viernes, 21 de diciembre de 2018

Juegos malos (o extraños) que deberías probar (parte II)



¡Ahora con DLCs y pase de temporada!


Después de un tiempo, volvemos con la ración de Tomacco, volviendo a repasar esos juegos olvidados de la historia. Y muchas veces con razón.
Nuestros nuevos tres candidatos son:


Best of the Best: Championship Karate


Peculiar juego de pelea, de la desconocida y desaparecida compañía francesa Loriciels, más cerca de un simulador de kick boxing que a un juego de peleas clásico (salió antes de Street Fighter 2, juego que marco el camino a seguir en este género) este juego que apareció para prácticamente todas las plataformas y ordenadores de la época tenia sus claros y oscuros. 

La versión de Game Boy decidió sacrificar la música a favor de unas mejores animaciones. Algo logró

A su favor tenía que la posibilidad de entrenar a tu luchador, poder elegir los diferentes movimientos o el tipo de luchador. Además, tenía puntos originales como sustituir las barras de energía por luces que se iban apagando. Hasta podríamos decir que tenia buenas animaciones, usando un estilo similar a la rotoscopia como se pudo ver en juegos como en Prince of Persia. Incluso el actor y artista marcial Ron Yuan dijo en una entrevista en 1994 que, desde el punto de vista de las artes marciales, era el mejor juego de lucha de Super Nintendo.


Pero sin embargo era repetitivo hasta decir basta, tanto los combates como los entrenamientos, solo tenía dos escenarios y los controles tenían una curva de aprendizaje bastante elevada, aunque, si lograbas hacerte a ellos, y te gustan los juegos de simulación de combate más que los arcade, es un buen juego que hay que probar.


Como última curiosidad, la versión de Mega Drive/Genesis era compatible con el invento del demonio “Sega Activator”, pudiendo ver en las instrucciones del título lo sencillo que era un funcionamiento.


 ¿Qué puede salir mal?




Top Gun


La pantalla de título más animada de la historia



La relación entre los mundillos del cine y los videojuegos siempre ha sido, por ambas partes...complicada. En el segundo caso, prima más la prisa por llegar al estreno que la calidad, algo que podéis ver perfectamente explicado en el documental de Netflix Atari: Game Over. De esta forma, la NES se vio invadida por cientos de títulos de compañías oportunistas como LJN u Ocean que producían como churros juegos injugables, con bucles que apenas sí podían ser llamados "música", y escasa/nula fidelidad al material adaptado.



La pesadilla del Angry Video Game Nerd



Pero Top Gun (que también tuvo adaptaciones para Amstrad o Spectrum) no pertenecía a ninguna de ellas sino a nada menos que la prestigiosa Konami (que sí, hoy día tampoco vive sus mejores momentos) que programó un simulador de vuelo que resultaba ambicioso para la época. ¿Su problema?

Dejando a un lado lo inútil de la pantalla de inicio (daba igual la potencia de los misiles que eligieses, todo mataba de un disparo) y lo aburrido que resultaba no tener nada de música , las instrucciones en pantalla eran muy confusas (lo que convertía el aterrizar en el portaaviones casi en una de las 12 pruebas de Hércules) y sufría de otro mal endémico de este tipo de juegos, el suplir la escasa creatividad haciendo pocas fases (4) pero de extrema dificultad.


No, aquí tampoco oiremos Take my breathe away





Aún así, debió tener buena acogida, ya que 3 años después saldría al mercado Top Gun 2: Second mission, sensiblemente superior al primero (pero aún más desafiante si cabe) que además contaba con modo multijugador. Una interesante rareza para incondicionales de Tom Cruise.

Starshot: Space Circus Fever


Extraño juego de acción y plataformas desarrollado por Infogrames, siguiendo la estela de todos los juegos de plataforma de la época.

El argumento es simple: Nuestro circo espacial está en bancarrota y debemos encontrar espectáculos nuevos para el a través de toda la galaxia, evitando mientras tanto la competencia desleal del circo rival. Aunque la idea es simple, la idea de ir visitando los distintos planetas, todos ellos muy diferentes entre si, y que cada uno contara con sus propios objetivos, además de sus originales personajes hacían de ello un conjunto curioso. Incluso llegábamos a visitar una futurista Tierra, toda destruida y con un único superviviente.


 El único superviviente es un escritor… ¿Pérez-Reverte?

A pesar de ello, el juego contaba con bastantes problemas. La cámara era un infierno, y muchas veces el juego era muy confuso, cosa que con la no traducción del titulo en N64 acentuó el problema. 
La versión de PC, como suele ocurrir a partir de las tarjetas gráficas 3D, es bastante superior, incluso contaba con voces, una intro y estaba traducido, así que os recomendamos probar esa versión. 

Eso sí, en defensa de la versión de N64, diremos que es de los pocos juegos que soportan la resolución 16:9.

A pesar del clásico protagonista, el juego contaba con diseños bastante originales

Y hasta aquí la ración de esta semana. ¿Alguna idea o plataforma que no hayamos tocado? ¡Déjala en comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las grandes transformaciones de los videojuegos

El de los videojuegos es un mundo muy complejo. Los desarrollos se van alargando, y, por uno u otro motivo, hay títulos que terminan por no ...