rocket (aún enfrentado a Peter por el tema de las baterías) se queda junto a Groot a reparar su nave. Allí son abordados por los saqueadores, y aunque Rocket consigue detener a muchos de ellos gracias a las trampas que colocó en todo el bosque, no es rival para Yondu y su lanza voladora. Pero aún así se niega a entregarlos alegando que habría consecuencias del Cuerpo Nova, y deja escapar a Rocket a cambio de las baterías robadas. Esto aumenta aún más las tensiones internas de su banda, lo que empeora aún más cuando Nebula (que manipula a Groot para que le suelte) le dispara por la espalda destruyendo la aleta de la cabeza de Yondu que le permite manejar la lanza, pidiendo a cambio una parte de la recompensa y un nuevo brazo mecánico que permita sustituir el que perdió en la batalla de Xandar.




Ah, el humor atemporal...





De esta forma, el autoproclamado nuevo líder Taserface (Chris Sullivan) decide entregar a Rocket y Yondu a extremistas Kree, quedándose a Groot como su mascota personal. Aquí, en un interesante diálogo, Yondu se muestra como la persona que mejor entiende el carácter egoísta del mapache para camuflar sus miedos, ya que él mismo actúa igual. Por su parte, su antigua mano derecha Kraglin (Sean Gunn, hermano de James) , inicialmente a favor de los sublevados, se arrepiente al ver como muchos de sus amigos son ejecutados, y ayuda a Groot a buscar otra aleta con la que poder escapar, en una escena de un gran atractivo visual, partiendo así a buscar a Ego, puesto que Yondu da a entender que no es alguien de fiar.








Ego resulta ser una especie de dios que lleva existiendo desde hace miles de años. Había sido capaz de encontrar a Peter al enterarse que fue capaz de sujetar la gema del poder, algo que solo podría hacer alguien como él. Aunque Gamora tampoco se fía de sus intenciones e intenta avisarle, este no le hace caso, mientras que el solitario Drax parece haber encontrado de nuevo el amor en Mantis (Pom Klementieff) una mujer con poderes empáticos que es la ayudante de Ego. 

Esta supuesta tranquilidad es interrumpida por Nebula, quien intenta matar a Gamora, siendo salvada por esta al estrellarse contra una cueva, donde descubren el siniestro secreto de Ego: una fosa común con sus otros hijos, asesinados por él mismo al no tener sus dones. Algo que Yondu sabía, por lo que decidió adoptar a Quill, aunque le dijese que solo le quería para ayudarle a robar. El plan de Ego es expandirse por todo el universo a través de las flores quedando él como único habitante del universo, algo para lo que necesita a Peter. Aunque consigue controlarle al principio, se rebela al enterarse que fue él quien provocó la enfermedad que mató a su madre. Y es que, aunque algunos juzgasen esta película solo por sus chistes, esta es posiblemente la saga más oscura de Marvel.







Finalmente Mantis decide avisar a Drax del plan de Ego y va a rescatar a Quill junto a Gamora y Nebula mientras que, en la búsqueda de Yondu y Rocket, vemos un nuevo cameo del desaparecido Stan Lee, que esta vez resulta más jugoso que los anteriores, ya que aparece junto a varios miembros de la extraña raza extraterrestre de los "Vigilantes", a quienes explica que una vez trabajó de mensajero  confirmando que siempre fue el mismo personaje todo este tiempo. 

Una vez que llegan, se forma una batalla a 3 bandas entre los Guardianes, Ego y Los soberanos, a quien Taserface reveló su localización antes de morir. Yondu consigue derrotarlos usando a Nebula (cuyo cuerpo es casi completamente robótico por culpa de Thanos) como amplificador, pero el poder de Ego resulta imposible de contener, y está a punto de destruir todo cuando, aún en trance, Peter escucha a Yondu, que le aconseja que no luche con la cabeza sino con el corazón. Esto le permite reaccionar y pelear el tiempo suficiente para que Groot ponga una bomba con la que destruir el nucleo de Ego, y así todo el planeta. Pero con ello, Peter también pierde sus poderes, y sus compañeros ya han emprendido la huida.






Es entonces cuando, en una emotiva escena, Yondu decide sacrificarse por Quill entregándole la última escafandra que le quedaba. Así este comprende demasiado tarde que siempre tuvo en el saqueador la figura paterna que había buscado toda su vida. Todos sus antiguos compañeros llegan a homenajearle pese a lo ocurrido en el pasado, lo que a su vez hace reflexionar a Rocket sobre su actitud. Así, Peter, Groot, Gamora, Mantis y él parten hacia otra aventura, mientras que Nebula decide intentar por su cuenta vengarse de Thanos.

Para acabar, tenemos nada menos que 5 escenas postcréditos, en las que vemos entre otras cosas a la gran sacerdotisa preparar su venganza o a Stakar reunirse con su antigua banda, formada por Martinex T´Naga (Michael Rosenbaum) Charlie-27 (Ving Rhames), Aleta Ogord (Michelle Yeoh) Krugarr (personaje CGI) y el robot Mainframe (doblado por Miley Cyrus) , todos ellos personajes que, junto a Yondu, habían formado parte del comic original en 1969. Además, en los créditos propiamente dichos hay un easter egg en forma de cameo de Jeff Goldblum.








Hoy en día es toda una incógnita el futuro de esta franquicia. Originalmente James Gunn fue despedido de la dirección de la tercera parte por unos chistes de mal gusto en 2009 en Twitter, causando gran descontento en los actores, por lo que se llegó a temer por su cancelación . Aunque recientemente fue readmitido (lo que le convertirá en el primer director en dirigir toda una trilogía del UMC) , ya había firmado con Warner y DC para reiniciar Escuadrón Suicida, por lo que no parece probable que la veamos antes de por lo menos 2023. 

En cualquier caso, las 2 son estupendas películas que saben combinar acción, humor y drama, aunque si tuviera que decantarme por alguna, elegiría Guardianes de la galaxia Vol.2 por su villano, mucho más interesante que el que interpretara en la original Lee Pace, Ronan el acusador.

Próximamente en Joróbate Flanders, Spiderman Homecoming.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Fox-Disney: las grandes incógnitas (SPOILERS)





Por fin se acabó el eterno culebrón. Tras más de un año de idas y venidas (la contraoferta por parte de Comcast, ciertas trabas en Brasil o México...) Disney finalmente ha absorbido por más de 70.000 millones de dólares 21st Century Fox, la división de entretenimiento del imperio mediático de Rupert Murdoch, lo que genera todo tipo de rumores sobre su futuro. 

Por supuesto, en Joróbate Flanders no tenemos la respuesta para ello, así que este artículo debe verse simplemente como meras especulaciones de lo que podría y me gustaría ver. Aclarado esto, comencemos:










Por supuesto, el tema estrella (y que posiblemente haya desencadenado esta absorción ante el inminente final de la fase 3) son las franquicias Marvel que aún retenía Fox, X-Men y Los 4 fantásticos. La primera, que fue el gran éxito que marcó el inicio de la burbuja de los superhéroes, ha ido estancándose entre cambios de director, pseudoreinicios para aclarar la confusa cronología que solo complicaban aún más las cosas y eternos retrasos, mientras que de los vaivenes en torno a la familia pionera de la Marvel moderna ya hablamos en el artículo anterior. La pregunta quizá no sea tanto como integrarán estos personajes en el UMC como ¿y sí ya lo han estado haciendo sutilmente?








Pensemos en Guardianes de la galaxia. En la Estación Sapiencial, El Coleccionista (Benicio del Toro) explica a los protagonistas la inquietante historia de las gemas del infinito. Durante su proyección, vemos como la gema del poder que Peter Quill (Chris Pratt) había robado era capaz de arrasar un planeta, y en este vemos por unos instantes lo que parece un rostro de forma humana. ¿Estábamos asistiendo al nacimiento de Galactus? La amenaza de un ser que literalmente se alimenta de planetas bien podría ser el nexo común de la saga que sustituya a Thanos (Josh Brolin) tras Endgame. También pudiera ser que el misterioso comprador de la Torre Stark en Spiderman Homecoming sea Reed Richards para convertirla en el emblemático Edificio Baxter.







En cuanto a la franquicia mutante, hoy en día su gran referencia en las salas de cine es Deadpool (Ryan Reynolds) . Como ya pasara en su día con Lucasfilm o la propia Marvel, había muchas especulaciones de que un personaje +18 no tenía cabida en Disney. Esta vez la repentina cancelación antes de empezar de una serie animada en FXX parecía dar la razón a los eternos agoreros, pero Disney confirmó que seguirán usando en determinadas ocasiones el sello Fox. Dicho esto, no sería para nada descartable que, al contrario que pasará con toda seguridad con X-Men, no haya un reinicio del personaje, y pueda seguir siendo interpretado por Ryan Reynolds.

Los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick se han alejado deliberadamente del canon de la saga principal hasta el punto de meter más de un chiste sobre los errores de continuidad (como la extraña primera encarnación del personaje ya interpretada por Reynolds en X-Men Origins) y por el contrario han introducido pequeños guiños al UMC, como la batalla final en la primera película en un helitransporte de SHIELD abandonado, o una escena eliminada que podemos ver en la edición en blu ray donde Wade Wilson aparentemente ha acabado de cumplir condena en "La balsa".







Pero Fox es mucho más que Disney. Y aquí surge la otra gran pregunta, ¿cual es el futuro de Los Simpson? Más allá de debates repetitivos sobre la calidad de los episodios, es innegable que esta es una marca que se ha hecho mucho más grande que su compañía (hasta el punto que inicialmente se rumoreó que no formarían parte de la compra) , y no parece probable que la factoría del ratón Mickey vaya a renunciar a la gallina de los huevos de oro. Por lo pronto, ya hay firmada una renovación por otras 2 temporadas más llegando a la cifra record de 32. 

No sabemos si la serie seguirá o no tras esto, pero no me cabe duda que seguiríamos viendo durante mucho tiempo a la familia de Springfield, ya sea en forma de nuevas películas, episodios más esporádicos en la futura plataforma Disney+ o especiales crossover como los que Phineas y Ferb han protagonizado con Marvel o Star Wars. Quien sabe si incluso cameos en futuras ediciones del videojuego Kingdom Hearts.







Y sí, ahora toca hablar de SW. "¡Pero si ya era suyo!" diréis...sí y no. En su día, George Lucas tuvo problemas de todo tipo para poder rodar su primera película (que aún no era "la cuarta" y simplemente se llamaba Star Wars, sin el "una nueva esperanza", que se añadió en preestrenos posteriores) . Tras el rechazo inicial de Universal a producirla, finalmente lo hizo Fox, renunciando el cineasta a su sueldo de director a cambio del 40% de la taquilla y los derechos de merchandising, algo hasta entonces infravalorado. 

Lo que parecía un negocio ventajoso para la compañía fue un gran error, ya que el enorme éxito de la película permitió ganar a Lucas una gran fortuna, por lo que las siguientes 5 películas serían producidas por él mismo y distribuidas por Fox. De esta forma, suyos han sido hasta la fecha los derechos de esas 5 películas (lo que expiraría en 2020) y de Una nueva esperanza a perpetuidad. En el contexto del estreno a finales de este año del esperado Episodio IX, quizá por fin veamos cumplido un viejo sueño. El de tener una edición remasterizada del montaje original de la primera trilogía sin los absurdos cambios  que Lucas fue introduciendo desde 1997.



Bueno, vale, la música nueva del EpVI sí estaba bien




Muchas preguntas sin respuesta. El tiempo dirá. Pero aquí estaremos en Joróbate Flanders para analizarlo.

Revisitando Los Simpson: Bart el soplón

Como ya expliqué en artículos anteriores , aunque yo personalmente prefiera el alocado ritmo de gags de la 5, la T7 es considerada po...