viernes, 12 de febrero de 2021

Villanos que marcaron (SPOILERS)

Del Cabo de Gata

al de Finisterre

hay que ver la gente

como está con JR

("A JR", Pepe Da Rosa)


En un tiempo en que el terraplanismo genera a su alrededor hasta un equipo de fútbol, algo así no debería sorprender, pero aún así resulta triste pensar en ello: hay mucha gente (demasiada) que parece no distinguir ficción de realidad.

Hace unos días Amazon Prime empezó a anunciar el inminente estreno de El internado: Las Cumbres, el spin off de la popular serie adolescente de intriga de Antena 3 emitida entre 2007-10 (sí, a mi también me parece poco... qué tiempos aquellos de las 2 temporadas de series españolas al año) . Poco después de dicho trailer, el actor Daniel Retuerta denunció públicamente el acoso sufrido en redes sociales desde hace años por su interpretación de Roque, el traidor de la pandilla protagonista. 

Una vez explicado este triste suceso que por supuesto condenamos, hoy en Joróbate Flanders hablaremos de ese tipo de personajes a los que nos gusta odiar. Esos grandes villanos sin los cuales no existirían muchas de las historias que disfrutamos. Y sí, aviso desde ya como otras veces que habrá SPOILERS.


Joffrey Baratheon (Juego de tronos)




Como bien aprendieron con la controvertida octava temporada políticos de uno y otro signo que trataron de apropiarse de la figura de la Khaleesi Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) , si algo caracteriza a Juego de tronos (producción de HBO basada en la saga Canción de hielo y fuego de George RR Martin) es ser una serie con una gran escala de grises donde nadie es "bueno" o "malo". O casi.




La primera temporada planteaba un gran conflicto entre la familia Stark (que controla el norte del ficticio contintente de Westeros) y los millonarios Lannister, con gran influencia sobre la monarquía de los Siete Reinos, con Tywin Lannister (Charles Dance) a la cabeza. 

Su hija Cersei (Lena Headey) provoca que su esposo, el rey Robert Baratheon (Mark Addy) se emborrache más de la cuenta durante una cacería sufriendo un accidente mortal. Esto convierte en heredero al joven e inexperto Joffrey (Jack Gleeson) a quien cree poder controlar. 

Pronto comprende su error cuando nada más ser nombrado ordena la muerte de Ned Stark (Sean Bean) que había descubierto que tanto él como sus hermanos no eran hijos de Robert sino que habían nacido del incesto de Cersei con su hermano Jaime (Nikolaj Coster-Waldau) pese a que esta le había intentado convencer de que fuera exiliado a la Guardia de la noche.

Desde estos finales de T1 a la cuarta, Joffrey va demostrando cada vez más su naturaleza sádica, ya sea disfrutando de torturar física y mentalmente a su anterior prometida Sansa Stark (Sophie Turner) u obligando a unas prostitutas a pelearse entre ellas hasta la muerte, una actitud que su tío y consejero Tyrion (Peter Dinklage) no duda en comparar con la del temido y odiado "Rey Loco" anterior a Robert.

Tras los eventos de la Boda Roja y la derrota del legítimo heredero Stannis Baratheon (Stephen Dillard) en Aguasnegras gracias a Tywin y Tyrion (algo que su familia, que siempre le ha discriminado por su estatura, no le reconoce a este último) Joffrey, pese a haber huído de la batalla, está a punto de consolidar su poder con su matrimonio concertado con Margaery Tyrrell (Natalie Dormer) . 

Este acaba siendo su error fatal, puesto que esta familia (cuya fortuna rivaliza con la de los Lannister) con ayuda de Petyr "Meñique" Baelish (Aidan Gillen) orquesta un plan para envenenar a Joffrey e incriminar en ello a Tyrion, pudiendo así partir Sansa a su Invernalia natal, lejos de la capital Desembarco del Rey.

Pese a su estupenda interpretación, poco habíamos sabido de Gleeson desde entonces. Y es que, de nuevo, durante algunos años prefirió centrarse en sus estudios y dejar de ser actor desencantado por los insultos sufridos. Ojalá volvamos a verle pronto en otro gran papel, lo merece.





Bellatrix Lestrange (Harry Potter)




Antes de que JK Rowling fuese más noticia por sus opiniones controvertidas que por el mundo literario, la franquicia Harry Potter fue todo un fenómeno de masas comparable (si no incluso más grande) al de Juego de tronos. 

Su antagonista teóricamente principal era Tom Riddle o Lord Voldemort, mago tenebroso que a punto había estado de conquistar toda Gran Bretaña de no ser por la misteriosa forma en que Harry sobrevivió siendo un bebé a su maldición asesina "avada kedabra" dejándole a su vez en un extraño estado espectral entre la vida y la muerte hasta que, 13 años después, su espía personal Peter Pettigrew "Colagusano" consiguió devolverle su cuerpo tras asesinar al joven estudiante de la casa Hufflepuff de Hogwarts Cedric Diggory.

Aunque desde el principio se nos habla de lo peligroso y temible que es Voldemort (al que, salvo Harry y Albus Dumbledore, todos llaman "el que no debe ser nombrado" o "el señor tenebroso" en el caso de sus seguidores, los mortífagos) con el tiempo queda claro que es un personaje que, de no ser por su maldad, casi daría más lástima que otra cosa. Tampoco ayudó en esta imagen la cómica interpretación que hizo Ralph Fiennes en las películas.




¿Era Rowling consciente de que su villano no funcionaba? Quizá nunca lo sepamos, pero en el cuarto libro (Harry Potter y el cáliz de fuego) donde se narra la "resurrección" de Riddle, hace su aparición un nuevo personaje mientras el protagonista presencia recuerdos de antiguos juicios contra mortífagos en el "pensadero" de Dumbledore. 

Se trata de Bellatrix Lestrange, y ya en esta breve primera aparición se marcaron las diferencias con otros magos de su mismo bando: mientras que gente como Lucius Malfoy fingía haber sido controlada por la maldición "imperius" convirtiéndose en ciudadanos respetables gracias a delatar a antiguos compañeros y donaciones de grandes sumas de dinero al ministerio de magia, Bellatrix estaba orgullosa de ingresar en la prisión de Azkaban proclamando que algún día saldría en búsqueda de su maestro.

En el quinto libro se produce la fuga de Azkaban tras unirse sus vigilantes (los dementores) al ejército de Voldemort, y nada más aparecer por primera vez, causa una de las muertes más impactantes de la saga, la de su tío (y el padrino de Harry) Sirius Black (único de su familia en ser elegido por la casa Gryffindor y no Slytherin) que había renegado de su linaje para unirse a la Orden del fenix. Mientras se burla de Harry por ello, vemos lo demasiado que disfruta usando la cruel maldición "cruciatus".





Bellatrix fue interpretada en cines por Helena Bonham Carter, y. al contrario que otros personajes (Bill Weasley, Dobby, etc) cuyo papel fue sensiblemente reducido (o directamente desaparecían, como el poltergeist bromista Peeves) tuvo una presencia mayor a la de los libros. 

Así, si en la sexta parte únicamente aparecía al principio, en la película dirigida por David Yates interviene tanto en la batalla de la torre de astronomía (que en el libro había supuesto la aparición de nuevos enemigos, los hermanos Alecto y Amycus Carrow y el hombre lobo Fenrir Greyback) como en un ataque a la casa de la familia Weasley ("la madriguera")  que fue creada para la misma.

Aunque buena parte del fandom esperaba que Bellatrix fuese derrotada por Neville Longbottom (sus padres habían enloquecido por su culpa y la noticia de su fuga le hizo abandonar su anterior actitud miedosa convirtiéndose en uno de los más importantes magos del "ejército de Dumbledore" que crean Harry y Hermione Granger) al final Rowling optó por un personaje que era quizá su total contrapunto en cuanto a personalidad: Molly Weasley, algo tan extraño como efectivo.






JR Ewing (Dallas)






De los muchos géneros de las series televisivas, uno de los más históricos en EEUU es el de la "soap opera", cuyo origen procede de las extintas radionovelas, y que en algunos casos han llegado a durar décadas enteras. 

Aunque normalmente eran seriales diarios, hubo algunas que llegaron al prime time, y quizá la más representativa en cuanto al éxito y relevancia que tuvo en la historia televisiva fue Dallas.




Dallas contaba la historia de la millonaria familia Ewing, propietaria del rancho Southfolk con importantes negocios petrolíferos, y las disputas internas que esta sufría debido al matrimonio de Bobby Ewing (Robert Duffy) con Pamela Barnes (Victoria Principal) hermana de Cliff (Ken Kercheval) que era el empresario rival del personaje que nos ocupa, JR Ewing, interpretado por Larry Hagman.

De la miniserie de 5 episodios que originalmente CBS tenía en mente, se pasó a una temporada completa de 29 episodios, y una renovación a una T2 de 25. El episodio final de esta, "A house divided", marcó un antes y un después, siendo posiblemente el origen del cliffhanger como lo conocemos.

Al final del episodio, JR sufría un disparo de un asaltante desconocido, algo que años después homenajearían en Los Simpson. Esto no soló creó revuelo en EEUU, sino también en países como España donde esta portada de la revista TP demuestra la "simpatía" que causaba el personaje ( y la poca importancia que en ese entonces parecía darse a los spoilers) .






Gracias a este episodio, Hagman consiguió un importante nuevo contrato convirtiéndose en uno de los actores televisivos mejor pagados y la serie se prolongó durante 13 temporadas hasta 1991, años en los que la inmensa popularidad de la serie llevó incluso a que la ciudad homónima albergara una de las más desastrosas carreras de la historia de la Fórmula 1.

Aunque aparentemente el último episodio de Dallas acababa con el suicidio de JR, para entonces nadie dudaba ya que lo que daba sentido a la serie era el carisma que Hagman daba a un personaje que, sin dejar nunca de ser el "malo", ya era el verdadero protagonista, y de nuevo haría su aparición en la TV movie de 1996 JR Returns (donde se revela que disparó a su imagen en un espejo) y su secuela War of the Ewings 2 años después.




Sí bien estos hechos fueron ignorados cuando TNT retomó la serie en 2012, una vez más JR aparecía como el gran enemigo de su propio hijo John Ross III (Josh Henderson) tan astuto y maquiavélico como él.

Por desgracia, tras una primera temporada de relativo éxito (aunque sin llegar a lo que fue antes) Larry Hagman falleció a los 81 años durante el rodaje de la T2. En lugar de limitarse a hacer desaparecer su personaje, la trama de gran parte de la temporada giró, como lo hiciera en su día la serie original, a resolver su asesinato. Todo un homenaje metatelevisivo.

Como siempre, podéis sugerir otros personajes en los comentarios. Dedicado a la memoria de Larry Hagman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comprador de Springfield. Las grandes ausencias del E3

  Vuelve una sección que tarda más que las temporadas de Rick y Morty, el espacio de noticias de Joróbate Flanders. Después de que la pandem...