jueves, 3 de enero de 2019

Revisitando Marvel: Iron Man 2




Año 2010. Después de una década de altibajos (sagas como Spiderman o X-Men habían funcionado bien en taquilla, Punisher o El motorista fantasma...algo menos) Marvel, en propiedad de Disney desde al año anterior, estrenaba una película clave para establecer lo que habría de ser su Universo Cinematográfico. Iron Man (Robert Downey Jr) había sido una de las grandes sorpresas del 2008 con más de 500 millones recaudados (lejos aún eso sí de DC y su El caballero oscuro) pero El increible Hulk (reinicio protagonizado por Edward Norton y Liv Tyler) había tenido una recepción mucho más tibia. ¿Era realmente posible una película de Los Vengadores?

La idea original del director Jon Favreau (Happy Hogan) era ir desarrollando más lentamente al villano Obadiah Stane (Jeff Bridges), y presentar en las secuelas la armadura Iron Monger. Una vez que Stane quedó finalmente como el enemigo principal de la primera parte, y descartado el personaje del Mandarín por ser demasiado fantástico, se optó para esta Iron Man 2 por Justin Hammer (Sam Rockwell) y Whiplash (Mickey Rourke) en una concepción nueva del personaje creada para el film, Ivan Vanko, hijo del Anton Vanko de los comics.






Iron Man 2 comienza exactamente donde terminó la primera parte, la rueda de prensa en que Tony Stark reconoce su identidad secreta, que Vanko ve en televisión con gran ira, ya que su padre fue junto con Howard Stark (John Slattery) el creador del reactor ARC que da vida a la armadura, y se asocia con Hammer, rival de Tony en el negocio armamentístico. 

Por su parte, este necesita un elemento más fiable que el paladio para poder seguir sobreviviendo a la metralla en el corazón, mientras que el gobierno de EEUU le presiona para ponerse a su servicio, lo que le va distanciando de su prácticamente único amigo, el Coronel James Rhodes (ahora interpretado por Don Cheadle) que tras una dura pelea, le roba la armadura "Mark 2", que es ampliamente modificada por Industrias Hammer pasando a denominarse "Máquina de guerra".






Desde luego, esta no es mi película preferida de Marvel. Hammer y Vanko resultan personajes casi más cómicos que amenazadores, y aunque algunas de las escenas de acción están entre las mejores del UMC, el segundo acto se hace demasiado lento y aburrido. Aún así, resulta divertida de ver, y lo más interesante no es tanto el personaje en sí de Stark (de eso se ocuparía la tercera película, de la que ya hablaremos más adelante) sino como, tras la escena postcréditos de la anterior entrega con Samuel L Jackson como Nick Furia, empezó a ser palpable que aquello no era un mero guiño simpático como ocurriera en el pasado, que esta vez iba en serio la idea de desarrollar en la gran pantalla el gigantesco multiverso del comic.

Además de repetir Jackson, y Clark Gregg como Phil Coulson, Iron Man 2 presenta a una nueva agente de SHIELD, Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) , vemos brevemente el escudo del Capitán América, Wakanda aparece en un mapa de los ordenadores de Stark, y en la escena postcréditos, Coulson es reclamado en Nuevo México, donde aparece un misterioso martillo caído del espacio...

Próximamente en Joróbate Flanders, Capitán América: el primer vengador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las grandes transformaciones de los videojuegos (3)

Llega la tercera parte de una de las secciones clásicas de Joróbate Flanders: Perfect Dark Como ya hemos comentado en a...