viernes, 23 de octubre de 2020

Series que deberían estar online (2)

 Un año después de la publicación de este artículo, 24 ya puede verse en Netflix, cosa que celebramos en Joróbate Flanders. Pero hubo producciones que me dejé en el tintero y que siguen sin ser accesibles. Veamos algunos ejemplos:


Dragon Ball Kai





Un mal endémico en la historia del manganime es el de "el relleno". Los tiempos de la televisión no son los de la Jump, y esto obliga a estirar la trama, alargando determinados episodios e inclusive creando historias nuevas. 

Un ejemplo legendario de este fenómeno es Naruto, pero también lo pudimos ver entre muchas otras en Yu-Gi-Oh, One Piece, Oliver y Benji (sí, ese campeonato mundial con el que sueña el originalmente llamado Tsubasa Ozora durante su lesión no salió en el manga) y, por supuesto, Dragon Ball.

Si bien DB no ha llegado a tener temporadas enteras de capítulos así (todo lo más, los entrenamientos de Goku en el segundo y tercer torneos y la saga de Garlick, que apenas ocuparían entre todos una treintena de episodios) hubo momentos en que parecía que la historia no avanzaba nunca, en particular la saga de Namek que se prolongó durante la friolera de 71 episodios emitidos en Japón durante 2 años y medio (ya que allí la emisión era semanal) .




Gran parte de todo esto ocurrió en 5 minutos




Dragon Ball Kai (aunque entiendo a los que se decepcionaran por esperar ya entonces una serie nueva) fue algo más que una remasterización. Se arregló el color (adiós al célebre Vegeta proto super saiyan dios de los primeros episodios de Z) , se redobló una escena en que Gohan llamaba "kame hame ha" al masenko, y lo más importante: únicamente se seguía (con alguna mínima excepción) el canon del manga. 





De esta forma, de los 291 episodios que tuvo Z, se pasaba a 167. Aún con todos los altibajos que tuvo durante sus 6 años de emisión divididos en 2 etapas (2009-11 y 2014-15) DB Kai se convirtió en un anime de culto tanto para el fandom de toda la vida como para una nueva generación que pudo descubrir la obra de Akira Toriyama de una forma mucho más ágil. Sin embargo, a día de hoy solo se ha podido ver legalmente en nuestro país en TV3 y TVG. 

Siendo que Amazon Prime vídeo y Netflix apuestan fuertemente con el anime, esta podría ser su particular joya de la corona. Ni siquiera haría falta buscar a un nuevo reparto de doblaje, puesto que el extraordinario trabajo realizado con Super demuestra que los actores de Andalucía siempre estuvieron a la altura, y no tenían la culpa de una traducción demasiado creativa que ellos se limitaban a interpretar como les llegaba.





Batman





Puede ser discutible lo bien o mal que hayan envejecido, pero no se puede negar el importante legado que en su día dejaron las 2 películas de Batman dirigidas por Tim Burton y protagonizadas por Michael Keaton. 

Aunque ya DC había abandonado hacía años aquel tono naif y hortera impuesto por el Comic Code y que marcó a fuego la serie live action sesentera de Adam West, para el gran público que por edad no había conocido la edad de oro del comic, aquella fue la carta de presentación del Batman oscuro y complejo. Y como pasaba con casi cualquier éxito de taquilla de la época, llegó la inevitable adaptación animada. Pero, ¿tenía cabida una serie así en la televisión infantil de los 90?



En serio: CUALQUIERA




Pues, sorprendentemente, así fue. Batman, la serie animada era si cabe más oscura. Aparte de uno de los mejores Joker que ha existido (interpretado por Mark Hamill) y el nacimiento del personaje de Harley Quinn, otro antagonista mucho más plano como en su día había sido Victor "mr.Freeze" Fries pasaba de ser un simple criminal que congelaba cosas a ser un personaje trágico que intentaba curar la enfermedad terminal de su esposa. 

Marvel no tardó en darle la réplica con X-Men y Spiderman, e incluso Disney se animó con una serie fuera de su zona de confort como era Gargoyles. También fue llevada al cine (aunque sin tanta repercusión como sus "hermanas mayores" a pesar de su buena crítica) , DC acabó dando otra serie a Superman, y su reparto ha seguido trabajando en otras producciones del caballero oscuro que llegan hasta nuestros días.

Pese al gran éxito que también tuvo en España (siendo emitida por Canal+, y posteriormente en abierto por Telecinco) hoy en día ni siquiera está disponible en DVD al contrario que ocurre con otros países. Quizá el que Disney+ haya incluido por fin a los mutantes en su oferta (aunque, de forma inexplicable, solo en español latino) sea el impulso que HBO necesita para añadirla a sus muchas producciones de la Distinguida Competencia.






American Dad





Lo creáis o no, Padre de familia no siempre fue el éxito de audiencia que es hoy en día. Muy al contrario, en 2001 (justo el año que empezó a emitirse en nuestro país) fue cancelada en su tercera temporada.

3 años después, Seth Mcfarlane consiguió por fin luz verde para un viejo proyecto: American dad, una crítica a la administración de George W. Bush a través del ultraconservador agente de la CIA Stan Smith con una hija (Hayley) de ideas progresistas. 

A estos personajes se unían la más moderada Francine, el salido hijo adolescente Steve y, como es habitual en las producciones de McFarlane, el toque de ciencia ficción representado por Klaus (esquiador alemán oriental convertido en pez) y el extraterrestre Roger.






Inevitablemente, American Dad (o como era conocida en España en la T1, "Padre made in USA") empezó repitiendo viejos clichés de su antecesora. 

De esta forma, el rechazo que sufría Roger en los primeros capítulos (que era obligado a permanecer en el desván, permitiéndosele más adelante hacerlo disfrazado) podía recordar salvando las distancias al personaje de Megatron "Meg" Griffin, o los típicos flashbacks de humor absurdo interrumpiendo la acción. Incluso llegamos a ver en el episodio 1x03 a un mapache que recordaba al extraño running gag de las peleas de Peter con el pollo gigante Ernie. 

Y en medio de esa escasa repercusión inicial se hizo el milagro: PDF volvería a Fox gracias a las buenas ventas de las temporadas en DVD.







Seth Mcfarlane se alejó del control creativo de AD para centrarse en su antigua creación, y entonces la serie se reinventó por completo volviéndose posiblemente mucho mejor, con una crítica social cada vez más aguda y un humor más agresivo (con toques muy gore en ocasiones) cada vez más cercano al de South Park, pasando Roger de ser un personaje muy secundario a quizá la gran estrella con lo demasiado que a menudo se mete en los personajes que interpreta granjeándose con ello muchos enemigos... ¡incluyendo él mismo!

Por supuesto, resulta imposible que un producto +18 tenga cabida en un producto netamente family friendly como es Disney+ y sus absurdas censuras, y Netflix tampoco parece estar por la labor pese a que Padre de familia es ya una histórica de su oferta para España. Esperemos que la futura llegada de Star (la marca internacional de Hulu) nos permita ver más allá de las únicas 4 temporadas que hay editadas hasta la fecha en DVD.







Como siempre, podéis sugerir otras series en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redoblajes que nos gustaría oír

Ya lo he dicho alguna vez en Twitter, pero el tema que nos ocupa hoy en Joróbate Flanders me obliga a repetirlo. Sin hacer mucho ruido, ecli...