miércoles, 23 de enero de 2019

Videojuegos de Los Simpson (1)

No, no es esto. Pero no pierdo la esperanza


Con 30 años de emisión y éxito ininterrumpidos, era inevitable que Los Simpson se convirtiesen también en una franquicia de mucha presencia en el mundo de los videojuegos. Algunos son buenos, otros...no tanto. En cualquier caso, hoy en Joróbate Flanders analizaremos alguno de ellos:


The Simpsons (1991)







También conocido como "Simpsons arcade", ya que era una recreativa de 4 mandos. El argumento, ya fuese porque el juego se empezó a programar durante la T1 (la intro le delata) y los personajes no estaban muy definidos, o porque quizá ni conocían la serie en Japón, resulta algo extraño: Montgomery Burns organiza un atraco a una joyería (algo que evidentemente necesita el hombre más rico de Springfield) y un diamante cae en la boca de Maggie Simpson que lo usa como chupete, por lo que es secuestrada por Waylon Smithers. 

Una vez explicado esto, el juego resulta un típico y divertido beat´em up de Konami (como, por ejemplo, TMMT, o posteriormente sus secuelas y X-Men) donde cada jugador maneja a los otros 4 miembros de la familia de Evergreen Terrace, cada uno con características únicas que se pueden combinar entre sí, y simpáticos guiños tanto a esta infravalorada primera etapa de la serie como a la otra gran obra de Matt Groening, Life in hell. Por último, destacar que no tuvo adaptación a consola (más allá de un remake ya en la era moderna para PS3 y Xbox 360) pero sí en ordenadores de la época como Commodore 64.


The Simpsons: Bart VS The Space Mutants (1991)






Plataformas programado por las extintas Imagineering y Arc Developments, y distribuido por Acclaim, originalmente exclusivo de NES y posteriormente adaptado a Master System y Mega Drive donde unos extraterrestres pretenden dominar la Tierra fabricando un arma que necesita elementos de lo más variopinto y raro: objetos morados, sombreros...por lo que manejas a Bart intentando evitarlo usando sprays de pintura, cerezas explosivas...así como unas gafas 3D que permiten distinguir a los mutantes que ya están infiltrados con forma humana, que son los únicos que puedes matar, mientras que los otros debes esquivarlos.

Una premisa a priori divertida que adolece de unos controles demasiado toscos y confusos, donde el botón A (en el caso de NES) es el mismo para saltar y correr, y debes pulsarlo a la vez con el B para hacer un salto más fuerte. Además, no hay continuaciones. y de nuevo, como en Top Gun, suplieron la falta de creatividad con solo 5 niveles de gran dificultad. Aún con todo, no puedo evitar tenerle cariño ya que fue de mis primeros videojuegos en la versión MS cuando ni siquiera conocía aquellos dibujos para adultos que se emitían a horas intempestivas en TVE2


The Simpsons: Bart VS the world (1991)






Aunque es de las mismas desarrolladoras y también para NES (las versiones de MS y Game Gear tardarían 2 años en ver la luz) no se si llamar a esto "secuela" puesto que salieron prácticamente a la vez. Esta vez el villano vuelve a ser Monty Burns, que decide aprovechar las vacaciones de la familia que Bart ganó en un concurso de dibujo de Krusty el payaso para matar a Homer por todos los problemas que le ha causado con la ayuda de parientes que tiene en todo el mundo. 

Aunque sigue sin ser un buen juego (los controles son todavía más complicados que en el anterior juego) resulta algo más creativo que el primero, siendo un plataformas más tradicional donde, además de las una vez más escasas 4 fases de que consta (China, el Polo Norte, Egipto y Hollywood), se incluye la búsqueda de souvenirs de Krusty para desbloquear el verdadero final, y minijuegos intermedios como puzzles, juegos de cartas similares a los de Super Mario Bros 3, o un trivial de las 2 primeras temporadas. 

Hasta aquí, la irregular era 8 bits. ¿Estaría la generación 16 a la altura de esta gran serie? Lo veremos en el próximo capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comprador de Springfield. 20ª temporada de Cuéntame como pasó: ¿Esperando a Anna Allen?

2014 fue un año clave para el cine español. Con el aumento de la inversión de las cadenas privadas de televisión, el buen pas...