viernes, 13 de diciembre de 2019

Revisitando Star Wars. El imperio contraataca






En 1977, para sorpresa general, Star Wars se convirtió en el fenómeno del año, permitiendo a su creador George Lucas amasar una gran fortuna gracias entre otras cosas al merchandising, aquello que Fox tanto infravaloraba. Aunque, como ya explicamos, aquella era una película más o menos autoconclusiva, la secuela se hizo inevitable, pero para aquello tuvieron que pasar 3 años, en los que los comics, las novelas y un tanto estrambótico especial de acción de gracias (que no navideño) contribuyeron a mitigar un poco la espera, así como un reestreno de la primera película donde por primera vez se introdujo para confusión del incipiente fandom la frase "episodio IV, una nueva esperanza".






Ah, sí, ahí empezó "ese" personaje




Al contrario que la anterior, El imperio contraataca (donde Lucas pasó a ser productor y co-guionista junto a Leigh Brackett y Lawrence Kasdan, dirigiendo Irvin Kershner) fue una película completamente producida por LucasFilm, pasando Fox a ser distribuidora. De nuevo aquel fue un rodaje bastante complejo que creó problemas con el presupuesto que obligaron a pedir ayuda a esta última sin perder los derechos de distribución, lo que supuso el adiós de Alan Ladd Jr como presidente, posiblemente el único que había creído en Lucas desde el principio, provocando que se llevara su nuevo proyecto a Paramount.







El imperio contraataca arranca de forma parecida a Una nueva esperanza, con un destructor patrullando la galaxia. Pero ahora vemos tras de él por primera vez el superdestructor, de tamaño todavía más gigantesco. Es en él donde vemos a Darth Vader (David Prowse/James Earl Jones) ya sí convertido no solo en el antagonista principal, sino quizá el verdadero centro de la película.

Tras la batalla que acabó con la estrella de la muerte, su obsesión es encontrar a Luke Skywalker (Mark Hamill) que es el único capaz de derrotarle gracias a su latente poder de la fuerza que aún no controla pero que puede llegar a rivalizar con el suyo propio. Después de un primer ataque que se nos narra en la intro, la alianza rebelde huyó de Yavin IV estableciéndose en el helado planeta Hoth.

Luke está investigando el planeta cuando encuentra uno de los droides de reconocimiento que Vader ha enviado (sí, este universo es un pañuelo) y se acerca a observarlo creyendo que es un meteorito, pero es atacado por uno de los posiblementes pocos seres vivos del planeta, una especie de oso polar llamado wampa. Esta escena sirvió para justificar las cicatrices que tenía Hamill tras un grave accidente de tráfico.




"Tienes que buscar a Yoda, mi maestro. Bueno, lo fue cuando era niño y luego estuvo Liam Neeson. Es una historia complicada"




Aunque Luke consigue escapar de su cautiverio gracias a que consigue atraer su espada láser, su transporte tauntaun es devorado por el wampa, por lo que queda inconsciente, no sin antes tener una nueva visión de Obi Wan Kenobi (Alec Guinness) que le ordena viajar a Dagobah, donde conocerá a un maestro jedi llamado Yoda. Tras este ¿sueño? llega Han Solo (Harrison Ford) que, pese a que había decidido de nuevo huir para saldar su deuda con Jabba el hutt, finalmente va en busca de su amigo al darse cuenta que todavía no había vuelto de la misión de reconocimiento. Con la noche, el frío empeora todavía más y Han pierde también a su tauntaun, por lo que tienen que usar su cuerpo como refugio hasta que son rescatados por la mañana por Wedge Antilles (Denis Lawson) y su Escuadrón Pícaro.



¿He mencionado ya que Akira Toriyama es fan de la saga?




Tras una algo incómoda hoy escena romántica, Han empieza de nuevo a discutir con Leia Organa (Carrie Fisher) por su decisión de abandonar a la rebelión. Leia sabe que necesitan su destreza como piloto, pero Han piensa que ella está enamorada. Esto se interrumpe cuando C3PO (Anthony Daniels) y R2D2 (Kenny Baker) reconocen el droide que encontró Luke como parte del imperio. Han y Chewbacca (Peter Mayhew) deciden volver a buscarlo, y explota delatando su posición. 

Vader ordena de inmediato el ataque a Hoth, pero el almirante Ozzel (Michael Sheard) quien inicialmente era reacio al mismo pensando que el planeta estaba deshabitado, se precipita al sacar sus naves del hiperespacio provocando que la Alianza pueda preparar una rápida evacuación. Ozzel es estrangulado por Vader con la fuerza desde una pantalla, siendo ascendido a su puesto el capitán Firmus Piett (Kenneth Colley) .



La batalla de todos los videojuegos de Star Wars




Aunque un primer batallón de naves rebeldes consiguen huir dañando uno de los destructores, pronto se ven en clara inferioridad ante Vader, que decide atacar en tierra con los casi indestructibles tanques AT-AT. Solo Luke (que había perdido a su compañero) llega a derribar uno gracias al arpón de su snowspeeder en una de las escenas más icónicas de la saga, que se convertiría en fase recurrente de los diferentes videojuegos de la franquicia.

Posteriormente, su nave es alcanzada también, y Luke se ve obligado a usar de nuevo la fuerza usando su espada para abrir un agujero con el que poder colocar una granada en otro de los tanques. Pero ya es demasiado tarde para cambiar el curso de la batalla, y el escudo que protege la base es derribado, por lo que Vader está a punto de aterrizar. El bombardeo bloquea una de las puertas impidiendo a Leia llegar a su transporte, por lo que no le queda más remedio que huir en un halcón milenario a medio reparar sin posibilidad de usar la velocidad de la luz. Por su parte, Luke decide no ir al punto de reunión (sí, lo de ir por su cuenta ya viene de lejos) y se va junto a R2 en busca de Yoda.





Tras una larga persecución que les lleva a meterse en un campo de asteroides y donde casi son devorados por un monstruo gigante, Han recuerda a un viejo "amigo", Lando Calrissian (Billy Dee Williams) contrabandista como él que había sido el propietario original del Halcón hasta que Han se lo ganó en un juego de cartas llamado "sabacc".

Aparentemente, Lando está reinsertado y se encuentra dirigiendo una mina de gas en el planeta Bespin, a donde se dirigen, sin saber que Vader había enviado tras ellos a varios cazarrecompensas: además, uno de ellos era otro viejo conocido de Han, el mandaloriano Boba Fett (voz de Jason Wingreet en la edición original, Temuera Morrison tras la remasterización de 2004) que trabajaba para Jabba, convirtiéndose en uno de los personajes más populares pese a su escaso metraje y aún menos líneas de dálogo. Aunque aparentemente Han y Leia son muy bien recibidos, algo no parece encajar, ya que 3PO es destruido y rescatado de un vertedero por Chewie.

Mientras tanto, Vader es llamado por el emperador Palpatine, quien aquí ya se muestra como un personaje muy diferente al de la primera novela que también conoce el poder del lado oscuro de la fuerza, y le ordena a su discípulo Vader que intente atraer también a Luke.

Este sería uno de los cambios más polémicos, ya que, si bien en su día fue interpretado por la actriz Marjorie Eaton (doblada a su vez por Clive Revill) , en la mencionada edición en DVD la escena fue editada por completo pasando a aparecer Ian McDiarmid (quien interpretaría al político lord sith tanto en el EpVI como en las precuelas) con un nuevo diálogo que dejaba ya implícito cierto giro que veremos después. Para las nuevas generaciones que no conozcan los montajes inalterados, este era el diálogo original.







Mientras tanto, Luke llega a Dagobah, que resulta ser un planeta pantanoso formado en su práctica totalidad por selvas, por lo que su caza Ala-X acaba hundido en una ciénaga. Mientras establece su campamento, empieza a ser molestado por una extraña criatura verde (marioneta manejada por Frank Oz, histórico de las producciones de Jim Henson) con una especie de dislexia que le hace desordenar palabras, que le asegura que puede presentarle a Yoda. Aunque Skywalker le sigue a regañadientes, rápidamente empieza a perder la paciencia, y entonces resulta que su misterioso anfitrión es el mismo Yoda. 

Aunque este se niega a entrenarle ante el fracaso de lo que fue su primera prueba, el espíritu de Obi Wan finalmente le convence de hacerlo. Durante el entrenamiento, Yoda le muestra a Luke el inmenso poder de la fuerza (rescatando la nave con una sola mano pese a su baja estatura y edad avanzada) y le hace enfrentarse a su propio lado oscuro en una cueva donde ve una visión de Darth Vader con su cara.







Durante su meditación, Luke experimenta por primera vez otro de los misteriosos poderes jedi, predecir el futuro. De esta forma, ve como Han y Leia podrían estar en peligro y decide abandonar el entrenamiento en contra de los deseos de Yoda y Obi Wan, que piensan que es demasiado inexperto aún para enfrentarse a Vader, por lo que corre peligro de caer también en el lado oscuro como su anterior discípulo, siendo que según Kenobi es la única esperanza de la galaxía. Sin embargo,Yoda asegura que aún "hay otro".

Efectivamente, la comida ofrecida por Lando es una trampa. Boba había seguido al halcón milenario en su nave Slave I avisando al imperio, por lo que Vader se encontraba ya antes que ellos en la Ciudad de las Nubes. Con este trato, el imperio haría la vista gorda con los negocios de Lando. Han es torturado, pero extrañamente no recibe ninguna pregunta. El sith sabe que Luke ha descubierto que está ahí, y lo que quiere es usarles como una trampa para atraerle.

Además, congela al ex-contrabandista corelliano en carbonita para que Fett pueda entregarlo a Jabba, haciendo que Leia finalmente confiese lo que siente por él. Esto iba a ser la despedida de un Ford que no quería hacer otra película, pero finalmente Lucas le convenció. Por último, pese a que Leia y Chewie iban a quedarse en Bespin en una especie de arresto domiciliario, finalmente ordena que sean llevados a su nave, lo que termina de desencantar a un ya arrepentido Lando que organiza una fuga junto a sus hombres. Aunque consiguen escapar, es tarde para atrapar al cazarrecompensas, que huye a Tatooine.






Finalmente, Luke llega a Cloud City, donde se enfrenta a Vader en una desigual batalla de espadas laser en la que acaba perdiendo la mano derecha. Tras ello, intenta atraerle al lado oscuro, no para servir al imperio, sino para gobernarlo juntos deponiendo a Palpatine, mostrando así la naturaleza traidora de los sith. Además, le rebela lo que de verdad le pasó a su padre Anakin, quien Luke aún cree que fue Vader quien lo mató. Una escena que en el rodaje solo conocía Mark Hamill, leyendo Prowse otro diálogo completamente distinto que luego sería doblado por Jones. La escena que Los Simpson hizo que dejara de ser considerada spoiler.







Luke, que se niega a creerlo, rechaza la oferta y se arroja al vacío del complejo minero, siendo rescatado por una Leia que resulta ser también sensible a la fuerza, obligando a volver a Lando cuando ya estaban a punto de salir del planeta. 

Aunque el halcón milenario fue reparado (previsiblemente para volver a quedárselo él) la hipervelocidad sigue sin funcionar, y es que 3PO había ignorado la advertencia de R2, que había descubierto al hackear el ordenador central que había sido desactivada por los hombres del almirante Piett. Cuando Vader (que seguía comunicándose mentalmente con Luke) ya está a punto de abordar la nave, el droide astromecánico consigue volver a poner en marcha el reactor en el último momento. Aunque Piett teme represalias por ello, Vader se limita a marcharse decepcionado, llegando así a la agridulce escena final, donde Lando va en busca de Han (y por alguna razón, va vestido como él) mientras que a Luke le es implantada una mano mecánica y observa el espacio junto a Leia y sus 2 droides.






Aunque por supuesto fue otro taquillazo en aquel mismo 1980 donde el Flash Gordon que inicialmente ambicionaba Lucas se la pegó, El imperio contraataca fue muy mal recibida en su día por crítica y público.

No gustaba el ritmo más lento que el de su antecesora, o lo abierta que quedaba la trama de Han o el destino de Bespin. Inclusive no pocos querían creer (¿os suena?) que finalmente se desvelaría que Vader estaba mintiendo acerca del pasado de Luke. El paso del tiempo hizo que esta percepción girara 180 grados haciendo que ahora sea considerada como lo que posiblemente sea, la mejor película de la saga Star Wars.

Próximamente, El retorno del jedi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La casa de papel 4: punto y seguido (SPOILERS de la tercera temporada)

Ya está por fin en Netflix la cuarta temporada de La casa de papel. Quien nos iba a decir cuando veíamos la tercera mientras di...